Desafiando a los sindicatos, los trabajadores de Air France votan para rechazar el contrato

por Alex Lantier
10 mayo 2018

El viernes se anunció que los trabajadores en huelga de Air France habían votado en un 55 por ciento para rechazar el contrato presentado el 16 de abril por el director ejecutivo Jean-Marc Janaillac y los sindicatos. Más del 80 por ciento de los trabajadores participaron en la votación.

El contrato propuesto era un insulto a la fuerza de trabajo. Emitido por Janaillac con el apoyo tácito de los sindicatos, proponía solo un aumento salarial del siete por ciento en cuatro años. La administración de Air France se dio aumentos salariales de dos dígitos de hasta un 67 por ciento el año pasado después de registrar ganancias récord de más de mil millones de euros. El aumento de los beneficios se logró al trasladar al personal a aerolíneas subsidiarias de bajo coste para reducir drásticamente los niveles salariales generales.

Los trabajadores votaron a favor de la propuesta, desafiando las amenazas no solo de la administración de Air France y del gobierno francés, sino también de los burócratas sindicales, que los denunciaron por ir a la huelga contra el contrato y exigieron que lo aprobaran.

Si bien los pilotos supuestamente votaron en gran parte para aprobar el contrato, los asistentes de vuelo y el personal de mantenimiento parecen haber votado masivamente en contra de ello. La compañía tiene 3.500 pilotos, un personal de vuelo de 13.000 personas y 32.000 trabajadores de la tripulación de tierra. Si bien los pilotos experimentados obtienen buenos salarios, la gran mayoría de los trabajadores de la empresa no reciben un salario elevado. El ingreso mensual promedio antes de impuestos para los empleados es de solo €2.981 para los hombres y €2.066 para las mujeres.

La semana previa a la votación del contrato, Laurent Berger, funcionario de la Confederación Democrática del Trabajo de Francia (CFDT), fue entrevistado por la radio Europe 1, donde denunció a los pilotos de Air France en términos incendiarios por “tomarnos como rehenes” y causar “grandes, grandes problemas” a la compañía. Según las noticias, Air France ha perdido al menos 300 millones de euros y está perdiendo más de 26 millones cada día que continúa la huelga.

Los sindicatos de Air France esperaban que después de organizar unos pocos paros de un día y no darles a los trabajadores ninguna perspectiva para oponerse a las amenazas de la administración de Air France y el gobierno, fácilmente garantizarían el voto por el “sí”. Los directivos y los dirigentes sindicales que se habían reunido para ver los resultados de la votación no podían creer lo que veían cuando ocurría exactamente lo contrario.

Un funcionario sindical anónimo contó la escena a France Télévisions: “Vi el 55 por ciento. Al principio pensé que era por el ‘sí’, pero en realidad era por el ‘no’. Un silencio pasmoso se apoderó de todos. Hubo silencio durante un minuto completo”. Entonces, un funcionario de Air France gritó: “¡Esta empresa es inmanejable!”.

Un burócrata del sindicato en la reunión, que organizó huelgas y afirmó públicamente que se opondría al contrato, aunque esperaba que pasara, dijo: “Estaba seguro de que, con todos los esfuerzos que la gerencia había hecho, tendrían éxito”.

Los sindicatos se quedaron sin siquiera un folleto para distribuir a los trabajadores informadores sobre el resultado de la votación. Estaban tan seguros de que obtendrían un voto por el “sí” que habían impreso folletos que informaban sobre la aprobación del acuerdo y no habían hecho preparativos para un voto por el “no”. Se quedaron con las manos vacías cuando sus miembros los desafiaron y rechazaron el contrato.

Janaillac reaccionó anunciando inmediatamente su renuncia. “Asumo la responsabilidad de las consecuencias de esta votación, y en los próximos días presentaré mi renuncia al consejo de Air France y Air France-KLM”, dijo. “Este voto es una expresión de inquietud. Exige una profunda transformación”, continuó, agregando que esperaba que su renuncia permitiera “un cambio colectivo de mentalidad y crear las condiciones para una recuperación”.

El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, amenazó a los trabajadores de Air France, declarando que el Estado no “acabaría con las deudas de Air France” y diciéndoles arrogantemente a los trabajadores que sus demandas salariales eran “injustificadas”.

Ayer, después de la renuncia de Janaillac, las acciones de Air France-KLM cayeron un 13 por ciento, impulsadas por los temores de los inversionistas de que la huelga pudiera reducir los miles de millones en ganancias que la compañía les está otorgando. “Esto deja a la compañía sin un director ejecutivo en medio de un conflicto en curso”, le dijeron los analistas financieros a Le Figaro .

La valerosa oposición de los trabajadores de Air France al contrato es parte de un aumento internacional de la lucha de la clase trabajadora contra las demandas de la aristocracia financiera. Esta ola de resistencia de la base también está llevando a la clase trabajadora a un conflicto abierto con las burocracias sindicales.

En los Estados Unidos, ha estallado en numerosos Estados una ola de huelgas y protestas de docentes que desafían a los sindicatos. Mientras los trabajadores de Air France votaban en contra del contrato, los maestros en Colorado iban a la huelga, junto con decenas de miles de trabajadores universitarios de California y conductores de autobuses escolares de Los Angeles. Al mismo tiempo, los docentes han tomado medidas de huelga en otros países, desde Gran Bretaña hasta Sri Lanka.

En Europa, las huelgas han entrado en erupción desde el día de Año Nuevo entre los trabajadores alemanes de la industria automotriz, del metal y del gobierno, los trabajadores ferroviarios británicos, los trabajadores de Europa del Este y los metalúrgicos turcos.

En Francia, la clase trabajadora está entrando en una lucha política contra la agenda de austeridad y el militarismo del presidente Emmanuel Macron. Está en marcha una huelga ferroviaria contra la privatización planificada de Macron del ferrocarril nacional (SNCF), mientras que los trabajadores sanitarios y estatales se declaran en huelga y los estudiantes bloquean sus universidades. Macron está supervisando los recortes profundos a los salarios y los servicios sociales en un intento de liberar 300 mil millones de euros para un gran aumento en el gasto militar. Al mismo tiempo, Francia se une a la campaña de guerra liderada por Estados Unidos en Medio Oriente, bombardeando a Siria y amenazando a Irán con la guerra.

El camino a seguir es quitarles estas huelgas a las burocracias sindicales corruptas y establecer organizaciones independientes de base para unificar a los huelguistas con sus hermanos y hermanas de clase a nivel internacional.

Las huelgas de Air France en los últimos años han brindado un ejemplo particularmente descarado de cómo los sindicatos, que están todos enfocados en impulsar la competitividad y las ganancias corporativas, acuerdan medidas que socavan directamente los intereses de los trabajadores que afirman falsamente representar.

En 2014, Air France inició una poderosa huelga de pilotos contra los planes de trasladar a los trabajadores a subsidiarias de bajo costo que pagan salarios más bajos. La gerencia de Air France perdió cientos de millones de euros y se puso de rodillas financieramente. Con la victoria al alcance de los huelguistas, los sindicatos suspendieron repentinamente la acción. “Es nuestro deber preservar el futuro de nuestra empresa y vendar sus heridas antes de que se haga un daño irreversible”, declararon los sindicatos en un comunicado.

Los sindicatos no se oponían a un colapso en los niveles salariales de sus miembros. Estaban temerosos y decididos a evitar una victoria de la huelga que pudiera dañar las ganancias de las empresas y fomentar una acción de huelga más amplia en Francia y en la industria de las aerolíneas en toda Europa. Su papel en la estrangulación de la huelga fue aclamado por varios partidos pseudo-izquierdistas de la clase media próspera, incluidos el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) y Lucha Obrera (LO).

El resultado de la huelga de 2014 es una seria advertencia para los trabajadores de Air France de que los sindicatos no se detendrán ante nada para volver a imponer alguna versión del contrato, haciendo todo lo que esté a su alcance para arrebatar la derrota de las garras de la victoria.

Aunque se lleva a cabo una huelga, los sindicatos no lograron llegar a un acuerdo sobre cómo continuar la huelga en su reunión de anoche. Un funcionario sindical anónimo le dijo a Le Figaro: “Queremos demostrar que somos responsables y no convocar inmediatamente más huelgas”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de mayo de 2018)