Nuevo estudio documenta más de 1.600 muertes en asedio estadounidense de Raqqa en Siria

por Bill Van Auken
27 abril 2019

Los ataques aéreos y bombardeos con artillería estadounidenses de la ciudad siria de Raqqa entre junio y octubre de 2017 se cobraron la vida de al menos 1.600 civiles, según un nuevo informe comprensivo publicado conjuntamente por el grupo de derechos humanos Amnistía Internacional y la organización de monitoreo de conflictos Airwars.

El número real de muertes es, sin duda, mucho más alto: los informes de los residentes de Raqqa lo sitúan en más de 3.000. La cifra de 1.600 proporcionada por Amnistía y Airwars se basa en una amplia evidencia que corrobora cada muerte, como el nombramiento de 1.000 de las víctimas y la verificación por parte de Amnistía de las muertes de 641 de estas víctimas que fueron nombradas durante dos meses de investigación y entrevistas en el terreno en Raqqa.

Imagen de Raqqa, cortesía de Amnistía Internacional

Hasta el momento, la "coalición" liderada por Estados Unidos que ha llevado a cabo la guerra de casi cinco años en Irak y Siria en nombre de combatir el Estado Islámico (EI) ha admitido haber matado a solo 159 civiles en el asedio de cuatro meses de Raqqa: menos de una décima parte del número de muertes verificadas por el nuevo informe.

La figura del Pentágono es ridícula. La ciudad fue sometida a un incesante bombardeo que dejó al menos 11.218 edificios destruidos, más del 70 por ciento de la ciudad en ruinas. El Estado Islámico y más decisivamente la campaña de bombardeos de Estados Unidos, cortaron las rutas de escape para los civiles que intentan huir de la carnicería.

La campaña rememora la infame declaración de un oficial estadounidense de la Guerra de Vietnam de que "se hizo necesario destruir la ciudad para salvarla". En este caso, sin embargo, era una ciudad habitada desde la remota antigüedad, con una población de más de 220.000 antes del inicio de la guerra orquestada por Estados Unidos para un cambio de régimen en Siria.

Además de las decenas de miles de municiones lanzadas en Raqqa por aviones de combate estadounidenses y aliados, el informe cita como presume un oficial militar estadounidense de que las unidades de infantería del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos dispararon unas 30.000 tandas de artillería a la ciudad durante el asedio, el equivalente a un ataque cada seis minutos en el transcurso de cuatro meses consecutivos. Las rondas disparadas por los obuses de 155 mm de los marines en los barrios urbanos de Raqqa tienen un margen de error de focalización de 100 metros, aproximadamente la longitud de un campo de fútbol americano. El uso de un arma tan indiscriminada en una ciudad poblada constituye un crimen de guerra.

El informe incluye un sitio web interactivo Retórica versus realidad: cómo la 'campaña aérea más precisa de la historia' dejó a Raqqa como la ciudad más destruida en los tiempos modernos, proporcionando fotografías, videos, vistas de 360 grados de la devastación, imágenes satelitales y testimonios desgarradores de los civiles que sobrevivieron al bombardeo estadounidense.

El informe cita a Munira Hashish, cuya familia vivía en Dara’iya, un barrio de bajos ingresos en el oeste de Raqqa. Mientras la familia hizo intentos repetidos de huir de la ciudad, perdió a 18 miembros durante un período de dos semanas en agosto de 2017. Nueve de ellos murieron en un ataque aéreo de la coalición, siete murieron tratando de huir por un camino que había sido minado por el EI dos más murieron en un ataque de mortero por parte de las tropas de EUA de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias.

“Los que se quedaron murieron y los que intentaron huir murieron No podíamos costear contrabandistas; Estábamos atrapados", dijo Munira Hashish.

Lo que quedaba de la familia, dijo, logró escapar "caminando sobre la sangre de los que explotaron mientras intentaban huir delante de nosotros".

Ayat Mohammed Jasem habló de un ataque aéreo del 25 de septiembre de 2017 que destruyó un edificio residencial de cinco pisos y mató a 32 civiles, entre ellos 20 niños y prácticamente a toda su familia.

"Los aviones estaban bombardeando y los cohetes caían las 24 horas del día", dijo. “Vi a mi hijo morir, quemado en los escombros frente a mí. He perdido a todos los que me eran queridos. Mis cuatro hijos, mi esposo, mi madre, mi hermana, toda mi familia. ¿No era el objetivo liberar a los civiles? Se suponía que nos iban a salvar, a salvar a nuestros hijos".

Taha Mohammed Othman relató que llegó a la escena de un ataque aéreo el 28 de junio de 2017 que destruyó el edificio de apartamentos de su familia, donde intentaron esconderse en el sótano de los incansables bombardeos:

"Lo primero que vi cuando fui al edificio derrumbado fue a mi hermano, Mohammed Mahmoud Othman [50]. Él estaba muerto. Entonces vi a su hijo Mahmoud, de 17 años, atrapado bajo un pilar. Lo intentamos, pero no pudimos quitarle la columna. Entonces vi a su hermano Anas, de 12 años, que estaba muerto. No podía ver a su hermana Amal, de 13 años, pero podía escucharla. La esposa de mi hermano, Fátima, también estaba allí. No la vi, pero luego sacamos su cuerpo y la enterramos.

En el atestado barrio de Raqqa, en el centro de Harat al-Badu, Mohammed contó a los investigadores de Amnistía cómo un ataque aéreo del 3 de octubre de 2017 aniquiló a toda su familia. El ataque se produjo en los últimos días del asedio, después de que el ejército de los EUA y las Fuerzas Democráticas Sirias ya hubieran llegado a un acuerdo con el EI, permitiendo que 4.000 de sus combatientes y familiares huyeran de la ciudad. Mohammed perdió a su esposa Aya y a sus dos hijas pequeñas, así como a su padre y su madre, a su hermana, a su esposo y a sus cuatro hijos.

"Estuve con mi familia menos de dos horas antes del bombardeo", dijo. “Todos nos estábamos refugiando en el mismo apartamento, pero me fui para ayudar a un vecino herido. Alrededor de las 10.30, otros vecinos vinieron a informarme que mi familia había sido asesinada. Corrí al edificio y lo encontré colapsado. Casi todos estaban muertos; solo mi hermano seguía vivo, la explosión lo había arrojado al otro lado de la carretera.

“Mis vecinos y yo cavamos en los escombros con nuestras propias manos. No teníamos herramientas. Encontré los cuerpos de mis hijas: Rimas y Kafah. Kafah tenía solo 11 días de edad. Los enterré en una casa cercana. Mi hermano quedó paralizado. Ha pasado un año, pero no he podido conseguirle una silla de ruedas. He preguntado a muchas organizaciones, pero ninguna ha ayudado. Mi hermano permanece confinado en la cama.

Ahmad, un residente del barrio Darai’ya de Raqqa, describió el terror de un bombardeo de artillería de Estados Unidos el 10 de junio de 2017:

“El primer proyectil de artillería aterrizó justo detrás de la casa donde estaba. Instintivamente, hui por la carretera hacia la casa de otro pariente, pero el siguiente proyectil golpeó esa casa, matando a Mahmoud y su nieto; más proyectiles impactaron otras casas cercanas. Una mató a dos mujeres y dos niños; otro mató a Ibrahim, a su hijo pequeño y a su amigo Rahmoun; otro mató a Hisham, y otro todavía mató a las hijas de Hsein Kenjo. Todo sucedió en el espacio de unos pocos minutos. Los obuses uno tras otro. Era indescriptible, era como el fin del mundo: el ruido, la gente gritando. Si vivo 100 años no olvidaré esta carnicería".

Entre los sobrevivientes de este ataque se encontraba Fatima Hussein Ahmad, de 11 años, quien describió cómo perdió a su madre, Aziza, y a sus tres hermanas menores en la lluvia de artillería esa mañana. "Fui arrojada allí por la explosión", dijo a Amnistía Internacional. Perdió su pierna derecha y su pierna izquierda resultó gravemente herida y todavía no puede pararse con ella, casi dos años después. Utiliza una silla de ruedas donada por una ONG para desplazarse y su único deseo es ir a la escuela, un deseo que se niega a la mayoría de los niños de Raqqa, con la mayoría de las escuelas de la ciudad destruidas.

Un portavoz de la "coalición" liderada por Estados Unidos insistió en que el testimonio de los sobrevivientes del ataque "no es creíble" y que "no hay pruebas suficientes para determinar que los civiles resultaron heridos en este ataque".

Un mes más tarde, el 16 de julio de 2017, se produjo otro ataque de artillería igualmente horrible en el mismo vecindario, que mató a cinco mujeres, seis niños y un hombre, con la víctima más joven de siete meses y la mayor de 55 años. Un hombre que perdió a su esposa y tres hijas en el ataque, junto con otros dos niños, de seis y 10 años que sufrieron heridas terribles, dijeron a Amnistía que no había forma de escapar del bombardeo.

"Con el debido respeto, ¿cómo sabían a quién mataban? Ni siquiera conocen nuestro vecindario o las personas que atacaron y mataron", dijo.

Amnistía y Airwars hicieron un llamado al Pentágono y su "coalición" anti-EI a "poner fin a su negación sobre la impactante cifra de muertes civiles y destrucción causadas por su ofensiva en Raqqa". Pidieron “transparencia” y "un mecanismo independiente e imparcial para investigar todos los informes de daños a civiles, incluidas las violaciones del derecho internacional humanitario, y hacer públicos los resultados".

Resulta evidente que estas apelaciones caerán en oídos sordos. Los encubrimientos y las mentiras sobre lo que el ex secretario de Defensa de Estados Unidos, el general James Mattis, describió como una guerra de "aniquilación" van mucho más allá de Raqqa. En Mosul, que una vez fue una ciudad de dos millones en Irak, la devastación fue igual, si no mayor, con una estimación de la inteligencia kurda-iraquí de que el número de víctimas civiles alcanza 40.000.

Las mentiras se extienden no solo a la escala de la carnicería desatada por el imperialismo estadounidense en su última guerra en Oriente Próximo, sino también a su propósito. El objetivo estratégico de Washington nunca ha sido el de "aniquilar al EI”, en sí el producto de la invasión y ocupación estadounidenses de Irak en 2003, seguido por la utilización de los combatientes islamistas por parte de Washington en las guerras de cambio de régimen en Libia y Siria.

En lugar de luchar contra el "terrorismo", los objetivos estratégicos centrales del imperialismo estadounidense siguen siendo lo que han sido durante décadas: consolidar la hegemonía estadounidense sobre un Oriente Próximo rico en petróleo y prepararse para la guerra contra los principales obstáculos para este objetivo, Irán, Rusia y China.

Estos objetivos depredadores son la fuente de crímenes de guerra que en el último cuarto de siglo han producido "daños colaterales" que incluyen las muertes de millones de civiles iraquíes, libios, sirios y yemeníes.

Es cierto que el devastador informe emitido por Amnistía y Airwars será esencialmente ignorado por los mismos medios corporativos estadounidenses que produjeron propaganda interminable a favor de la guerra "humanitaria" para derrocar al Gobierno sirio del presidente Bashar al Asad. Las diversas organizaciones pseudoizquierdistas que retrataron la guerra orquestada por la CIA en Siria como una "revolución" inevitablemente guardarán un silencio similar, mientras exigen una intervención estadounidense mucho más agresiva.

(Publicado originalmente en inglés el 26 de abril de 2019)