"Estamos vigilando y vamos en camino"

ICE invade una fábrica al norte de Texas y arresta a 160 trabajadores inmigrantes

por Meenakshi Jagadeesan
31 agosto 2018

En lo que se describe como una de las redadas más grande en un centro de trabajo realizada en la última década, agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) arrestaron a 160 trabajadores inmigrantes en una fábrica del norte de Texas. La redada se llevó a cabo como parte de una investigación criminal en marcha en Load Trail, una empresa que fabrica remolques de vehículos. La compañía comenzó como una empresa familiar en 1996 y ahora ha crecido para emplear a más de 500 trabajadores. Los trabajadores migrantes arrestados, supuestamente indocumentados, trabajaban en la instalación con sede en Sumner, ubicada a 160 kilómetros al noreste de Dallas.

El operativo, llevado a cabo conjuntamente por ICE y Homeland Security Investigations (HSI), implicó una exhibición masiva de fuerza con la ayuda de Air and Marine Operations (una división de la Agencia de Aduana y Protección Fronteriza de los EUA) y 300 agentes de campo, quienes irrumpieron en fábrica para llevar a cabo los arrestos.

Katrina Berger, la agente especial a cargo, le dijo al Dallas Morning News que la redada se realizó sin incidentes graves y que ICE "tomó medidas para garantizar que se realice de manera humana y segura". Berger también agregó, ominosamente, que no había "nadie que requiriera atención médica".

Esta versión de una operación descrita por ICE como suave y humana fue, de hecho, bastante diferente de lo que ocurrió. Dennis Perry, un trabajador de 42 años en la fábrica Load Trail, describió una escena mucho más aterradora y caótica. Hablando con el Morning News, Perry dijo que poco después de su descanso durante el primer turno, vio agentes armados saliendo de todas las entradas: "Simplemente vinieron y atacaron desde cada entrada que había... [y luego] sacaron sus armas y les dijo a todos que cayeran al suelo".

Otro testigo dijo a ABC News: "Sé que acabo de escuchar helicópteros por todas partes y vi a mucha gente corriendo, así que di la vuelta para correr y en la primera esquina que volteé me apuntaron con armas". Los que intentaron huir fueron tirados al suelo y atacados; algunos que intentaron esconderse fueron descubiertos rápidamente. Luego, todos los trabajadores fueron exhaustivamente buscados por "armas y drogas".

Usando su orden criminal, los agentes interrogaron a los trabajadores y les exigieron que presentaran todos sus documentos de empleo. Berger, el agente especial de ICE, luego afirmó que a los interrogadores se les dijo que los 160 trabajadores arrestados usaban documentos de identificación falsos.

Un video publicado por el sitio eParisExtra muestra a los trabajadores alineados y luego separados por estado de inmigración. A los ciudadanos estadounidenses se les dieron pulseras verdes y se les permitió salir; los categorizados como inmigrantes indocumentados fueron esposados y llevados. Los trabajadores arrestados fueron llevados a centros de detención no especificados en Texas y Oklahoma para su procesamiento, audiencias de inmigración y posible deportación.

ICE ha intentado una vez más presentar sus acciones con una apariencia humana. Su comunicado de prensa destaca el hecho de que 5 de los 160 trabajadores arrestados fueron procesados en el sitio y liberados con avisos para que aparezcan más tarde ante las autoridades federales, porque "se los consideraba como únicos cuidadores de niños".

Los portavoces también enfatizaron el hecho de que las autoridades federales estaban suministrando agua y alimentos a los trabajadores mientras se realizaba el procesamiento, y que Homeland Security –la Seguridad Nacional– había establecido una línea directa las 24 horas para que las familias llamen y averigüen dónde están sus seres queridos.

Yareli Mendoza, cuyo padre trabajó en la fábrica de Sumner, presentó una imagen diferente.

Ella le dijo a NBCDFW.com que después de enterarse de la incursión de ICE, corrió a la fábrica, donde se detuvo detrás de una valla para escuchar el zumbido de los helicópteros y observar a los hombres armados que se movían, esperando noticias de su padre que nunca llegaron. Mendoza no sabe dónde está su padre o cuál será su destino. Ella dijo, "Todos los abogados a los que he estado tratando de llamar y me han llamado para decirme que me siente allí. Y es difícil simplemente sentarme allí cuando mi padre, cuando sé que mi padre no estará en casa”.

Explicar la situación a su hermano de 8 años ha sido aún más difícil. Ella le dijo al afiliado de NBC News, "¿Por qué no está en casa todavía? Teníamos que ser fuertes para él, y le dijimos que la compañía lo envió a Dallas para ir a trabajar. Y él dijo: 'Está bien, está bien, pero ¿cuándo regresará a casa? ¿Se va a ir por mucho tiempo?'"

Contratar a cualquier trabajador que se encuentre en los EUA sin la debida autorización de empleo ha sido una violación de la ley federal desde 1986. Se espera que los empleadores verifiquen la identidad y elegibilidad laboral de todos los empleados al usar lo que se conoce como un formulario I-9. Aquellos que no pueden estar sujetos a investigación criminal, y las sentencias no se limitan a multas.

Load Trail, cuya fábrica fue atacada el martes, tenía que pagar una multa de $ 445,000 en 2014 por su violación de las leyes federales en la contratación de 179 trabajadores indocumentados. Cabe señalar, sin embargo, que la aplicación de esta ley se centra principalmente en rastrear, arrestar y eventualmente deportar inmigrantes. La tendencia se ha intensificado enormemente bajo la administración de Trump. El año pasado, el director en funciones del ICE Thomas Homan dejó en claro que la "aplicación en el lugar de trabajo" era un componente central del régimen antiinmigrante que se estaba estableciendo.

Describiendo la motivación detrás de la redada, el Agente Especial Berger afirmó en comentarios al Morning News: "Las empresas que contratan a extranjeros ilegales a sabiendas crean una ventaja injusta sobre sus negocios competidores. ... les quitan empleos a ciudadanos y residentes legales [y crean] una atmósfera preparada para explotar su fuerza de trabajo ilegal”.

La intensificación de estos ataques contra los trabajadores inmigrantes son parte del ataque más amplio en el presente contra los derechos sociales y democráticos de la clase trabajadora en su conjunto. Berger comentó siniestramente sobre potenciales incursiones por venir: "Estamos observando y estamos llegando". Aunque su advertencia se enmarcó como dirigida contra empresas que emplean a trabajadores indocumentados, los verdaderos objetivos son los inmigrantes y sus familias.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de agosto de 2018)