Trabajadores y estudiantes de Chile se pronuncian en protesta en Sídney, Australia

por nuestros reporteros
30 octubre 2019

Más de 800 simpatizantes de las protestas masivas en Chile se reunieron cerca de la Ópera de Sídney en la ciudad más poblada de Australia el domingo pasado, para mostrar solidaridad con los millones de trabajadores que se han movilizado por sus derechos sociales y democráticos y para condenar la represión brutal de los militares y la policía.

Los asistentes incluyeron refugiados chilenos que huyeron del país para escapar de la brutal persecución bajo la dictadura de Augusto Pinochet, quien fue llevado al poder en un golpe respaldado por Estados Unidos en 1973. Cientos de jóvenes chilenos expatriados, estudiantes internacionales y trabajadores temporales también participaron.

Parte del mitin

Subrayando el carácter global del movimiento emergente de la clase trabajadora, estuvieron presentes contingentes de otros países sudamericanos, incluidos Uruguay y Colombia, al igual que varios trabajadores y jóvenes australianos.

Los oradores, de organizaciones comunitarias chilenas y grupos de solidaridad sudamericanos, condenaron la persecución estatal, que ha visto a manifestantes pacíficos abatidos por soldados fuertemente armados y miles de detenciones. Hicieron paralelos con las acciones del régimen de Pinochet.

Los partidarios del World Socialist Web Site y del Partido Socialista por la Igualdad distribuyeron cientos de copias de la perspectiva del WSWS: "De Chile al Líbano: la ofensiva de la clase obrera se expande por todo el mundo". Los manifestantes expresaron su interés en el llamado a un movimiento internacional de la clase trabajadora dirigido contra el sistema capitalista.

Los reporteros del WSWS hablaron con varios de los asistentes.

Jemma, una estudiante internacional, explicó que es mitad palestina y mitad chilena. Ella respondió con entusiasmo al titular de la perspectiva del WSWS trazando paralelos entre las protestas masivas en Chile y Líbano.

Jemma

"Realmente apoyo el movimiento popular que está teniendo lugar en el Líbano", dijo. “Es muy similar a lo que está sucediendo en Chile. Espero que el poder de las personas siga aumentando. Necesitamos una lucha pacífica para establecer una sociedad justa para todos.

“Todos los que están en el poder en Chile son muy corruptos. Es un paraíso para las finanzas internacionales de los Estados Unidos, España, Canadá y otros países extranjeros.

“Chile es importante para el neoliberalismo en toda América del Sur. Ha sido su modelo para el resto de la región desde la década de 1970. Pinochet acababa de comenzar este proyecto. Luego, todos los ‘gobiernos democráticos’ desde entonces lo han continuado. Incluso han guardado su constitución. Ahora Chile está en una revolución, pero no por armas, por el creciente conocimiento de la gente común. Necesitamos establecer el poder del pueblo, no el poder industrial, el poder de las empresas y los militares".

Carlos

Carlos, un músico, declaró: "Estoy en Australia porque mi abuelo vino aquí en la década de 1970 para escapar de Pinochet. Yo nací aquí. Tengo suerte de vivir aquí. Tengo una familia en Chile que no tiene las mismas oportunidades que yo.

“Hay algunos políticos que están del lado de la gente, pero al mismo tiempo, hay personas con dinero y poder que tienen influencia y quieren las cosas a su manera, a diferencia de las personas que no tienen nada o muy poco. Es muy fácil aprovecharse de las personas sin poder ni privilegios. Tiene que haber cambios sistémicos.

“Siempre ha sido una guerra de clases en Chile. La batalla entre ricos y pobres siempre ha sido una gran característica de la lucha chilena. Estamos viendo de nuevo lo que sucedía hace 30 años con Pinochet. Mi familia vino aquí y me contaron todo lo que sucedió, pero todos necesitamos conocer la historia de lo que sucedió en Chile para evitar que vuelva a suceder".

Andrey, un cineasta de 28 años, dijo: “Treinta años de condiciones de vida en Chile fueron lo que desataron estas protestas. La gente en Chile está cansada. Los aumentos de las tarifas de transporte fueron solo la gota que colmó el vaso. No son solo estudiantes, son ancianos y niños. Ya no les es posible a la gente vivir”.

Andrey y Gabriela

Gabriela, una actriz, agregó: “En Chile tienes que elegir, ¿quieres educación o quieres asistencia médica? ¿O quieres transporte público? Este es el problema. Las personas mayores no pueden vivir con $400 al mes. Ahora no se trata de la izquierda o la derecha, porque es un problema para todos. No pueden ignorar a las personas.

“Necesitamos una revolución porque las cosas tienen que cambiar ahora mismo. El problema con el presidente, Sebastián Piñera, es que no puede entender lo que está sucediendo. Cuando eres rico como él, no entiendes cómo viven los pobres. Hemos estado esperando mucho tiempo, 10, 15 años. Ha sido muy lento. Necesitamos un cambio ahora mismo. La semana pasada, estábamos peleando en las calles, Piñera respondió yendo y hablando con los ejecutivos corporativos".

Un estudiante internacional, que no deseaba proporcionar sus detalles por temor a represalias, explicó: “Esta situación no se trata solo de los aumentos de tarifas. Esto va mucho más atrás. Se trata de las pensiones jubilatorias. Se trata del alto costo de vida.

“El salario mínimo es extremadamente bajo en comparación con otros países. Hay grandes divisiones en las clases sociales. Los ricos ganan mucho más que aquellos con salarios bajos. Chile es uno de los países más desiguales del mundo. Y ahora todo acaba de explotar.

“Fue incorrecto que el gobierno desplegara a los militares contra los manifestantes. Es como hace 30 años bajo Pinochet. Piñera es otro dictador. Está manipulando el flujo de información y controlando los medios, por lo que la verdad no se está revelando. Es difícil estar en otro país y saber que esto está sucediendo en el propio país. Sin información precisa, no tenemos idea si nuestros amigos y familiares están a salvo".

Algunos de los manifestantes

Un trabajador de Chile, que también deseó permanecer en el anonimato, dijo: “Me inspira ver a mi gente protestando pacíficamente en Chile y aquí. Finalmente, después de tantos años de tanta injusticia, hay un rayo de esperanza de que el sistema de gobierno pueda cambiar, de que es posible una nueva Constitución. Necesitamos poner fin al tremendo nivel de desigualdad social.

“Al mismo tiempo, me entristece enormemente el alcance de los abusos contra los derechos humanos. Para ver y escuchar cómo han sido detenidos o perseguidos cuando intentaron saludar al ejército pacíficamente. Están arrestando ilegalmente a personas que no han cometido ningún delito. Están torturando a la gente.

“Me duele mucho que todo lo que sucedió en el pasado pueda suceder, vuelva a suceder, porque mi madre vivió la dictadura de Pinochet. Un amigo mío recibió un disparo en la cara hace dos días en una protesta pacífica. Me duele que haya asesinos en el poder".

Fernanda

Fernanda, una madre y ama de casa, dijo: "Para mí, lo que está sucediendo ahora es lo mismo que en 1973. Los militares están entrando en las casas de las personas, llevándose personas y no sabemos a dónde se han ido. La gente ha sido torturada, las mujeres han sido violadas, es ridículo.

“Sabía lo que representaba Piñera. Ha sido elegido dos veces. Pero lo que más me molesta es que los políticos de la oposición no han hecho nada. Michelle Bachelet no habló. ¿Dónde están las otras personas? ¿Dónde está Camila Vallejo-Dowling, miembro del Partido Comunista en el Congreso?

“La última vez que fui a Chile, me di cuenta de que la comida es tan cara como en Australia, pero la gente no tiene el mismo salario. Tienen que trabajar todo el día para poder pagar las cosas. Otro ejemplo fue el sistema de salud. Cuando me enfermé allí, me llevaron a una clínica donde todos están en la misma habitación. La gente esperaba por horas.

“La lección para los trabajadores en todas partes es que no puedes quedarte callado. Basta es basta. Estamos de pie en Chile y ahora tenemos al pueblo del Líbano luchando por sus derechos".

Claudio, un trabajador hospitalario declaró: “La gente está luchando en Chile debido a los últimos 30 años sin progreso que han puesto a la gente en una situación financiera difícil. La diferencia entre ricos y pobres ahora es histórica.

"Se supone que la economía va bien y prospera, la mejor en América Latina, pero eso no se muestra en términos de salud, educación y necesidades básicas. Ahora el ejército ha sido enviado para reprimir los derechos civiles de las personas. Oficialmente, unas cuarenta personas han sido asesinadas, cientos están ‘desaparecidas’.

"Esta no es una situación aislada en Chile, es algo que está sucediendo en todas partes. Tal vez los chilenos tuvieron demasiada paciencia durante mucho tiempo. Ahora los ancianos están en las calles, los trabajadores y los estudiantes.

Claudio

"En el 73, nuestros padres no tenían redes sociales, todo el movimiento se preparó bajo tierra. Los militares pudieron hacer desaparecer a las personas, llevarlas en aviones y arrojarlas al océano. Ahora podemos usar tecnología, como un teléfono móvil, para protegernos. En el pasado cerraron periódicos y cerraron estaciones de radio. Hicieron todo lo posible para evitar que la gente supiera.

“Ahora en Chile, la cobertura móvil también se ha visto afectada. Puedes llamar por teléfono, pero no puedes enviar un archivo multimedia. No ha funcionado en todas partes, pues están tratando de evitar que la gente comparta cosas".

Cuando se le preguntó sobre el camino a seguir, Claudio dijo: "Un gobierno de trabajadores sería ideal. La mayoría de las personas comunes quieren deshacerse del gobierno actual. Es un primer paso importante en la conciencia".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 29 de octubre de 2019)