Se despliega al ejército chileno contra manifestantes por primera vez desde Pinochet

por Andrea Lobo
22 octubre 2019

Por primera vez desde la dictadura militar fascista de Augusto Pinochet, los tanques llegaron al centro de Santiago, Chile, este fin de semana, desplegados contra manifestantes que se manifestaban contra una subida drástica del precio del metro de Santiago, del equivalente de 1,12 dólares estadounidenses a $1,16. Personal militar de paisano y en uniforme fue filmado disparando ametralladoras y apuntando a multitudes de manifestantes.

El sábado, el gobierno derechista del multimillonario Sebastián Piñera invocó la Constitución vigente de 1980 establecida por Pinochet para declarar un estado de emergencia en todo el país e imponer toques de queda en Santiago, Valparaíso y Concepción, impuesto por 9.441 soldados y miles de carabineros, la odiada policía militarizada. El principal cruce fronterizo con Argentina también estuvo bloqueado durante todo el fin de semana.

La imposición ininterrumpida de estas medidas dictatoriales por la clase dominante chilena, con el respaldo del imperialismo estadounidense y europeo, expone la farsa de una “transición a la democracia” en la que la estructura política y militar básica de Pinochet permanece intacta bajo los gobiernos de la “Concertación” liderados por los socialdemócratas y estalinistas que gobernaron el país durante 25 de los últimos 30 años.

El carácter internacional de este proceso, reflejado simultáneamente en la represión fascista contra los nacionalistas catalanes por parte de un gobierno socialdemócrata en España y la represión militar en Ecuador, demuestra que la clase dominante en todas partes está respondiendo a la crisis del capitalismo y al resurgimiento de la lucha de clase con un retorno a la dictadura para imponer los dictados económicos del capital financiero.

La subida de las tarifas del metro, que se anunció a principios de octubre, llevó a los jóvenes y trabajadores a través de las redes sociales a convocar manifestaciones el lunes pasado. Los usuarios saltaron por encima de los torniquetes en masa, enfrentándose a la brutal represión policial. El viernes, estas manifestaciones provocaron la ira social masiva contra la creciente desigualdad y desencadenaron protestas por demandas sociales más amplias.

Un manifestante alza las manos ante los soldados que avanzan durante una protesta mientras regía un estado de emergencia en Santiago, Chile, el domingo 20 de octubre de 2019. Las manifestaciones en el país se han extendido al día siguiente, aunque el presidente Sebastián Piñera canceló el aumento del billete de metro que ocasionó las manifestaciones masivas y violentas. (Foto: AP/Esteban Felix)

Al expresar estos sentimientos, Alejandra Ibáñez, una manifestante de 38 años, dijo a la AFP: “No me gusta la violencia ni que algunas personas rompan cosas, pero de repente estas cosas tienen que suceder para que dejen de burlarse de nosotros y metiéndonos el dedo en la boca, aumentando todo menos los salarios, y todo esto para enriquecer a los ricos del país”.

El viernes, las manifestaciones crecieron y cerraron las 136 estaciones del sistema de metro de Santiago. Habían prendido fuego a muchas estaciones, al igual que a la sede de Enel, una empresa italiana privada que controla el 40 por ciento de la distribución de energía en Chile, y las oficinas del periódico pro-Pinochet El Mercurio en Valparaíso.

El sábado y el domingo, miles de manifestantes desafiaron los toques de queda y, en Santiago, manifestantes con imágenes de víctimas de la dictadura de Pinochet rodearon temporalmente los tanques.

A las 10 de la noche del sábado, horas después de invocar el estado de excepción y llamar a los manifestantes “verdaderos delincuentes que no respetan nada”, Piñera dijo que “había escuchado con humildad la voz de mis compatriotas” y anunció la revocación de la subida de tarifas más reciente de 30 pesos para El Metro de Santiago. (Los precios del metro en horas punta ya habían aumentado 100 pesos, o casi el 15 por ciento, desde febrero de 2018).

Sin embargo, el estado de emergencia continuará indefinidamente, y el toque de queda también fue invocado el domingo por la noche. Según una declaración del domingo del Ministerio del Interior, 1.462 personas han sido arrestadas y 15 civiles resultaron heridos.

Cinco civiles murieron cuando un supermercado en Santiago se incendió en medio de las manifestaciones y la represión. Al mismo tiempo, secciones enteras de Santiago permanecieron sin electricidad el domingo, mientras que las clases escolares se suspendieron hoy.

La principal confederación sindical, la Central Única de Trabajadores (CUT), controlada por el estalinista Partido Comunista (PC), ha trabajado para suprimir cualquier huelga más allá de ordenar a los trabajadores del metro que se salten el trabajo debido a “condiciones inseguras”. Los dirigentes sindicalistas marcharon a modo de artimaña al Palacio Presidencial de la Moneda para apelar a la conciencia de Piñera para poner fin al estado de emergencia.

El PC y el pseudoizquierdista Frente Amplio tomaron la decisión simbólica de negarse a unirse a una reunión convocada por Piñera este fin de semana. Sin embargo, sus intervenciones se han centrado en llamamientos similares a Piñera y justifican abiertamente la represión.

La líder del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, tuiteó: “Con mucho dolor, veo una manifestación justa y respaldada por la mayoría capturada por un vandalismo inaceptable e injustificable”. Su legislador Giorgio Jackson escribió: “Como muchos otros, me duele el estómago y me siento frustrada e impotente viendo imágenes de saqueos injustificados e incendios en las ciudades”.

Por su parte, Daniel Jadue, alcalde del PC de Recoleta, una ciudad en el norte de Santiago, declaró: “Las movilizaciones legítimas no pueden terminar en vandalismo y saqueos inexplicables. Eso solo confirma las opiniones de una administración de Sebastián Piñera que busca justificar su ineptitud con la violencia contra los ciudadanos”.

Estas declaraciones que justifican la represión exponen los sentimientos de amplias capas de la clase media-alta representadas por estos partidos y sindicatos, que ven con hostilidad las protestas masivas contra la desigualdad. Estas declaraciones, además, exponen el carácter reaccionario de sus llamados universales a maquillar al ejército mediante pequeños recortes presupuestarios y “democratización”.

La respuesta de la “izquierda” oficial ha envalentonado a los elementos fascistas en Chile para hacer un llamado a movilizarse contra los trabajadores y los jóvenes. En una referencia no muy sutil a la dictadura de Pinochet, la Asociación de Funcionarios Retirados de la Armada publicó un comunicado el domingo afirmando que “tenemos preparación y vasta experiencia en organizar y dirigir un país en un momento convulsivo” y pidió acciones que “apoyen a las Fuerzas Armadas y a la Policía para recuperar el Estado de derecho en Chile”.

El resurgimiento de la lucha de clases exige el desarrollo de un liderazgo revolucionario de la clase trabajadora armado con un programa socialista basada en las lecciones históricas aprendidas de las traiciones mortales del nacionalismo burgués y pequeñoburgués en Chile. Esta historia demuestra que los trabajadores no pueden avanzar sus intereses de clase independientes a nivel nacional, ya que se enfrentan a un enemigo global: el imperialismo y las finanzas globales.

Cuando el izquierdista nacionalista burgués Salvador Allende fue elegido en septiembre de 1970, la administración de Richard Nixon planeó su derrocamiento de inmediato. Las notas tomadas por el entonces director de la CIA, Richard Helms, de las órdenes dadas por Nixon 10 días después de la elección de Allende decían: “No me preocupan los riesgos involucrados. Sin participación de la embajada. $10.000.000 disponibles, más si es necesario. Trabajo a tiempo completo —los mejores hombres que tengamos ... Haz que la economía grite. 48 horas para el plan de acción”. ( Kissinger: A Biography, Walter Isaacson, 1992, pág. 290.)

A pesar de los esfuerzos evidentes para debilitar la economía y el gobierno de Chile por parte de Washington, Allende se inclinó sin cesar para ganarse la aprobación de Nixon. En febrero de 1971, Allende invitó al portaaviones estadounidense USS Enterprise a detenerse en Valparaíso, lo que finalmente fue rechazado por Nixon. Chile “nunca proporcionará una base militar que pueda usarse contra Estados Unidos”, respondió Allende.

La negativa a luchar contra el imperialismo estadounidense deriva tanto de la dependencia económica del capital financiero global por parte de la clase dominante chilena representada por Allende como de la conciliación de la posguerra entre el imperialismo y la burocracia estalinista de Moscú, representada en el frente popular gobernante de Chile por el Partido Comunista chileno. Mientras tanto, las huelgas, las fábricas y las ocupaciones de tierras se enfrentaban a la represión de la policía chilena, los militares y los matones estalinistas. Las milicias obreras fueron desarmadas, incluso cuando los líderes del frente popular estaban seguros de que los militares, los fascistas chilenos y Washington estaban planeando un golpe de Estado.

La guerra civil fue dejada en manos de la clase dominante capitalista por los estalinistas, sus aliados pablistas del Secretariado Unido, el guevarista Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y otras fuerzas nacionalistas pequeñoburguesas que canalizaron los levantamientos prerrevolucionarios contra las políticas corporativas durante la década de 1960 de Eduardo Frei y los levantamientos revolucionarios durante 1972-73 detrás del apoyo abierto o “crítico” a sectores de la burguesía nacional.

Estas fuerzas de la pseudoizquierda están trabajando nuevamente para desarmar políticamente a los trabajadores que se enfrentan a la amenaza del fascismo canalizando la oposición detrás de la clase dominante a través de llamamientos a los sindicatos en quiebra, el PC y el Frente Amplio.

El 20 y 21 de septiembre de 1973, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional emitió una declaración explicando que, “como Hitler y Franco, el general Pinochet ganó por incomparecencia, por la traición del estalinismo”. El CICI hizo un llamamiento a los trabajadores chilenos que es aún más urgente hoy: “no confíen en el estalinismo, la socialdemocracia, el centrismo, el revisionismo o la burguesía liberal, en cambio, construyan un partido revolucionario de la Cuarta Internacional cuyo programa sea la revolución en permanencia”.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de octubre de 2019)