El componente militarista de la guerra comercial de Trump

por Nick Beams
21 septiembre 2018

La imposición de Washington el lunes de una nueva ronda de aranceles a las importaciones chinas y las subsecuentes declaraciones del presidente Trump sobre el creciente conflicto comercial han aclarado las fuerzas impulsoras esenciales de la política estadounidense.

Según las nuevas medidas, unos 200 mil millones de dólares en productos chinos recibirán un impuesto del 10 por ciento desde el próximo lunes, que aumentará al 25 por ciento en enero de 2019, a menos que, en un desarrollo muy improbable, los EUA logre la capitulación completa de Beijing.

Si bien China es actualmente el objetivo principal, la administración de Trump considera que Estados Unidos está involucrado en una guerra económica contra el resto del mundo.

Como ha destacado el World Socialist Web Site, la fuerza impulsora del conflicto es el declive económico a largo plazo de los EUA frente a sus antiguos rivales, principalmente Alemania y Japón, y su temor al surgimiento de uno nuevo como podría ser China.

Esto fue subrayado por las declaraciones hechas por Trump en una conferencia de prensa el martes con el presidente polaco, Andrzej Duda. Respondiendo a una pregunta sobre las medidas arancelarias impuestas el día anterior, Trump lanzó una serie de denuncias dirigidas contra los principales socios comerciales de los EUA.

Haciendo hincapié en su preocupación de más de 30 años por el déficit de los EUA, que comenzó en la década de 1980 con Japón y ahora se ha extendido a China, dijo: "Somos la alcancía del mundo". Nos han estafado... por la Unión Europea. Nos han estafado todos. Canadá se ha aprovechado de nuestro país durante mucho tiempo”.

El recuento de Trump de las conversaciones entre él y el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker en julio es indicativo de las técnicas de negociación al estilo de la mafia que ahora emplea Washington.

Tras afirmar que la UE se había negado a negociar con los EUA, dijo que le había dicho a Juncker: "Está bien, no tenemos que seguir negociando. Vamos a aplicar una tarifa a todos los millones de autos que envíes a los Estados Unidos”.

Trump continuó: "Honestamente, él estaba en mi oficina tan pronto desde Europa que no sabía que tenían aviones que volaban tan rápido ... Y [ahora] tenemos la apariencia de un trato. Porque es, en gran medida, económicamente todo sobre automóviles. Los autos son un factor muy importante”.

Según el acuerdo, que llegó después de que Estados Unidos insistió en retener sus aranceles sobre las exportaciones de acero y aluminio desde Europa, las dos partes acordaron sostener conversaciones para reducir las barreras comerciales, y la UE se comprometió a unirse a Estados Unidos para presionar a China a través de la Organización Mundial del Comercio.

Estados Unidos acordó no seguir adelante, al menos por el momento, con su amenaza de imponer un arancel del 25 por ciento a las importaciones de automóviles y autopartes, según la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, que otorga al presidente el poder de tomar medidas en los terrenos de "seguridad nacional".

Sin embargo, la tasa propuesta, que afectaría más severamente a los productores alemanes, haciendo que algunas de sus exportaciones no sean rentables en el mercado estadounidense, no se ha descartado. Sigue siendo una amenaza pendiente de las negociaciones, que se impondrá si Washington considera que la UE se ha salido de la línea.

Después de narrar el curso de sus "discusiones" con Juncker, Trump volvió a su tema central. "Se han aprovechado de nuestro país prácticamente todos los países con los que tenemos negocios y no vamos a dejar que eso suceda", declaró.

En otras observaciones sobre el problema tarifario, Trump señaló uno de los temas subyacentes clave: el esfuerzo calculado para interrumpir las cadenas de suministro mundiales existentes a fin de llevar la manufactura a los EE. UU. "Lo que va a suceder", dijo, "es que las empresas comenzarán a regresar a los Estados Unidos... ese es el sueño... Y el producto comenzará a fabricarse aquí".

Esta doctrina económica nacionalista reaccionaria está inexorablemente conectada con el impulso militarista del imperialismo estadounidense. Como dejaron en claro los halcones anti-China más estridentes dentro de la administración Trump, el asesor económico de la Casa Blanca Peter Navarro y el representante comercial de Estados Unidos Robert Lighthizer, la cuestión clave no son los déficits comerciales como tales. Su principal preocupación es evitar que China desarrolle su base industrial y tecnológica, no sea que esto amenace la hegemonía económica de los Estados Unidos y, en última instancia, su supremacía militar.

Sin embargo, nadie debería trabajar bajo la ilusión de que estas concepciones han surgido simplemente de las mentes enfebrecidas de Trump y sus principales asesores económicos. Son ampliamente compartidos dentro del establishment político, incluso por el Partido Demócrata y los sindicatos.

Además, las inquietudes sobre el impacto de la producción globalizada sobre la "seguridad nacional" de EUA, es decir, su capacidad de hacer la guerra, se plantearon hace más de una década. Se articularon en el informe titulado "Globalización y sus descontentos" publicado en el New York Times el 29 de mayo de 2008. El artículo fue escrito por el secretario de estado y asesor de seguridad nacional del presidente Nixon, Henry Kissinger, un antiguo estratega del imperialismo estadounidense y el instigador de algunos de sus crímenes más sangrientos.

Pidió a la administración que establezca una comisión al más alto nivel "para estudiar qué constituye una base tecnológica e industrial estratégica indispensable de Estados Unidos y las medidas para preservarla".

Las declaraciones de Kissinger sirven para dejar en claro la importancia del hecho de que todas las medidas de guerra comercial de Trump han sido invocadas por motivos de "seguridad nacional". Esto a veces se ve simplemente como una justificación para las medidas proteccionistas. Pero tiene un significado histórico más profundo. A medida que las mareas del desarrollo económico se mueven en su contra, el imperialismo estadounidense está tratando de unir los recursos de una guerra para prepararse para el conflicto militar dirigido contra sus rivales, viejos y nuevos. Esta es una de las fuerzas impulsoras de las actuales medidas de guerra comercial.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de septiembre de 2018)