La crisis política en Italia

por Peter Schwarz
22 agosto 2019

La crisis política en Italia tiene un carácter internacional, independientemente de sus peculiaridades nacionales. La clase dominante del país está respondiendo a las crecientes tensiones sociales avanzando hacia un gobierno autoritario y fascista. Síntomas similares de una sociedad profundamente enferma se pueden encontrar en formas más o menos pronunciadas en todos los países capitalistas. Los problemas y tareas que enfrenta la clase trabajadora internacional en su conjunto se revelan en Italia como si estuvieran bajo un microscopio.

Después de 14 meses de gobierno conjunto, el líder de la Lega de derecha, Matteo Salvini, denunció la alianza con el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y pidió nuevas elecciones. Basado en buenos datos de encuestas, Salvini espera formar un gobierno, que dominará, con el Fratelli d’Italia. Este último se encuentra en la continuidad histórica directa del fascismo italiano. En las últimas elecciones europeas, incluso envió a un bisnieto del dictador fascista Benito Mussolini (Cesare Mussolini) a la carrera.

No hay resistencia contra este desarrollo hacia la derecha por parte de los llamados partidos de centroizquierda. De lo contrario, los demócratas (Partido Democrático, PD) —cuyos orígenes se remontan al Partido Comunista italiano, disuelto en 1991— atacan a Salvini desde la derecha. Quieren evitar nuevas elecciones, porque sí no la adopción del presupuesto para el próximo año se vería comprometida. Con este fin, ahora están trabajando con el M5S, que hasta hace poco habían descrito como un "movimiento extremista de derecha" que "representa una amenaza para la democracia y Europa".

Para cumplir con los requisitos presupuestarios de la Unión Europea, se deben ahorrar €23 mil millones. El ex primer ministro Matteo Renzi (PD) acusa a Salvini de poner en peligro este objetivo porque quiere revertir los recortes de pensiones decididos por el gobierno de Renzi. También acusa a Salvini de estar cerca de Rusia.

Por otro lado, Renzi defiende expresamente la política inhumana de refugiados de Salvini, con la que ha estado fomentando los sentimientos racistas más atrasados durante meses. Tenías que ser "intelectualmente honesto" aquí, le dijo al periódico francés Le Monde. No fue "un problema entre el PD, M5S y Lega, sino entre Europa y África".

Los comentarios de Renzi son sintomáticos de la relación con Salvini. No es un oponente de las élites gobernantes, sino simplemente el representante más agresivo de su giro general al gobierno autoritario.

Antes de que Salvini desarrollara la Lega Nord en un partido de derecha nacional, había sido un socio de coalición de Silvio Berlusconi durante un total de diez años —una coalición que a su vez pertenecía al grupo del Partido Popular Europeo de la canciller alemana Angela Merkel—. La política inhumana de refugiados de Salvini, que literalmente atropella a los cadáveres, propaga abiertamente lo que la Unión Europea ha estado practicando durante mucho tiempo al sellar sus fronteras y transformar el Mediterráneo en una fosa común.

El hecho de que Salvini sea capaz de ganar votos con su demagogia derecha se debe a la amargura y la frustración resultantes de décadas de austeridad "de izquierda".

Desde principios de la década de 1990, cuando los demócratas y socialistas cristianos se hundieron en un torbellino de corrupción, la política italiana ha seguido un patrón regular. Los gobiernos de derecha liderados por el multimillonario de los medios Berlusconi alternaron con los llamados gobiernos de centro izquierda, liderados por tecnócratas o por el propio PD. Mientras que el primero entregó generosamente dinero a la clientela corrupta del partido, el segundo recortó nuevamente el gasto a expensas de la clase trabajadora.

Esta política fue encubierta por los sindicatos y varios partidos de la seudoizquierda (Rifondazione Comunista, SEL, Sinistra Italiana, etc.), que suprimieron todos los movimientos independientes de la clase trabajadora y ayudaron a los gobiernos de centroizquierda, de ser necesario, a ganar la mayoría.

El resultado ha sido un desastre social. Con poco menos del 10 por ciento, la tasa de desempleo italiana es la tercera más alta en Europa y sube a más del 28 por ciento entre los jóvenes. El sistema de pensiones fue destrozado por los gobiernos de PD después de la crisis financiera de 2008, las leyes laborales se erosionaron, se alentó el crecimiento del trabajo precario y el ingreso neto de los grupos más bajos se redujo hasta en un 25 por ciento. Sin embargo, la deuda pública ha alcanzado un récord del 135 por ciento del producto interno bruto (PIB) y el sistema bancario italiano está al borde del colapso.

Los conflictos entre la Lega de Salvini, de Renzi y los otros partidos del establecimiento son puramente tácticos. Giran en torno a la mejor manera de hacer cumplir los ataques sociales contra la clase trabajadora y sobre cuestiones de política exterior, en particular la actitud hacia la Unión Europea y Rusia. Existe consenso sobre la necesidad de nuevos ataques sociales, frente a la crisis bancaria y la recesión internacional que se avecina.

Los paralelos con otros países, especialmente los Estados Unidos, son obvios. Donald Trump, un representante de las élites gobernantes, ha utilizado los recortes sociales implementados por el presidente Barack Obama para canalizar la frustración con la catástrofe social en canales reaccionarios y movilizar elementos fascistas. En Alemania, la Alternativa para Alemania (AfD) de extrema derecha debe su ascenso a una conspiración dentro del aparato estatal, en particular el servicio secreto y el apoyo de otros partidos.

En las elecciones parlamentarias italianas de marzo de 2018, el Movimiento Cinco Estrellas llenó el vacío político dejado por los demócratas y los seudoizquierdistas. Se proclamó a sí mismo como un partido contra a la élite política, alegando que no era "ni de izquierda ni de derecha" y se convirtió en el partido más fuerte, con una participación de 33 por ciento de los votos. Pero en poco tiempo confirmó la idea marxista de que la pequeña burguesía es incapaz de una política independiente y, en tiempos de crisis, trabaja con los sectores más reaccionarios de la burguesía si la clase trabajadora no puede mostrar una salida progresiva del estancamiento social.

El M5S actuó como "porta estribos" para Salvini y apoyó todas las medidas, incluso las más reaccionarias, del ministro del Interior. Muchos votantes se apartaron del M5S. Un año y medio después, solo alcanzó el 18 por ciento en las encuestas, mientras que el resultado de Lega se duplicó al 37 por ciento.

Sin embargo, los votos electorales y los resultados de las encuestas de opinión no son sinónimos de un movimiento de masas fascista. La clase obrera italiana ha reaccionado repetidamente con huelgas militantes y protestas políticas contra los ataques sociales y políticos. Y existe una poderosa tradición antifascista, que se remonta a la resistencia contra Hitler y Mussolini, y que años de declive político no pudieron sofocar.

Este poderoso potencial tiene que ser desatado. Esta es la única forma de luchar y vencer la amenaza fascista. Esto presupone varias cosas:

1. La clase obrera es una clase internacional. Está estrechamente vinculada en todo el mundo a través del proceso de producción. Cientos de miles de trabajadores y jóvenes italianos trabajan, estudian y se entrenan en otros países. Esta debe ser la base de una ofensiva política contra el peligro real. Los trabajadores deben unirse en toda Europa e internacionalmente, y rechazar categóricamente cualquier forma de división nacional, racial y de otro tipo.

2. La lucha contra la derecha requiere un programa socialista. Es imposible evitar el peligro del fascismo y la guerra sin erradicar su causa, el sistema de ganancias capitalista y romper el poder de los bancos y las corporaciones.

3. Es imposible oponerse a la derecha y a los fascistas sin romper políticamente con los socialdemócratas, los sindicatos y sus partidos de seudoizquierda. La subordinación a estas organizaciones y su apoyo electoral como supuestamente el "mal menor" debilita a la clase trabajadora y fortalece a los fascistas. La experiencia italiana acaba de confirmar esto.

4. La clase obrera necesita su propio partido revolucionario internacional. El número de huelgas y manifestaciones masivas está aumentando en todo el mundo, pero carecen de una perspectiva política y liderazgo. El Comité Internacional de la Cuarta Internacional (ICFI) es el único partido político en el mundo que defiende el programa marxista de la revolución socialista mundial contra todos los ataques. Se necesita con urgencia el establecimiento de una sección del ICFI en Italia.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de agosto de 2019)