Notas de Puerto Rico

Ola de ejecuciones hipotecarias espera golpear Puerto Rico

por Antonio Castro
28 febrero 2018

Antonio Castro vive en las afueras de San Juan, la capital de Puerto Rico, en el extremo este de la isla. Desde que el huracán María tocó tierra en el territorio estadounidense a fines de septiembre del año pasado, las condiciones han sido difíciles para Antonio y su familia. Al igual que cientos de miles de trabajadores y jóvenes de la isla, Antonio sigue luchando sin las comodidades básicas de la vida moderna, incluyendo la electricidad y el agua.

La siguiente es la tercera de una serie consecutiva de informes sobre las condiciones en Puerto Rico de parte de Antonio. Lea las partes uno y dos.

Han pasado más de cinco meses desde huracán María y muchos siguen sin electricidad y sin agua corriente, pero también sin techo y sin hogar seguro. Tan solo saliendo de mi balcón, puedo contar 16 casas en las cuales el techo es solo la lona azul donada por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA) o por los habitantes de la casa. En casos extremos, que son numerosos, muchos viven con parientes o son refugiados en hoteles de Estados Unidos continental.

Una casa que tuvo su techo destruido significa que todo fue inevitablemente dañado por la lluvia y el viento. En otros casos, el techo se mantuvo en su lugar, pero las ventanas y las puertas implosionaron debido a los fuertes vientos, inundando la casa. En algunas regiones, las casas estaban completamente inundadas, algunas hasta el segundo piso o más, debido a las inundaciones de los ríos y la marea costera. Estas personas ahorraron lo que podían y el resto tuvo que desecharse, incluyendo muebles, ropa, electrodomésticos y otros artículos domésticos.

Después de la tormenta, muchos bancos supuestamente estaban otorgando una moratoria de tres meses en la hipoteca de la vivienda a los propietarios que en su mayoría no tenían trabajo o tenían enormes gastos en gasolina y reparaciones. Esto se publicitó en toda la isla como un acto de "generosidad" de 10 bancos. Sin embargo, la mayoría de las moratorias expiraron en diciembre y enero, lo que significa que todos los pagos vencidos serán cobrados por los bancos, sin importar el estado económico actual de los propietarios. Debido a estas medidas, se espera que el número de ejecuciones hipotecarias experimente un crecimiento explosivo mientras que los trabajadores enfrentan la realidad de que no pueden pagar sus hipotecas.

Los costos de reparación por daños en el hogar pueden sumar rápidamente a sumas de dinero que la mayoría de los trabajadores no pueden pagar. Para las personas que perdieron su hogar por completo, y también sus trabajos, el costo de un nuevo hogar está fuera de su alcance. La ayuda proporcionada por FEMA ha sido criminalmente escasa desde el comienzo de la crisis.

Para ayudar reparar los hogares de los residentes afectados, FEMA y el Departamento de la Vivienda local promueven un programa llamado "Tu hogar renace". Este programa, sin embargo, solo está disponible para residentes que califiquen y el requisito más importante es tener un título de propiedad para la casa. En las zonas rurales, donde se encuentran la mayoría de las casas dañadas, la mayoría de los residentes no tienen ese documento, ya que estas estructuras fueron construidas principalmente por generaciones anteriores, y el proceso para obtener un título de propiedad es costoso y consume tiempo. Los residentes que enfrentan esta situación no tienen otra opción más que continuar viviendo en sus casas dañadas y hacer reparaciones por sí mismos, si todavía queda un hogar para reparar.

Si el objetivo es ayudar a las personas a reconstruir sus hogares, a hacer que sus casas "renazcan", como su nombre lo indica, ¿por qué poner obstáculos que hacen imposible obtener la ayuda tan necesitada para estas familias? A partir de enero de este año, la cantidad estimada de viviendas dañadas en la isla era de 300.000, según el Departamento de Vivienda. La mayoría de estas casas dañadas están ubicadas en áreas rurales donde todavía muchas casas están construidas con madera.

A pesar del alto número estimado, "Tu hogar renace" solo tiene un presupuesto para cubrir 75.000 hogares, por $ 150.000 cada uno. Este presupuesto limitado explica el requisito de títulos de propiedad. Si el programa se lleva a cabo por completo, 225.000 casas no recibirán la ayuda necesaria. Esto se puede traducir en 225.000 familias que deberán cubrir todos los gastos de reparación con lo poco que tienen actualmente.

Estas familias continuarán viviendo bajo las lonas azules de sus hogares con la esperanza de que finalmente les llegue algo de ayuda. Estas medidas marcan la continuación del saqueo de Puerto Rico. El gobierno local y federal, alineados con los bancos y Wall Street, conspiran para privatizar las escuelas, privatizar la red eléctrica, privar a los servicios sociales, y ahora, para llevarse los hogares de las personas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de febrero de 2018)