El aumento de la falta de vivienda: la realidad de la vida para los trabajadores en una economía estadounidense en “auge”

por Genevieve Leigh
21 diciembre 2018

En cualquier noche dada en los Estados Unidos, 553.000 personas no tienen un techo, según el Informe Anual de Evaluación de Personas sin Hogar (AHAR, todas las siglas en inglés) de 2018, publicado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) y enviado al Congreso el lunes.

AHAR 2017

El informe muestra que la falta de vivienda está en aumento por segundo año consecutivo. Subraya la dura realidad para amplios sectores de trabajadores en el país capitalista más rico y más avanzado del mundo, en lo que se describe habitualmente como una economía en "auge".

El informe arroja luz sobre muchos aspectos del empeoramiento de la crisis social en Estados Unidos. A continuación, se presentan algunos de sus hallazgos más esenciales:

• Alrededor de 36.000 de las personas sin hogar en una noche determinada en 2018 eran jóvenes no acompañados (definidos como personas menores de 25 años). De este subconjunto, casi el 90 por ciento tenía entre 18 y 24 años de edad. Poco más de la mitad de estos jóvenes no acompañados no tenían ningún refugio, una tasa mucho más alta que la de todas las personas sin hogar.

• La falta de vivienda disminuyó este año para todos los grupos raciales, excepto para las personas que se identificaron como blancas, que vieron un aumento del cuatro por ciento. Los blancos representaron el 54 por ciento de las personas sin hogar en general.

• La mitad de las personas sin hogar se encontraban en uno de estos cinco estados: California, Nueva York, Florida, Texas o Washington.

• En enero de 2018, 3.900 personas se alojaban en refugios específicamente reservados para personas desplazadas por desastres nacionales declarados por el presidente. Estas personas fueron desplazadas de las áreas afectadas por los huracanes Harvey, Irma, María y Nate, así como de las regiones afectadas por los incendios forestales en el occidente del país y otras tormentas o desastres naturales.

Estados con los mayores aumentos en familias con niños sin hogar (azul) y con las mayores disminuciones (verde)

Entre los principales factores que impulsan el aumento de las personas sin hogar está el aumento drástico de los costos de vivienda en las principales ciudades. Esto se ve agravado por la continuación del estancamiento salarial, a pesar de una tasa de desempleo oficial casi en mínimos récord.

Según el informe, más de la mitad de todas las personas sin hogar residían en una de las 50 ciudades más grandes del país. El aumento más notable tuvo lugar en el condado de King, Washington, que incluye Seattle, la sexta ciudad más cara de los Estados Unidos. Las tasas de desamparo allí aumentaron en un 4 por ciento.

En la ciudad de Nueva York, donde una pérdida crítica de viviendas asequibles está bien documentada, la falta de vivienda aumentó un 2,8 por ciento. El informe reveló que casi 3 de cada 10 personas en familias que vive sin hogar en los EUA lo hacen en Nueva York, el cual tiene un estimado de 52.070 personas en familias sin hogar.

El aumento de personas sin hogar en familias con niños aumentó en 12 estados entre 2017 y 2018. Los mayores aumentos se registraron en Connecticut, que experimentó un aumento del 44 por ciento (516 personas más en familias sin hogar con hijos), y Massachusetts, que registró un aumento de 17 por ciento (1.959 personas más).

Los resultados del informe de personas sin hogar de HUD son condenatorios y más aún cuando se consideran sus limitaciones significativas. En gran parte, los datos provienen de encuestas tomadas en un "momento dado", realizadas localmente y tienen casi un año de antigüedad. Este método de recopilación de datos involucra equipos de trabajadores del Gobierno que se hacen cargo de todos los que pueden encontrar viviendo afuera en una sola noche en enero.

Hombre sin hogar en la Ciudad de Nueva York. Crédito: usuario de Wikipedia Lujoma ny

Además, varias comunidades no participaron en absoluto en el conteo nacional de 2018, incluido San Francisco, que ha experimentado un inmenso aumento de personas sin hogar en los últimos años. Es probable que el número de personas sin hogar en los Estados Unidos sea mucho mayor al reportado.

A principios de este año, un informe de la Coalición Nacional de Viviendas para Personas con Bajos Ingresos reveló que no existe un solo lugar en EUA donde alguien que trabaje con un trabajo de salario mínimo a tiempo completo pueda permitirse alquilar un modesto apartamento de dos habitaciones. Una persona que trabaja 40 horas a la semana, 52 semanas al año, requeriría un salario de $26.87 por hora para poder pagar un apartamento de este tipo sin gastar más del 30 por ciento de sus ingresos. En la capital del país, Washington DC, donde el salario mínimo actual es de $13.25, uno tendría que ganar $34.48 por hora para pagar un modesto apartamento de dos habitaciones.

Estos dos informes tomados juntos destruyen la noción de que la demanda "radical" del Partido Demócrata por un salario mínimo de $15 por hora reduciría seriamente la crisis que enfrentan los trabajadores. El costo de una vivienda, el ataque a los salarios y a los puestos de trabajo a tiempo completo han llevado a cientos de miles de trabajadores a situaciones precarias, incluso a no tener hogar.

Tales condiciones son muy comunes en todas las industrias. Casi el 95 por ciento de los empleos creados durante la Administración de Obama fueron a tiempo parcial, por contrato, ocasionales o temporales. Esta oferta de trabajos irregulares, conocida como la economía gig o de trabajos esporádicos y cínicamente vendida a la generación más joven como trabajo "flexible", excluye seguros médicos y otros beneficios y, a menudo, no es confiable.

Se ha convertido en algo usual para los trabajadores mantener dos o tres empleos de medio tiempo para poder subsistir y mantener a sus familias. Solo el 39 por ciento de los estadounidenses dice que tiene suficientes ahorros para cubrir una visita a la sala de emergencias de $1.000 o la reparación de un automóvil.

Reporte “Fuera de Alcance”: Mapa de “el salario por hora que un hogar necesita (trabajando 40 horas por semana, 52 semanas al año) para costear un alquiler de mercado para un hogar de dos habitaciones sin tener que pagar más del 30 por ciento del ingreso”

Como ha documentado el World Socialist Web Site en el caso de la trabajadora de Amazon en Texas, Shannon Allen, quien ha estado viviendo en su automóvil durante meses después de haberse lesionado en el trabajo, decenas de miles de trabajadores viven a un salario de perder su vivienda, pese a estar empleados por algunas de las empresas más ricas del mundo.

Han surgido informes este año documentando el creciente número de profesores universitarios adjuntos, muchos de los cuales tienen un título de maestría o doctorado, que se ven obligados a vivir en sus automóviles. Denominados "trabajadores de comida rápida del mundo académico", se dice que una cuarta parte de estos trabajadores están inscritos en programas de asistencia social. Durante la ola de huelgas de maestros que estalló a principios de año en los Estados Unidos, miles de maestros hablaron sobre verse obligados por sus bajos salarios a tener segundos y terceros trabajos para llegar a fin de mes.

En la industria automotriz, las compañías han celebrado acuerdos especiales de "estructura de costos competitivos" con el sindicato automotor United Auto Workers (UAW), en virtud de los cuales los trabajadores "legados", con más experiencia, son expulsados de las plantas y reemplazados por trabajadores con salarios de segundo y tercer nivel, recibiendo tan poco como el salario mínimo de $9 en Michigan.

Estos trabajadores más jóvenes a menudo son contratados como empleados temporales de medio tiempo (TPT), sin derechos ni seguridad laboral. Pueden ser despedidos a voluntad. Se enfrentan a las condiciones de trabajo más brutales, como lo ejemplifica el caso de Jacoby Hennings, el trabajador de TPT de 21 años de edad que tenía empleos simultáneamente en dos plantas automotrices en Michigan y supuestamente se suicidó en el otoño de 2017 en la oficina sindical local del UAW, bajo circunstancias que aún no han sido explicadas. Su historia es representativa de toda una generación de trabajadores.

AHAR 2017

Las estadísticas sobre el aumento de la falta de vivienda son aún más significativas cuando se considera que no solo persistieron, sino que empeoraron en medio del supuesto "auge" de la economía estadounidense.

En la "recuperación financiera" presidida por el demócrata Barack Obama y continuada por Donald Trump, la clase dominante se ha enriquecido más que nunca. El promedio industrial Dow Jones, un índice bursátil, se ha triplicado desde 2009, apuntalado por una nueva burbuja financiera creada por los $4 trillones que la Reserva Federal ha transferido por medio de su programa de expansión cuantitativa. Según escribió el Financial Times a fines del tercer trimestre de este año: “Para los bancos grandes y diversificados de los Estados Unidos (Bank of America, Citigroup, JPMorgan Chase y Wells Fargo), la historia del tercer trimestre fue simple: cosechar los beneficios de una buena economía, contener gastos, pagar menos impuestos, recomprar acciones y ganar mucho dinero".

Estas vastas fortunas se hicieron a costas de la clase trabajadora, cuya experiencia desde la crisis de 2008 ha sido una pesadilla de proporciones inmensas. Tanto políticos demócratas como republicanos, a instancias de bancos y corporaciones, utilizaron el desplome de 2008 para crear las mejores condiciones posibles para los oligarcas financieros. Esto significó eviscerar los servicios sociales, precarizar el trabajo, aflojar las regulaciones sanitarias para centros laborales y el atacar el acceso a la salud y otras prestaciones.

La indiferencia y el desprecio de la clase dominante por la difícil situación de los trabajadores se ha puesto de manifiesto en la respuesta oficial al informe del HUD sobre las personas sin hogar. Pasó virtualmente sin ser mencionado por los dos partidos del gran empresariado y apenas fue reportado por la prensa corporativa.

A los ojos de los bancos y las corporaciones, los subempleados y desempleados crónicos no son vistos como refugiados económicos, sino como lo que Marx llamó el "ejército industrial de reserva”, disponible para proporcionar mano de obra para expansiones repentinas en la producción mientras mantiene bajos los salarios debido a sus situaciones precarias.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de diciembre de 2018)