El secretario de Estado de los Estados Unidos, Pompeo, respalda el asesinato israelí de manifestantes en Gaza

por Will Morrow
2 mayo 2018

El recientemente confirmado secretario de Estado de los EUA, Mike Pompeo, culminó su viaje de cuatro días al Medio Oriente el lunes declarando el apoyo total de la administración a los continuos asesinatos por parte del ejército israelí de manifestantes desarmados en Gaza.

Pompeo hizo sus declaraciones en una conferencia de prensa junto al ministro de Asuntos Exteriores de Jordania, Aydan Safadi. Cuando un periodista le preguntó si creía que las tropas israelíes habían usado “fuerza excesiva” en respuesta a las protestas de la “Marcha del Retorno” que se produjeron en las cercas fronterizas de Gaza cada viernes durante el mes pasado, Pompeo respondió brevemente: “Creemos que los israelíes tienen el derecho a defenderse, y lo apoyamos plenamente”.

Los supuestos actos de autodefensa respaldados por Pompeo han implicado el uso repetido de municiones reales, gases lacrimógenos y balas de acero recubiertas de goma por parte de las tropas israelíes contra decenas de miles de manifestantes civiles desarmados. Desde el 30 de marzo, estos ataques han matado a 45 personas, cinco de ellas niños, y han herido a casi 7.000, incluidas 3.500 con munición real, metralla o balas de goma, según funcionarios de salud de Gaza.

Por el contrario, ningún soldado israelí ha resultado herido de gravedad en ninguna de las protestas.

Pompeo habló solo tres días después del último derramamiento de sangre el 27 de abril, cuando las tropas israelíes estacionadas en posiciones fuertemente fortificadas abrieron fuego contra multitudes de miles de manifestantes, matando a cuatro. Tres de los muertos, todos veinteañeros, murieron ese día: Mohammad al-Maqeed, de 21 años, Khalil Na'im Atallah, de 22, y Abdel-Salam Baker, de 29.

El último en morir fue un niño de 14 años, Azzam Hilal Oueida, que recibió un disparo en la cabeza de un soldado israelí el viernes. Lo llevaron a un hospital de Gaza pero murió al día siguiente. Otras 178 personas resultaron heridas por las balas, y muchas permanecen en estado crítico. (Ver “Israel nuevamente abre fuego contra los manifestantes de Gaza, matando a tres personas e hiriendo a cientos más”.)

Una noticia publicada el domingo por el Washington Post señaló el número desproporcionadamente alto de manifestantes a los que los francotiradores israelíes les habían disparado en las rodillas y en las piernas. Omar Shakir, el director israelí-palestino de Human Rights Watch en Nueva York, dijo al Post: “El despliegue de francotiradores, una planificación cuidadosa y un número significativo de lesiones en las extremidades inferiores refleja una política patente para atacar [esos] miembros”.

Funcionarios de salud de Gaza informaron que a 17 palestinos se les han amputado las piernas después de recibir un disparo en la rodilla o en la pierna. En al menos tres casos, las autoridades israelíes negaron las transferencias de las víctimas a los hospitales de Cisjordania que podrían haberles salvado las extremidades.

Las declaraciones de Pompeo el lunes subrayan el apoyo unánime de la élite corporativa estadounidense, su aparato de inteligencia militar y sus dos partidos, el demócrata y el republicano, por las políticas del aliado clave de Estados Unidos en Medio Oriente. En particular, exponen una vez más el carácter hueco y fundamentalmente a favor de la guerra de la oposición del Partido Demócrata a la administración Trump, que se centra en las afirmaciones de que es “blando” con Moscú y exige un enfrentamiento intensificado con Rusia, país que tiene armas nucleares.

La semana pasada, los demócratas proporcionaron el voto crucial en el Senado para garantizar la confirmación de Pompeo, un militarista, defensor de la tortura y defensor de espionaje ilimitado a la población estadounidense, que ha pedido públicamente la ejecución de Edward Snowden y abogó por la guerra contra tanto Corea del Norte como Irán.

Los demócratas persiguen ferozmente a Trump por sus supuestos delitos sexuales y su supuesto prejuicio pro-ruso, pero se mantienen unidos con sus bombardeos a Siria, los ataques contra inmigrantes y trabajadores y las amenazas de guerra. No han planteado ninguna oposición significativa al apoyo de la administración para la matanza continua de Israel de manifestantes palestinos.

Las declaraciones de Pompeo son parte del giro de la administración Trump hacia una estrategia más agresiva y la construcción de una guerra contra Irán en alianza con Israel. El día antes de que se solidarizara con el terror del gobierno israelí a una población entera, declaró desde Arabia Saudita que Irán era “el mayor patrocinador del terrorismo en el mundo”.

Trump ha apoyado el abandono del gobierno israelí de la llamada “solución de los dos Estados”, que durante mucho tiempo se había convertido en una ficción política por las dos décadas de expansión ininterrumpida de los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados. En diciembre, Trump anunció que los Estados Unidos reconocerían formalmente a Jerusalén como la capital de Israel —a pesar de que los palestinos afirman que esa ciudad es su propia capital— y que trasladarían allí su embajada.

El lunes, Pompeo se negó a respaldar la “solución en dos etapas”, declarando que “las partes finalmente tomarán la decisión sobre cuál es la resolución correcta”. Su departamento no solicitó una reunión con Mahmoud Abbas, el jefe del gobierno de la Autoridad Palestina que ha sido reconocido por el imperialismo estadounidense y que funcionó como una fuerza de policía local contra la población en los territorios ocupados en nombre de Israel y los Estados Unidos.

Arabia Saudita, que está alineada con una acumulación militar israelí-estadounidense contra su rival regional Irán, también apoya la represión del gobierno israelí. El príncipe heredero Mohammed Bin Salman declaró en una reunión a puertas cerradas en Nueva York el mes pasado: “Ya es hora de que los palestinos acepten las propuestas y acuerden llegar a la mesa de negociaciones o se callen y dejen de quejarse”.

En línea con el apoyo bipartidista a la represión de las protestas en Gaza, los medios estadounidenses han permanecido en gran parte en silencio sobre los últimos asesinatos. El New York Times y el Washington Post siguen cada masacre con informes de noticias ocultos en su edición en línea, y luego abandonan rápidamente el tema.

Tras los asesinatos del viernes pasado, el Times publicó un artículo titulado “El plan para atacar la valla tiene una vista previa sangrienta en Gaza”, que justificó las acciones del ejército israelí como reacción a una población palestina a la que “se le ocurrió la idea de atravesar la barrera”.

El Times y otros medios corporativos han dado cobertura total al “ataque con armas químicas” organizado por la CIA en Duma el 7 de abril, proporcionando las mentiras necesarias para justificar un bombardeo ilegal de Siria por parte de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Pero cuando se trata del asesinato de palestinos, los editores y columnistas bien pagados se encogen de hombros y continúan en lo suyo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de mayo de 2018)