Los incendios consumen más de 4.2 millones de acres de bosques de Bolivia

por Cesar Uco
12 septiembre 2019

Los incendios masivos en la región oriental de Bolivia continúan expandiéndose, amenazando con destruir miles de hectáreas de cultivos y contaminar el aire que respiran los aldeanos con humo y cenizas.

Si bien la atención del mundo se ha centrado en la destrucción catastrófica provocada por los incendios en la selva amazónica de Brasil, Bolivia, en la frontera suroeste de Brasil, también está en llamas. Al igual que con las llamas del Amazonas, el fuerte aumento de los incendios en Bolivia ha sido causado por el calor seco del verano exacerbado por el cambio climático.

También son el resultado de quemaduras deliberadas y la deforestación expandida que se deriva de las políticas de derecha aplicadas por el gobierno del presidente Evo Morales, que son bastante similares a las del presidente fascistoide de Brasil, Jair Bolsonaro.

Con un mes y medio para las elecciones presidenciales de Bolivia, Morales enfrenta una serie de crisis en varios frentes. Además de la propagación de los incendios, ha habido un aumento en la lucha de clases, con huelgas de trabajadores de la salud, maestros, mineros, estudiantes y trabajadores de fábricas que han paralizado el tránsito en la capital y la ciudad más grande de Bolivia, La Paz. Algunas de las huelgas son lideradas por simpatizantes de Morales, mientras que otros están siendo promovidas por sus adversarios, con el objetivo de derribar a uno de los últimos eslabones en lo que se conoció como la "Marea Rosa" de América Latina de los gobiernos nacionalistas y populistas burgueses.

Un decreto firmado por Morales el 9 de julio autorizaba "quemadas controladas" para aumentar la deforestación, expandiendo áreas para criar ganado y abriendo tierras para la explotación por parte del sector agroindustrial. El decreto, que refleja la creciente presión de la desaceleración económica mundial sobre las exportaciones de Bolivia, fue una traición a las promesas de campaña que él y su partido gobernante del MAS hicieron en las últimas elecciones para reducir la producción de biocombustibles.

La prensa internacional no ha dejado pasar los eventos bolivianos sin previo aviso. Según The Economist, “Cualesquiera que sean las reformas que Morales impulsó al comienzo de su largo mandato como presidente, estas están siendo desafiadas por la recesión económica mundial. Un informe del Centro de Estudios para el Trabajo y el Desarrollo Agrario (CEDLA) dijo que lo que prevalece hoy en Bolivia es "más subcontratación y empleos temporales sin seguridad social".

Los periódicos en línea señalan que el área más afectada es Chiquitania, una región de sabanas tropicales en Santa Cruz, un departamento boliviano con 3.32 millones de habitantes. También es muy afectado el departamento de Beni, con una población de 420,000. Hasta ahora, dos personas han muerto por los incendios, un policía y un bombero voluntario.

Funcionarios bolivianos informaron esta semana que los incendios han devastado más de 1.7 millones de hectáreas (4.2 millones de acres) de tierra, más del doble de la destrucción de hace solo dos semanas.

Los datos de la NASA basados en imágenes satelitales indican que en Santa Cruz la escala de los incendios se triplicó en un año.

El periódico boliviano Página Siete entrevistó a Ivan Quesada, alcalde de Robore, un pequeño pueblo de la región con 12,000 habitantes: “El fuego es un monstruo y nos amenaza. Todo es ceniza y miedo".

Todos los años se queman tierras, un acto conocido como chaqueo, para prepararlas para el cultivo. Pero una sequía de tres años y la orden presidencial de aumentar las zonas cultivables en Chiquitania, en el este de Bolivia, han convertido la "tierra en llamas" en una catástrofe humana incontrolable.

El sitio web de Mongabay, dedicado a la preservación del medio ambiente, informa: “Las comunidades humanas están sufriendo debido a los incendios, con informes de enfermedades causadas por el humo y la escasez de agua potable”.

"Entre las consecuencias a considerar están los impactos en el suelo, el aire (aumento de los gases de efecto invernadero) y el agua (contaminación), además de la pérdida del paisaje", dijo Cecilia Tapia, ingeniera ambiental.

Cabe agregar que este bosque alberga cientos de especies animales y vegetales, muchas de ellas únicas en el mundo. Solo en la Reserva Municipal del Valle de Tucavaca, los biólogos han registrado 554 especies animales diferentes, de las cuales 35 son endémicas; También se han encontrado 55 plantas endémicas allí.

Culpando al gobierno, la ambientalista Cecilia Requena declaró: “... [el] gobierno ha aprobado constantemente en los últimos años leyes de 'perdón' y promoción de la expansión de la frontera agrícola. También celebraron una cumbre agrícola que reunió al gobierno, el sector agrícola oriental y las comunidades aliadas al MAS ”, dijo. “En esa cumbre, decidieron aprobar la cosecha de organismos genéticamente modificados, agrocombustibles, la expansión de la frontera agrícola, la exportación de carne de res a China y, finalmente, la aprobación del decreto del 9 de julio que permite la deforestación para fines agrícolas”.

Alcides Vadillo, director regional de la ONG Fundación Tierra, dijo que en las concesiones de tierras, "hay mucho dinero en juego".

Inicialmente, Evo Morales rechazó la ayuda extranjera para combatir los incendios por razones de soberanía nacional. Hace unos días, durante la reunión cumbre del Mercosur —Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay— a la que Morales fue invitado como invitado, afirmó que en Bolivia sus reformas han superado el modelo neoliberal del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional32e (FMI) argumentando que son las personas, y no el imperialismo, quienes gobiernan hoy en Bolivia, el país más pobre de América del Sur.

Sin embargo, incapaz de contener la expansión de los incendios, Morales entabló conversaciones con el presidente francés de derecha Emmanuel Macron sobre "ayuda humanitaria", y durante el fin de semana llegaron a Bolivia equipos franceses de bomberos equipados con drones. Argentina también ha enviado a los bomberos y Rusia dos aviones para su uso en la lucha contra las llamas.

Mientras tanto, los presidentes de Colombia, Bolivia, Ecuador y Perú firmaron el Pacto Leticia para ayudar a proteger la Amazonía.

Los hechos económicos contradicen la descripción optimista de Morales del desarrollo de Bolivia. Según el CEDLA (Centro de Estudios de Desarrollo Laboral y Agrícola) de Bolivia, bajo Morales "entre el 80 y el 85 por ciento de los empleos son precarios, el 60 por ciento son extremadamente precarios". La situación que enfrentan los jóvenes es aún más opresiva. En la ciudad de la clase trabajadora "El Alto en 2013, el 97 por ciento [de los empleos para trabajadores jóvenes] eran precarios, con un 70 por ciento extremo". En la capital, La Paz, "el 93 por ciento de los jóvenes trabajan en condiciones precarias".

El deterioro de las condiciones sociales ha estimulado un crecimiento en la lucha de clases. Desde principios de año, muchos paros han paralizado el tráfico en La Paz. Primero, los médicos organizaron una huelga de 48 horas, los días 3 y 4 de enero, en protesta por que el Seguro Único de Salud del gobierno es inadecuado y no ayudará a mejorar la atención de las personas.

En agosto, los trabajadores de la mina San Cristóbal, la más grande de Bolivia y el tercer productor más grande de plata en el mundo, hicieron una huelga indefinida para luchar por su derecho al pago de horas extras, negados por el propietario japonés de la mina, la trasnacional Sumitomo.

La semana pasada, otra gran marcha liderada por tres universidades que protestaban contra la deforestación paralizó el tráfico de vehículos en La Paz.

Mientras tanto, médicos, conductores, mineros, estudiantes y pequeños empresarios también han salido a las calles para oponerse a la abrogación de Morales del referéndum del 21 de febrero de 2016 que, por un margen limitado del 2.5 por ciento, rechazó su candidatura para un cuarto mandato presidencial, que no tiene precedentes y está prohibido por la constitución boliviana.

En diciembre pasado, bajo la presión política del gobierno, el Tribunal Constitucional Supremo de Bolivia anuló los resultados del referéndum y declaró que Morales, por razones de derechos humanos, era elegible para presentarse en las próximas elecciones.

Políticamente, el movimiento en defensa del referéndum, conocido como 21F, ha sido dominado por la derecha boliviana. El 9 de julio, la oposición de derecha, con sede en Santa Cruz, organizó otra huelga con diferentes sectores bloqueando las principales rutas de tráfico en La Paz. La marcha fue apoyada por maestros y personal médico.

Hay un ambiente de ira creciente, y Morales enfrentará una serie de nuevas movilizaciones previas a las elecciones del 20 de octubre.

A pesar de la creciente oposición y la profundización de los problemas económicos en Bolivia, Morales sigue siendo un claro favorito en las elecciones. De los otros ocho candidatos, el único que se acerca es Carlos Mesa, quién fue presidente durante menos de año y medio, expulsado de su cargo en el 2005 por la llamada Guerra del Gas, las protestas masivas que exigieron la nacionalización de los recursos de hidrocarburos de Bolivia que reclamó al menos 60 vidas.

Mesa se está lanzando con el apoyo del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), una alianza de partidos pseudoizquierdistas, incluido el Partido Comunista Estalinista. Más tarde, formó alianzas con grupos cívicos formando la Comunidad Ciudadana como su bloque electoral. Morales lidera a Mesa por 11 puntos.

Mesa ha intentado explotar la crisis ambiental del país para promover su campaña. En su cuenta de Facebook, acusó: “El gobierno del MAS promueve en nuestro país una deforestación anual de 300 mil hectáreas de bosque; contamina los ríos del Amazonas con la explotación ilegal del oro; invade áreas protegidas con cultivos ilegales de coca; y lo que es peor, entrega más de 2 millones de hectáreas de tierras forestales del bosque seco de Chiquitano, una de las herencias naturales más importantes de Bolivia y de la humanidad".

Cualesquiera que sean los resultados de las elecciones del 20 de octubre, la crisis que afecta a Bolivia y las políticas cada vez más derechistas del gobierno de Morales son una manifestación más del colapso de la llamada Marea Rosa de América Latina y la incapacidad orgánica de cualquier sección de la burguesía nacional. para proporcionar una solución progresiva a la pobreza endémica, el asalto a los derechos democráticos y la destrucción del medio ambiente que afecta a toda la región.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de setiembre de 2019)