Manifestantes iraquíes asesinados mientras manifestaciones y huelgas se extienden por Oriente Próximo

por Bill Van Auken
4 octubre 2019

Por el segundo día consecutivo, las fuerzas de seguridad iraquíes respondieron el miércoles a las protestas masivas contra el desempleo, los servicios sociales escasos y la corrupción gubernamental con munición real, balas de goma, cañones de agua y gases lacrimógenos, dejando al menos nueve personas muertas y cientos de heridos.

Tanto los manifestantes como los empleados del hospital dijeron que la cifra real era mucho más alta, ya que se desplegaron tropas fuertemente armadas junto con unidades de élites antiterroristas y policías vestidos de negro. Los testigos informaron el crepitar sostenido del fuego de armas automáticas, mientras que el humo negro se cernía sobre la ciudad por la quema de neumáticos en las barricadas de los manifestantes.

El primer ministro, Adel Abdul Mahdi, que enfrenta la peor crisis desde que formó un gobierno hace un año, convocó una reunión de su Consejo de Seguridad Nacional el miércoles. Posteriormente, emitió una declaración afirmando "el derecho a protestar" y "libertad de expresión", al mismo tiempo que condena los presuntos actos de "vandalismo" contra la propiedad pública y privada. También rindió homenaje a las fuerzas de seguridad y culpó de la violencia a los "infiltrados" y "agresores que ... deliberadamente crearon víctimas".

En las calles, las fuerzas de seguridad claramente habían entendido el mensaje. Utilizaron la fuerza extrema para expulsar a los manifestantes de la plaza Tahrir de Bagdad y evitar que se acercaran a la zona verde fuertemente fortificada, al centro del gobierno iraquí, así como a la ubicación de los Estados Unidos y otras embajadas occidentales, junto con las oficinas de los contratistas militares.

Las tropas antiterroristas también utilizaron munición real contra los manifestantes que intentaron asaltar el aeropuerto internacional de Bagdad.

La represión asesina desatada por las fuerzas de seguridad iraquíes aumentó dramáticamente las manifestaciones, que comenzaron con una protesta relativamente pequeña el martes. Después de que esa manifestación se rompió con una fuerza excesiva, un llamamiento en las redes sociales llevó a miles de personas a las calles el martes por la noche, cuando estallaron más enfrentamientos violentos.

Como parte de la represión, el gobierno cerró el Internet en todo el país el miércoles.

Sin embargo, las manifestaciones crecieron el miércoles, extendiéndose por todo el país. Varios miles de personas marcharon el miércoles por la noche fuera del edificio de la administración local en el centro petrolero del sur de Basora.

El gobierno envió a sus tropas antiterroristas a la ciudad sureña de Nasiriya, donde las autoridades supuestamente "perdieron el control" en medio de tiroteos y la quema de edificios del gobierno. Los manifestantes también quemaron el edificio del gobierno en la ciudad sagrada chiíta de Náyaf.

La agitación masiva ha sacudido al gobierno sobre todo porque se ha extendido por todo el corazón de la mayoría chiíta de Iraq, la aparente base política de los principales partidos gobernantes. También ha estallado sin el liderazgo de ninguno de los partidos políticos. Muqtada al-Sadr, cuyo ejército Mahdi luchó contra las fuerzas estadounidenses en Bagdad hace 15 años y que en el pasado movilizó grandes manifestaciones, estuvo en Irán y no jugó un papel aparente en las manifestaciones.

En el fondo, las protestas tienen sus raíces en las condiciones de vida cada vez más intolerables para el pueblo iraquí, y particularmente para los iraquíes más jóvenes, que enfrentan una tasa oficial de desempleo del 22 por ciento. Más de 30.000 graduados universitarios ingresan al mercado laboral cada año y no encuentran trabajo.

En protestas más pequeñas el mes pasado, cientos de graduados organizaron sentadas fuera del ministerio petrolero de Irak para exigir empleos.

Grandes masas de personas están hartas de un gobierno burgués corrupto que en los 16 años transcurridos desde la guerra de agresión estadounidense que derrocó a Saddam Hussein no ha logrado revertir el deterioro de la infraestructura del país ni garantizar servicios básicos como el agua y la electricidad. Mientras tanto, la vasta riqueza petrolera del país ha ido a los bolsillos de las corporaciones extranjeras y sus títeres locales.

Los eventos en Irak son parte de lo que está surgiendo como un resurgimiento de la lucha de clases en todo Oriente Próximo, una región que ha sido devastada por casi tres décadas de guerras sin interrupciones por los Estados Unidos y los intentos de los imperialistas y las camarillas gobernantes nativas para avivar las divisiones sectarias y la violencia.

En Líbano, los manifestantes marcharon por las calles de Beirut el domingo cantando "abajo con el capitalismo" y "la gente quiere la caída del régimen", el grito que se repone del levantamiento de masas que derrumbó la dictadura de Hosni Mubarak en Egipto, respaldado por Estados Unidos y que se extendió por toda la región en 2011.

Los manifestantes establecieron barricadas en las principales autopistas, paralizando la capital libanesa.

"Trabajamos día y noche para poder vivir", dijo a la agencia de noticias AFP una mujer de 52 años que se unió a la protesta. Nos han matado de hambre, nos han robado. Ya es suficiente “.

Al igual que en los disturbios iraquíes, las protestas en el Líbano han sido impulsadas por el alto desempleo, particularmente para los jóvenes, así como por el aumento de los precios y la marcada desigualdad social.

El primer ministro libanés, Saad Hariri, predijo el mes pasado que las medidas de austeridad que estaba imponiendo para cumplir con las condiciones establecidas por los bancos internacionales para un préstamo de US$11 mil millones generarían oposición popular. "Tendremos protestas en el Líbano, lo digo ahora", dijo. "Pero lo tendremos una vez, y eso es todo, arréglenlo".

Las políticas de austeridad, sin embargo, solo están profundizando la miseria para las masas libanesas. En un país de 5,9 millones de personas, 3,2 millones se clasifican como "necesitados". La tasa oficial de desempleo es del 25 por ciento y del 37 por ciento para los trabajadores menores de 25 años. Con una tasa de crecimiento anémico del 0,2 por ciento el año pasado, la economía no puede proporcionar empleos ni a los desempleados ni a quienes entran al mercado laboral.

La inflación cálculo a 6,.1 por ciento el año pasado y ha aumentado desde entonces. La población anticipa una devaluación de la libra libanesa, lo que afectará aún más el nivel de vida.

El Líbano se ha desestabilizado aún más por la guerra respaldada por Estados Unidos por el cambio de régimen en la vecina Siria, que ha llevado a 1,5 millones de sirios a buscar refugio en el país.

Mientras tanto, en Jordania, una huelga de 146,000 maestros continuó el miércoles a pesar de un fallo del Tribunal Administrativo Supremo que declaró ilegal la huelga, ahora en su quinta semana. El ministerio de educación siguió la decisión emitida el domingo con la amenaza de despedir y encarcelar a los maestros que fallaron en regresar al aula.

El gobierno emitió declaraciones diciéndoles a los padres que enviaran a sus hijos a la escuela y envió autobuses para recogerlos, pero regresaron en gran parte vacíos. En la minoría de las escuelas que se reabrieron, había pocos estudiantes y no se había clases de enseñanza.

Los maestros lanzaron la acción para exigir un aumento salarial del 50 por ciento, que fue prometido por el gobierno jordano en 2014, pero que nunca se implementó. Rechazando la demanda, el gobierno insistió en que lo máximo que podía pagar era el 10 por ciento. El salario inicial para los maestros ahora es de solo US$500 al mes, apenas por encima del "umbral de pobreza absoluta" para una familia de cinco. Los maestros describieron la oferta del gobierno como "miguitas" que ni siquiera cubrirían el creciente costo del combustible y el transporte.

El régimen jordano, que ha respondido a la determinación de los docentes con ataques policiales, teme que si la huelga continúa o si los docentes cumplen su demanda, provocará una revuelta más amplia por parte de los trabajadores jordanos.

Este aumento creciente sigue al estallido de protestas el mes pasado en Egipto, donde los manifestantes salieron a las calles desafiando la represión policial estatal en la que unas 2.300 personas fueron arrestadas en menos de dos semanas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de octubre de 2019)