Huelgas y protestas continúan contra condiciones de trabajo inseguras en medio de la pandemia de coronavirus

por Marcus Day
7 abril 2020

Con una contundencia cada vez mayor, los trabajadores de todo el mundo están exigiendo medidas de seguridad adecuadas en sus lugares de trabajo, el fin del trabajo no esencial y los recursos necesarios para combatir la pandemia de coronavirus. En un país tras otro, siguen estallando huelgas y protestas de aquellos que prestan servicios críticos prácticamente sin protección, incluidas las enfermeras y los trabajadores de la salud, los trabajadores de Amazon y de los correos, supermercados, procesamiento de alimentos, entre otros.

Al mismo tiempo, la Administración de Trump y sus contrapartes globales buscan sentar las bases para un regreso al trabajo forzado, incluso si eso significa tasas de mortalidad aún más catastróficas entre los trabajadores y una mayor propagación de la pandemia.

En sus conferencias de prensa de la Casa Blanca el sábado y el domingo, Trump advirtió que la próxima semana habría “mucha muerte”, pero sin embargo revivió su demanda de que la economía de Estados Unidos se “abriera” rápidamente. Quejándose de que “estamos pagándoles a las personas para que no vayan a trabajar”, dijo: “Tenemos que volver al trabajo”.

Trabajador de Amazon en Staten Island, instlación JFK8 (crédito: @AngeMariaSolis)

Mientras que Trump y los Gobiernos capitalistas de todo el mundo se dedican a planificar cuán rápido pueden reiniciar la producción y renovar el flujo de ganancias a las corporaciones y bancos, los trabajadores están afirmando cada vez más sus propios intereses y demandas a través de huelgas y protestas, muchas de ellas fuera del control de los sindicatos:

La Administración de Trump, después de decir que la economía tenía que estar “ansiosa por salir” en Semana Santa, retrocedió temporalmente ante la ira generalizada y las protestas de los trabajadores, combinado con la acelerada ola de infecciones y muertes. Sin embargo, busca desarrollar una narrativa, con el apoyo de los sumisos medios corporativos, de que será posible reiniciar de manera segura la actividad económica y un regreso a gran escala del trabajo en el futuro cercano.

En la conferencia de prensa del sábado, el comisionado de la Administración de Medicinas y Alimentos de Trump, Stephen Hahn, dijo que las pruebas de anticuerpos “serán una herramienta para ayudarnos a que las personas vuelvan a trabajar”, a pesar de la falta de evidencia científica de que la presencia de anticuerpos garantice la inmunidad al virus que causa el COVID-19.

Las empresas automotrices, que presionaron para ser designadas “infraestructura crítica esencial” por el Departamento de Seguridad Nacional, permanecen en gran parte cerradas, principalmente en respuesta a la ola de huelgas salvajes que estalló a fines de marzo. Aunque los trabajadores automotrices continúan sucumbiendo a la pandemia, con la muerte de al menos 11 trabajadores de Fiat Chrysler y seis trabajadores de Ford, las compañías automotrices están planteando la posibilidad de un reinicio más adelante en el mes.

“General Motors declaró que evaluaría la situación ‘día a día’ y que no volvería a abrir hasta el 14 de abril”, dijo un veterano trabajador de GM en Indiana al WSWS. “Pero después de eso, ¿qué será diferente? ¿Van a hacernos la prueba del virus y tomar nuestras temperaturas?

“Por lo menos, antes de que regresemos, todos deben someterse a una prueba y tomarse la temperatura en la puerta antes de ingresar a la planta. Pero si tenemos una orden de quedarnos en casa en el estado que va más allá del 14 de abril, no veo cómo pueden volver a abrir legítimamente. Entiendo que algunos trabajos son esenciales, pero no hacer autos nuevos. Esto se está saliendo de control”.

El trabajador denunció la falta criminal de preparación por parte de los republicanos y los demócratas, diciendo que demostró la hostilidad del Gobierno hacia los trabajadores. “Este virus realmente ha demostrado que ambos partidos son incapaces. Si algo bueno ha salido de eso, es que la mayoría de la gente sabrá que nuestro Gobierno valora las ganancias más que la vida y piensa que somos prescindibles”.

Afirmando estar de acuerdo de que la clase trabajadora debe liderar la lucha contra la pandemia, concluyó: “Si no lo hacemos, nadie más lo hará. Creo en la fuerza de los números. Durante tantos años hemos sido complacientes. Ahora tenemos que defender a las futuras generaciones”.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de abril de 2020)

El autor también recomienda:

Las cuestiones de clase en la pandemia de coronavirus
[6 abril 2020]

¡Apoyen a los huelguistas de Instacart, Amazon y Whole Foods!
[1 abril 2020]

La clase obrera, el socialismo y la lucha contra la pandemia
[2 abril 2020]