Gran coalición alemana apoya al jefe del servicio secreto que defendió a los neonazis

por Peter Schwarz
6 octubre 2018

Ante la abrumadora oposición popular, el gobierno de la gran coalición alemana anunció el domingo que mantendría a Hans-Georg Maaßen, el exjefe del servicio secreto, en el ministerio del interior. ¿La verdad de quién? Soberanía, desinformación y la victoria en la batalla de la verdad

Después de que miles de neonazis se amotinaran en la ciudad de Chemnitz, en el este de Alemania, el mes pasado, Maaßen defendió públicamente a los fascistas, disputando acusaciones bien documentadas de que los manifestantes atacaron a extranjeros.

En respuesta a una ola de rechazo popular, Maaßen fue destituido de su puesto como jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), y debía ser nombrado secretario de Estado en el ministerio del interior. Después de una amplia protesta pública por el ascenso de Maaßen, el gobierno anunció el domingo que Maaßen se mantendría en una posición de nivel inferior, como asesor especial en asuntos europeos e internacionales en el Ministerio del Interior, y continuará recibiendo su salario actual.

Los líderes de los partidos de la gran coalición se apresuraron a defender su apoyo a Maaßen. La canciller Angela Merkel (Unión Demócrata Cristiana, CDU) afirmó que lamentaba “no haber prestado suficiente atención a ... cómo se sentiría justificadamente la gente cuando escuche sobre un ascenso”. Por lo tanto, el tema tenía que ser reevaluado, ella agregó. El nuevo resultado fue “muy justo y explicable”.

El líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Andrea Nahles, declaró: “Hemos encontrado una solución. Es una buena señal de que la coalición puede tomar en serio la crítica pública y corregirse”. El secretario general del SPD, Lars Klingbeil, dijo que era bueno que la decisión original hubiera sido alterada. Si el ministro del Interior Horst Seehofer (Unión Social Cristiana, CSU) quiere mantener a Maaßen en su círculo de asesores, esa es su decisión, agregó.

De hecho, la decisión de mantener a Maaßen en el ministerio del interior envía un mensaje claro a la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y a todos sus partidarios en el aparato estatal de que gozan del apoyo total de la gran coalición.

Normalmente, un alto funcionario que desafiara abiertamente a su propio gobierno y se alineara explícitamente con las fuerzas de extrema derecha sería inmediatamente enviado a la jubilación anticipada. Esto le ha sucedido a docenas de altos funcionarios, incluidos varios presidentes del BfV.

Pero la gran coalición no quiere separarse de Maaßen bajo ninguna circunstancia. Mientras más apoyo pierde la gran coalición en las urnas, más se basa en los elementos de la policía y el aparato de seguridad que admiran a Maaßen por su apoyo a las políticas autoritarias y xenófobas de la AfD, y el odio por todo lo que describen como “izquierda”.

Un ejemplo típico de estas fuerzas es el líder de la Unión de la Policía Alemana, Rainer Wendt, quien defendió a Maaßen hace dos semanas contra lo que él llamó “fuerzas de izquierda”. “Uno debe darse cuenta de que realmente necesitamos todas nuestras fuerzas para combatir el extremismo motivado política o religiosamente de cualquier clase y no tenemos nada mejor que hacer que debilitar al presidente del BfV en estos debates, el absurdo difícilmente podría ser mayor”, escribió Wendt.

Wendt luego atacó a los partidos de la gran coalición, utilizando la jerga de un régimen autoritario. En lugar de fortalecer los servicios de inteligencia, escribió, “los partidos están obsesionados con sus propios asuntos políticos y descuidan esta tarea, participando en simbólicas conversaciones de reemplazo y ruidosas contiendas de gritos”.

Maaßen es solo la punta del iceberg y sus posiciones de extrema derecha se conocen desde hace tiempo. En 2002, bajo el mando del ministro del Interior, Otto Schily (SPD), Maaßen se aseguró de que Murat Kurnaz, que pasó la infancia en Bremen y estuvo detenido en el campo de prisioneros estadounidense en Guantánamo sin cargos, no pudo regresar a Alemania. Estuvo cuatro años más detenido sin que se lo acusara de ningún delito.

Como funcionario del Ministerio del Interior y presidente del BfV desde 2012, Maaßen participó activamente en el encubrimiento del papel de los agentes de inteligencia en la célula terrorista NSU de extrema derecha y en la organización del intercambio ilegal de datos con la NSA estadounidense.

Poco antes de los acontecimientos de Chemnitz, se publicó el informe del servicio secreto 2017, del que Maaßen era responsable. El AfD y las figuras y organizaciones de extrema derecha alineadas con este (Björn Höcke, Götz Kubitschek, Jürgen Elsässer, Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente/Pegida) no fueron nombrados como extremistas en el informe. Por el contrario, los críticos del capitalismo, del nacionalismo y del AfD fueron denunciados como “extremistas de izquierda”. El Sozialistische Gleichheitspartei (SGP) en particular fue identificado como un “objeto de vigilancia” y un “partido extremista de izquierda”, aunque el BfV no aportó pruebas de violaciones de la ley ni de actos de violencia.

Aunque este informe muestra dónde el BfV y Maassen realmente se sostienen políticamente, ni un solo diputado de ninguno de los partidos representados en el parlamento protestó en contra. Por la misma razón, ahora celebran que el continuo empleo de este simpatizante de AfD en el Ministerio del Interior sea un éxito.

Sin embargo, lo que está en juego no es simplemente una decisión personal de Seehofer, como lo tendría Klingbeil, secretario general del SPD, o un intento de Seehofer de volver a Merkel al final de su carrera política, como afirman muchos medios de comunicación. Fundamentalmente, la gran coalición se basa cada vez más en las fuerzas autoritarias en el aparato estatal encarnadas por Maaßen. Esta es la razón por la que el líder del SPD, Andrea Nahles, inicialmente no tuvo problemas para aceptar el ascenso de Maaßen.

Bajo condiciones de crecientes tensiones internacionales, particularmente con Estados Unidos, una escalada de la guerra comercial y la ruptura de la Unión Europea, la élite gobernante está planeando una escalada del militarismo y la austeridad social que no pueden imponer mediante formas democráticas de gobierno. Al igual que al final de la República de Weimar, dependen cada vez más de las fuerzas autoritarias del aparato estatal y de elementos de extrema derecha como el AfD.

El líder del SPD Nahles dejó esto en claro en una carta a los miembros del partido. Ella justificó su continuo apoyo a la gran coalición y a Maaßen declarando: “Europa se enfrenta a una prueba crucial, se avecina una guerra comercial con los EUA, la situación en Siria requiere todos nuestros esfuerzos diplomáticos. Por lo tanto, es importante que el SPD mantenga un gobierno federal que funcione”.

El “gobierno federal que funcione” de Nahles, que según las últimas encuestas es respaldado por solo el 43 por ciento de los votantes, 10 puntos porcentuales menos que en las últimas elecciones, es —como lo demuestra el caso Maaßen— un caldo de cultivo para las fuerzas más derechistas y más reaccionarias.

Esta conspiración de la derecha es clara para cualquiera. El problema ahora es armar políticamente una oposición generalizada entre los trabajadores y los jóvenes. Por lo tanto, el SGP vuelve a publicar sus exigencias para el fin de la gran coalición y la convocatoria de nuevas elecciones. Estas elecciones deben convertirse en el punto de partida para una amplia movilización de la clase trabajadora basada en un programa socialista e internacionalista. Esta es la única manera de detener la conspiración de la derecha, que cuenta con el apoyo de todos los partidos en el parlamento y grandes sectores de la burguesía europea. Nuestras exigencias son:

• ¡Paren la conspiración de la gran coalición, el aparato estatal y los extremistas de derecha!

• ¡No más guerra! ¡Detengan el regreso de Alemania a una gran política de potencia militarista!

• ¡La disolución del servicio secreto, y un alto inmediato a la vigilancia del SGP y otras organizaciones de la izquierda!

• ¡Defiendan el derecho de asilo! ¡No a la militarización del Estado y la vigilancia!

• Terminar con la pobreza y la explotación, ¡por la igualdad social! Los súper ricos, los bancos y las corporaciones deben ser expropiados y puestos bajo control democrático.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de septiembre de 2018)