Los Demócratas de la CIA: segunda parte

Agentes y comandantes de guerra

por Patrick Martin
12 marzo 2018

PRIMERA PARTE | SEGUNDA PARTE | TERCERA PARTE

Esta es la segunda parte de un artículo de tres partes. La primera parte fue publicada originalmente en inglés el 7 de marzo.

Hay 57 candidatos para la nominación demócrata en 44 distritos electorales que se jactan de tener como su credencial más importante sus años de servicio en inteligencia, en las guerras en Irak y Afganistán, en el Departamento de Estado, o en alguna combinación de los tres. Constituyen el grupo ocupacional más grande que se postula en las primarias demócratas que comenzaron el 6 de marzo en Texas y se extiende hasta mediados de septiembre, seleccionando a los candidatos que aparecerán en las elecciones generales el 6 de noviembre.

Además de su gran número, y del hecho de que más del 40 por ciento, 24 de los 57, sean mujeres, hay otros aspectos que vale la pena considerar.

Agentes, pero ya no secretos

Primero: el número de candidatos que proclaman abiertamente su papel en la CIA o la inteligencia militar. En años pasados, tales actividades se considerarían confidenciales, si no escandalosas para una figura que busca un cargo público. No solo los candidatos querrían disfrazar sus conexiones con el aparato espía, la CIA misma insistiría en ello, particularmente para aquellos que trabajaron en operaciones y no en análisis, ya que la exposición, incluso mucho después de dejar la agencia, podría ser descrita como “fuentes y métodos” comprometedores.

Este ya no es el caso. Los candidatos de 2018 extraídos de este mundo sombrío del espionaje, asesinatos de drones y otras formas de asesinato se glorifican positivamente en sus registros. Y la CIA y el Pentágono claramente no les han puesto obstáculos en el camino.

Ya hemos revisado los casos de Elissa Slotkin, del 8° Distrito de Michigan, que sirvió durante tres períodos con la CIA en Bagdad, y Gina Ortiz Jones, una oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea en Irak, que se postuló para la nominación demócrata en el Distrito 23 de Texas. Hay muchos otros.

Abigail Spanberger, que aspira a la nominación demócrata en un distrito en los suburbios de Richmond, Virginia, tiene la siguiente declaración en la parte superior del sitio web de su campaña: “Después de casi una década prestando servicio en la CIA, me postulo para el Congreso en el 7º Distrito de Virginia para luchar por la oportunidad, la igualdad y la seguridad para todos los estadounidenses. Mi servicio anterior como oficial de la ley, oficial de la CIA y voluntaria de la comunidad me ha enseñado el valor de escuchar. ¡De verdad!

El sitio web de la campaña de Abigail Spanberger

Spanberger trabajó para la CIA como oficial de operaciones, en cuya capacidad, “viajó y vivió en el extranjero recolectando inteligencia, administrando activos y supervisando programas de alto perfil en servicio de los Estados Unidos”. Su oponente para la nominación demócrata es el Piloto del Cuerpo de Marines de carrera, Dan Ward, en una de casi una docena de concursos que involucran a múltiples candidatos de inteligencia militar.

Jesse Colvin, que se presenta en el primer Distrito de Maryland, pasó seis años en la inteligencia del ejército, incluidos cuatro despliegues de combate en Afganistán y un año cerca de la zona desmilitarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur. De acuerdo con la biografía de su campaña, “soy un orgulloso graduado del Ranger Course del Ejército de los EUA, la principal escuela de liderazgo en el ejército. Estoy aún más honrado de haber servido en el 75° Regimiento de Comandos: los Rangers del Ejército. Los Rangers lideran muchos roles clave en la comunidad de las Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF), y tengo la suerte de haber servido y liderado con hombres y mujeres de este calibre”.

Su biografía continúa: “Como un Ranger, mis cuatro despliegues de combate en Afganistán tuvieron lugar dentro de una Fuerza de Tarea Conjunta de Operaciones Especiales. Dirigí equipos de inteligencia cuyo trabajo facilitó las misiones de captura /muerte de líderes terroristas talibanes, de Al Qaeda y otros. Manejé un programa de drones letales. Gestioné fuentes de inteligencia humana. Todos los días, mi equipo y yo tomábamos muchas decisiones cuyos resultados tuvieron consecuencias de vida o muerte para mis compañeros Rangers, nuestros socios afganos y civiles afganos”.

Jesse Colvin (primer plano a la derecha) con su unidad en Afganistán

Jeffrey Beals, que busca la nominación demócrata en el Distrito 19 de Nueva York, ahora es maestro de escuela, pero escribe en su sitio web: “Después de comenzar mi carrera como oficial de inteligencia de la CIA, me uní al Departamento de Estado ... Respondí a la llamada para ayudar a nuestro país en Irak en 2004 y me convertí en uno de los diplomáticos estadounidenses con más años de servicio en la guerra de Irak. Hablante competente de árabe, me enfrenté a los insurgentes para establecer las primeras conversaciones diplomáticas entre nuestro embajador, nuestros generales y la insurgencia. Ayudé a unir a las facciones en guerra para crear una constitución para Irak y fui condecorado tanto por el ejército de los EUA como por el Departamento de Estado”.

Desafortunadamente para Beals, su recaudación de fondos, $174.000 para el 31 de diciembre de 2017, es inferior a la de otro rival de inteligencia militar para la nominación, Patrick Ryan, un graduado de West Point con dos períodos de servicio en Irak, “incluyendo una gira como líder oficial de inteligencia para un batallón de infantería de 1.000 soldados y oficiales responsables de las operaciones terrestres en Mosul”, según el sitio web de su campaña. Ryan había recaudado $906.000 hasta el 31 de diciembre, y otros dos candidatos en ese distrito, un abogado políticamente conectado y un fabricante de dispositivos médicos, habían recaudado más de un millón de dólares cada uno, todos buscando desafiar al titular republicano John Faso en el distrito Hudson Valley.

Jonathan Ebel, que se postuló en el Distrito 13 de Illinois, sirvió cuatro años como oficial de inteligencia naval, incluido el personal del Comando Europeo de los EUA en Stuttgart, Alemania, durante la invasión de Irak en 2003. Actualmente enseña religión en la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign.

Luego está Shelly Chauncey, que busca la nominación demócrata en el Distrito 5 de Pensilvania, en los suburbios de Filadelfia. Su sitio web tiene un toque feminista:

“Shelly sirvió a su nación durante más de una década en la Agencia Central de Inteligencia. Comenzó su carrera como secretaria y ascendió para convertirse en una oficial de contrainteligencia. Shelly se desempeñó como agente encubierto de la CIA en América Latina, Asia Oriental y en todo Estados Unidos, brindando apoyo logístico y de contrainteligencia a operarios en el exterior”.

La referencia a operaciones encubiertas “en todo Estados Unidos” subraya el papel del aparato de inteligencia en el espionaje del pueblo estadounidense, aunque la ley prohíbe a la CIA dicha actividad.

Otro sitio web de campaña toca las operaciones domésticas de la máquina espía de los EUA. Omar Siddiqui, que se postula en el Distrito 48 de California, describe sus antecedentes de la siguiente manera: “En la primera línea de la defensa nacional, Siddiqui se desempeña como asesor privado y asesor del Buró Federal de Investigaciones (FBI) en temas de seguridad nacional y contraterrorismo y anteriormente fue asesor y socio de la comunidad con la Agencia Central de Inteligencia (CIA). El Sr. Siddiqui es actualmente director de proyectos especiales de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Academia Nacional de Ciudadanos del FBI...”.

Comandantes y planificadores de la guerra de Irak

Barack Obama ganó la nominación presidencial demócrata y las elecciones de 2008 en gran medida presentándose como un opositor de la guerra en Irak lanzada bajo George W. Bush. Sin embargo, una vez en el cargo, retuvo al secretario de defensa de Bush, el ex director de la CIA Robert Gates, y continuó la guerra por otros tres años, además de intensificar la prolongada guerra estadounidense en Afganistán.

Es digno de mención en este contexto que muchos de los candidatos a la inteligencia militar para las candidaturas demócratas al Congreso se jactan de su papel en la guerra de Irak e incluso, en algunos casos, lo presentan como el punto culminante de su vida profesional e incluso personal.

Así, Elissa Slotkin, ya mencionada anteriormente, conoció a su futuro esposo, el piloto de un helicóptero artillado Apache, mientras trabajaba como agente de la CIA en Bagdad. Dan McReady, un veterano del Cuerpo de Marines convertido en multimillonario de la “energía limpia”, respaldado por el Comité Demócrata de Campaña para la nominación demócrata en el Distrito 9 de Carolina del Norte, incluso afirma haber “encontrado a Jesús” en Irak, donde fue bautizado en las aguas del río Éufrates.

Los veteranos de la Guerra de Irak o bien son oficiales, lo que les otorga la responsabilidad de comando en uno de los grandes crímenes del siglo XXI, o bien sirvieron en unidades de fuerzas especiales como los Rangers del Ejército y Navy SEAL [Fuerzas de Operaciones Especiales de la Marina de los EUA], participando en operaciones encubiertas que estuvieron entre las más sangrientas y brutales de la guerra, o tenían una responsabilidad de alto nivel en el Pentágono o el Consejo de Seguridad Nacional.

Daniel Helmer, que se presenta en el 10º Distrito congresional de Virginia contra otros cinco candidatos bien financiados —incluida la ex oficial del Departamento de Estado Alison Friedman, que ya ha superado el millón de dólares— dice muy poco sobre lo que hizo en Afganistán e Irak, aunque su fotografía en uniforme militar está en la página principal de su sitio web. Pero Helmer cuenta quizás con la lista más extensa de apoyos por funcionarios de seguridad nacional retirados de cualquier candidato en el país, incluidos ocho generales y almirantes, dos ex subdirectores de la CIA, Avril Haines y David Cohen, y Michele Flournoy, ex subsecretaria de defensa para políticas. Lo que hizo para ganarse su apoyo queda librado a la imaginación.

Richard Ojeda, elegido como senador del Estado de Virginia Occidental en 2016, ahora busca la nominación demócrata en el 3º Distrito del Congreso, que cubre el tercio sur del estado. Según informó el WSWS, Ojeda ha basado su carrera política en más de dos décadas en el ejército aerotransportado de los EUA, incluidos varios períodos en Irak y Afganistán, donde alcanzó el rango de mayor. Su último cargo fue como director ejecutivo de reclutamiento del ejército en Beckley, tratando de convencer a los jóvenes de Virginia Occidental y de Virginia de que se conviertan en carne de cañón para el Pentágono.

Josh Butner, que se presenta en el Distrito 50 de California contra el republicano Duncan Hunter, Jr., “sirvió durante 23 años en la Marina de los Estados Unidos donde vio múltiples despliegues de combate, más recientemente en Irak y Afganistán”. Este Navy SEAL de carrera no dice casi nada sobre lo que realmente hizo en la principal unidad de asesinato militar, pero eso es de esperar. El sitio web de su campaña presenta la consigna “Servicio, país, liderazgo” junto con una fotografía de Butner con ropa de faena en el desierto.

Dan Feehan se postula para suceder al demócrata titular Tim Walz en el 1º Distrito Congresional de Minnesota, después de que Walz anunciara su candidatura a gobernador de ese Estado. De 2005 a 2009, de acuerdo con la biografía de su campaña, Feehan “sirvió como soldado en servicio activo y completó dos viajes de combate como parte de la Operación Libertad Irakí”. Luego se unió a la administración Obama, primero como asistente de la Casa Blanca y luego como un asistente secretario interino de defensa en el Pentágono.

Andy Kim, que se postula en el 3º Distrito de New Jersey, de hecho juntó más dinero que el actual republicano, Tom MacArthur. Kim trabajó en el Pentágono y como un consejero estratégico de los generales David Petraeus y John Allen mientras se encontraban al mando de fuerzas estadounidenses en Afganistán. Después se cambió al Consejo de Seguridad Nacional, donde fue el director para Irak de Obama durante dos años.

Maura Sullivan, que aspira a la candidatura demócrata en el 2º Distrito de New Hampshire, donde la actual demócrata Carol Shea-Porter se jubila, fue oficial del Cuerpo de Marines, alcanzó el rango de capitán y fue destinada a Fallujah, Irak, escena de unas de las más sangrientas batallas y de los más horribles crímenes de guerra cometidos por los EUA en esa guerra. También se unió a la administración de Obama como administradora civil del Departamento de Asuntos de Veteranos y del Pentágono.

Jason Crow se presenta en el 6º Distrito Congresional de Colorado contra el republicano titular Mike Coffman, donde fue seleccionado por el DCCC como uno de sus principales candidatos en el programa “Red-to-Blue”. Él es un veterano de la 82 División Aerotransportada, y lideró un pelotón de paracaidistas durante la invasión de Irak. Luego se unió a los Rangers del Ejército y sirvió durante dos períodos en Afganistán “como parte de la Fuerza de Tarea Conjunta de Operaciones Especiales”, donde ascendió al rango de capitán.

Matthew Morgan tuvo una carrera de 20 años en la Infantería de Marina “donde me destinaban de forma rutinaria al extranjero, culminando en varios puestos de alto rango donde proporcionaba asesoría a numerosos líderes militares, incluido el secretario de defensa”. Sirvió durante dos períodos en Irak y también trabajó en contraterrorismo en el Cuerno de África. Ahora él es candidato sin oposición para la nominación demócrata en el 1º Distrito Congresional de Michigan, que ha cambiado de partido repetidamente entre los dos partidos de los grandes negocios y actualmente está en manos del republicano Jack Bergman en su primer término.

Continuará

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de marzo de 2018)