Empleados de Google protestan contra los planes para construir un buscador censurado en China

por Andre Damon
20 agosto 2018

Cientos de empleados de Google han protestado por los pasos que la compañía está dando para construir un buscador censurado en China, informó el viernes el New York Times .

El artículo del Times es la continuación de un artículo del 1 de agosto de Intercept que informa de que la compañía ha dedicado en secreto un equipo de ingenieros y desarrolladores a la construcción de un buscador que acataría el estricto régimen de censura de Internet de China.

Google finalizó sus operaciones de búsqueda en China en 2010 de manera notoria, en protesta por las estrictas exigencias del país de que los usuarios no puedan acceder a sitios web y temas críticos. Pero ha perdido todos esos escrúpulos en el período más reciente.

El director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, confirmó la existencia de la operación, conocida internamente como Project Dragonfly, en una reunión de todo el personal con los empleados el jueves. Al mismo tiempo, intentó minimizar la revelación, diciendo que la compañía no estaba “cerca” de lanzar el producto y que la expansión de Google en China era “lenta y complicada”.

La carta de los empleados no aborda la sustancia de los “problemas morales y éticos” planteados por el Project Dragonfly, pero exige que la empresa proporcione a los empleados más información sobre las herramientas que está desarrollando. “Necesitamos urgentemente más transparencia, un asiento en la mesa y un compromiso con procesos claros y abiertos: los empleados de Google necesitamos saber lo que estamos construyendo”, concluye la carta.

La carta y la reunión del jueves llegan tras la publicación de una carta abierta en abril, firmada por más de 1.000 empleados, exigiendo que la compañía termine su colaboración con el Pentágono en sistemas de inteligencia artificial diseñados para impulsar el programa de guerra de drones del ejército estadounidense.

Google se vio obligado a retroceder, cancelando nominalmente el programa “Project Maven” y adoptando un conjunto de directrices éticas para el uso de la inteligencia artificial. Sin embargo, su colaboración con el ejército de los EUA se ha intensificado, y la compañía se postula para un contrato masivo del Pentágono, conocido como “Proyecto Jedi”, para albergar una gran parte de la infraestructura técnica militar.

La noticia de los esfuerzos de Google para crear un buscador censurado para los chinos ha provocado denuncias de secciones de la prensa estadounidense, que han regañado a la compañía por colaborar con un gobierno “totalitario”. De hecho, el buscador censurado propuesto por Google en China representa un desarrollo y no una desviación de su trayectoria general.

En abril de 2017, Google respondió a la intensificación de la presión del establishment político estadounidense y las agencias de inteligencia mediante la implementación de un sistema de censura en los Estados Unidos dirigido principalmente a las organizaciones izquierdistas, que se oponen a la guerra, y socialistas.

En ese momento, el vicepresidente de ingeniería de Google, Ben Gomes, anunció cambios en el algoritmo de búsqueda de la compañía destinados a promover fuentes de noticias “autorizadas” sobre “puntos de vista alternativos”. Al utilizar evaluadores de búsqueda para entrenar el sistema de inteligencia artificial de la compañía, la compañía ha bajado el posicionamiento de dominios que presentan un “punto de vista alternativo ... a menos que la consulta indique claramente que el usuario está buscando un punto de vista alternativo”.

El efecto de estas medidas ha sido un descenso masivo de los sitios de izquierda, en particular el World Socialist Web Site, cuyo tráfico de búsqueda desde Google se desplomó en un 75 por ciento.

Google no dio ninguna explicación sobre qué sitios estaban siendo atacados y por qué, y les dijo a los reporteros que su sistema de calificación no tenía prejuicios políticos. Al año siguiente, este enfoque fue adoptado por otros gigantes tecnológicos, incluido Facebook, cuyo director ejecutivo, Mark Zuckerberg, dijo a principios de este año que la compañía reduciría la propagación de lo que llamó “noticias falsas” en lugar de simplemente eliminarlas, porque tal censura era un “tema sensible”.

La afirmación de Google de no tener prejuicios políticos en la degradación de sitios web es una mentira que ha quedado totalmente expuesta por sus esfuerzos cada vez más agresivos para disminuir o bloquear el acceso de los lectores a sitios que promueven información y puntos de vista opositores.

El desarrollo de un buscador que bloquea por completo un conjunto de términos y dominios a petición de un gobierno es simplemente el siguiente paso para el régimen de censura de Google. Pichai ha dejado en claro que el proyecto continuará a pesar de la presión política no solo de los empleados, sino también de sectores de la clase política que temen que pueda cortar sus políticas contra China.

Estados Unidos está enfrascado en una amarga disputa con China por su sector tecnológico, con Washington buscando bloquear el crecimiento de los fabricantes de teléfonos inteligentes Huawei y ZTE, mientras promueve la expansión de firmas tecnológicas estadounidenses como Google en el mercado chino.

La determinación de Google de continuar con su proyecto en China indica que los métodos de censura que Google está desarrollando nominalmente para China se consideran útiles en otros lugares, incluso dentro de los propios Estados Unidos.

Con la expectativa de que las ventas de teléfonos inteligentes se estabilicen, que el crecimiento disminuya en otros sectores y se impongan multas récord por parte de la Unión Europea en medio de la profundización del comercio y las tensiones económicas con Estados Unidos, Google, como otros gigantes tecnológicos, busca una colaboración más estrecha con el Gobierno estadounidense y otros gobiernos para reforzar su flujo de ingresos. Y con los Estados Unidos, China y otros países cada vez más centrados en la represión interna y la expansión militar, esta colaboración inevitablemente toma la forma de una asociación en operaciones policiales y militares.

El resultado final de los esfuerzos de Google para crear un buscador censurado en China puede descansar en negociaciones estatales de alto nivel. Como escribió el New York Times: “El gobierno chino podría utilizar a Google como moneda de cambio en sus negociaciones con el gobierno estadounidense, que ha criticado la forma en que China limita el acceso al mercado para las empresas de tecnología de Estados Unidos. Al permitir que el buscador de Google regrese a China, el gobierno chino podría darle al presidente Trump una victoria política, ganando algo de buena voluntad”.

Independientemente del resultado de las conversaciones, está claro que Google no tiene objeciones a la censura estatal y está dispuesto a colaborar con cualquier gobierno, ya sean los Estados Unidos de Trump o la China de Xi, para implementarlo.

En medio de una crisis cada vez más profunda del sistema capitalista mundial, todas las clases gobernantes a nivel internacional, temerosas de una creciente oposición de izquierda y socialista dentro de la clase trabajadora, están buscando implementar y expandir la censura estatal de Internet. Instamos a los trabajadores de todo el mundo a emprender la lucha contra la censura estatal contactando al World Socialist Web Site.

(Publicado originalmente en inglés el 18 de agosto de 2018)