Las potencias europeas condenan la retirada de Trump de Siria

por Johannes Stern
27 diciembre 2018

El retiro de las tropas estadounidenses en Siria anunciado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la posterior renuncia de su secretario de Defensa, James Mattis, han provocado una feroz respuesta de parte de los líderes europeos. Después del shock inicial, las élites gobernantes europeas reaccionaron en su contundente mayoría con demandas de una política exterior y de defensa europea más independiente. En Alemania, en particular, los principales políticos y los medios de comunicación están compitiendo unos contra otros con demandas de un rearme aún más rápido del ejército alemán (Bundeswehr) y el establecimiento de una fuerza militar europea.

La decisión de Trump evidentemente fue una completa sorpresa para los Gobiernos europeos. En sus declaraciones oficiales, condenaron la decisión e instaron a continuar la guerra contra el llamado Estado Islámico en Siria. "La decisión de la Casa Blanca es motivo de preocupación", se lee en una declaración oficial del Ministerio de Defensa alemán. El Estado Islámico estaba "bajo un control territorial, pero no había sido de ninguna manera derrotado". Uno espera que "los estadounidenses no se retiren de una manera demasiado apresurada, sino que sean conscientes de sus responsabilidades, no solo de sus propias tropas sino también de otras".

Una respuesta similar provino del ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas (Partido Socialdemócrata), quien hizo campaña por una mayor intervención militar y económica de Alemania en los países árabes durante su visita a Irak la semana pasada. "El abrupto cambio de rumbo del lado estadounidense fue sorprendente", y no solo para Alemania. Existe "el peligro de que las consecuencias de esta decisión perjudiquen la lucha contra el Estado Islámico y pongan en peligro los logros alcanzados". Este combate se decidirá "a largo plazo, militarmente y también con medios civiles: lograr la estabilidad requiere seguridad y el orden político, lo que puede continuar en el futuro".

Londres y París también condenaron los planes de Trump y anunciaron que continuarían su intervención militar en Siria. El jueves, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores francés declaró: “La lucha contra el terrorismo es una prioridad para Francia. La lucha contra la amenaza global de Daesh [Estado Islámico] está en curso y es un compromiso a largo plazo”. El ministro de Defensa británico, Tobias Ellwood, dijo que estaba "en desacuerdo" con la decisión de Trump. En Twitter, escribió que el Estado Islámico "se ha transformado en otras formas de extremismo y la amenaza está muy viva".

Hay varias razones detrás de la furiosa reacción europea a la orden de retiro de Trump. En primer lugar, las potencias europeas están enojadas porque la retirada de las tropas estadounidenses de Siria pone en peligro sus propios planes de guerra. A diferencia de la invasión de Irak en 2003 y la guerra de Libia en 2011, todas las principales potencias europeas fueron, desde el principio, parte de la ofensiva imperialista contra Siria. Apoyaron el objetivo de derrocar al régimen de Bashar al Asad y reemplazarlo con un régimen títere proccidental. En 2012, la oficina extranjera alemana, junto con el grupo de expertos alemán, SWP, y parte de la oposición siria, inició el proyecto "El día después" y publicó una "Visión para una orden posterior a Asad".

Ahora las potencias europeas temen la victoria completa de Asad y, en consecuencia, de sus los aliados de Damasco en Moscú y Teherán. "Asad y su Gobierno se están fortaleciendo por el hecho de que la milicia kurda o las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias, [...] se encuentran atrapadas", advirtió el director del SWP, Volker Perthes, en una entrevista en Deutschlandfunk. Tras un retiro de las fuerzas estadounidenses al norte de Siria, los aliados de Occidente entre los kurdos y árabes "tendrían que aceptar las condiciones de Damasco en gran medida. Es decir, la bandera de Damasco, el Estado sirio, pronto volverá a sobrevolar las provincias kurdas en el este".

Otra razón de la ira de las potencias europeas se deriva de consideraciones políticas internas. Al igual que la clase dominante en los Estados Unidos, los Gobiernos europeos han usado el disfraz de la "guerra contra el terrorismo" para restringir los derechos democráticos y establecer verdaderos Estados policiales. La intervención imperialista en Siria ha resultado en redes terroristas que sirvieron como pretexto para ataques de gran alcance contra los derechos democráticos. En condiciones de creciente oposición social y política en toda Europa, París, Londres y Berlín quieren intensificar esta campaña reaccionaria. La afirmación de Trump de que el Estado Islámico en Siria está "derrotado" socava estos planes.

A un nivel muy fundamental, la respuesta europea a los recientes desarrollos en Washington ha expuesto la profunda ruptura en las relaciones transatlánticas. "El daño va mucho más allá de Siria", escribe el tradicionalmente proestadounidense Die Welt. "¿Quién puede confiar en los Estados Unidos si se sacrifican aliados a largo plazo como los kurdos de la noche a la mañana? ¿Qué paz puede garantizar Estados Unidos? ¿A qué agresor puede disuadir?”.

Y el Süddeutsche Zeitung comenta: "Con el retiro de las tropas de Siria, el presidente de los Estados Unidos ha traicionado a sus aliados en todo el mundo". El diario concluye: “El pilar europeo debe consolidarse en la alianza con una energía enorme y mejoras en la capacidad de la política exterior europea para actuar. Eso requerirá mucho dinero y aún más voluntad política. Lo que tenemos 'es demasiado poco de ambos'”.

Los principales políticos encargados de la política exterior, tanto del Gobierno como de la oposición, exigen un mayor rearme militar. Jürgen Hardt, el portavoz de política exterior del grupo parlamentario de la Unión (Unión Demócrata Cristiana y Unión Social Cristiana), describió la "renuncia de Mattis" como "un punto de inflexión en la política exterior y de seguridad". Ahora hay que "seguir invirtiendo en el Bundeswehr" y "en este objetivo de dos por ciento para 2024"—es decir el aumento en el gasto militar de al menos 75 mil millones de euros al año "debe tomarse en serio"—. Añadió amenazadoramente que uno podría "aclarar al público en general que así es como debe ser".

Agnieszka Brugger, que forma parte de la comisión de defensa del Bundestag para el Partido Verde, también pidió una mayor intervención europea en Oriente Próximo. La retirada de Trump es "una sorpresa desagradable" que "causa un enorme caos en la política exterior". Cuando un reportero le preguntó: "¿Qué puede, qué debe hacer Europa? ¿Europa tiene una posibilidad de éxito? ¿La tiene Alemania?”, respondió:" La Unión Europea debería finalmente despertarse de su sueño y asumir un papel más activo en Siria". Uno no puede "esquivar este difícil debate".

Un reciente artículo de Jan Techau, jefe del Programa Europeo del Fondo Marshall Alemán de los Estados Unidos en Berlín, ilustra los planes megalómanos de la clase dominante que se discuten a espaldas de la población. Bajo el título "Capacidad estratégica y dolor mundial. La política exterior alemana hasta 2030”, exige que Alemania “reconozca su tamaño, poder y relevancia para Europa y la acepte con humildad. Tiene que asumir su papel de liderazgo".

Además: "Se debe comunicar a [Alemania] que el mantenimiento del orden conllevará un esfuerzo máximo y un costo enorme". Todo esto "tendría que ser explicado a la población, una y otra vez, por los políticos, incluso poniendo en riesgo sus mandatos... Y si eso no es popular, entonces los principales actores estatales tienen que arriesgar sus vidas políticas por ello. Lo mismo aplica para los recursos financieros y humanos de la Bundeswehr. El dos por ciento del gasto en defensa no es necesario para Trump, sino contra él, porque se supone que estas inversiones refuerzan exactamente el orden multilateral, basado en reglas, que quiere abolir".

El intento de Techau de retratar el resurgimiento del militarismo alemán como una especie de respuesta progresista a Trump es absolutamente hipócrita. Todos están conscientes de los crímenes monstruosos del imperialismo alemán en las dos guerras mundiales del siglo XX. En el transcurso de las últimas dos décadas, la clase dominante alemana ha participado activamente en las guerras ilegales de agresión de Estados Unidos y ahora está criticando esencialmente desde la derecha la política siria del multimillonario ultraderechista en la Casa Blanca. Solo hay una forma de detener este peligroso desarrollo: construir un movimiento internacional contra la guerra basado en la clase trabajadora y luchar por un programa socialista. Esto requiere la unificación revolucionaria de los trabajadores europeos y estadounidenses contra todas las facciones de la clase capitalista en Europa, los Estados Unidos y el mundo.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de diciembre de 2018)