El vicepresidente de Estados Unidos emite diatriba belicosa contra China

por Bill Van Auken
6 octubre 2018

El vicepresidente de los EUA, Mike Pence, lanzo el jueves una abrasadora diatriba contra China, diseñada para aumentar las tensiones económicas y militares ya intensas que han provocado una creciente guerra comercial y enfrentamientos cada vez más peligrosos entre las fuerzas estadounidenses y chinas en el Mar de China Meridional.

El discurso se produjo en medio de informaciones de que el Pentágono se está preparando para lanzar una serie masiva y provocativa de ejercicios militares centrados en el Mar de China Meridional y el Estrecho de Taiwán el próximo mes como un desafío directo a China.

La CNN citó fuentes militares diciendo que el Pentágono estaba planeando una “demostración de fuerza global como advertencia a China y para demostrar que Estados Unidos está preparado para disuadir y contrarrestar sus acciones militares”.

Según indica la noticia de la CNN, una concentración sin precedentes de las fuerzas militares de los EUA se desplegaría en ejercicios consecutivos organizados en el transcurso de una semana. Los buques de guerra estadounidenses, los aviones de combate y las tropas terrestres serían movilizados para la operación.

Mientras que los oficiales militares reconocieron que Beijing ve incluso ejercicios mucho más pequeños en la región como provocaciones y que hay “preocupaciones sobre las reacciones de China”, el Pentágono no tiene “ninguna intención de entrar en combate con los chinos”.

Por supuesto, tal declaración de intenciones pretendidas es en sí misma un reconocimiento de que el imperialismo estadounidense está arriesgándose precisamente a eso: a una confrontación militar entre dos grandes potencias con armas nucleares.

El tabloide estatal de China, Global Times, emitió una respuesta siniestra al informe de los ejercicios planeados: “A medida que Estados Unidos continúa provocando, enfrentará reacciones más fuertes por parte del EPL [Ejército Popular de Liberación], y las naves de guerra de ambas partes se acercaran más a la situación de confrontación. Si eso sucede, las relaciones estratégicas entre China y los Estados Unidos y la paz en Asia-Pacífico estarán en manos de pilotos, comandantes de barcos e incluso ingenieros en jefe. La paz y la estabilidad podrían estar al borde del colapso en algún momento. Si Washington quiere jugar de esta manera, China tendrá que responder en consecuencia”.

El discurso de Pence sirvió para proporcionar una justificación reaccionaria y duplicada de los planes de Washington para la escalada militar.

Al expandir la provocativa acusación hecha por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la semana pasada de que Beijing estaba interfiriendo en las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, Pence afirmó que China está “persiguiendo una campaña integral y coordinada para socavar el apoyo al presidente, nuestra agenda, y los ideales más preciados de nuestra nación”.

Pronunció el discurso ante el grupo de expertos de derecha de Washington DC, el Hudson Institute. Fundado por el exestratega de Rand Corporation, Herman Kahn, conocido por su defensa de una guerra nuclear “que se puede ganar” y supuestamente la inspiración en la vida real del personaje de la película Dr. Strangelove, el instituto siempre ha defendido una postura militar agresiva contra China.

Combinando el anticomunismo crudo, el nacionalismo económico y las amenazas militares absolutas, el discurso de Pence no se parecía en nada al tipo de diatriba de los republicanos macartistas en pleno apogeo de la Guerra Fría.

Pence acusó a China de “agresión” militar, citó un incidente el domingo pasado en el que el USS Decatur, un destructor de misiles guiados, navegó deliberadamente dentro de las 12 millas náuticas del territorio reclamado por los chinos en el Mar de China Meridional como parte de la llamada operación “libertad de navegación”. Fue confrontado por un destructor chino, con los dos buques que se encontraban a una distancia peligrosa de 45 pies el uno del otro.

“A pesar de ese hostigamiento imprudente, la Marina de los Estados Unidos continuará volando, navegando y operando donde el derecho internacional lo permita y nuestros intereses nacionales lo exijan”, declaró Pence. “No nos dejaremos intimidar; no nos detendremos”. De hecho, como indica la noticia de la CNN, Washington está preparando provocaciones mucho más masivas y peligrosas.

“China ahora gasta tanto en su ejército como el resto de Asia junta, y Beijing ha priorizado las capacidades para erosionar las ventajas militares de Estados Unidos, en tierra, mar, aire y espacio”, dijo Pence.

Por supuesto, el vicepresidente estadounidense no mencionó que los gastos militares de Beijing equivalen a apenas un tercio de la cantidad asignada por Washington.

“China ha iniciado un esfuerzo sin precedentes para influir en la opinión pública estadounidense, las elecciones de 2018 y el entorno que conduce a las elecciones presidenciales de 2020”, dijo Pence. “Para decirlo sin rodeos, el liderazgo del presidente Trump está funcionando, y China quiere un presidente estadounidense diferente. China está entrometiéndose en la democracia de Estados Unidos”.

“Con ese fin, Beijing ha movilizado a actores encubiertos, grupos del frente y medios de propaganda para cambiar la percepción de los estadounidenses sobre las políticas chinas”, agregó el vicepresidente.

Los intentos de Pence por justificar estos cargos alternaron entre ridículos y siniestros. El Anexo A fue un suplemento pagado de cuatro páginas sacado por el gobierno chino, e identificado como tal, en el Registro de Des Moines, descrito por el vicepresidente como “el documento de registro en el estado de origen de nuestro Embajador en China, y un estado fundamental en 2018”. Aunque consistía en gran parte de artículos inocuos sobre “Los días de diversión de Xi en Iowa” y Kung Fu, el suplemento incluía un solo artículo que sugería que las tarifas impuestas por la administración de Trump a productos chinos por un valor de $250 mil millones y la amenaza para doblarlos dañará los intereses económicos de las personas en ambos países.

Citada por Pence como una medida de la amenazadora influencia china, fue la alteración digital de un remake abismal de 2012 de la igualmente maliciosa y reaccionaria chapuza de 1984, “Red Dawn”, para cambiar a los villanos que invaden a los norcoreanos en lugar de a los chinos, haciendo que la película sea comercializable en China.

Pence también, sin embargo, apuntó a los más de 300.000 estudiantes chinos que estudian en las organizaciones estudiantiles de Estados Unidos y China como posibles “frentes” para ser contrarrestados mientras Washington pone a Estados Unidos en pie de guerra contra China y su amenaza al dominio económico de Estados Unidos.

Las amenazas y el acoso estuvieron salpicados de hipócritas expresiones de preocupación por los derechos humanos en China y los cargos de que el gobernante Partido Comunista de China está llevando a cabo un virtual pogromo contra los cristianos, “derribando cruces” y “quemando Biblias”.

Exigió que Google detuviera de inmediato el desarrollo de su buscador “Dragonfly” para el mercado chino porque facilitaría la “censura y comprometería la privacidad” de los usuarios, ignorando el hecho de que el gobierno de los EUA está involucrado precisamente en esos esfuerzos —con la plena complicidad de Google y otras empresas de tecnología.

Pence afirmó que un “miembro principal de nuestra comunidad de inteligencia” no identificado le había dicho que “lo que los rusos están haciendo palidece en comparación con lo que está haciendo China en todo el país”.

El comentario fue interpretado por algunas secciones de los medios de comunicación como un intento de la administración de Trump de desviarse de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la “injerencia” rusa en las elecciones estadounidenses y la posible complicidad por parte de la campaña de Trump.

El establishment gobernante de los EUA se ha desgarrado desde las elecciones de 2016 por un amargo conflicto entre esas capas, centrado en torno al Partido Demócrata y las secciones influyentes del aparato de inteligencia de los EUA, Oriente Medio y la gran masa de Eurasia, y aquellos que exigen que China, el principal rival económico del imperialismo estadounidense, sea el objetivo principal.

Significativamente, Pence enmarcó sus comentarios desde el principio dentro de los parámetros del documento “Estrategia de Seguridad Nacional” revelado por la administración Trump en diciembre pasado que hizo de la “competencia entre grandes potencias” y de contrarrestar los llamados “Estados revisionistas”, es decir, Rusia y China, el nuevo eje de la estrategia global de Estados Unidos, suplantando la llamada “guerra contra el terror”.

Se jactó del presupuesto de $716 mil millones del Pentágono, declarando: “Estamos modernizando nuestro arsenal nuclear, estamos desplegando y desarrollando nuevos cazas y bombarderos de vanguardia, estamos construyendo una nueva generación de portaaviones y buques de guerra, y estamos invirtiendo como nunca antes en nuestras Fuerzas Armadas. Esto incluye iniciar el proceso para establecer la Fuerza Espacial de los Estados Unidos para asegurar nuestro dominio continuo en el espacio...”.

El discurso de Pence y la revelación de que el Pentágono está preparando un conjunto sin precedentes de maniobras militares provocativas frente a las costas de China viene pocos días después de la declaración de la embajadora de Washington ante la OTAN, Kay Bailey Hutchison, de que Estados Unidos está preparado para “sacar” los misiles rusos, levantando el espectro de un ataque preventivo que podría desencadenar una guerra nuclear total.

La búsqueda subyacente de la guerra comercial por parte de Washington y su creciente amenaza de confrontación militar directa con las otras dos grandes potencias nucleares del mundo, Rusia y China, es un intento cada vez más desesperado del imperialismo estadounidense de revertir su largo declive económico desde su anterior posición de dominio mundial.

La imprudencia y la intimidación de Trump y Pence no son más que una expresión política de este factor inmensamente peligroso y desestabilizador en los asuntos mundiales, que se puede contrarrestar con éxito solo mediante la movilización internacional de la clase obrera contra la guerra y su causa principal, el anticuado sistema capitalista.

(Publicado originalmente en inglés el 5 de octubre de 2018)