El informe del Pentágono apunta a la “influencia global en expansión” de China

por Peter Symonds
22 agosto 2018

El informe anual del Pentágono sobre los militares y la seguridad de China, publicado el jueves pasado, subraya el intenso impulso de Estados Unidos para contener y socavar al país que considera la principal amenaza para su dominio global. Si bien el informe se centra en las crecientes capacidades militares de China y su alcance internacional, su fortalecimiento, que queda eclipsado por el ejército de los EUA y su sistema mundial de alianzas y bases, es en respuesta a la amenazante postura de Washington.

La actitud de Estados Unidos se resumió en enero en su Estrategia de Defensa Nacional, que declaraba que “la competencia estratégica interestatal”, no la “guerra contra el terror” es “la principal preocupación”. Priorizó la “preparación para la guerra” contra las “potencias revisionistas” China y Rusia. El objetivo de China comenzó bajo el “pivote hacia Asia” de la administración Obama, que involucró una expansión masiva del ejército estadounidense en el Indopacífico con el objetivo de rodear y preparar la guerra contra China.

Trump ha apuntado cada vez más a China como la principal amenaza para los intereses de EUA tanto económica como militarmente. Envuelto en acusaciones sobre la “influencia rusa” en las elecciones estadounidenses, Trump arremetió con un tuit el pasado fin de semana, declarando: “Todos los tontos que están tan centrados en mirar solo a Rusia deberían comenzar también a mirar en otra dirección, China”. Las luchas internas políticas en los círculos gobernantes de los EUA implican divisiones amargas sobre cuál rival enfrentar primero: Rusia o China.

El informe del Pentágono refleja las preocupaciones y los cálculos del servicio militar y de inteligencia de los Estados Unidos sobre las crecientes capacidades económicas y militares de China. Mientras que los medios internacionales se han concentrado principalmente en un pequeño aspecto —simulacros que involucran bombarderos nucleares chinos de largo alcance— el informe se centra en la reestructuración en curso de su ejército basado en tierra a fuerzas modernas integradas de aire, tierra, navales y de misiles capaces de contrarrestar amenazas, no solo cerca de China, sino en Asia e internacionalmente.

El informe presta gran atención a la “creciente influencia global” de China, incluidas sus relaciones estratégicas y militares, como parte del “sueño de rejuvenecimiento nacional” del presidente Xi Jinping. Identifica la Belt and Road Initiative (BRI) de China, anteriormente conocida como “Un cinturón, un camino”, un gran programa de infraestructura destinado a vincular Eurasia, en particular, por tierra y mar, como una de las principales preocupaciones.

El Pentágono declara que Beijing explotará los proyectos BRI para alinear los intereses de los países receptores con China y “disuadir el enfrentamiento o la crítica al enfoque de China sobre cuestiones delicadas”. También declara que algunas inversiones BRI “podrían crear ventajas militares para China”, incluso permitiendo el posicionamiento previo de los suministros necesarios para mantener los despliegues navales en aguas distantes.

El desarrollo de China de una armada de alta mar y la consolidación de corredores marítimos seguros no es sorprendente dada su gran dependencia de la importación de energía y materias primas. Incluso el Pentágono señala que “el crecimiento de la huella económica global de China hace que sus intereses sean cada vez más vulnerables a la agitación internacional y regional”. Beijing también es consciente de que los planes de guerra estadounidenses incluyen el uso del poder naval para cortar suministros vitales, bloquear a China y así estrangularla económicamente.

El informe destaca la apertura de la primera base militar de ultramar de China el año pasado en Djibouti, en el Cuerno de África, junto a las principales rutas marítimas y que podría buscar bases adicionales en otros lugares. Señala la expansión de los ejercicios militares conjuntos de China, incluso con Rusia, Pakistán, Vietnam y varios otros países principalmente asiáticos y el crecimiento de sus exportaciones de armas. Nada de esto se compara ni remotamente con las actividades globales del ejército de los EUA, entre las que destaca su participación en una sucesión de guerras ilegales en Oriente Medio y Asia Central.

El Pentágono revisa puntos críticos en la región, incluyendo Corea del Norte, Taiwán y disputas territoriales que involucran a China en el Mar del Sur de China y el Mar del Este de China, así como en la zona fronteriza con India, donde un peligroso punto muerto entre tropas chinas e indias continuó durante meses. Washington, bajo Obama y ahora Trump, han avivado deliberadamente las tensiones al alentar a los aliados y socios como Japón e India a tomar una postura más agresiva hacia las demandas de Beijing.

El informe también enfatiza los desarrollos de China en el área de la tecnología militar, en paralelo a las acusaciones hechas por la administración Trump de que China está “robando” secretos tecnológicos de los Estados Unidos. “Para apoyar esta modernización militar”, afirma, “China utiliza una variedad de métodos para adquirir tecnologías militares y de doble uso extranjeras, incluida la inversión extranjera directa dirigida, el robo cibernético y la explotación del acceso de ciudadanos chinos privados a estas tecnologías”.

La administración Trump está explotando estas acusaciones para justificar una avalancha creciente de medidas de guerra comercial contra China, no solo por sus superávits comerciales con Estados Unidos, sino también por su programa “Hecho en China 2025” para acelerar los avances de China en áreas clave de la tecnología. A principios de este mes, Trump firmó el enorme proyecto de ley de defensa de $716 mil millones este año que contiene varias cláusulas dirigidas contra China, incluidos los controles a los contratos del gobierno con las compañías chinas ZTE y Huawei.

El Ministerio de Relaciones Exteriores chino declaró que estaba “muy insatisfecho” con la firma del proyecto de defensa de Trump, que también incluye provocativamente un llamado a los EUA para “fortalecer la cooperación de defensa y seguridad con Taiwán”, considerado por Beijing como parte de China. Estados Unidos, dijo, debería “abandonar su mentalidad de guerra fría y filosofía de suma cero” y advirtió de que el proyecto de ley podría dañar las relaciones sino-estadounidenses si se implementaran sus aspectos negativos.

Asimismo, China criticó el informe del Pentágono publicado la semana pasada declarando que sus afirmaciones sobre la reforma militar, el desarrollo de armas y las capacidades de defensa de China eran “pura conjetura”. El Ministerio de Defensa llamó a Estados Unidos a ver el ejército de China “objetiva y racionalmente” y dar “pasos verdaderos hacia promover y proteger el desarrollo estable de las relaciones entre militares”.

De hecho, las relaciones se vuelven cada vez más inestables ya que Estados Unidos busca utilizar su poderío militar en todo el mundo para apuntalar su dominio global. Habiéndose lanzado en una guerra desastrosa tras otra en los últimos 25 años, los EUA se están preparando para un conflicto con China en condiciones en las que su superioridad militar se está erosionando. El peligro es que los planificadores del Pentágono están llegando a la conclusión de que una confrontación con China debería tener lugar más temprano que tarde.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de agosto de 2018)