Huelguistas franceses se oponen a “tregua navideña” de Macron y los sindicatos

por V. Gnana y Alex Lantier
27 diciembre 2019

A medida que los sindicatos franceses llaman a poner fin a las huelgas contra los recortes de pensiones o retrasar la acción hasta una marcha el 9 de enero, la ira sigue creciendo entre los trabajadores por las políticas de austeridad del presidente Emmanuel Macron. La huelga que comenzó el 5 de diciembre continúa paralizando el tráfico ferroviario y de transporte público en toda Francia, y los huelguistas exigen cada vez más que decidan sus propias acciones independientemente de los jefes sindicales que negocian con el Estado. El único resultado progresista posible de esta confrontación entre la clase trabajadora y el Gobierno es que la clase obrera derroque a Macron.

Los huelguistas hablaron con el WSWS en la manifestación de los "chalecos amarillos" el sábado en París. Hamas, un huelguista afiliado al sindicato pablista Solidarity, enfatizó la necesidad de que los trabajadores tomen la lucha de las manos de los sindicatos: "La base obrera hoy se ha dado cuenta de que, de hecho, tiene que tomar el control de las luchas por sí misma. Tiene que decidir cómo se desarrollará este movimiento".

"La lista de deseos de navidad" de una manifestante: 'Persecución Trivial' de los ladrones, brea y plumas, suero de la verdad , DVD 'Los chalecos amarillos contraatacan'

Los que deberían controlar el movimiento, agregó, "no son los jefes sindicales, son estafadores, les pagan entre 4.000 y 5.000 euros al mes, tienen sus propias oficinas, son solo bastardos que van a ver a Macron y se dan la mano con todos sus ministros y almuerzan y cenan con ellos para cerrar tratos. No hablan por Francia. No deberían decidir”.

En medio de un número creciente de escándalos sobre la brutalidad policial contra los bomberos en huelga y los "chalecos amarillos", Hamas también enfatizó su enojo por la represión policial a la huelga contra Macron.

Dijo: "Francia afirma ser la tierra de los Derechos del Hombre, la patria de la libertad que le da sermones a todo el mundo. Pero hoy la máscara ha caído y nos damos cuenta de que este país reprime a los que se atreven a hablar. ... La policía no está al servicio de la ciudadanía, la policía sirve a las grandes finanzas. La policía, a la que le pagamos con nuestros impuestos, ya no sirve a la gente".

Los huelguistas y los "chalecos amarillos" enfatizaron su hostilidad hacia el régimen de Estado policial que Macron y los bancos están instalando, y sus apegos a las tradiciones de lucha de clases en el siglo XX, de donde surgieron los derechos sociales y democráticos fundamentales que Macron ahora está tratando de eliminar.

Hamas dijo: "Hoy se ve que con los recortes a las pensiones, el seguro de desempleo, las leyes laborales, incluso los trabajadores ya no pueden defender los programas sociales creados en 1945", en cuando hubo luchas revolucionarias de la clase trabajadora contra el régimen de Vichy que colaboró con los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Macron, agregó, "quiere aplastarlos. Él quiere destruirlos".

Céline

Céline, una “chaleco amarillo”, le dijo al WSWS: “Vengo de Polonia, vine aquí en 1968. Mis padres me contaron sobre lo que vieron en la Segunda Guerra Mundial: trenes para el ganado, que salían, llenos de judíos. No quiero que en Francia volvamos a eso, no lo toleraré. Porque cada vez en la historia, comienza con pequeñas cosas".

Céline dijo que protestaba "contra la miseria. ... Nueve millones de franceses no comen adecuadamente todos los días, viven bajo la línea de pobreza". Añadió: "Desde que llegó Macron, sabemos que quiere recortar la salud, el mejor y más justo de nuestros sistemas. No necesita la salud pública, por lo que planea privatizarla, consecuentemente el acceso a la salud sería como en Estados Unidos: si tiene dinero, vaya al médico, si no... puede irse y morirse en un rincón".

Después de los más de 10.000 arrestos y 25 personas que perdieron ojos por las balas de goma desde el comienzo del movimiento de los "chalecos amarillos", Céline enfatizó su enojo con el Estado policial francés: "La brutalidad policial es algo horrible de ver. Sabes, fui detenida para ser interrogado durante 9 horas porque me negué a quitarme el chaleco amarillo. ¿Nueve horas de detención por cargos de insurrección? ¿A dónde va la sociedad? También tengo una amiga que es incluso más pequeña que yo. Una bala de goma casi le quita la mitad de la cara".

Céline puso de manifiesto la hostilidad más amplia de los manifestantes de "chaleco amarillo" hacia el ministro del Interior, Christophe Castaner: "El Sr. Castaner dijo que ‘hay 1.500 manifestantes violentos en París, sabemos dónde están’. ... Y cada vez que vas a una marcha de protesta, te registran, por supuesto. El chico frente a mí tenía un bate de béisbol que sobresalía de su chaqueta, pero no fue detenido". Concluyó: "Ahora sabemos que los ‘manifestantes violentos’ en realidad son pagados por el Estado".

"Devuelvan lo que le robaron al pueblo"

Céline vio como principal muestra de esperanza para el futuro la creciente militancia y la conciencia política de los trabajadores y su desconfianza hacia los patrones sindicales. “Los sindicatos no comenzaron esto; fue la base obrera. Eso significa que la gente ha dicho ‘¡basta!’. Eso es muy importante porque hasta ahora, todas las conversaciones entre el Gobierno y los sindicatos tuvieron lugar a puerta cerrada. Eso significa que es una política oculta, no sabemos de qué hablan, no sabemos a qué acuerdos llegaron”.

El camino a seguir para los huelguistas, los "chalecos amarillos", los jóvenes y otras fuerzas que están entrando en lucha es organizarse independientemente de los sindicatos. No hay nada que negociar con el Gobierno, que ha insistido en que impondrá los recortes de pensiones a pesar de la abrumadora oposición popular. La cuestión decisiva es organizarse independientemente de los sindicatos, en comités de acción que puedan reunir a secciones cada vez más grandes de trabajadores en Francia e internacionalmente que estén demostrando en acción que están listos para una lucha para derribar a Macron y la aristocracia financiera.

A pesar de los intentos de los sindicatos y el Gobierno de imponer una "tregua navideña" para detener la huelga, las protestas continúan por todos lados.

Varios conjuntos musicales, incluido el coro de la catedral de Notre-Dame y la ópera de París, están en huelga, y la huelga de la ópera de la ciudad de Lyon está recibiendo gran atención en las redes sociales. La gerencia intentó imponer un concierto a los cantantes el 18 de diciembre para castigarlos por hacer huelga el día anterior. Los cantantes respondieron anunciando, cuando se levantó el telón ante un teatro lleno el 18 de diciembre, que todavía estaban en huelga y que no cantarían más el 18 que el 17.

“Desde el 5 de diciembre, millones han marchado por toda Francia para exigir el fin de los recortes de pensiones. El movimiento no se debilita; por el contrario, esta semana ha encontrado un nuevo impulso", dijeron ante aplausos y abucheos desde la audiencia. Denunciando los ataques de Macron contra los trabajadores de la cultura, dijeron: "Nuestra gerencia, al posponer un concierto que se suponía que tendría lugar ayer, está tratando de evitar que contribuyamos visiblemente a este movimiento. ... Por lo tanto, desafortunadamente, nosotros los trabajadores hemos decidido no actuar esta noche".

Los bomberos también protestan en medio de una creciente ira por el uso policial de granadas de aturdimiento para atacar a los bomberos que se manifiestan pacíficamente para defender sus pensiones. Aunque los bomberos técnicamente tienen el mismo estatus jurídico paramilitar que la policía antidisturbios, la policía antidisturbios los ha atacado salvajemente. En octubre, un bombero perdió un ojo por la metralla de una granada aturdidora. Ahora, circulan videos en las redes sociales de la marcha del 17 de diciembre, que muestran a la policía acusando y atacando a bomberos, quienes protestaban pacíficamente, y arrojándoles granadas de aturdimiento.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de diciembre de 2019)