La pandemia COVID-19 y la guerra de clases en Europa

por Alex Lantier
8 mayo 2020

El siguiente discurso fue pronunciado por Alex Lantier, miembro fundador del Partido por la Igualdad Socialista (Francia), en el Rally en Línea del Día Internacional de los Trabajadores de 2020, celebrado por el World Socialist Web Site y el Comité Internacional de la Cuarta Internacional el 2 de mayo.

Queridos camaradas y amigos, me siento honrado de traer un saludo fraternal del Partido por la Igualdad Socialista de Francia a este encuentro internacional.

Apenas han pasado tres meses desde que aparecieron los primeros casos de COVID-19 en Europa. Pero Europa ya ha sufrido un golpe masivo y duradero. Se han confirmado alrededor de 1,5 millones de casos, cientos de miles más están infectados, excluidos de las estadísticas oficiales, sufriendo o muriendo en casa o en hogares de ancianos. Más de 130.000 europeos han muerto, y millones están de luto por ellos.

Las políticas de confinamiento necesarias para contener la propagación de COVID-19 han detenido la economía europea. Más de 11 millones de trabajadores en Francia, 10 millones en Alemania y 9 millones en España están desempleados o subempleados, varias veces más que después del colapso de 2008. La supervivencia de millones de pequeñas empresas está amenazada. Europa se enfrenta a su crisis económica más profunda desde la depresión de los años 30, que condujo al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

El discurso de Alex Lantier comienza a la 1:02:57 en el video.

Esta crisis histórica ha puesto de manifiesto la podredumbre política del capitalismo europeo y de la aristocracia financiera gobernante. Desde 2008, los Gobiernos y los bancos centrales de Europa han vertido más de cuatro billones de euros de dinero público en los bancos, imponiendo al mismo tiempo una austeridad devastadora a los trabajadores y a los servicios sociales.

Desde entonces, los recursos sociales no se han destinado a comprar máscaras o respiradores, ni a financiar investigaciones científicas clave, sino a comprar las deudas tóxicas de los grandes inversores y a hacer la guerra.

¿Cuál es el resultado? Estas muertes masivas, que podrían haberse evitado, son producto no sólo de la naturaleza sino sobre todo de la sociedad de clases. Ahora, en toda Europa, un continente con muchos de los países más ricos del mundo, es imposible conseguir máscaras y otros suministros médicos clave. El propio personal médico ha pagado un alto precio: son el 20 por ciento de los enfermos en España, el 10 por ciento en Italia, o más de 60.000 personas sólo en esos dos países.

En cuanto a la vacuna contra el coronavirus, en la que los científicos esperaban trabajar desde la epidemia de SARS de 2002, el trabajo debe comenzar prácticamente desde cero. “La mayoría de los proyectos que teníamos sobre el virus estaban en espera”, explicó un científico francés, por falta de fondos. Esta decisión está costando ahora no miles de euros, sino miles de vidas.

La Unión Europea y el capitalismo europeo están económica, política y moralmente en bancarrota. La clase obrera se enfrenta ahora a una lucha en dos frentes: la guerra contra COVID-19, y la guerra de clases.

En primer lugar, las capas más oprimidas de trabajadores están en el frente de batalla contra el virus. Los directores generales y los profesionales se refugian en sus casas en fincas o en grandes apartamentos en los barrios ricos, pero los camioneros, los repartidores, los cuidadores y las enfermeras siguen trabajando. Estos trabajadores esenciales pero mal pagados están expuestos a COVID-19, a menudo viviendo hacinados en pequeños apartamentos, en distritos de clase trabajadora clasificados como “zonas rojas” debido al gran número de casos que hay.

En segundo lugar, la pandemia está preparando una nueva erupción de la lucha de clases. Ya sólo las huelgas masivas de los trabajadores del acero, de los automóviles y de otras fábricas en Italia a principios de marzo obligaron a los Gobiernos capitalistas a aceptar las órdenes de alojamiento a domicilio exigidas por las autoridades sanitarias.

Pero la burguesía persigue implacablemente una política criminal. En Berlín, la canciller Angela Merkel declaró que entre el 60 y el 70 por ciento de la población se contagiaría de COVID-19. El Gobierno británico por su parte llama a esta misma siniestra teoría “inmunidad colectiva”.

La Unión Europea está lanzando una campaña de vuelta al trabajo, llevada a cabo por todos los estados europeos, en medio de una pandemia furiosa con más de 20.000 nuevos casos cada día en toda Europa. Esto conducirá inevitablemente a un aumento del número de nuevos casos y de muertes.

Al mismo tiempo, el Banco Central Europeo y la Unión Europea han anunciado trillones de euros en rescates bancarios. Para extraer los beneficios que se pagarán por esta avalancha de capital ficticio, se prevén vastos ataques sociales a los trabajadores que ahora se ven obligados a volver a trabajar. El Medef, la federación de empresas francesas, exige recortes históricos en las horas extraordinarias y en los días de vacaciones, mientras que las decenas de miles de despidos en las aerolíneas y el turismo europeos son una primera señal de la masacre de puestos de trabajo que se está planeando.

Las burocracias sindicales y los partidos populistas pequeñoburgueses como Podemos en España son cómplices de esta política criminal. En España, el Gobierno de Podemos incluso envía a la policía a agredir a los trabajadores del acero que están en huelga por el derecho a refugiarse en casa en medio de la pandemia.

Pero la clase obrera no es un rebaño, y no se dejará sacrificar.

Desde 2018, la ira de la clase trabajadora está sacudiendo a Europa. El movimiento del “chaleco amarillo” de Francia; las huelgas de las enfermeras portuguesas, los profesores polacos y los metalúrgicos alemanes; las protestas masivas contra la represión política en Cataluña; y las huelgas de los trabajadores ferroviarios británicos y franceses han marcado el nacimiento de una nueva era de la lucha de clases. La bancarrota del capitalismo europeo, tal como surgió de la disolución de la Unión Soviética por parte de la burocracia estalinista y la formación de la Unión Europea, está provocando una creciente oposición de la clase trabajadora.

La pandemia no disminuye sino que intensifica el conflicto de clases. La clase obrera se enfrenta a la urgente necesidad de aplastar la oposición capitalista a una lucha total contra la pandemia, que pone todos los recursos sociales a la lucha por la defensa de la vida.

La única estrategia viable para los trabajadores es el retorno a la lucha por transferir el poder del Estado a la clase obrera, una lucha que se inició hace un siglo en la revolución de octubre de 1917 en Rusia.

Hoy, en este día de la clase obrera internacional, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional saluda a los trabajadores de todo el mundo al comprometerse a construir entre ellos un movimiento socialista que pueda llevar a cabo esta tarea revolucionaria. Frente a la innegable bancarrota de la Unión Europea, avanza en la lucha por los Estados Unidos Socialistas de Europa.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de mayo de 2020)