Pompeo promete intervención contra “disturbios” en el “patio trasero” de Washington

por Bill Van Auken
7 diciembre 2019

Washington y los gobiernos latinoamericanos de derecha más estrechamente alineados con la política imperialista estadounidense en el hemisferio occidental han anunciado una nueva serie de sanciones contra Cuba y Venezuela.

Las medidas siguieron a un discurso político sobre América Latina pronunciado por el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, el lunes, en el que trató de culpar de los disturbios populares masivos que han barrido el continente a la subversión cubana y venezolana.

El Departamento de Estado anunció el lunes que identificó seis barcos propiedad de la corporación petrolera estatal venezolana PDVSA, que dijo que “estaban siendo utilizados por el antiguo régimen de Maduro para enviar petróleo a Cuba”. Pompeo emitió un comunicado alegando que las últimas medidas “bloquean los esfuerzos del régimen cubano y el antiguo régimen de Maduro para evadir las sanciones destinadas a evitar el robo de los recursos naturales de Venezuela con fines corruptos”.

Esta acción unilateral de EEUU se produjo solo un día después de que un grupo de gobiernos latinoamericanos de derecha se uniera a Washington para anunciar sanciones dirigidas a 29 altos funcionarios del gobierno venezolano y sus familias, sometiéndolos a una prohibición de viajar y prohibiéndoles realizar transacciones financieras en los respectivos países.

https://www.wsws.org/asset/8d627316-4545-437d-95e4-1e2ed5d51eaO/image.jpg?rendition

A la administración Trump se unieron los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana. También estuvo presente un representante de Juan Guaidó, el político derechista financiado por Estados Unidos y autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, que sirve como títere de la intervención estadounidense. La suerte política de Guaidó ha estado en perpetuo declive desde un intento fallido de provocar un golpe militar en abril pasado.

Estas sanciones tienen un significado particularmente ominoso en el sentido de que fueron emitidas bajo el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). El TIAR, o el llamado Pacto de Río, fue un acuerdo de “defensa hemisférica” de la Guerra Fría cuyos términos fueron dictados por Washington a los gobiernos de América Latina en 1947. Como lo expresó un funcionario estadounidense en ese momento, “La seguridad de los Estados Unidos Estados es sinónimo de seguridad del hemisferio”.

El pacto proporcionó las bases para el desarrollo de la estrecha alianza entre el Pentágono y los ejércitos de América Latina en busca de una doctrina de “seguridad nacional” que dio lugar a dictaduras asesinas en gran parte del continente en la segunda mitad del siglo XX.

El desempolvamiento de este tratado hoy en relación con Venezuela conlleva la amenaza implícita de intervención militar para lograr el objetivo de Washington de cambio de régimen mediante el derrocamiento del gobierno encabezado por el presidente Nicolás Maduro.

La política de dominación y agresión imperialista proseguida por Washington se expresó claramente en un discurso pronunciado el lunes en la Universidad de Louisville en Kentucky por el matón Secretario de Estado de la administración Trump, Pompeo.

Una colección políticamente incoherente de mentiras y propaganda de derecha, el discurso de Pompeo se centró en gran medida en la ola insurreccional que ha estado barriendo gran parte del continente en los últimos meses, mientras falsifica por completo su contenido. Afirmó que los acontecimientos políticos en América Latina se caracterizaron por “un giro brusco hacia la democracia y el capitalismo” y “que se aleja de la dictadura y el socialismo”, presentando como su principal ejemplo a Bolivia, donde dijo que el pueblo “está reconstruyendo su democracia incluso mientras estamos sentados aquí hoy”.

El carácter de esta “democracia” respaldada por Estados Unidos, fundada en un golpe militar de derecha que derrocó al presidente boliviano Evo Morales, se expresó claramente en un informe presentado el martes por un equipo de abogados argentinos y defensores de los derechos humanos. Este describió un “sistema represivo instituido por el gobierno de facto que ha causado docenas de muertes, cientos de detenciones arbitrarias, miles de heridos, innumerables casos de asaltos y torturas, violaciones y otros delitos contra el bienestar físico, psicológico y sexual de las víctimas, que son hombres, mujeres, niños, ancianos y miembros de grupos vulnerables”.

Adoptando la mentalidad policial-estatal de los gobiernos de derecha que han sido blanco de protestas masivas en América Latina, incluido el régimen golpista respaldado por Estados Unidos en Bolivia, Pompeo afirmó que Cuba había intentado “secuestrar protestas democráticas legítimas ... en la región para conducirlas hacia sus fines ideológicos”, y que Colombia “había cerrado sus fronteras a Venezuela por preocupación de que pudieran entrar los manifestantes —los terroristas de Venezuela”.

Agregó que “nosotros en la administración Trump continuaremos apoyando a los países que intentan evitar que Cuba y Venezuela secuestran esas protestas. Y trabajaremos con gobiernos legítimos para evitar que las protestas se conviertan en disturbios y violencia que no reflejen la voluntad democrática de la gente”.

Estos “gobiernos legítimos” consisten en los regímenes más derechistas del continente y los aliados más cercanos de Estados Unidos. Además de Bolivia, incluyen a Chile, donde millones de personas marcharon en las calles contra las medidas de austeridad del presidente Sebastián Piñera; Colombia, que ahora se enfrenta a su tercera huelga general contra la administración de extrema derecha del presidente Iván Duque; y Ecuador, donde las protestas masivas obligaron al presidente Lenín Moreno a huir de la capital.

En todos los casos, estos “gobiernos legítimos” son ejemplos de lo que Pompeo describe como un “giro hacia la democracia y el capitalismo”, lo que para la clase trabajadora y las masas oprimidas de América Latina ha significado un ataque implacable a los niveles de vida, la atención médica, la educación y derechos básicos, junto con la desigualdad social cada vez más profunda. Los millones que han salido a las calles para oponerse a estos ataques han sido recibidos con feroz represión policial y militar. La declaración de Pompeo equivale a una advertencia de que el Pentágono y la CIA se están preparando activamente para ayudar a sofocar los levantamientos revolucionarios, descritos por el secretario de Estado como “disturbios”, en América Latina.

Pompeo continuó: “Y también estaremos atentos. Vigilantes porque los nuevos líderes democráticos no exploten las frustraciones de las personas para tomar el poder, para secuestrar la democracia que los llevó allí”. En otras palabras, la democracia está muy bien si produce un gobierno que se doblega ante los dictados estadounidenses, pero si coloca en el poder a cualquiera que esté dispuesto a desafiarlos, Washington se reserva el “derecho” de buscar un cambio de régimen.

Pompeo también expresó las preocupaciones estratégicas del imperialismo estadounidense en América Latina, refiriéndose a las “influencias malignas en la región” y los “malos actores”, citando como ejemplo un acuerdo con la firma petrolera Roseneft, respaldada por el Estado de Rusia, para operar en Venezuela, que cuenta con las mayores reservas de petróleo de cualquier país del mundo, que antes eran la reserva exclusiva de la Standard Oil, Gulf y Shell.

También advirtió contra las “actividades depredadoras chinas” en América Latina, con lo que se refería al dramático aumento de la influencia económica de China en la región. Beijing ha superado a los Estados Unidos como su principal acreedor y ahora es el mayor mercado de exportación para América del Sur y el segundo más grande después de los Estados Unidos para América Latina en su conjunto. Durante la última década, la inversión china en la región aumentó en más de un 480 por ciento, mientras que el volumen total del comercio entre China y América Latina aumentó aproximadamente veinte veces desde 2000.

Pompeo cerró su discurso declarando: “Queda mucho trabajo por hacer en nuestro propio patio trasero”, usando una frase despectiva que es emblemática de la consideración del imperialismo yanqui de los países al sur de su frontera como sometidos y semicolonias.

Este “trabajo” es parte de un intento global del imperialismo estadounidense para compensar la erosión de su dominio hegemónico de la economía capitalista mundial recurriendo a su supremacía militar continua.

Cuando se le preguntó el mes pasado sobre las crecientes protestas sociales en América Latina, el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), le dijo a USA Today: “Hay un círculo vicioso de amenazas que afectan la seguridad de los Estados Unidos que ponen en peligro la paz y la prosperidad y la democracia aquí en nuestro vecindario. Aquí. Y ese círculo vicioso está en los gobiernos jóvenes. Estas son democracias jóvenes, guerras civiles en nuestra vida aquí mismo”.

A pesar de todas las charlas de Pompeo sobre el giro de América Latina hacia la “democracia y el capitalismo”, es evidente que los círculos gobernantes dentro de los Estados Unidos están viendo los acontecimientos en América Latina con creciente pánico. Les preocupa que las protestas y huelgas masivas en Chile, Bolivia, Colombia y Ecuador se reproduzcan pronto dentro de los Estados Unidos, lo que plantea la unificación de la clase trabajadora en toda América en una lucha común para poner fin al capitalismo.

(Publicado originalmente en inglés el 5 de diciembre de 2019)