Trump denuncia las críticas de Macron a la OTAN en la cumbre de Londres

por Alex Lantier
5 diciembre 2019

Ayer surgieron conflictos amargos entre Estados Unidos y las principales potencias europeas, cuando comenzó la cumbre de la OTAN de dos días en Londres.

Al llegar a una breve conferencia de prensa previa al desayuno con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, Trump denunció al presidente francés Emmanuel Macron. Afirmó que la declaración de Macron a la revista Economist de que la alianza de la OTAN tiene “muerte cerebral”, debido a problemas como los conflictos entre Estados Unidos y Europa por la cancelación de Trump del tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) con Rusia y China, el Brexit o la reciente invasión de Turquía a Siria, fue “muy desagradable”.

“Creo que es muy insultante para muchas fuerzas diferentes”, dijo Trump, y agregó: “Es una declaración dura cuando se hace una declaración como esa”. Es una declaración muy, muy desagradable para esencialmente 28 países”.

Gary Jones (izquierda), expresidente del UAW, y Mark Stewart, CEO de Fiat Chrysler Automobiles North America hablan al inicio de las negociaciones contractuales en Auburn Hills, Michigan [crédito: AP Photo/Paul Sancya]

“Nadie necesita más a la OTAN que Francia, y francamente el que menos se beneficia es Estados Unidos”, dijo Trump. Señalando a conflictos de guerra comercial después de que París impusiera un impuesto a las empresas estadounidenses de Internet Google, Apple, Facebook y Amazon, a lo que Washington reaccionó con aranceles de $2,4 mil millones en las exportaciones de lujo francesas, Trump dijo: “Francia no está bien económicamente en absoluto. Están comenzando a gravar los productos de otras personas”.

Trump también comparó brevemente la declaración de Macron sobre la OTAN con las protestas de los “chalecos amarillos” contra las políticas de austeridad profundamente impopulares de Macron, declarando: “Es una declaración muy difícil de hacer cuando tienes tanta dificultad en Francia. Mira lo que sucede con los chalecos amarillos. ... Han tenido un año muy duro y no puedes hacer declaraciones como esa sobre la OTAN. Es muy irrespetuoso”.

Trump abordó una variedad de problemas durante su discurso laberíntico de 53 minutos frente a Stoltenberg y los medios de comunicación, incluida la amenaza de prolongar las disputas arancelarias de Estados Unidos con China hasta después de las elecciones de 2020. Esto provocó la caída del mercado de valores de futuros de EEUU. Más tarde ese día, Trump celebró conferencias de prensa conjuntas con Macron y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Hablando con Macron, Trump se jactó de haber logrado forzar a los Estados miembros europeos de la OTAN a impulsar el gasto militar. De hecho, está en marcha un enorme fortalecimiento militar, al estar la OTAN aumentando colectivamente el gasto militar en $160 mil millones desde 2016 y con la intención de aumentarlo en otros $240 mil millones para 2024.

Trump y Macron se enfrentaron repetidamente en la conferencia de prensa, durante la cual Macron dijo que “respaldaría” sus comentarios. Después de que Trump amenazara en broma con devolver los combatientes europeos del Estado Islámico (IS) capturados en Siria a Francia, Macron respondió que la mayoría de los combatientes del IS eran del Medio Oriente y criticó a Trump por autorizar una ofensiva turca en Siria para atacar a las milicias kurdas sirias respaldadas por la OTAN. Después de que Trump declarara que la OTAN tiene una “muy buena relación” con Turquía, Macron respondió: “Hemos perdido la cooperación con Turquía”.

Macron también planteó la cancelación por parte de Trump del tratado INF y el tema de la “paz en Europa”, a lo que Trump respondió afirmando insípidamente que las potencias de la OTAN “se llevan bien con Rusia”.

En la conferencia de prensa con Trudeau, Trump atacó a Canadá por gastar menos del 2 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) en el ejército: “Los pondremos en un plan de pago, ¿sabes? Estoy seguro de que al primer ministro le encantaría eso”. También afirmó que apoya a los manifestantes en Irán contra el gobierno iraní y que Washington está “mirando” un nuevo tratado nuclear con Rusia y China. Luego descartó la cuestión de un tratado de control de armas nucleares con Rusia y China, y agregó: “Puede que ni siquiera suceda”.

Trump, quien se retiró del acuerdo climático de París para subrayar su desprecio por el medio ambiente, también afirmó al encontrarse con Trudeau que estaba profundamente preocupado por el tema. “Pienso en ello todo el tiempo. Honestamente, el cambio climático es muy importante para mí”, dijo, y agregó que “agua muy, muy cristalina, limpia y un aire limpio” son “una gran parte del cambio climático”.

Trudeau reaccionó jactándose del récord de guerras libradas por Canadá: “Canadá ha estado allí para cada despliegue de la OTAN. Hemos intensificado constantemente, hemos enviado a nuestras tropas en peligro. Seguimos avanzando —como la mayoría de nuestros aliados. Hay algunos países que, a pesar de que podrían alcanzar el 2 por ciento, no avanzan tanto, y creo que es importante mirar lo que realmente se está haciendo, y los Estados Unidos y todos los aliados de la OTAN saben que Canadá es un socio sólido y confiable y que continuará defendiendo a la OTAN y nuestros intereses”.

Esta disputa abierta y las denuncias mutuas entre altos cargos de los países de la OTAN apuntan al profundo colapso de la alianza. Si bien tiene lugar hoy la reunión de jefes de Estado de la OTAN, seguida de una conferencia de prensa de Stoltenberg, los conflictos políticos están desgarrando la alianza.

Fundada en 1949 como una alianza contra la Unión Soviética en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, su misión fundadora se evaporó con la disolución de la Unión Soviética en 1991 por el régimen estalinista. Ya no unificados por un enemigo común, Washington y sus principales aliados europeos se han estado enfrentando cada vez más en las últimas décadas. La erupción de los conflictos de la guerra comercial por el control de los mercados de miles de millones de euros pone de relieve que estos conflictos están en última instancia arraigados, como lo fueron las guerras mundiales del siglo XX, en los beneficios competitivos y los intereses estratégicos de las principales corporaciones y bancos.

En 2002-2003, estos conflictos llegaron a un punto crítico cuando Francia, Alemania y Rusia se opusieron al intento del gobierno de Bush de obtener la aprobación de la ONU para la invasión ilegal, liderada por Estados Unidos, de Irak, país rico en petróleo. Sin embargo, casi dos décadas después, los conflictos que desgarran la alianza de la OTAN son mucho más profundos incluso que en el momento de la guerra y está creciendo en los medios europeos la especulación sobre si estos conflictos podrían dividir la alianza.

Durante un tiempo, después de la elección de Trump en 2016, los medios atribuyeron los crecientes conflictos entre Washington y sus aliados europeos a la personalidad y la imprevisibilidad del nuevo presidente de Estados Unidos.

Sin embargo, desde que Macron habló con el Economist, es cada vez más evidente que las potencias imperialistas europeas están en desacuerdo no solo con Trump, sino con la política exterior de Estados Unidos en general. Después de reunirse con Stoltenberg en París el viernes, tratando de arreglar las relaciones con la OTAN, Macron dijo: “¿Nuestro enemigo hoy es Rusia? ¿O es China? ¿Es el objetivo de la OTAN designarlos como enemigos? No lo creo”. Señaló “La paz en Europa, la situación posterior al INF, la relación con Rusia, el problema de Turquía, quién es el enemigo” como cuestiones clave que requieren atención.

Tales comentarios contradicen la Estrategia de Seguridad Nacional de EEUU de 2017 que, después de la derrota de las milicias representantes vinculadas a Al Qaeda de la OTAN en la guerra en Siria, abandonó el fraude político de la “guerra contra el terror”. En cambio, el documento de estrategia de 2018 identificó la “competencia con las grandes potencias” para afirmar el dominio mundial de los Estados Unidos como la tarea central de la política exterior de los Estados Unidos; nombró a Rusia y China como enemigos; y abogó por el primer uso de armas nucleares por parte de EEUU como respuesta a amenazas no nucleares.

Sin embargo, la afirmación del dominio mundial de Estados Unidos está dirigida fundamentalmente a los rivales imperialistas de Washington en Europa, así como a Rusia o China.

Por ahora, las quejas de Macron sobre una OTAN “con muerte cerebral” han suscitado críticas de toda la alianza. La canciller alemana, Angela Merkel, trató de corregir las diferencias y afirmó, de manera inverosímil, que era “muy optimista” sobre la cumbre. “A pesar de nuestras divergencias, que debemos discutir entre nosotros, necesitamos discutir el futuro de la OTAN y nuestros intereses estratégicos comunes”, dijo.

En general, en toda Europa, sin embargo, ha habido muchas quejas contra los problemas que Macron planteó en su entrevista con el Economist para justificar decir que la alianza tiene “muerte cerebral”. Alemania ha pedido el rearme a gran escala, la remilitarización y una política europea independiente, lo que provocó una crítica resentida de EEUU en los canales diplomáticos de los intentos europeos de bloquear a los contratistas de defensa estadounidenses fuera de los mercados europeos de armas. Italia ha ignorado las demandas de Estados Unidos de cortar los lazos con los planes de infraestructura de la Iniciativa Cinturón y Ruta de China.

El 9 de diciembre en París, Macron organizará conversaciones entre funcionarios franceses, alemanes, rusos y ucranianos para tratar de organizar un acuerdo de paz para los conflictos dentro de Ucrania provocados por el golpe de Estado respaldado por los Estados Unidos y liderado por los fascistas de Kiev en febrero de 2014. Significativamente, Washington está excluido de estas conversaciones. Son conflictos como estos los que subyacen al estallido de Trump contra Macron hoy.

(Publicado originalmente en inglés el 4 de diciembre de 2019 )