Tras el fracaso de Venezuela, las amenazas militares de Estados Unidos aumentan

por Bill Van Auken
9 mayo 2019

Una semana después del abortivo golpe de Estado lanzado por Juan Guaidó, el autoproclamado "presidente interino" de Venezuela financiado por Estados Unidos, Washington ha intensificado sus amenazas de una intervención militar estadounidense directa.

El secretario de Estado en los EE. UU., Mike Pompeo, se presentó en el programa informativo This Week de ABC e insistió en que el presidente Donald Trump tiene el poder de ordenar una invasión en Venezuela sin la autorización del Congreso de EE.UU.

"El presidente tiene toda una gama de autoridades por el Artículo 2, y estoy muy seguro de que cualquier acción que tomemos en Venezuela sería legal", dijo Pompeo a ABC.

"No se equivoquen, tenemos una gama completa de opciones que estamos preparando", dijo Pompeo. “Opciones diplomáticas, opciones políticas, opciones con nuestros aliados y, finalmente, un conjunto de opciones que implicarían el uso del ejército de los EE.UU. Estamos preparando esto para él [Trump] para que cuando surja la situación, no estemos desprevenidos".

Las amenazas de Pompeo ocurrieron después de una reunión en el Pentágono el viernes pasado en la que el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), quien dirige las operaciones militares de los Estados Unidos en América Latina y el Caribe, fue trasladado a Washington para informar a los altos funcionarios del gobierno, incluyendo el secretario de Estado y el asesor de seguridad nacional John Bolton, ambos arquitectos principales de la operación de cambio de régimen en Venezuela.

Después de eso, el secretario de defensa interino de Trump, Patrick Shanahan, dijo a los reporteros del Pentágono: "Tenemos un conjunto completo de opciones adaptadas a ciertas condiciones y simplemente lo dejaré así".

Cuando un periodista le preguntó si las opciones en discusión incluían una invasión de Venezuela, Shanahan respondió: "Eso se lo dejo a su imaginación. Todas las opciones están sobre la mesa".

Mientras tanto, Guaidó le dijo a la BBC que estaba considerando seriamente pedirle a Estados Unidos que lanzara una intervención militar como el único medio de colocarlo en el palacio presidencial de Miraflores.

Cuando se le preguntó acerca de la "opción militar" estadounidense, dijo que "evalué todas las opciones", y agregó que era "responsable evaluar" las perspectivas de una invasión armada de Venezuela a los Estados Unidos, y que “yo, como presidente encargado del Parlamento nacional, evaluaré todas las opciones de ser necesarias".

Por un lado, uno tiene en Pompeo, Bolton y otros matones imperialistas que insisten en que una guerra de agresión para imponer un cambio de régimen en una nación latinoamericana es "legal". Por otro lado, está la exposición del supuesto campeón de la democracia en Venezuela, Guaidó, como un títere descarado de Washington, preparado para invitar a las tropas estadounidenses a invadir el país.

La reflexión de Guaidó sobre la viabilidad de una invasión estadounidense viene después del fracaso abyecto del intento de golpe de Estado el martes pasado, en el que apareció junto con el líder de su partido de extrema derecha Voluntad Popular, Leopoldo López, quien había estado bajo arresto en domiciliario por su colaboración en actos de violencia anteriores, así como una docena de hombres en uniforme armados, fuera de la base aérea La Carlota en el este de Caracas.

Su llamamiento en la base para que los militares se levantaran y derrocaran al gobierno del presidente Nicolás Maduro no evocó ninguna división seria en las fuerzas armadas, al igual que su llamamiento al pueblo venezolano para que asaltaran la base aérea no evocó ningún apoyo popular. No obstante, el intento demostró la disposición de las fuerzas detrás de Guaidó, sin duda incluyendo mercenarios entrenados por la CIA, para llevar a cabo una violencia extrema, ya que los civiles fuertemente armados establecieron posiciones de ametralladora en un puente cerca de la base aérea.

El fracaso del intento de golpe de Estado el martes fue seguido por una participación aún más desalentadora para la oposición derechista el sábado, cuando Guaidó hizo un llamado a los venezolanos para marchar sobre las bases militares y hacer un llamamiento a las fuerzas armadas para que se rebelaran. Solo salieron varios cientos de personas, mientras que los soldados a quienes se les acercaron los derechistas quemaron los folletos que les dieron.

Mientras tanto, hubo una avalancha de discusiones entre Estados Unidos y Rusia sobre Venezuela, comenzando con una conversación telefónica de 90 minutos entre Trump y Vladimir Putin el viernes, seguido por una reunión entre Pompeo y su homólogo ruso Sergei Lavrov en Finlandia el lunes. Después de haber declarado el día anterior en su entrevista en ABC de que "los rusos deben salir de Venezuela", Pompeo apareció sonriendo con Lavrov después de su charla.

Mientras tanto, Guaidó ha insistido en que, si bien el intento de golpe de Estado de la semana pasada fracasó, podría haber un nuevo levantamiento militar. "Hubo personas que no llegaron", le dijo a la AFP en Caracas, afirmando que "no significa que no lo harán pronto ... Estamos muy cerca de lograr un cambio en Venezuela".

Hay precedentes históricos de golpes abortivos seguidos por lo real más adelante. Tal fue el caso en Chile en junio de 1973, cuando un teniente coronel dirigió una columna de tanques contra el palacio presidencial, la llamada revuelta de tanquetazo contra el gobierno de Unidad Popular del presidente Salvador Allende, que fue sofocado rápidamente. El intento fracasado, sin embargo, resultó ser un ensayo general para el exitoso golpe de Estado liderado por el general Augusto Pinochet en septiembre de 1973. Se usó para medir la reacción de los militares, el gobierno y las organizaciones de la clase trabajadora. Pinochet gobernaría el país con una dictadura fascista-militar durante los próximos 16 años.

Una revuelta militar para derrocar al gobierno de Maduro podría provocar una sangrienta guerra civil en Venezuela. Su éxito, sin duda, impondría una dictadura salvaje, uniendo a sectores de las fuerzas armadas con la oligarquía de la derecha tradicional del país y el imperialismo estadounidense.

Guaidó ya ha explicado los objetivos económicos y sociales de este régimen en su llamado "Plan País", que exige la privatización de las reservas de petróleo en Venezuela, la más grande del planeta, y su entrega a los conglomerados de energía con sede en EE.UU., salarios de hambre y la completa subordinación de la economía del país a los planes de ajuste de austeridad por el FMI. Tales políticas sólo pueden implementarse mediante la represión policial-estatal.

La clase obrera venezolana no puede confiar en el gobierno de Maduro ni en el alto mando de los militares del país para derrotar a las conspiraciones de Washington y su títere Guaidó. Ambos han defendido el orden capitalista existente en Venezuela y los intereses tanto de la boliburguesía de los especuladores financieros, los funcionarios del gobierno y los contratistas, como los de los bancos y las transnacionales, como Chevron y Halliburton, mientras que los trabajadores han visto su nivel de vida diezmado.

La única respuesta progresiva a la crisis cada vez más peligrosa que se desarrolla en Venezuela reside en la intervención política independiente de la clase obrera, la lucha por armar a las masas, la incautación de bienes burgueses y participaciones capitalistas extranjeras y la colocación de la vasta riqueza petrolera del país bajo el control de la población.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de mayo de 2019)