Ante revelaciones de red fascista en ICE

Ocasio-Cortez y otros legisladores amenazados por la policía fronteriza

por Barry Grey
4 julio 2019

Una delegación de más de una docena de miembros de la bancada hispana del Congreso informó sentir inseguridad y recibir burlas de los agentes de la Patrulla Fronteriza durante una visita a instalaciones de detención de inmigrantes en Texas.

Los legisladores demócratas incluían a la diputada Alexandria Ocasio-Cortez, quien fue objeto específicamente de publicaciones sexualmente obscenas y violentas en la página secreta de Facebook de los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, siglas en inglés) que fue revelada el lunes por ProPublica.

En el transcurso de su recorrido por las instalaciones, los legisladores informaron sobre condiciones horribles y el abuso de mujeres detenidas en las estaciones de la Patrulla Fronteriza en El Paso y Clint, Texas. El trato provocativo a los legisladores por parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza en las instalaciones demuestra que los sentimientos fascistizantes de los agentes actuales y antiguos de la CBP expresados en las publicaciones de Facebook son generalizados en todas las agencias de inmigración. El presidente Trump, con la complicidad del Partido Demócrata, está cultivando y alentando a estas fuerzas como parte de su campaña para aterrorizar y perseguir a millones de trabajadores inmigrantes.

Esto ocurre frente a la amplia simpatía popular hacia los inmigrantes y la oposición a la construcción de campos de concentración para inmigrantes. El martes, miles de personas se manifestaron en todo el país para exigir el cierre de los campamentos de inmigrantes, un pequeño reflejo de la hostilidad generalizada hacia las medidas antiinmigrantes y autoritarias de Trump.

Familias de inmigrantes detenidas en centro de detención atiborrado de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas [crédito: OIG]

Los demócratas están motivados sobre todo por el temor a la aparición de una oposición social de masas, que afectaría los intereses geopolíticos imperialistas de Estados Unidos y amenazaría con salirse del control de los partidos políticos controlados por las empresas. Incluyendo a los llamados "progresistas" como Ocasio-Cortez, no han hecho nada para movilizar la oposición que permanece en gran parte pasiva a la guerra contra los inmigrantes.

El episodio en la frontera el lunes tuvo lugar pocos días después de que el Partido Demócrata aprobara una medida bipartidista que entregaba a la Administración de Trump $4,900 millones adicionales para financiar su guerra fronteriza, afirmando que estaba motivada por el deseo "humanitario" de mejorar las condiciones de los inmigrantes y los centros de detención. Ocasio-Cortez aceptó votar a favor de llevar la medida de financiamiento fronterizo a una votación del plenario tras reunirse con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, asegurando su aprobación.

El pretexto humanitario de los demócratas fue explotado por el comportamiento amenazador de los agentes fronterizos el lunes, así como por la declaración de Trump, al firmar el proyecto de ley de financiamiento, que planea proceder con redadas de estilo militar en las principales ciudades para arrestar y deportar a miles de inmigrantes después de la celebración del militarismo el 4 de julio en el Lincoln Memorial.

Mientras tanto, el número de trabajadores que huyen de la pobreza y la violencia en Centroamérica continúa creciendo. El lunes por la noche, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) anunció que un hombre hondureño de 30 años que estaba bajo la custodia de ICE murió el domingo en un hospital del área de Houston. Yimi Alexis Balderramos-Torres es la sexta persona en morir bajo custodia de ICE desde el 1 de octubre.

Centro de detención saturado de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas, con familias inmigrantes [crédito: OIG]

Después de dejar la estación de la Patrulla Fronteriza en El Paso el lunes, Ocasio-Cortez tuiteó: “Acabo de salir de la primera instalación de la CBP. Veo por qué los oficiales de la CBP me estaban amenazando física y sexualmente. Los oficiales mantenían a las mujeres en celdas sin agua y les habían dicho que bebieran de los retretes. Este fue su BUEN comportamiento frente a los miembros del Congreso".

Dijo a los reporteros: "No estaba a salvo frente a los oficiales en esa instalación". Otros miembros de la delegación del Congreso describieron a los agentes de la Patrulla Fronteriza y de la CBP riéndose de los legisladores y tomándose fotos con los miembros del Congreso en el fondo.

Trump se negó a condenar las publicaciones fascistas de Facebook o el comportamiento provocador de los agentes fronterizos. El portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, le dijo a Fox Business Network: "No sé de qué está hablando Alexandria Ocasio-Cortez". Llamó a los agentes de CBP "algunos de los hombres y mujeres más valientes del planeta", y agregó: "Ellos proporcionan tres comidas al día para personas que están aquí ilegalmente, dos bocadillos entremedias".

Un informe de Fox News acusó a la congresista de "gritarles" a los agentes fronterizos de una manera "amenazadora".

El martes, Ocasio-Cortez respondió tuiteando: "A estos oficiales de la CBP que dijeron que se sentían ‘amenazados’ por mí, estaban discutiendo, literalmente, hacer un GoFundMe para un oficial que me atacó en mi gira".

La exposición de ProPublica informó que el grupo de Facebook de la CBP, llamado "Tengo un 10-15" después del código policial para "extranjeros en custodia", contaba con 9.500 miembros, identificando al menos un supervisor. La página mostraba chistes sádicos y racistas sobre muertes de inmigrantes y fotos sexualmente explícitas, incluida una que mostraba que la cara de Ocasio-Cortez se veía obligada a caer en la entrepierna de un Trump sonriente. Otras publicaciones llamaron a las legisladoras demócratas "putas" e instaron a los agentes a lanzarles burritos a los legisladores de la bancada hispana.

Durante la gira de las estaciones fronterizas del lunes, el diputado Joaquín Castro, presidente de la bancada hispana, tuiteó un video de varias mujeres detenidas sentadas en el suelo en una estación en El Paso, una de las cuales dijo que se le había negado una medicina. Describió a las mujeres detenidas en celdas llenas por hasta 50 días sin acceso a duchas ni agua corriente durante semanas.

Ocasio-Cortez tuiteó que las mujeres en una sola celda "empezaron a sollozar, por temor a ser castigadas, por enfermedad, por desesperación, falta de sueño, trauma, desesperación". La diputada Madeleine Dean describió a 15 mujeres de 50 y 60 años durmiendo en una pequeña celda de concreto. Todas habían sido separadas de sus familias.

Las reclusas le dijeron al congresista que los guardias las despertaban a todas horas y las llamaban "putas".

Estas condiciones son solo la punta del iceberg. El inspector general del Departamento de Seguridad Nacional, la agencia matriz tanto de la CBP como de ICE, publicó un informe el lunes sobre una visita al 7 de mayo de una estación fronteriza en el sector de El Paso que encontró que solo había cuatro duchas para 756 inmigrantes. La mitad de los inmigrantes detenidos se encontraban recluidos en el exterior, ante el calor de Texas, mientras que los de adentro estaban en celdas con más de cinco veces su capacidad.

Los presos se ven obligados a usar ropa sucia durante semanas y la instalación estaba infestada de piojos y tenía brotes de gripe, varicela y sarna. Advirtió que los agentes fronterizos se estaban armando contra posibles disturbios.

El informe dejó en claro que las horribles condiciones se imponen deliberadamente para disuadir a los inmigrantes. Dijo: "[La Patrulla Fronteriza] reconoce que tienen un problema humanitario con la detención de adultos individuales durante tanto tiempo, pero creen que, si no tienen un sistema para generarles consecuencias, ya sea de enjuiciamiento o detención de ICE, el flujo aumentará".

Un informe actualizado del inspector general publicado el martes incluía fotografías de cientos de migrantes detrás de mallas en instalaciones de la CBP atiborradas de personas. Llamó la situación una "bomba de tiempo".

La promoción de elementos fascistas en las agencias de inmigración está siendo dirigida desde la Casa Blanca. El principal asesor de inmigración de Trump, Stephen Miller, está depurando a los que se consideran insuficientemente agresivos y reemplazándolos por otros que abogan por los arrestos masivos y las deportaciones y por la represión de la inmigración legal.

Mark Morgan, nombrado la semana pasada para reemplazar al comisionado en funciones de la CBP, John Sanders, luego de su renuncia bajo presión desde arriba, fue el autor del plan de redadas masivas en ciudades de Estados Unidos mientras se desempeñaba como jefe de ICE. Ha defendido a grupos de milicianos vigilantes que detienen ilegalmente a inmigrantes en la frontera y ha dicho que puede mirar a los ojos de los niños inmigrantes detenidos y detectar "los próximos pandilleros de la MS-13".

Morgan encarna el carácter bipartidista de la política antiinmigrante, habiendo servido como comisionado asistente de la CBP bajo Barack Obama, cuya administración deportó a 3 millones de personas, la cantidad más grande en la historia de los Estados Unidos.

El mes pasado, Politico informó que se esperaba que el aliado de Miller, John Zadrozny, fuera nombrado jefe de personal de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS), que supervisa la inmigración legal, incluida la política de asilo. Se unirá al equipo del recientemente instalado director de USCIS, Ken Cuccinelli.

Como procurador general de Virginia a principios de esta década, Cuccinelli apoyó terminar con la ciudadanía por nacimiento y negar los beneficios de desempleo a los trabajadores que no hablaban inglés.

Zadrozny es un funcionario del Departamento de Estado que trabajó anteriormente para el Consejo de Política Nacional de Trump. En 2009 trabajó como asesor legislativo de la Federación para la Reforma de la Inmigración Estadounidense (FAIR). El Southern Poverty Law Center ha designado a FAIR como un grupo de odio debido a "ataques virulentos y falsos contra inmigrantes no blancos".

Estos acontecimientos deben servir como una advertencia aguda para toda la clase trabajadora. La guerra contra los inmigrantes forma parte de un ataque más amplio contra los derechos democráticos, incluida la preparación de la violencia estatal contra los trabajadores que hagan huelgas o protestas contra las condiciones explotadoras, y como un impulso deliberado para establecer una dictadura presidencial. Ninguna sección del Partido Demócrata defenderá los derechos democráticos, porque eso requiere una lucha contra el sistema capitalista.

Ninguno de los demócratas que protestan contra las medidas fascistas de Trump exigen la liberación de todos los detenidos en los centros de detención y el derecho de todos los trabajadores a vivir y trabajar donde quieran. Esta es la política por la que lucha el Partido Socialista por la Igualdad como parte esencial de la lucha urgente por unir a toda la clase obrera en defensa de sus derechos democráticos y sociales.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de julio de 2019)