Secuestro, violación y asesinato cometidos por agentes de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos

por Norisa Diaz y Meenakshi Jagadesan
19 noviembre 2018

Numerosos migrantes, en su mayoría mujeres y niñas, han sido víctimas de asesinato, intento de asesinato, secuestro o violación a manos de agentes de la Agencia de Aduanas y Patrulla Fronteriza (CBP, siglas en inglés). En los últimos cuatro años, al menos 10 casos, principalmente en la región del sur de Texas, han salido a la luz, mientras que hay indicios de que muchos más no se han descubierto.

Los agentes que llevaron a cabo estos horribles crímenes han sido descritos como “violentos”. Sin embargo, sus acciones reflejan una realidad más aterradora sobre el desprecio institucionalizado por la vida de los migrantes.

Ya sea la destrucción deliberada de los suministros de agua y otras formas de ayuda humanitaria dejada para los migrantes que atraviesan terrenos hostiles, o el abuso de inmigrantes en los centros de detención, las acciones de la Patrulla Fronteriza son expresiones de la deshumanización de los inmigrantes que se ha vuelto rutinaria en su trabajo diario.

En un informe publicado a principios de esta semana, el New York Times entrevistó a tres mujeres hondureñas que fueron agredidas, violadas, secuestradas y, en dos casos, asesinadas después de su encuentro con un agente de la Patrulla Fronteriza. Sus horrendas experiencias y las acciones sádicas de agentes de la CBP han salido a la luz solo años más tarde en los procesos judiciales presentados por las víctimas.

Las víctimas entrevistadas para el informe eligieron ser identificadas solo por sus iniciales. J.E., ahora de 18 años, tenía 14 años en ese momento. Se dirigía al Río Grande en su camino desde Honduras para reunirse con sus padres, que ya se encontraban en los Estados Unidos. En el camino, conoció y unió fuerzas con una amiga adolescente y la madre de la amiga, que también eran de la misma región. Las tres planeaban entregarse a la Patrulla Fronteriza y solicitar asilo en los Estados Unidos.

Poco después de cruzar la frontera, vieron a un agente de la Patrulla Fronteriza y se rindieron de inmediato. El agente, Esteban Manzanares, las amontonó en su vehículo. Pero en lugar de llevarlas para su procesamiento, llevó a las niñas y a la joven a un área boscosa aislada a 16 millas de la ciudad fronteriza de McAllen, Texas. Luego procedió a agredir a la amiga de J.E y atacarla brutalmente tanto a ella como a la madre de su amiga, “torciéndoles el cuello y cortándoles las muñecas”.

Dejando para morir a la madre y a la hija a en el desierto, Manzanares condujo a J.E. a otra zona, la ató a un árbol y le puso cinta adhesiva en la boca antes de ir a buscarla horas después que terminara su turno.

Manzanares luego condujo a J.E. a su apartamento, donde usó cordones para atarle las manos y los pies a la cama. Tomó fotos de ella desnuda y la agredió sexualmente varias veces mientras ella permanecía atada a una litera en un dormitorio.

“Se comportó como si lo hubiera hecho antes ... En ese momento, sentí que mi vida había terminado”, recordó J.E.

Manzanares se habría salido con la suya con el intento de asesinatos, si un oficial de CBP no hubiera sabido de lo ocurrido con la amiga de J.E. y la madre de su amiga. Cuando se les preguntó quién les había hecho esto, la madre le dijo al agente que era un hombre “vestido como tú”.

Los agentes del FBI y la policía de la Misión trabajaron para identificar al agente y se presentaron en el apartamento de Manzanares poco después de la 1 de la madrugada, cuando J.E. todavía estaba atada a la cama.

Manzanares se disparó y se suicidó al darse cuenta que había oficiales en la puerta. Los funcionarios encontraron una nota suicida de dos páginas de Manzanares que explicaba que lo habían molestado desde que regresó de su despliegue en Afganistán. “Soy un monstruo”, escribió.

El artículo del Times reprende al CBP por no tomar medidas más exhaustivas para verificar el trabajo y el estado mental de los oficiales, lo que hace que “sea más fácil que los agentes con problemas pasen inadvertidos”.

Sin embargo, el periódico ignora cuestiones más fundamentales, incluido el hecho que la tarea de cazar y enjaular a hombres, mujeres y niños desesperados tiende a atraer a personas de derecha y a retrasados mentales, y deshumaniza la psique de quienes no están lisiados cuando se inscriben. Y el hecho que las administraciones estadounidenses, tanto republicanas como demócratas, durante las últimas décadas han militarizado sistemáticamente la frontera y convertido las zonas fronterizas en trampas de muerte para miles de trabajadores pobres que huyen de la muerte y la violencia en países devastados por la explotación e intervención imperialista estadounidense.

Esto incluye tanto a la administración de Bill Clinton en la década de 1990 como a la administración de Obama, la última de las cuales deportó a muchos más inmigrantes que cualquier gobierno anterior de los Estados Unidos, y cuyos ataques a los inmigrantes allanaron el camino para las políticas fascistas de Trump.

No es sorprendente que otros varios delitos violentos que involucran a agentes de la CBP hayan comenzado a salir a la luz en los últimos días.

En abril, Ronald Anthony Burgos Avilés, de 29 años, un agente un sector de Laredo de 116 condados, apuñaló y mató a su novia y su hijo de un año. En septiembre, otro agente del sector de Laredo, Juan David Ortiz, de 35 años, confesó después de ser atrapado por los investigadores que había asistido a una ola de asesinatos de 12 días, matando a cuatro personas que trabajaban como prostitutas y tratando de secuestrar a una quinta.

Estos casos de espantosa violencia se suman al abuso sistemático de los migrantes, especialmente de los niños migrantes, llevado a cabo por agentes de inmigración en varios centros de detención. Un informe de la Unión Americana de Libertades Civiles, ACLU publicado en mayo expuso abusos mentales, físicos y sexuales en centros de detención.

En los últimos años, las agencias encargadas de aplicar la ley de inmigración se han vuelto aún más poderosas, con mayor afluencia y recursos. La Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza, la matriz de la Patrulla Fronteriza, ahora es la organización más grande para la ejecución de la ley de los Estados Unidos, con más de 60.000 empleados y un presupuesto para el año fiscal 2018 de $16.4 mil millones de dólares. Los agentes tienen el sello oficial del presidente de los Estados Unidos, quien el año pasado dijo a una audiencia de la policía: “Por favor, no sean demasiado amables”.

La cultura de la violencia no se limita a la CBP o sus agentes. El trato a los inmigrantes está muy relacionado con la violencia brutal y los asesinatos de poblaciones civiles en el extranjero en el curso de las interminables guerras imperialistas.

No es solo el agente de protección fronteriza Manzanares quien encontró un monstruo dentro de sí mismo después de una temporada en Afganistán. El tirador de Thousand Oaks, Ian David Long, fue fuertemente condecorado por su servicio como ametralladora humana. Durante sus años de formación de los 18 a los 23 años, Long luchó en la operación conjunta más grande en Afganistán, en la provincia de Helmand.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de noviembre de 2018)