Gobierno estadounidense corta la ayuda a Puerto Rico a la mitad

por Antonio Castro
6 marzo 2018

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció el martes que el Departamento del Tesoro de los EUA ha recortado un préstamo de ayuda por desastre de $4,7 mil millones disponible para el territorio estadounidense en más de la mitad, sin explicación.

El Congreso había aprobado el ya escaso préstamo de alivio en octubre después de que el huracán María devastó la isla en septiembre del año pasado. La tormenta, y el esfuerzo de recuperación fallido que siguió, ha matado a cientos, si no a miles de personas, y ha causado un daño estimado de $94 mil millones.

El mes pasado, el Departamento del Tesoro y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, siglas en inglés) advirtieron siniestramente en una carta que retendrían temporalmente el préstamo de ayuda porque no creían que el gobierno de la isla enfrentará una escasez de efectivo. Funcionarios federales dijeron que el dinero se liberaría a través del Programa de Préstamos para Desastres de la Comunidad una vez que el saldo central de efectivo de la isla disminuya a un cierto nivel.

Incluso antes de la tormenta, la isla ya estaba luchando con una gran crisis financiera sumada a $74 mil millones de deuda. Con la economía en ruinas después del huracán, la sugerencia de que la isla está llena de efectivo es absurda.

El recorte de la ayuda ha puesto en riesgo de interrupción a muchos servicios esenciales, especialmente la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE), la empresa pública de servicios públicos de la isla. Esto significa que millones de trabajadores en la isla pronto perderán el acceso al agua corriente y a la electricidad. Esto se sumaría al aproximadamente 30 por ciento de los clientes de electricidad que no han tenido servicio desde que María tocó tierra hace más de cinco meses.

Solo dos días después de que se anunciara el recorte de ayuda, se cerraron dos grandes centrales eléctricas en la capital puertorriqueña, San Juan, afectando a 970.000 clientes, lo que puso de manifiesto la fragilidad continua del sistema eléctrico. Eventos similares se han convertido en una ocurrencia regular; hace apenas tres semanas, miles quedaron sin electricidad después de una explosión en una planta de la AEE justo al norte de la capital. Ambos eventos fueron el resultado de utilizando viejos materiales de desecho y métodos de mosaico, debido a la desesperación, para reparar daños causados por la tormenta. La compañía eléctrica de Puerto Rico actualmente cuenta con un préstamo de $300 millones que solo mantendrá las operaciones hasta fin del mes.

Cientos de miles de puertorriqueños aún luchan contra el daño del huracán. Muchas personas cuyas casas fueron seriamente dañadas han recibido poca, si alguna, ayuda para reparaciones en el hogar. Familias enteras todavía viven con parientes o como refugiados en hoteles porque no tienen adónde ir.

El "esfuerzo" de recuperación desde el comienzo ha sido una serie de escándalos y tratos clandestinos que personifica la insensible indiferencia de la clase dominante ante la difícil situación de los trabajadores en Puerto Rico. Inmediatamente después de María, los puertorriqueños lucharon por encontrar comida y agua cuando toda la isla perdió electricidad, las carreteras se volvieron intransitables y el combustible para los generadores se agotó. La situación empeoró cuando los puertos que importan alrededor del 85 por ciento de su suministro de alimentos se cerraron bajo la draconiana Ley Jones, que el gobierno levantó de mala gana semanas después.

Poco después, una compañía de Florida con un registro no comprobado, recibió más de $30 millones en contratos de FEMA para proporcionar lonas y láminas de plástico para reparaciones de emergencia en el hogar. Bronze Star LLC nunca entregó los suministros que se necesitan con urgencia, lo que dejó a cientos de miles de residentes sin techo y sin protección de los elementos durante meses.

Luego, FEMA otorgó un contrato de $156 millones a una compañía de una sola mujer, Tribute Contracting LLC, para entregar 30 millones de comidas a los puertorriqueños. Solo 50.000 de estas comidas llegaron a la isla, cuando se debían unos 18,5 millones.

Por último, el más notorio fue el escándalo de Whitefish en el que una compañía de reciente creación compuesta por solo dos empleados recibió un contrato de $300 millones para ayudar a restaurar las operaciones de la AEE. Bajo una enorme presión pública, FEMA se vio obligada a cancelar el contrato. La restauración de electricidad continúa retrasándose.

Mientras que millones de puertorriqueños, que son ciudadanos estadounidenses, continúan viviendo en condiciones tan difíciles, el gobierno federal argumenta que no hay recursos suficientes para ayudar en el proceso de recuperación. Sin embargo, inmensas cantidades de dinero se canalizan hacia los bolsillos de los ricos, mientras que la clase trabajadora de Puerto Rico, al igual que la clase trabajadora en todas partes, es arrojada las sobras.

Desde que María tocó tierra en septiembre, la clase gobernante aprobó un proyecto de ley histórico que concede billones de impuestos a las capas más ricas de la sociedad, aprobó un presupuesto que incluía $716 mil millones para el ejército en un solo año y actualmente están negociando millones para gastar en armar agentes fronterizos y construir un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Un mes después del huracán, el CEO y propietario de Amazon, Jeff Bezos, ganó $10,2 mil millones en un solo día, convirtiéndolo en la persona más rica del mundo. Eso es cinco veces la cantidad de ayuda que ahora se presta a Puerto Rico. Con una fracción del patrimonio neto de Bezos, que actualmente asciende a $125 mil millones, los fondos necesarios para reconstruir Puerto Rico podrían cubrirse y Bezos seguiría siendo la persona más rica del mundo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de marzo de 2018)