Ciento cincuenta años desde el nacimiento de Lenin

por David North
25 abril 2020

Hoy se celebra el 150 aniversario del nacimiento de Vladimir Ilich Ulyanov en la ciudad rusa de Simbirsk el 22 de abril de 1870. Conocido en la historia bajo el nombre de Lenin, fue el fundador del Partido Bolchevique, líder de la Revolución de Octubre de 1917 y, sin duda, una figura imponente en la historia política e intelectual del siglo XX.

León Trotsky escribió una vez que todo Lenin se resume en la Revolución de Octubre. Trotsky iluminó el significado de su observación cuando escribió, en su historia de los acontecimientos de 1917: "Además de las fábricas, barracones, aldeas, el frente y los soviets, la revolución tenía otro laboratorio: el cerebro de Lenin".

Este cerebro había estado trabajando en el problema de la revolución durante décadas. La conquista del poder por la clase obrera rusa en octubre de 1917 marcó la intersección de dos procesos históricos mundiales: 1) el desarrollo de las contradicciones del capitalismo ruso y mundial; y 2) la prolongada lucha de Lenin, basado en un análisis materialista filosófico, es decir, marxista, de las condiciones socioeconómicas objetivas, para construir el partido socialista revolucionario necesario para que la clase trabajadora establezca su independencia de todos los organismos políticos de la burguesía.

Lenin hablando en 1919

Tratando de describir el genio y el papel histórico único de Lenin, se puede decir que no hay otra figura en la historia del movimiento socialista, aparte de Marx y Engels, en cuya obra política la relación entre la aplicación consciente del materialismo filosófico —enriquecido por los últimos avances en ciencias naturales (especialmente la física)—, y el desarrollo del análisis político y la estrategia revolucionaria, logró tal expresión explícita, sistemática e internamente unificada.

La característica más llamativa del trabajo teórico-político de Lenin fue su esfuerzo concentrado, que abarca décadas, para elevar la conciencia de clase de la clase trabajadora y, de este modo, permitir la alineación de su práctica con la necesidad socioeconómica objetiva. Los moralistas burgueses, los innumerables académicos y otros enemigos del leninismo han denunciado con frecuencia la "crueldad" del gran revolucionario. Pero hacen mal uso de la palabra. La esencia política de la "crueldad" de Lenin fue, por citar de nuevo a Trotsky, "la mayor apreciación cualitativa y cuantitativa de la realidad, desde el punto de vista de la acción revolucionaria".

Vale la pena señalar que entre los primeros escritos de Lenin, titulado Qué son los "Amigos del pueblo" y cómo luchan contra los socialdemócratas (escrito en 1894 y publicado en el primer volumen de sus obras completas), fue una apasionada defensa del materialismo filosófico, en la que se opuso a la "sociología subjetiva" del teórico populista Nikolai Mikhailovsky. Lenin escribió que la posición materialista —que "el curso de las ideas depende del curso de las cosas"— es "la única compatible con la psicología científica". Lenin continuaba:

Hasta ahora, a los sociólogos les había resultado difícil distinguir lo importante y poco importante en la compleja red de fenómenos sociales (que es la raíz de la subjetividad en la sociología) y no habían podido descubrir ningún criterio objetivo para tal demarcación. El materialismo proporcionó un criterio absolutamente objetivo al señalar las "relaciones de producción" como la estructura de la sociedad, y hacer posible aplicar a estas relaciones ese criterio científico general de recurrencia cuya aplicabilidad a la sociología niegan a los subjetivistas. [Obras completas, Vol. 1, pág. 140]

Detrás de la defensa del materialismo de Lenin había cuestiones decisivas de perspectiva y estrategia política: ¿A qué fuerza social debe orientarse el trabajo del movimiento socialista? ¿Al campesinado o a la clase obrera?

La insistencia de Lenin en un análisis riguroso de los procesos socioeconómicos objetivos no tenía nada en común con la pasividad política, en la que el socialista sólo tenía que esperar a que la historia siga su rumbo. Lenin contrastó el materialismo con el objetivismo. En un nuevo ataque contra el populismo, escrito en 1894–95, escribió:

El objetivista habla de la necesidad de un proceso histórico dado; el materialista da una imagen exacta de la formación social-económica dada y de las relaciones antagónicas a las que da lugar. Al demostrar la necesidad de una serie determinada de hechos, el objetivista siempre corre el riesgo de convertirse en un apologista de estos hechos: el materialista revela las contradicciones de la clase y al hacerlo define su punto de vista. El objetivista habla de "tendencias históricas insuperables"; el materialista habla de la clase que "dirige" el sistema económico dado, dando lugar a tales y tales formas de oposición por otras clases. Así, por un lado, el materialista es más consistente que el objetivista, y da un efecto más profundo y pleno a su objetivismo. No se limita a hablar de la necesidad de un proceso, sino que determina exactamente qué formación social-económica le da al proceso su contenido, exactamente qué clase determina esta necesidad ... El materialismo incluye el partidismo, por así decirlo, y ordena la adopción directa y abierta del punto de vista de un grupo social definido en cualquier evaluación de eventos. [Obras completas, Vol, 1, págs. 400-01]

Este pasaje fue escrito en respuesta a Piotr Struve, el "marxista legal" y futuro líder de los liberales burgueses rusos. Pero también anticipó la lucha de Lenin, una década después, contra la tendencia menchevique, que requería la aceptación por parte de la clase trabajadora del liderazgo político de la clase capitalista en una futura revolución democrática burguesa.

Lenin fue arrestado en 1895 por la policía zarista, e iba a pasar los siguientes cinco años en prisión y en el exilio siberiano. Fueron unos valiosos años de intenso trabajo teórico, que incluyó su estudio de la filosofía hegeliana y su compromiso con la dialéctica, que más adelante llegaría a dominar.

El período de exilio de Lenin terminó en 1900 y pronto se dirigió a Europa occidental, donde comenzó, a pesar de un difícil encuentro inicial, una estrecha colaboración con el "padre del marxismo ruso", G. V. Plekhanov.

A principios de siglo, el movimiento socialdemócrata europeo se enfrentaba a un desafío revisionista al marxismo, dirigido por Eduard Bernstein. Políticamente, el revisionismo buscaba reemplazar el programa de la revolución socialista por el reformismo laboral burgués. Teóricamente, planteaba la filosofía idealista del neokantismo académico en oposición al materialismo dialéctico.

Es especialmente significativo, a la luz del desarrollo posterior del movimiento socialdemócrata europeo entre 1898 y el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, que las contribuciones más importantes a la lucha teórica y política contra el revisionismo fueran hechas, no por los socialdemócratas alemanes, sino por la marxista polaca Rosa Luxemburgo, y las dos principales figuras del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR), Plejánov y Lenin.

Reforma o Revolución de Luxemburgo fue una exposición devastadora de las consecuencias políticas del revisionismo de Bernstein. La crítica de Plejánov al revisionismo neokantiano de Bernstein y sus partidarios sigue estando, hasta el día de hoy, entre las exposiciones más brillantes del desarrollo histórico y la metodología teórica del materialismo dialéctico.

Sin embargo, fue la contribución de Lenin a la lucha contra el revisionismo y el oportunismo, el ¿Qué hacer?, la que resultó ser la más aguda teóricamente y políticamente visionaria. Con mayor profundidad y consistencia que cualquier otro marxista de su tiempo, incluyendo Kautsky, Lenin reveló y explicó el significado objetivo y las implicaciones políticas del menosprecio de la teoría marxista.

Además, Lenin demostró la inextricable conexión entre la lucha contra la influencia del oportunismo en todas sus diversas formas —teóricas, políticas y organizativas— y la construcción del partido revolucionario y el establecimiento de la independencia política de la clase trabajadora.

Denunciando como oportunista todas las tendencias que restaban importancia a la lucha explícita por el desarrollo de la conciencia socialista y, en cambio, glorificaban el desarrollo espontáneo (es decir, sin la intervención de los marxistas) de la conciencia y la práctica de la clase trabajadora, Lenin escribió:

Puesto que no se puede hablar de una ideología independiente formulada por las propias masas trabajadoras en el proceso de su movimiento, la única opción es, o bien la ideología burguesa o bien la socialista. No hay un curso intermedio (porque la humanidad no ha creado una "tercera" ideología y, además, en una sociedad desgarrada por antagonismos de clase nunca puede haber una ideología sin clase ni una ideología por encima de la clase). Por lo tanto, menospreciar la ideología socialista de cualquier manera, apartarse de ella en el más pequeño grado significa fortalecer la ideología burguesa. Se habla mucho de la espontaneidad. Pero el desarrollo espontáneo del movimiento obrero conduce a su subordinación a la ideología burguesa. [Obras completas, Vol. 5, pág. 384]

Trazando un marcado contraste entre la conciencia socialista y el sindicalismo, que definió como la ideología burguesa de la clase trabajadora, Lenin escribió:

Por lo tanto, nuestra tarea, la tarea de la socialdemocracia, es combatir la espontaneidad, desviar el movimiento de la clase obrera de este esfuerzo espontáneo y sindicalista por entrar bajo el ala de la burguesía y ponerlo bajo el ala de la socialdemocracia revolucionaria. [ Ibid, págs. 384-85]

¿Qué hacer? fue publicado en 1902. Pero no fue hasta 1903, en el Segundo Congreso del POSDR, que se justificó la perspicacia del análisis de Lenin de las implicaciones políticas de la lucha contra el oportunismo. La división que se produjo en el Segundo Congreso —ostensiblemente sobre una diferencia "menor" sobre la definición de pertenencia al partido, que dio lugar a las facciones bolchevique y menchevique— fue vista inicialmente por muchos delegados como una alteración innecesaria e incluso maligna de la unidad del partido, causada por el faccionalismo excesivo de Lenin.

La respuesta de Lenin a esta acusación fue llevar a cabo un análisis detallado de las actas del Segundo Congreso, que abarcó 37 sesiones, celebradas durante un período de tres semanas. Este análisis, que fue publicado bajo el título Un paso adelante, dos pasos atrás, demostró que la facción menchevique era una manifestación, dentro del movimiento socialista ruso, de tendencias políticamente oportunistas —que se inclinaban hacia el compromiso y la conciliación con los partidos liberales y reformistas de la burguesía— que se habían desarrollado en los partidos socialdemócratas de toda Europa.

Los acontecimientos posteriores en Rusia, particularmente durante y después de la revolución de 1905, corroboraron el análisis de Lenin del carácter de clase y la orientación democrático-liberal de las tendencias revisionistas y oportunistas. Trazar, siquiera de forma esbozada, la evolución de la diferenciación política de las tendencias bolchevique y menchevique en los años siguientes al Segundo Congreso está necesariamente fuera del alcance de esta conmemoración de la vida de Lenin.

Sin embargo, hay que subrayar que la comprensión de Lenin de la "lucha intrapartidaria" contra el oportunismo, en todas sus diversas formas, era profundamente diferente de la que generalmente prevaleció a lo largo de la Segunda Internacional. Lenin analizó los conflictos sobre asuntos de tácticas, organización y programa como manifestaciones, dentro de partidos y facciones, de divisiones objetivas dentro de la sociedad. Tales divisiones no debían ser vistas como distracciones del compromiso del movimiento socialista en la lucha de clases, sino como un elemento esencial e inevitable de esa lucha.

Tratando de descubrir los procesos socioeconómicos subyacentes al desarrollo de la lucha entre tendencias, Lenin vio el oportunismo como la manifestación de los intereses burgueses y pequeñoburgueses y la presión sobre la vanguardia revolucionaria. La respuesta adecuada a esa presión, cualquiera que sea su forma, no era buscar el acomodo y el compromiso. El oportunismo no era, en opinión de Lenin, una parte legítima del movimiento obrero. Era, más bien, una fuerza debilitante, desmoralizadora y reaccionaria, que trabajaba para desviar a la clase obrera del programa de revolución social y hacia la capitulación a la burguesía.

Fue esta actitud intransigentemente hostil hacia el oportunismo lo que distinguió al bolchevismo de todos los demás partidos políticos y tendencias dentro de la Segunda Internacional antes del estallido de la Primera Guerra Mundial.

El significado histórico mundial de la lucha que Lenin había librado contra el oportunismo fue corroborado en 1914. Casi de la noche a la mañana, los principales partidos de la Segunda Internacional abandonaron las promesas que habían hecho de defender la solidaridad de la clase obrera internacional y capitularon ante las clases dominantes de sus países. La oposición de Lenin a la traición de la Segunda Internacional, y el llamado a la construcción de una Tercera Internacional, lo elevaron a él y al Partido Bolchevique a la vanguardia del movimiento socialista mundial.

Las características sobresalientes de la respuesta de Lenin al colapso de la Segunda Internacional fueron en primer lugar, que demostró la conexión entre la traición de agosto de 1914 y el desarrollo antecedente del revisionismo y el oportunismo en los partidos socialdemócratas. En segundo lugar, Lenin demostró que el crecimiento del oportunismo no debía explicarse en términos de traición personal (aunque ciertamente hubo traición), sino de poderosas tendencias socioeconómicas derivadas del desarrollo del imperialismo en los últimos años del siglo XIX y la primera década y media del XX. En una serie de brillantes obras teóricas —sobre todo, el monumental El imperialismo, la etapa superior del capitalismo — Lenin proporcionó un análisis exhaustivo de la esencia económica del imperialismo, su lugar en la historia del capitalismo, su papel en el crecimiento del oportunismo y la corrupción general de las organizaciones obreras afiliadas a la Segunda Internacional y, finalmente, su relación con el desarrollo de la revolución socialista mundial.

En un resumen conciso de su trabajo sobre las causas y el significado de la guerra, titulado El imperialismo y la escisión en el socialismo, Lenin escribió:

El imperialismo es una etapa histórica específica del capitalismo. Su carácter específico es triple: el imperialismo es el capitalismo monopolista; capitalismo parasitario o en descomposición; capitalismo moribundo. La suplantación de la libre competencia por el monopolio es la característica económica fundamental, la quintaesencia del imperialismo. El monopolio se manifiesta en cinco formas principales: 1) cárteles, sindicatos y fideicomisos: la concentración de la producción ha llegado a un grado que da lugar a estas asociaciones monopolistas de capitalistas; 2) la posición monopolista de los grandes bancos: tres, cuatro o cinco bancos gigantes manipulan toda la vida económica de Estados Unidos, Francia y Alemania; 3) la incautación de las fuentes de materia prima por los fideicomisos y la oligarquía financiera (el capital financiero es un capital industrial monopolista fusionado con el capital bancario); 4) la partición (económica) del mundo por los cárteles internacionales ha comenzado. Ya hay más de cien cárteles internacionales de este tipo, que comandan todo el mercado mundial y se lo reparten "amistosamente" entre ellos, hasta que la guerra los vuelve a re partir. La exportación de capital, distinta de la exportación de productos básicos bajo el capitalismo no monopolista, es un fenómeno muy característico y está estrechamente relacionada con la partición económica y territorial-política del mundo; (5) se completa la partición territorial del mundo (colonias). [Obras completas, Vol. 23, pág. 195]

Lenin llamó la atención sobre varias características políticas críticas de la época imperialista.

La diferencia entre la burguesía imperialista democrática-republicana y la burguesía imperialista reaccionaria-monárquica se borra precisamente porque ambos se están pudriendo vivos... En segundo lugar, la decadencia del capitalismo se manifiesta en la creación de un enorme estrato de arrendatarios, capitalistas que viven de "cupones de recorte". ... En tercer lugar, la exportación de capital es parasitismo elevado a un alto nivel. En cuarto lugar, "el capital financiero se esfuerza por la dominación, no por la libertad". La reacción política en todas las etapas es una característica del imperialismo. Corrupción, soborno a gran escala y todo tipo de fraudes. En quinto lugar, la explotación de las naciones oprimidas —que está inseparablemente relacionada con las anexiones— y especialmente la explotación de colonias por un puñado de "grandes" potencias, transforma cada vez más el mundo "civilizado" en un parásito sobre el cuerpo de cientos de millones en las naciones incivilizadas. El proletario romano vivía a costa de la sociedad. La sociedad moderna vive a costa del proletario moderno. Marx destacó especialmente esta profunda observación de Sismondi. El imperialismo cambia un poco la situación. Un estrato superior privilegiado del proletariado en los países imperialistas vive en parte a expensas de cientos de millones en las naciones incivilizadas. [ Ibid, págs. 106-07]

A lo largo de todos los acontecimientos de la economía global en el último siglo, el análisis de Lenin de las características económicas y políticas del imperialismo conserva una inmensa relevancia contemporánea. Un pasaje que resuena con fuerza excepcional en el presente período insta a los socialistas a " bajar cada vez más profundo, a las masas reales; este es todo el significado y todo el propósito de la lucha contra el oportunismo". [ Ibid, pág. 120]

El imperialismo y la división en el socialismo fue escrito en octubre de 1916. Lenin vivía en Zúrich, que sirvió como su cuartel general político mientras él brindaba liderazgo político para la oposición internacionalista revolucionaria a la guerra. En enero de 1917, Lenin pronunció una conferencia conmemorativa del duodécimo aniversario del estallido de la Revolución de 1905. Dijo:

No debemos ser engañados por la actual grave quietud en Europa. Europa está embarazada de la revolución. Los monstruosos horrores de la guerra imperialista, el sufrimiento causado por el alto costo de la vida en todas partes engendran un estado de ánimo revolucionario; y las clases dominantes, la burguesía y sus siervos, los gobiernos, se están moviendo cada vez más hacia un callejón sin salida que nunca podrán desentrañar sin tremendas conmociones. [ Ibid, pág. 253]

Apenas seis semanas después, la revolución prevista por Lenin nació en las calles de Petrogrado. El régimen zarista fue derrocado por un levantamiento masivo de la clase obrera, llevando al poder a un Gobierno Provisional burgués, apoyado por los partidos menchevique y socialista-revolucionario. Con Lenin atrapado en Zúrich, el liderazgo del Partido Bolchevique, que estaba en Petrogrado, principalmente Lev Kamenev y Josef Stalin, ofreció apoyo crítico al Gobierno Provisional y a la continuación de la participación de Rusia en la Guerra Mundial.

Lenin envió las "Cartas desde lejos" a Petrogrado, en las que dejó clara su oposición al Gobierno Provisional. Pero no fue hasta que logró regresar a Rusia, a bordo de un "tren blindado" en abril, que Lenin fue capaz de iniciar la lucha política que provocó un cambio fundamental en el programa y la orientación estratégica del Partido Bolchevique y lo puso en el rumbo que condujo a la conquista del poder en octubre de 1917.

La lucha iniciada por Lenin, inmediatamente después de su regreso a Rusia, representa la lucha políticamente más consecuente de su vida. Las "Tesis de Abril" de Lenin repudiaron el programa de "la dictadura democrática del proletariado y el campesinado" que había dirigido la estrategia política y la práctica del Partido Bolchevique desde la revolución de 1905. Ese programa había definido la lucha por el derrocamiento del régimen zarista como una revolución democrática burguesa. La fórmula bolchevique insistió en el papel principal de la clase obrera en la revolución que se avecinaba, y aspiraba a la destrucción de todos los restos feudales y antidemocráticos del régimen zarista. Pero el programa de los bolcheviques no pidió el derrocamiento de la burguesía rusa y la eliminación de las relaciones de propiedad capitalistas.

Además, la formulación programática de los bolcheviques —que define el nuevo régimen revolucionario como una "dictadura democrática del proletariado y los campesinos"— impartió un grado significativo de ambigüedad con respecto a la naturaleza precisa del poder estatal que iba a surgir del derrocamiento del régimen zarista.

En los años entre 1905 y 1917, la crítica de izquierda más completa del programa bolchevique de la dictadura democrática fue la que planteó León Trotsky. Su teoría de la revolución permanente contemplaba que el derrocamiento del zarismo condujera, más o menos rápidamente, a la conquista del poder por parte de la clase obrera. A pesar del atraso económico de Rusia, el desarrollo global del capitalismo y la geopolítica imperialista imposibilitaron el desarrollo de la Revolución rusa según los delineamientos democráticos y capitalistas burgueses, como habían sido tradicionalmente previstos por los marxistas. La Revolución rusa colocaría ante la clase obrera la tarea de derrocar a la burguesía y tomar el poder en sus propias manos. Al ver a la Revolución rusa como la apertura de la revolución socialista mundial, Trotsky insistió en que la supervivencia de la dictadura proletaria en Rusia dependería del derrocamiento del capitalismo por parte de la clase trabajadora en los países capitalistas avanzados, sobre todo, en Alemania.

Antes de 1914, Lenin había desestimado la teoría de la revolución permanente de Trotsky como "absurdamente izquierdista". Sin embargo, es sin duda el caso de que el estallido de la guerra mundial llevó a Lenin a reevaluar la vieja fórmula bolchevique y reconsiderar su actitud hacia el programa de Trotsky. No se trataba de un caso de plagio político. Lenin llegó a conclusiones muy cercanas a las de Trotsky, si no del todo idénticas, como consecuencia de su propio análisis de la dinámica económica y política global de la guerra mundial. Inmensamente principista en su enfoque de la política, Lenin reconoció la necesidad de cambiar el programa del partido. En el curso de una lucha política que se extendió durante varias semanas, fue capaz de reorientar al Partido Bolchevique y ponerlo en el rumbo que condujo a la conquista del poder político en octubre.

Hay un episodio más en el drama de 1917 que testimonia el extraordinario vínculo entre la teoría y la práctica en la obra de Lenin. Después de la derrota sufrida por la clase obrera de Petrogrado durante los Días de Julio, la erupción de la contrarrevolución obligó a Lenin a esconderse. Bajo las condiciones políticas más difíciles, con su vida en peligro constante, Lenin se preparó para la renovación de la lucha por el poder escribiendo El Estado y la Revolución. La concepción de Lenin de cómo el partido marxista se preparó a sí mismo y a la clase obrera para grandes tareas políticas encuentra una expresión característica en su prefacio de esta notable obra, cuya importancia no ha disminuido ni siquiera por el paso de un siglo.

La lucha por liberar a los trabajadores de la influencia de la burguesía en general, y de la burguesía imperialista en particular, es imposible sin una lucha contra los prejuicios oportunistas sobre el "Estado". ...

La cuestión de la relación de la revolución proletaria socialista con el Estado, por lo tanto, está adquiriendo no sólo importancia política práctica, sino también la importancia de un problema muy urgente de la época, el problema de explicar a las masas lo que tendrán que hacer en poco tiempo para liberarse de la tiranía capitalista. [ Obras completas, Vol. 25, pág. 388]

La toma del poder por parte de la clase obrera rusa, liderada por el Partido Bolchevique, tuvo lugar del 25 al 26 de octubre. En su relato Diez días que sacudieron el mundo, John Reed fue testigo de la entrada triunfal de Lenin en el Sóviet de Petrogrado, y escribió esta evocadora descripción del gran líder revolucionario. "Vestido con ropa en mal estado, los pantalones demasiado largos para él. No impresionante, para ser el ídolo de una turba, amado y venerado como tal vez pocos líderes en la historia lo han sido. Un extraño líder popular, un líder puramente en virtud del intelecto; incoloro, sin humor, sin concesiones y desprendido, sin idiosincrasias pintorescas, pero con el poder de explicar ideas profundas en términos simples, de analizar una situación concreta. Y combinado con la astucia, la mayor audacia intelectual".

Uno puede cuestionar legítimamente la descripción de Reed de Lenin como "incoloro" y "sin humor". Hay muchos relatos de la personalidad de Lenin que proporcionan una amplia evidencia de las cualidades que Reed no notó el día en que el líder del Partido Bolchevique estaba totalmente absorto con el derrocamiento del Estado burgués y el establecimiento de un gobierno revolucionario. Pero la caracterización de Reed de Lenin como "un líder puramente en virtud del intelecto" está justificada, aparte de una cierta unilateralidad. Lenin representó un nuevo tipo de líder político, que buscaba basar el programa y la práctica de su partido y la clase trabajadora en una comprensión científica de la realidad objetiva.

El problema de establecer la alineación adecuada de la teoría y la práctica era una preocupación central de toda la vida política de Lenin. "La tarea más elevada de la humanidad", escribió Lenin en Materialismo y empiriocriticismo, "es comprender esta lógica objetiva de la evolución económica (la evolución de la vida social) en sus características generales y fundamentales, para que sea posible adaptarse a la conciencia social y a la conciencia de las clases avanzadas de todos los países capitalistas de la manera más definida, clara y crítica posible". [Obras completas, Vol. 14, pág. 325]

Lenin, León Trotsky, Lev Kamenev motivan a las tropas a luchar en la guerra soviético-polaca, 1 de mayo de 1920

Hace cincuenta años, en 1970, el centenario del nacimiento de Lenin fue la ocasión para innumerables reuniones, seminarios, simposios, manifestaciones y mítines, en los que se celebró su vida. Pero en su mayor parte, estos acontecimientos se dedicaron a falsificar su trabajo político. Todos los rastros de su estrecha colaboración con Trotsky tuvieron que ser borrados. Hubo que transformar a Lenin, que había librado una guerra de por vida contra el capitalismo, en un defensor del camino parlamentario hacia el socialismo y la coexistencia pacífica entre las clases. La Unión Soviética todavía existía y la burocracia gobernante dispensaba vastos recursos para promover una versión de la vida de Lenin compatible con las necesidades de la burocracia estalinista gobernante.

Después de haber consignado su cuerpo momificado a un mausoleo, los impostores del Kremlin intentaron presentarse como los herederos legítimos del gran revolucionario. De hecho, los funcionarios del Kremlin, que estaban en lo alto del mausoleo de la Plaza Roja para celebrar el centenario, eran los herederos de Stalin, el criminal contrarrevolucionario, y los beneficiarios de la traición a los principios y el programa de la Revolución de Octubre.

Lenin, en el capítulo inicial de El Estado y la Revolución, había anticipado su propio destino. "Durante la vida de los grandes revolucionarios", escribió, "las clases opresivas los perseguían constantemente, recibían sus teorías con la malicia más salvaje, el odio más furioso y las campañas más sin escrúpulos de mentiras y calumnias. Después de su muerte, se los intenta convertir en íconos inofensivos, canonizarlos, por así decirlo, y santificar sus nombres hasta cierto punto para la "consolación" de las clases oprimidas y con el objeto de engañar a estas últimas, al mismo tiempo que le roban a la teoría revolucionaria su sustancia, mellando su filo revolucionario y vulgarizándola". [Obras completas, Vol. 25, pág. 390]

Pero ahora, al conmemorar el 150 aniversario del nacimiento de Lenin, la historia ha llegado a su fin. En medio de una crisis global sin precedentes, el legado del verdadero Lenin —que fue defendido por el movimiento trotskista— una vez más educará e inspirará a una nueva generación de trabajadores y jóvenes revolucionarios.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de abril de 2020)