El líder del partido La Izquierda alemán apoya un nuevo ataque contra los inmigrantes

por Christoph Vandreier
17 marzo 2018

El sábado, la dirigente parlamentaria del partido La Izquierda (Die Linke), Sahra Wagenknecht, defendió la decisión de Essen Tafel de limitar sus entregas de comida a los alemanes. Esto la coloca en las primeras filas de la campaña contra los refugiados que culpa de la crisis social en Alemania a los extranjeros empobrecidos.

La filial de Essen de la organización de ayuda voluntaria Tafel, que recolecta los restos de comida y la distribuye a los necesitados, anunció en diciembre que registraría solo ciudadanos alemanes en sus oficinas emisoras. La decisión se implementó el 10 de enero.

El presidente de Essen Tafel, Jörg Sartor, justificó la decisión discriminatoria sobre bases abiertamente xenófobas. Los jubilados alemanes evitaban ir a buscar los donativos de comida porque los extranjeros no se habían portado bien, afirmó. Hubo un “gen receptor” entre los sirios y los alemanes rusos, dijo Sartor a la revista semanal Der Spiegel. Algunos empujaban y empujaban, dijo, y les faltaba “una cultura de hacer cola”.

Mientras otras ramas de la organización Tafel y representantes de muchas otras organizaciones de ayuda estaban indignadas por la discriminación en Essen, los medios y los círculos políticos comenzaron una desagradable campaña para defender el trato preferencial que se les mostraba a los necesitados que tenían un pasaporte alemán. La Izquierda ahora ha tomado la iniciativa en esta campaña xenófoba.

En una entrevista en la emisora Deutschlandfunk, Wagenknecht describió la crítica de la decisión en Essen, gran parte de la cual provenía de miembros de Tafel, como un “debate moralizado” que era “indebidamente hipócrita”. Aunque nadie debería morir de hambre, dijo, ciertos grupos estaban en una posición especial. “Preferiría”, declaró, “que las personas que viven en Alemania, algunas de las cuales llevan mucho tiempo viviendo aquí, a menudo pagando contribuciones, que también han trabajado aquí, no se encuentren en una situación tan competitiva”.

Si bien se refirió solo en general a la pobreza en la entrevista, Wagenknecht citó la admisión de refugiados como la principal causa del empeoramiento de la situación social en Alemania. A la manera del ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), el líder de la facción parlamentaria de La Izquierda culpó a la “crisis de los refugiados” de casi todos los problemas sociales, afirmando: “La Tafel es solo una parte, hay muchas otras. Hay escuelas sobrecargadas, hay problemas de vivienda. Hay muchos problemas que se han agudizado a través de la crisis de los refugiados”.

Ella dejó abierta la cuestión de si se ofendería por la exclusión de estudiantes extranjeros de las escuelas o por la negativa a alquilar apartamentos a quienes no tienen pasaporte alemán.

Las formulaciones de Wagenknecht se hacen eco de las utilizadas por los círculos de la extrema derecha. Están diseñados para proteger a los responsables de la miseria social al tiempo que utilizan como chivos expiatorios a los miembros más débiles y vulnerables de la sociedad. En lugar de atacar a los multimillonarios, que en los últimos años se han enriquecido de manera obscena a expensas de los trabajadores, señala con el dedo a los más pobres de entre los pobres.

En una entrevista previa con Business Insider, Wagenknecht avivó los temores de “predicadores de odio en el entorno de ciertas mezquitas” con el fin de solicitar una política restrictiva para los refugiados. Ella le dijo a la revista Cicero que una política de fronteras abiertas era “lo contrario de lo que es izquierdista”, argumentando que no había una oferta “ilimitada de viviendas” y que más residentes generaban una mayor competencia salarial.

De hecho, el propio La Izquierda ha apoyado vigorosamente la política de redistribución de la riqueza en los últimos 25 años desde los de abajo hasta los que están en la cima. Dondequiera que La Izquierda haya ocupado un cargo en el gobierno, ha supervisado los ataques sociales. En los diez años del ejecutivo estatal del Partido Socialdemócrata (SPD)-La Izquierda en Berlín, redujo los salarios del sector público en un 10 por ciento, vendió viviendas públicas a fondos de cobertura, detuvo la construcción de nuevas viviendas públicas e introdujo empleos de bajos salarios en gran escala.

En Renania del Norte-Westfalia, donde Essen Tafel tomó su decisión xenófoba, La Izquierda apoyó dos presupuestos de austeridad de los gobiernos estatales del SPD-Partido Verde, en 2010 y 2011, lo que resultó en muchos recortes sociales. A nivel federal, La Izquierda votó a favor del paquete de rescate bancario que entregó miles de millones de euros a los bancos.

Ahora, el líder de su grupo parlamentario declara que la entrada de refugiados de guerra desesperados es la causa de las consecuencias catastróficas de su propia política de devastación social. No hay una diferencia significativa entre su línea y la de AfD.

Por esta razón, Wagenknecht ha defendido la cooperación parlamentaria con los extremistas de derecha e insistió en que presidan comités críticos en el Bundestag (Parlamento). “Creo que AfD tiene derecho a llevar a cabo estas funciones”, dijo en el programa de debate ARD “Maischberger”. Agregó: “Esa es la costumbre parlamentaria”.

Cuanto más se acerca Die Linke a la retórica del AfD, menos puede ocultar su programa de derechas con frases de la izquierda. Esto se aplica no solo a los ataques sociales, sino también a los planes de rearme del nuevo gobierno de coalición de los demócrata-cristianos y los socialdemócratas que se prepara para asumir el poder.

Tan pronto como las negociaciones sobre una coalición entre los demócrata-cristianos, el Partido Democrático Libre y los Verdes se rompieron en noviembre pasado, Wagenknecht descartó nuevas elecciones. En cambio, hizo un llamamiento a los socialdemócratas (SPD) para llegar rápidamente a un acuerdo con los demócratas cristianos (CDU/CSU).

Una vez que CDU/CSU y SPD llegaron a un acuerdo de coalición que prevé un aumento masivo en el presupuesto de defensa, Wagenknecht tuiteó una imagen de un aumento del presupuesto de armamento con el texto: “Bundeswehr (Fuerzas Armadas): mala gestión y fracaso del liderazgo. ¿Casi un 20 por ciento más de dinero, pero no lo suficiente para calcetines y abrigos de invierno?”

El representante de La Izquierda en el Comité parlamentario de Asuntos Exteriores, Stefan Liebich, apoyó explícitamente el discurso pronunciado en la Conferencia de Seguridad de Munich por el Ministro de Asuntos Exteriores del SPD, Sigmar Gabriel, quien declaró que Alemania tenía que convertirse en un “carnívoro” de la política exterior.

El apoyo a los ataques sociales y el imperialismo alemán van de la mano con la política de extrema derecha. Por esta razón, Wagenknecht aboga por posiciones similares a las de AfD y llama a la cooperación con este partido extremista de derecha.

El Sozialistische Gleichheitspartei (Partido por la Igualdad Socialista) se opone al cártel de partidos de derechas con una perspectiva socialista. Defendemos la unidad de todos los trabajadores en la lucha contra los recortes sociales, la guerra y el capitalismo. Esa es la única base sobre la que se pueden defender los intereses de los trabajadores contra todos los partidos en el Bundestag.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de febrero de 2018)