El gobierno de Macron terminará el aislamiento por coronavirus a partir de este lunes

por Alex Lantier
11 mayo 2020

En un discurso televisado el jueves por la tarde, el Primer Ministro Édouard Philippe y otros cinco ministros confirmaron que el presidente Emmanuel Macron había dado la orden de poner fin al confinamiento y de reabrir la economía el 11 de mayo. La imprudente decisión del gobierno, tomada en el Consejo de Defensa, que se inscribe en la línea de medidas similares que se están llevando a cabo en Europa y Estados Unidos, pone en peligro innumerables vidas.

En los Estados Unidos, altos funcionarios de la administración de Trump declaran que terminar con el confinamiento significa que los americanos deben acostumbrarse a que 3.000 personas en el país mueran cada día.

Si bien el confinamiento que comenzó en Francia el 17 de marzo sigue reduciendo el número de nuevos casos y muertes, la "primera ola" de la pandemia no ha terminado, ni en Francia ni en Europa. El miércoles se anunciaron 3.640 nuevos casos de COVID-19 en Francia. El día del discurso de Philippe, había 28.490 nuevos casos en toda Europa, incluyendo más de 17.000 fuera de Rusia. Philippe anunció el fin del encierro mientras admitía que esperaba muchos casos nuevos y no sabía cuáles serían las consecuencias del desconfinamiento.

El primer ministro francés Edouard Philippe (segundo a la izquierda) presenta su plan para salir del encierro en la Asamblea Nacional de París, el 28 de abril de 2020 [Fotografía: David Niviere, Pool via AP]

“En tres semanas, a finales de mayo, sabremos exactamente dónde estamos”, dijo. “Sabremos si hemos logrado o no contener la epidemia. Conoceremos la tasa de contaminación y las entradas en los hospitales y en las unidades de cuidados intensivos... Si estos números y cifras siguen siendo bajos, podremos felicitarnos y pasar a la siguiente fase, ampliando nuestra libertad en muchas áreas que son particularmente importantes para el próximo verano. Si no, sacaremos las consecuencias y nos adaptaremos”.

El cínico argumento de Philippe de que el gobierno se embarcaría ciegamente en una desconfinamiento impuesta por el destino no sólo muestra indiferencia por las vidas humanas, sino que también es falso. Es precisamente en tales circunstancias que los modelos epidémicos se utilizan para informar las decisiones. Sin embargo, múltiples estudios muestran que el desconfinamiento conducirá a un repunte masivo de la epidemia en el mejor de los casos.

Un estudio de la Assistance Publique-Hôpitaux de Paris (AP-HP) modeló la propagación del virus en una población con la protección prevista por Macron: máscaras, detección de pacientes y distanciamiento social. Si bien se han registrado aproximadamente 25.000 muertes por COVID-19 en Francia, el estudio prevé entre 33.500 y 87.100 nuevas muertes en Francia entre mayo y diciembre de 2020.

El estudio llegó a la conclusión de que, incluso en un escenario optimista en el que las medidas de distanciamiento social son eficaces, la afluencia de nuevos casos sería tan fuerte que los casos graves desbordarían la sala de urgencias ya en julio. “En este escenario, un mayor confinamiento sería inevitable”, dijo Nicolas Hoertel, psiquiatra de AP-HP y coautor del estudio.

Otro estudio del INSERM y la Sorbona predice que la reanudación de las clases por parte de todos los estudiantes provocaría una ola epidémica que desbordaría las unidades de cuidados intensivos, ocupando el 138 por ciento de la capacidad del hospital. Si sólo el 25% de los estudiantes reanudaran las clases, esta ola podría elevarse a sólo el 72% de la capacidad. No está claro cómo podrían volver a sus puestos los trabajadores si tres cuartas partes de sus hijos se quedaran en casa.

Uno de los autores del estudio, Vittoria Colizza, señaló el riesgo de que “tengamos que enfrentarnos a una segunda ola que sería más intensa que la primera a partir de finales de junio, con los recursos de reanimación del hospital desbordados hasta agosto”.

La indiferencia y el desprecio del gobierno por la vida de los trabajadores son evidentes. La clase dominante es, además, consciente de su propia criminalidad. Por eso el Senado votó una amnistía preventiva para cualquier delito sanitario cometido durante la pandemia.

Esta indiferencia es tan flagrante que ha provocado críticas incluso dentro del aparato estatal. “El gobierno anunció este jueves por la tarde que quiere acabar con el encierro en los departamentos clasificados como rojos, donde el virus es más fuerte. Esto es una locura”, dijo Frédérick Bierry, presidente del Consejo Departamental del Bajo Rin en Alsacia, una región muy afectada por la enfermedad. Citó un estudio epidemiológico que “muestra que el riesgo es sufrir otra catástrofe sanitaria con más muertes”.

Sin embargo, Bierry se negó a llamar a la oposición colectiva a la desconfinamiento, limitándose a proponer las medidas de seguridad sanitaria ya propuestas por el gobierno: el uso de máscaras, la protección de las personas mayores o de las personas en situación de riesgo y las acciones de protección personal como la tos en el codo.

La única oposición consistente y viable a la política de Macron proviene de la clase obrera. Ya ampliamente odiado antes de la pandemia como presidente de los ricos, Macron está imponiendo una política asesina a los trabajadores que, aunque están sujetos a un constante aluvión de propaganda mediática que apoya el fin del encierro, son en gran medida sospechosos de ello.

Las afirmaciones del gobierno de que la reanudación de las clases y la mezcla de estudiantes no propagará el virus, o que el distanciamiento social será posible en los transportes públicos atestados, no son creíbles. Según una encuesta del YouGov, el 76% de la población francesa cree que las clases no deben reanudarse antes de septiembre. Otro 59% dice estar “preocupado” por el plazo de desconfinamiento del 11 de mayo.

La puesta en peligro de decenas de miles de vidas en Francia, y de millones de vidas en América y Europa, no es una necesidad económica y social, sino una decisión política dictada por las preocupaciones egoístas de la aristocracia financiera. Los bancos centrales de los Estados Unidos y de la zona del euro están inundando a los Estados y a las grandes empresas con trillones de dólares y euros. Sin embargo, aparte de las pequeñas porciones de este dinero que se destinan a los pagos de desempleo, casi todo este dinero no llega a los trabajadores o a las pequeñas empresas.

Los trabajadores y las pequeñas empresas están siendo llevados al hambre o a la bancarrota por el drástico cierre de la economía, mientras que los bancos y los súper ricos se llenan los bolsillos y se niegan a ayudar a los trabajadores o a proporcionar apoyo a las pequeñas empresas.

Hablando ante el Senado el lunes, Philippe afirmó que el desconfinamiento fue dictada por la necesidad de proteger a Francia: “Esta situación no puede continuar. Los emblemas de nuestra industria están amenazados: la aeronáutica, la industria del automóvil y la electrónica. Las pequeñas y medianas empresas y las empresas de nueva creación están al borde de ser sofocadas. Todo lo que contribuye a la influencia de Francia —turismo, arte, gastronomía— está paralizado”.

Si la situación económica de amplios sectores de trabajadores es catastrófica, es porque el gobierno de Macron, al igual que sus homólogos en Europa, no ha hecho prácticamente nada para mejorar las condiciones de la clase obrera.

En cuanto a las declaraciones de otros ministros que hablaron junto a Philippe, se limitaron a subrayar las enormes contradicciones que subyacen a la política del gobierno. Proponen el uso masivo de máscaras, a pesar de que el gobierno ha mantenido hasta ahora —aunque carece totalmente de reservas de máscaras— que las máscaras no sirven para nada a la población en general. Propusieron limitar la transmisión del virus reduciendo el uso del transporte público al 15% de su nivel normal, sin explicar cómo irían los trabajadores al trabajo o a sus tiendas.

Tal vez el mayor cinismo provenía de la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, que elogió la colaboración del Estado y los empresarios con el movimiento sindical. “La salud de los trabajadores nunca ha sido ni será una variable negociable”, dijo, antes de añadir que “el diálogo social [era] esencial para aplicar estas medidas”.

No se dan las condiciones para el desconfinamiento y el regreso seguro al trabajo. Los trabajadores tienen todo el derecho a negarse a volver al trabajo, a frustrar la política del gobierno y el flagrante desprecio de la clase dirigente por sus vidas. Esto requiere la organización de luchas independientes de los aparatos sindicales y una perspectiva de lucha socialista para transferir el poder político a la clase obrera en Europa y en el mundo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de mayo de 2020)