Washington emite un ultimátum a Venezuela sobre la estratagema de "ayuda humanitaria"

por Bill Van Auken
8 febrero 2019

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, emitió un ultimátum al gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro el miércoles, exigiendo que abra sus fronteras a un plan orquestado por Estados Unidos para entregar "ayuda humanitaria". El objetivo de Washington es provocar una fisura dentro de las fuerzas armadas del país o establecer el escenario para una intervención militar dirigida por Estados Unidos.

"El pueblo venezolano necesita desesperadamente ayuda humanitaria", escribió Pompeo en Twitter. "Los Estados Unidos y otros países están tratando de ayudar, pero el ejército de #Venezuela, bajo las órdenes de Maduro, está bloqueando la ayuda con camiones y buques cisterna. El régimen de Maduro debe DEJAR QUE LA AYUDA LLEGUE AL PUEBLO HAMBRIENTO".

La repentina preocupación por el "pueblo hambriento" de Venezuela proviene de un gobierno de los Estados Unidos que ha trabajado sistemáticamente para estrangular a la economía venezolana, imponiendo un bloqueo financiero en agosto de 2017 y un embargo de petróleo la semana pasada. El objetivo del bloqueo es bloquear todas las ventas hacia y desde la empresa estatal de energía PDVSA, lo que amenaza al país con la pérdida de su fuente principal de divisas y su capacidad para importar alimentos y medicamentos.

La intención de Washington es inconfundible. Busca hacer morir de hambre a la población venezolana, hacer que el país sea ingobernable y llevar a cabo una operación de cambio de régimen para instalar un gobierno títere de derecha.

Para ese fin, el gobierno de los Estados Unidos patrocinó un golpe político lanzado el 23 de enero cuando Juan Guaidó se autoinvistió como "presidente interino", una maniobra realizada de antemano con la administración Trump. Washington reconoció de inmediato a Guaidó, un agente de la extrema derecha, del Partido Voluntad Popular, financiado por los Estados Unidos, que fue ascendido repentinamente a la presidencia de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, en la víspera del golpe. La administración Trump, al mismo tiempo, declaró al gobierno de Maduro "ilegítimo".

Los gobiernos de derecha de América Latina, junto con Canadá y las principales potencias europeas, han seguido su ejemplo en lo que equivale a una lucha criminal y depredadora por el control de las reservas de petróleo de Venezuela, la más grande de todos los países del planeta.

Guaidó y la derecha venezolana, trabajando en colaboración con la CIA y el Departamento de Estado, lanzaron una ruidosa campaña pública sobre la ayuda prometida por Washington ($20 millones), Canadá (US $40 millones) y la Unión Europea (US $5 millones), exigiendo la apertura de un "corredor humanitario" y declarando que los suministros están a punto de llegar a la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta y que deben introducirse en Venezuela bajo el control de la oposición de la derecha, sin obstáculos.

El objetivo principal de esta campaña de propaganda es el ejército venezolano, que constituye un pilar clave del gobierno de Maduro y, hasta el momento, no lo ha abandonado.

La cuenta de Twitter de la Asamblea Nacional liderada por Guaidó ha mantenido como su mensaje principal: “¡Ahora es el momento, soldado de la patria! ¿Vas a negar la ayuda humanitaria a tu madre?”

Guaidó, mientras tanto, tuiteó el miércoles que "en las próximas horas, daremos el alcance y las posibilidades de la ayuda humanitaria, a las Fuerzas Armadas Nacionales les digo: dejen entrar esta ayuda porque también es para sus familias".

La reacción del ejército venezolano a esta campaña ha sido bloquear el puente principal que une Cúcuta en Colombia con Urena en Venezuela, estacionar un camión cisterna y dos grandes contenedores en los tres carriles del puente.

La pretensión de que los camiones de comida y medicinas que se traen a la frontera colombiano-venezolana revertirán la profunda crisis económica y social que prevalece en Venezuela es absurda. La ayuda, cuando sea que llegue, es un caballo de Troya clásico, que se dirige no a aliviar el sufrimiento del pueblo venezolano sino a provocar un golpe militar o una confrontación armada.

Tanto la Cruz Roja como Caritas, el grupo de ayuda afiliado con la Iglesia católica, se han negado a participar en cualquier operación relacionada con el "corredor humanitario" de los Estados Unidos, citando sus principios de neutralidad e independencia.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Colombia y Brasil, los dos países que bordean Venezuela donde Estados Unidos ha propuesto abrir sus "corredores humanitarios", estuvieron en Washington el martes para conversar con Pompeo y el asesor de seguridad nacional John Bolton. Bolton apareció en una conferencia de prensa la semana pasada con una libreta con las palabras "5,000 tropas a Colombia" escritas en él.

Sin duda, la opción preferida de los EE UU es provocar una crisis social, económica y política en Venezuela de tal magnitud que los militares cambien de lealtad, derrocando a Maduro y alineando a un régimen títere de los EE UU. Sin embargo, al no lograr este resultado, como Trump ha declarado repetidamente, la opción de una intervención militar por los EE UU sigue "sobre la mesa".

El presidente de los Estados Unidos reiteró su reconocimiento del "gobierno legítimo" de Guaidó en su discurso del Estado de la Unión el martes, a los aplausos de los republicanos y los demócratas, cuyos líderes principales respaldan el intento de golpe de los Estados Unidos.

Mientras tanto, los medios corporativos estadounidenses se alinearon detrás de la operación de cambio de régimen de Washington en la misma manera que lo hicieron antes de las guerras de Estados Unidos en Irak, Libia y otros lugares. Siguiendo el ejemplo del Departamento de Estado, la Casa Blanca y la CIA, está transmitiendo informes sobre el hambre en Venezuela y pintando a Maduro como un villano por no haber abierto sus fronteras a la "ayuda" de Estados Unidos.

Maduro, quien encabeza un gobierno burgués que defiende la propiedad privada y los intereses del capital financiero nacional y extranjero, ha pedido al Papa que medie entre su gobierno y la oposición de derecha apoyada por Estados Unidos. Ha acogido con satisfacción la intervención de un "grupo de contacto" organizado por Uruguay y México, con la participación de Bolivia, Ecuador, Costa Rica y ocho miembros de la Unión Europea (España, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, Suecia y Reino Unido), que se reúne hoy en Montevideo para buscar una salida pacífica de la crisis.

Sin embargo, por su parte, la oposición de derecha liderada por Guaidó, por orden de Washington, rechazó cualquier "diálogo" o acuerdo negociado, exigiendo un cambio incondicional de régimen y contando con el poder de los Estados Unidos para lograrlo.

Detrás de esta intransigencia está la determinación del imperialismo estadounidense de afirmar su hegemonía sobre el país más rico en petróleo del mundo y hacer retroceder la influencia de China y Rusia, que tienen amplios lazos económicos y militares con Caracas.

La amenaza de que Venezuela se convierta en un punto crítico para una confrontación importante entre las potencias nucleares principales del mundo es real y creciente. El New York Times publicó un editorial el miércoles que generalmente apoya el derrocamiento del gobierno de Maduro, pero expresa el ansia que existe dentro de las secciones del establecimiento gobernante de Estados Unidos por la política extremadamente belicosa que se está llevando a cabo contra Venezuela.

"En parte, debido al apoyo total del gobierno de Trump al cambio de régimen, la crisis se ha convertido en una peligrosa lucha de poder global", advirtió el Times. "Eso es lo último que necesitan los venezolanos".

Citando los lazos entre Caracas, Moscú y Pekín, el Times afirma que "Es de interés estadounidense y occidental liberar a Venezuela de esas alianzas impías a través de negociaciones entre los partidarios del Sr. Guaidó y el Sr. Maduro".

¿Y en el caso que no sucedan tales negociaciones? Claramente, existe una amplia razón para preocuparse dentro de las capas dominantes sobre otra guerra de Estados Unidos por el cambio de régimen, dado el pésimo y sangriento fracaso de tales aventuras militares anteriores en Irak y Libia para lograr ganancias tangibles para los intereses imperialistas de Estados Unidos. Pero al final, la clase dominante estadounidense en su conjunto esta embarcando un curso en Venezuela que solo puede producir un baño de sangre y la imposición del tipo de dictadura que fue llevada al poder por la CIA y el Pentágono en Chile, Argentina y otros lugares en América Latina en los años sesenta y setenta, combinado con la amenaza de una guerra mucho más amplia.

La clase obrera en los Estados Unidos, Europa e internacionalmente debe rechazar las pretensiones "humanitarias" y "democráticas" tanto de Washington como de las potencias europeas con desprecio y unirse con la clase obrera de Venezuela y América Latina en general en una lucha contra la intervención imperialista y el capitalismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de febrero de 2019)