Un almirante estadounidense aboga por la guerra contra China

por James Cogan
21 febrero 2018

El Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes de los EUA (HASC) dedicó dos días de audiencias el jueves y el viernes pasado a “desafíos de seguridad” y “competencia estratégica” con China en la “región Indo-Asia-Pacífico”. La audiencia tuvo lugar después de la publicación por el Pentágono de su nueva Estrategia de Defensa Nacional, que calificó a China y Rusia como las principales amenazas a la seguridad de los EUA e insistió en la necesidad de “priorizar la preparación para la guerra”.

El único testigo en la audiencia del 14 de febrero fue el almirante Harry Harris, comandante del Comando del Pacífico de Estados Unidos (USPACOM), designado hace unos días por el presidente Donald Trump para ocupar el puesto vacante de embajador de Estados Unidos en Australia. Harris y su oficina central presentaron una declaración de 20.500 palabras al comité y respondió preguntas durante más de dos horas.

El almirante describió al ejército de los EUA con su presupuesto de $1,4 billones de dos años, 1,3 millones de personal activo, 11 grupos de batalla de portaaviones y arsenal de más de 4.000 armas nucleares terrestres, aéreas y marinas, con recursos insuficientes, poco tripulados y en peligro de ser superado por sus rivales militares. Se quejó de que no tenía suficientes municiones y logística desplegadas hacia adelante, mientras que las bases y la infraestructura en la costa oeste de los EUA estaban deterioradas. Condenó amargamente los límites menores sobre el aumento del gasto militar que fueron impuestos por el Congreso a través de la retención del presupuesto en 2013, que fueron levantados en el último presupuesto.

Repitiendo una línea que aparece regularmente en sus discursos, la declaración de Harris afirmó: “Si la USPACOM tiene que luchar esta noche, no quiero que sea una pelea justa. Si es una pelea de cuchillo, quiero traer un arma. Si se trata de un tiroteo, quiero traer la artillería y la artillería de todos nuestros aliados. He dicho en mis últimas dos comparecencias ante este Comité, que el secuestro podría reducir a empuñar un cuchillo de mantequilla en esta lucha. Esto es inaceptable. No debemos permitir que eso suceda. ...

“China ha desarrollado y desplegado capacidad para desafiar nuestro dominio marítimo regional. Necesito una mayor letalidad, específicamente barcos y aviones equipados con sistemas de armas de supervivencia más rápidos. Las armas ofensivas de mayor alcance en todas las plataformas son un imperativo”.

Harris acusó a China, como lo hizo antes, de buscar militarizar el Mar del Sur de China y convertir islotes y arrecifes en “puestos militares avanzados” contra la Marina de los EUA. Estados Unidos, indicó, nunca debería aceptar un desafío a su capacidad de desplegar fuerzas militares directamente desde la costa de China.

Harris presentó una visión del mundo en la que los intereses económicos y estratégicos de los EUA están bajo el asedio no solo de una creciente China, sino de Rusia, “Estados deshonestos” como Corea del Norte, terrorismo internacional, delincuencia transnacional e incluso piratería y desastres naturales.

El ejército de los EUA, afirmó, “sigue siendo el más poderoso del mundo, pero nuestra relativa ventaja y capacidad para contrarrestar estas amenazas han disminuido. Para que la USPACOM continúe apuntalando los esfuerzos diplomáticos de los EUA y disuada los conflictos futuros contra competidores similares, Estados delincuentes y amenazas transnacionales, la fuerza conjunta debe mantener una clara capacidad de luchar y ganar cuando se le solicite”.

El testimonio de Harris no dejó dudas de que cree que el gasto militar debe incrementarse en cientos de miles de millones de dólares. Su lista de deseos para el nuevo hardware iba desde sistemas de defensa de misiles, docenas más de barcos y submarinos, más cazas de quinta generación, hasta bombas de racimo más letales.

Los Estados Unidos, argumentó Harris ante el HASC, necesitan ponerse en pie de guerra, con todos los aspectos de la vida económica y social subordinados a las fuerzas armadas. Su perspectiva requeriría recortes aún más salvajes en el gasto social. Es incompatible incluso con la fachada de la democracia que ahora existe.

Y no solo en los Estados Unidos. Harris indicó que todos los aliados clave de los EUA en Asia, específicamente Japón, Corea del Sur y Australia, así como Filipinas y Tailandia, también deben impulsar los preparativos de guerra. Propuso que Estados Unidos buscara una mayor participación militar de Francia y el Reino Unido en operaciones que tengan como objetivo la influencia china. Nombró a Indonesia, Malasia, Mongolia, Nueva Zelanda, Singapur, Sri Lanka, Vietnam y los Estados insulares del Pacífico como todos los posibles participantes en el “bando” de los EUA.

Sobre todo, sin embargo, hizo hincapié en los crecientes vínculos estratégicos entre los EUA y la India. Tenía el “potencial de ser la relación bilateral más importante del siglo XXI”, debido a la “creciente influencia de la India y su expansión militar”.

Interrogado sobre la posibilidad de una guerra, Harris declaró: “A fin de cuentas, la capacidad de hacer la guerra es importante, o te conviertes en un tigre de papel. Tengo la esperanza de que no vaya a entrar en conflicto con China, pero todos debemos estar preparados para eso si llega el momento”.

En una segunda audiencia el 15 de febrero, Aaron Friedberg de la Escuela Woodrow Wilson de la Universidad de Princeton y Ely Ratner del Consejo de Relaciones Exteriores hicieron acusaciones radicales de “interferencia” china en la política y la sociedad estadounidenses para demonizar a Beijing mientras Estados Unidos se prepara para la guerra.

Friedberg testificó: “China ahora está utilizando una combinación de sus capacidades militares, económicas y políticas de información o de guerra en rápido crecimiento para tratar de debilitar la posición de Estados Unidos en Asia con el objetivo de desplazarla como el poder regional preponderante”. Pidió una acción en contra de la “política bélica” china dentro de los EUA, incluidos supuestos esfuerzos para desarrollar relaciones con universidades y académicos, políticos, ex funcionarios del gobierno y estudios de Hollywood. Los estudiantes y migrantes chinos fueron acusados de ser utilizados “para apoyar los objetivos de Beijing”.

Ratner, en su declaración, dijo: “Beijing está trabajando en el extranjero, incluso en los Estados Unidos, para socavar la libertad académica, censurar los medios de comunicación extranjeros, restringir el libre flujo de información y frenar a la sociedad civil. Beijing también está promoviendo su propio modelo de desarrollo liderado por el Estado en contraste explícito con la democracia liberal”.

Estados Unidos tuvo que “priorizar los recursos de defensa para el desafío de China”. Para ello, Ratner abogó por abandonar las costosas operaciones estadounidenses en Afganistán y Medio Oriente, evitando las llamadas “guerras preferidas” con Corea del Norte e Irán, e impulsando militarmente fuerzas en Asia. Pidió una acción concertada de Estados Unidos, Japón y otros países para socavar los planes de inversión y desarrollo de China en Eurasia como parte de su estrategia “Un Cinturón, Un camino”.

Ratner concluyó pidiendo medidas para “erradicar las operaciones de influencia del Partido Comunista Chino en los Estados Unidos”.

Al pintar un retrato realmente extraño de los EUA, alegó: “Como resultado de varias formas de espionaje y coacción chinos, las escuelas y universidades estadounidenses están evitando temas que Beijing considera delicados, los estudiantes en los Estados Unidos se sienten intimidados para hablar libremente, medios de comunicación estadounidenses y los académicos se autocensuran, las compañías estadounidenses están frenando su discurso para aplacar a China, y millones de estadounidenses están sujetos a la velada propaganda china a través de los medios de comunicación en línea, televisión, prensa escrita y radio del Partido Comunista”.

Tal retórica, con todos sus matices xenófobos, tiene un motivo: justificar ideológicamente los preparativos de guerra propugnados por Harris y los halcones anti-China en todo el establishment corporativo, político-militar y de inteligencia.

Las campañas contra la supuesta interferencia e influencia china están en marcha en Australia y Nueva Zelanda. El parlamento australiano está considerando actualmente una legislación draconiana que criminalizaría la oposición política a la postura militarista de los EUA y sus aliados, y una serie de actividades comerciales con las llamadas “organizaciones de ultramar”.

Mientras que la política estadounidense se ha consumido en gran medida por las acusaciones de “intromisión” rusa en las elecciones de 2016, las audiencias de HASC son otra señal de que se están haciendo esfuerzos para cambiar el enfoque hacia China.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de febrero de 2018)

El autor recomienda:

Australian government unveils draconian “foreign interference” bills—Three-part series (El gobierno australiano revela proyectos de ley draconianos de "interferencia extranjera": serie de tres partes)

[31 de enero de 2018]

CIA director brands China “as big a threat to the US” as Russia (El director de la CIA califica a China como "una gran amenaza para Estados Unidos" como Rusia)

[1 de febrero de 2018]