Nuevas solicitudes por desempleo llegan a 3,8 millones en EE. UU. en medio de catástrofe económica por pandemia

por Shannon Jones
28 marzo 2020

Las nuevas cifras semanales sobre el seguro de desempleo, según lo informado por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos para la semana que terminó el 21 de marzo, dan una idea de la catástrofe social que se está desarrollando para decenas de millones de trabajadores debido a la pandemia de COVID-19.

Las nuevas solicitudes de beneficios estatales por desempleo en los Estados Unidos aumentaron a un récord de 3.28 millones la semana pasada, ajustadas estacionalmente. El total fue el número más alto de solicitudes nuevas en una semana que se haya registrado, y más de cuatro veces el récord anterior de 695,000 reclamos iniciales en octubre de 1982. El número de la semana anterior fue de solo 282,000, por lo que los reclamos de desempleo aumentaron más del 1,000 por ciento.

El salto se produjo cuando los estados impusieron órdenes de quedarse en casa y los casos de COVID-19 aumentaron en los EE. UU., abrumando hospitales. El número total de muertes relacionadas con el coronavirus en los EE. UU. ahora supera los 1.100 y aumenta rápidamente.

Hay razones para creer que el número de nuevas solicitudes se habría acercado a cuatro millones, pero el sitio web del estado de Nueva York, actualmente el centro de la pandemia de COVID-19 en los EE. UU., se estrelló debido a la gran cantidad de nuevas aplicaciones. El estado reportó solo 80,334 nuevas solicitudes, una gran subestimación. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, predijo que 500,000 residentes de la ciudad perderían sus empleos debido al coronavirus, sin incluir a aquellos en los suburbios y el norte del estado.

Pensilvania tuvo la mayor cantidad de nuevas solicitudes por desempleo registradas, 378,908, ya que el estado cerró escuelas y negocios debido a la pandemia. Según los informes, hubo 650,000 solicitudes por desempleo en el estado en los últimos 11 días. Para fines de esta semana, se espera que ese total alcance los 800,000. El gobernador Tom Wolf pidió a todos los negocios "no vitales" que cerraran, ya que los casos confirmados de COVID-19 en el estado aumentaron más de 1,600.

Pensilvania fue seguida por Ohio con 187,784 solicitudes, según una estimación estatal. Hubo 867 casos de coronavirus reportados en Ohio el jueves, con 223 personas hospitalizadas y 91 en cuidados intensivos, y se espera que ese número se dispare. El teniente gobernador Jon Husted dijo que el sitio web de desempleo del estado había registrado 1.7 millones de visitas en los últimos cinco días.

California vio 186,809 nuevas solicitudes por desempleo la semana pasada, frente a las ya elevadas 57,606 solicitudes de la semana anterior. California ahora tiene más de 3,000 casos de coronavirus reportados y ese número se duplica cada tres o cuatro días. Se emitió una orden obligatoria de quedarse en casa en el estado.

Michigan tuvo 129,298 nuevas solicitudes por desempleo y Massachusetts tuvo 147,995. Ambos estados están bajo órdenes de cierre. Michigan tuvo unos 2,856 casos de coronavirus hasta el jueves y su número de muertos superó los 60. Texas y Nueva Jersey tuvieron cada uno más de 155,000 nuevas solicitudes por desempleo. Los números de COVID-19 están aumentando en ambos estados.

El estado de Washington, otro centro de la pandemia tuvo 133,478 solicitudes por desempleo. Hay más de 2,500 casos de COVID-19 en el estado y se ha pedido a las empresas no esenciales que dejen de operar. Boeing cerró sus operaciones con sede en Seattle el miércoles durante dos semanas.

En Rhode Island, uno de cada 15 trabajadores, el 6.4 por ciento de la fuerza laboral, buscó beneficios después de que el estado prohibiera todo consumo en los restaurantes y bares. En Nevada, casi el seis por ciento de la fuerza laboral del estado presentó reclamos ya que la industria del juego del estado fue cerrada por 30 días por orden del gobernador Steve Sisolak.

Cabe destacar que todos estos números subestiman significativamente el impacto económico de la pandemia de COVID-19 en la población de los Estados Unidos. El aumento en las nuevas solicitudes de desempleo ha abrumado las oficinas estatales de desempleo, en su mayor parte ya con poco personal y falta de fondos debido a los recortes, lo que significa que muchos reclamantes no pudieron presentar solicitudes. En muchos casos, las líneas telefónicas se atascaron y los sitios web se sobrecargaron. Aquellos que no puedan presentar la solicitud aparecerán en números futuros.

Además, de acuerdo con los procedimientos del Departamento de Trabajo, las oficinas de desempleo que no presentan sus informes a tiempo, tal vez porque están sobrecargados, no se cuentan en absoluto en los números oficiales. Además, muchos millones de trabajadores más en la economía casual no son elegibles para la compensación estatal regular por desempleo porque están clasificados como trabajadores por cuenta propia. Los estudiantes, inmigrantes indocumentados, aquellos que han trabajado menos de seis meses en el año y aquellos clasificados como estacionales tampoco son elegibles.

Debido a los cambios reaccionarios en las regulaciones estatales de desempleo, la proporción de trabajadores elegibles para beneficios ha disminuido constantemente a lo largo de los años. Estos cambios han incluido un acortamiento drástico del período en que los trabajadores pueden reclamar beneficios, requisitos onerosos de búsqueda de trabajo y altos umbrales de ingresos. Como resultado, considerablemente menos de la mitad de los desempleados actualmente reciben beneficios por desempleo.

Esta es solo la señal inicial de una ola de choque masiva que golpea la economía de los Estados Unidos e interrumpe la vida de masas de personas. Keith Hall, exdirector de la Oficina de Presupuesto del Congreso y asesor de George W. Bush, dijo: “No hemos visto una caída libre tan grande antes, ni siquiera durante la Depresión. Realmente es como una gran recesión instantánea". Estimó que la tasa oficial de desempleo podría alcanzar el nivel de Gran Depresión del 20 por ciento.

Otro economista estimó que, si la mitad de los trabajadores en restaurantes y comercios minoristas perdieran sus empleos, el desempleo podría aumentar entre un 10 y un 13 por ciento. Eso está muy por encima del máximo posterior a la depresión del 10.8 por ciento durante la recesión de 1981-82.

No se sabe en este momento cuántos trabajos se verán afectados. Como resultado de la crisis económica de 2008, se eliminaron unos 26 millones de empleos. La crisis actual podría superar eso y en un espacio de tiempo mucho más corto.

Paul Goldsmith-Pinkham, analista de Yale, y Aaron Sojourner de la Universidad de Minnesota, dijeron que las solicitudes iniciales de desempleo para la semana actual podrían alcanzar los 4,7 millones. Basaron su evaluación en un análisis de datos de búsqueda en Internet.

Con la crisis aún en sus etapas iniciales, el sistema capitalista con fines de lucro ha sido completamente incapaz de responder de manera sistemática y racional al desafío planteado por la pandemia. Después de ignorar o minimizar el peligro de meses, el Gobierno de los Estados Unidos, al igual que los Gobiernos capitalistas de todo el mundo, ha respondido de manera improvisada y fragmentada, sobre todo para proteger los intereses de las grandes corporaciones.

El cierre temporal de negocios no esenciales, hecho necesario por la incapacidad de aislar y contener la propagación temprana del virus, presagia sufrimientos y dificultades incalculables para amplios sectores de la población que ya sobreviven a niveles de subsistencia. Para millones de trabajadores, la pérdida de incluso un sueldo semanal puede significar la diferencia entre la supervivencia económica y el desastre.

Los trabajadores de bajos salarios, que predominan en los sectores como el comercio minorista y los restaurantes, entre los más afectados por los cierres relacionados con el virus, también son los menos capaces de hacer frente a esto. A menudo carecen de beneficios para la salud y apenas se mantienen a flote.

Los economistas predicen una ola de quiebras y ejecuciones hipotecarias a raíz de los recortes masivos de empleos. Es probable que muchas de las empresas cerradas debido a la pandemia nunca vuelvan a abrir. Se espera una gran disminución del PIB en una escala no vista desde la Gran Depresión.

El torpe y absoluto carácter criminal de la respuesta de los Estados Unidos y otros Gobiernos capitalistas a esta catástrofe plantea la necesidad de que la clase trabajadora intervenga independientemente para defender sus intereses de clase y los intereses de la sociedad en su conjunto. Una solución racional y humana solo se puede lograr a través de la lucha por un programa internacionalista y socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 27 de marzo de 2020)

 

El autor también recomienda:

¡Ningún rescate corporativo! ¡Dirijan los recursos financieros a la clase obrera, no a la élite capitalista!
[24 marzo 2020]

¿Cuántos necesitan morir por Wall Street?
[27 marzo 2020]

Cómo combatir la pandemia del COVID-19: un programa de acciones para la clase obrera
[18 marzo 2020]