¡Opónganse a la traición de la huelga de maestros en Chicago!

Líderes sindicales de la CTU se preparan a poner fin a la huelga sin dar a los maestros el derecho de votar sobre el contrato entreguista

por el Boletín de Maestros de WSWS
2 noviembre 2019

La Chicago Teachers Union (CTU) anunció el jueves que pondrá fin a la huelga de 11 días, la más larga en treinta años, y ordenará a los a trabajar hoy antes de darles el derecho a votar sobre un nuevo contrato.

Jesse Sharkey, presidente de la Chicago Teachers Union, hablando en la sede de la CTU el miércoles por la noche después de la aprobación del acuerdo tentativo por parte de los delegados de la CTU. (George Gallanis/wsws.org)

En coordinación con la administración del alcalde demócrata Lori Lightfoot, la CTU organizó un cínico plan estratégico el jueves por la mañana sobre los días de recuperación perdidos debido a la huelga. Lightfoot anunció en una conferencia de prensa que se agregarán cinco días escolares adicionales al final del año.

Dado que los maestros fueron abandonados en las líneas de piquete sin ningún pago por días de huelga, esto significará que la mayoría perderá más de $2,000 este año, absorbiendo por completo el escaso aumento salarial incluido en el contrato para el próximo año. De hecho, no solo los maestros tendrán que trabajar días adicionales, sino que esto solo compensará menos de la mitad del sueldo perdido durante la huelga.

CTU ahora está lanzando una campaña mediática para presentar su traición como una "victoria" con el fin de justificar el cierre de la huelga y obligar a los maestros a creer en la propaganda y no de sus propios ojos.

El acuerdo adoptado por la Cámara de Delegados de la CTU el miércoles por la noche, en una votación de 364-242, se ajusta por completo a las demandas de Lightfoot, quien ha insistido desde el principio en que "no hay dinero" para satisfacer las demandas de los docentes de mejores salarios, aumento de personal, clases con menos alumnos y más tiempo de preparación.

El contrato incluye aumentos totalmente inadecuados de número de trabajadores sociales y enfermeras durante un período de cinco años. La mayoría de las maestras no verán ningún aumento en el tiempo de preparación. Incluye "aspiraciones" para reducir el tamaño de las clases a través de un comité conjunto de revisión por CPS-CTU que controla los fondos e idear soluciones eligiendo dónde y cómo aplicar.

Los maestros saben que tales promesas no tienen valor, ya que el tamaño de las clases del distrito ha seguido aumentando y las leyes estatales existentes se violan de manera rutinaria para las aulas de educación especial.

Un pariente de un estudiante de educación especial le dijo al WSWS: "Me siento terrible de que muchas escuelas no estén entre las que obtengan las mejoras. Sólo algunas escuelas lo obtendrán con el tiempo. Soy una madre con necesidades especiales. El aula de mi hija rebasa el tope adecuado de alumnos. He estado abogando por mis hijos desde que tenían seis años, y sé con certeza que los niños nunca obtendrán los recursos que necesitan. No tienen un trabajador social y no creo que la escuela de mi hija sea elegida para ser una de las escuelas con los recursos necesarios.

"En fin: CPS no se preocupa por los residentes de bajos ingresos", concluyó.

Los delegados hablaron después de la reunión para denunciar la conducta vergonzosa y antidemocrática de la votación sobre el acuerdo tentativo. A los maestros que pidieron información sobre los votos de los delegados de su escuela se les dijo que no se emitieron boletas. En cambio, se les dijo a los delegados que se pusieran de pie y se les contara. Algunos delegados informaron que algunos estaban tan enojados que se negaron a participar. Se anotaron oficialmente cuatro abstenciones.

Maestros de Chicago marchan durante la huelga

La forma en que se pone fin a la huelga dice mucho sobre el carácter del acuerdo. Los maestros no han tenido la oportunidad de estudiar y discutir un contrato que regirá los próximos cinco años de sus vidas y las de sus estudiantes.

Las maestras que hablaron en el Boletín de Maestros del WSWS expresaron su oposición al contrato. Molly, una maestra de primaria, dijo: “El sindicato básicamente dejó de comunicarse con nosotros el lunes. No había tele-townhall (mitin comunal televizado).

“En el último tele-townhall se rieron cuando alguien preguntó sobre el pago atrasado diferido. Todos los presentes en la conferencia se rieron de nosotros. Fue su culpa que lo perdiéramos todo en primer lugar.

“Nuestro delegado nos preguntó sobre el tiempo de preparación solamente. Nos hicieron votar [el miércoles] si queríamos seguir luchando solamente en función del tiempo de preparación. Y nos hicieron escribir nuestra respuesta junto a nuestros nombres en la hoja de registro con nuestros números de teléfono y correos electrónicos”.

La CTU y la ciudad esperan que el fin de la huelga elimine cualquier iniciativa que tengan las maestras y cree las condiciones para impulsar el acuerdo. Además, los maestros saben que si rechazan el contrato en la votación que se realizarán durante los próximos diez días, entonces continuará la huelga, y la CTU no luchará por nada mejor.

El resultado de la huelga está en línea con la forma en que la CTU ha operado desde el principio. El presidente de la CTU, Jesse Sharkey, declaró al inicio que la huelga sería "a corto plazo", una medida para desahogarse mientras la CTU colaboraba con la administración para llegar a un acuerdo en línea con la exigencia de Lightfoot.

La huelga duró más de lo previsto porque la CTU sintió que no podía impulsar el acuerdo aprobado el miércoles. Sin embargo, al aumentar la presión dentro de la clase dominante en Chicago para poner fin a la huelga, la CTU organizó una maniobra para cerrarla rápidamente.

Los maestros deben oponerse a la venta de su huelga. Sin embargo, una lucha real para defender y expandir la educación pública no puede subordinarse a la CTU y su alianza con el Partido Demócrata, que no menos que los republicanos ha supervisado décadas de un asalto a la educación pública.

La oposición a la desigualdad social está creciendo entre los trabajadores y los jóvenes en todo Estados Unidos y en todo el mundo. Pero el mayor obstáculo para unificar a los trabajadores son los sindicatos pro-capitalistas, ya sea CTU o United Auto Workers, que recientemente cerraron la huelga de 40 días de GM, aceptando el cierre de plantas y una gran proliferación de mano de obra temporal.

Es necesaria una lucha real por parte de la clase trabajadora para redistribuir radicalmente la riqueza para satisfacer las necesidades de la sociedad en lugar de la élite corporativa y financiera. Para luchar por esto, los maestros y todos los trabajadores deben avanzar sus propias demandas, que comienzan con lo que los trabajadores necesitan, no con lo que las corporaciones, los políticos de las grandes empresas y los funcionarios sindicalistas dicen que es asequible.

El Boletín de Maestros del WSWS llama a los maestros a formar comités de base en cada escuela. Organicen reuniones para revisar cuidadosamente el contrato y planificar la oposición. Comuníquense con el Boletín de Maestros del WSWS para recibir asistencia en la organización de dichos comités y en comunicarse con otras secciones de la clase trabajadora para preparar una lucha conjunta.

(Publicado originalmente en inglés el 1 de noviembre de 2019)