Los tambores del nacionalismo económico están sonando más fuerte

por Nick Beams
16 mayo 2020

Un comentario del representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, publicado en el New York Times esta semana revela la creciente ola de nacionalismo económico en todo el establishment político estadounidense.

A fines de enero, cuando el coronavirus comenzaba a extenderse por todo el mundo, el secretario de Comercio Wilbur Ross, uno de los principales defensores de la agenda "América Primero" de la Administración Trump, dijo que aunque no quería hacer una "vuelta de la victoria" sobre el brote de la enfermedad, aceleraría el movimiento de las cadenas de suministro de regreso a los Estados Unidos.

Los comentarios fueron criticados en ese momento, incluso caracterizados como "extraños", pero desde entonces los tambores del nacionalismo económico han estado sonando cada vez más fuerte.

Lighthizer comenzó su comentario con la observación de que algunas crisis no alteran tanto el curso de la historia como "acelerar los cambios que ya están en marcha" y este fue el caso de la pandemia.

Apuntó a las empresas que mostraron un "deseo como de lemmings" por la "eficiencia" que hizo que muchos de ellos trasladaran la fabricación en las últimas dos décadas a lugares como China, Vietnam e Indonesia.

Las empresas habían criticado la política comercial de Trump, escribió, pero había sido reivindicada por la pandemia, que había revelado la excesiva dependencia de los EE. UU. en otros países para el suministro de equipos médicos y el público ahora exigiría que "los encargados de formular políticas remediaran esta vulnerabilidad estratégica al trasladar la producción a los Estados Unidos".

Este es otro ejemplo de los muchos esfuerzos de la Administración para desviar la atención de su propia culpabilidad por la devastación de la pandemia y centrarla en otra parte, el ejemplo más atroz de los cuales son las denuncias de Trump del "virus de China" como un "ataque” a los Estados Unidos peor que Pearl Harbor o el 11 de septiembre.

Sin embargo, Lighthizer no limitó sus comentarios a los acontecimientos recientes, sino que apuntó a las políticas comerciales de Estados Unidos bajo Clinton en la década de 1990 y las de la administración Bush en la década de 2000 que habían magnificado el "desastre" de la destrucción de empleo a través de la deslocalización.

"La decisión en 2001 de establecer relaciones comerciales normales permanentes con China es el ejemplo más lamentable", escribió.

Esta es el reportorio de todos los nacionalistas económicos que buscan promover la ficción que, de no haber sido por la globalización, se habría desarrollado una versión más amable y gentil del capitalismo en su país de origen, preservando empleos y un mítico "estilo de vida estadounidense".

La realidad es que si se hubiera seguido la agenda nacionalista defendida por Lighthizer, los empleos se habrían destruido, posiblemente a tasas aún más rápidas que las que tuvieron lugar, ya que las empresas estadounidenses no pudieron competir con sus rivales internacionales, mientras que las empresas que sobrevivieron solo habrían podido hacerlo mediante una intensificación masiva de la explotación de la clase trabajadora.

La devastación de los empleos y el nivel de vida no es el resultado de la globalización como tal, sino que surge del hecho de que este desarrollo completamente progresivo, como los avances del desarrollo de nuevas tecnologías, está completamente subordinado a los dictados del sistema de ganancias.

El ataque al anterior orden económico internacional fue llevado aún más lejos por el senador republicano de Missouri Josh Hawley en un comentario publicado también en el New York Times el 5 de marzo.

Describió el actual sistema económico global como una "reliquia" que requería una reforma de "arriba a abajo ... Deberíamos comenzar con una de sus principales instituciones, la Organización Mundial del Comercio. Deberíamos abolirlo".

El objetivo de la OMC, escribió, era crear un orden internacional liberal gigante. Había fallado por completo y su mayor fracaso fue que condujo al declive de Estados Unidos "mientras enriquecía a la China comunista".

“Debemos enfrentar los hechos. La única forma segura de enfrentar la mayor amenaza para la seguridad estadounidense en el siglo XXI, el imperialismo chino, es reconstruir la economía estadounidense y fortalecer al trabajador estadounidense”.

Como siempre, los nacionalistas económicos buscan combinar la nación estadounidense con el trabajador estadounidense. Pero la pandemia ha confirmado la verdad fundamental de que EE. UU., como cada una nación capitalista, está dividida —desgarrado por divisiones de clase irreconciliables en las que la organización de la economía está orientada a desviar la riqueza a sus niveles superiores—.

Hawley presentó una perspectiva internacional basada en la creación de un nuevo "concierto" de naciones "para restaurar la soberanía económica de Estados Unidos y permitir que este país practique nuevamente el capitalismo que lo fortaleció".

Es decir, la creación de una nueva "coalición de los dispuestos" para una confrontación con China, construyendo una "nueva red de amigos y socios de confianza para resistir el imperialismo económico chino".

El senador republicano de Florida Marco Rubio, en otro comentario publicado en el New York Times el 20 de abril, estableció el cambio de orientación en secciones clave del establecimiento político de Estados Unidos desde la promoción de una agenda de libre mercado al nacionalismo económico.

"Como muchos", escribió, "creía que el capitalismo cambiaría a China para mejor; en cambio, China cambió el capitalismo para peor".

Esto refleja la opinión en secciones del establishment de la política exterior en la década de 1990 y principios de la década de 2000 de que la integración de China en un orden económico internacional liberal de libre mercado conduciría al surgimiento de un liderazgo en Beijing preparado para aceptar el dominio global estadounidense.

Pero el creciente giro del liderazgo del Partido Comunista Chino bajo Xi Jinping hacia su propia agenda nacional, basada en el desarrollo industrial y de alta tecnología y su creciente alcance global en condiciones de declive palpable de Estados Unidos, ha llevado a un cambio importante.

Mientras que bajo la orientación anterior, China se caracterizó como un "socio económico" a través del suministro de mano de obra barata a las corporaciones estadounidenses, ahora se le ha designado un "competidor estratégico" cuyo desarrollo económico es una amenaza tanto para el dominio económico como militar de los Estados Unidos.

La importancia del surgimiento del nacionalismo económico solo se puede comprender cuando se ve en este contexto. El regreso de la producción a los EE. UU., o al menos al continente de América del Norte, la interrupción de las cadenas de suministro mundiales y la ruptura de una compleja división internacional del trabajo es completamente irracional y destructivo desde un punto de vista económico.

Pero dentro de esta aparente locura hay una lógica objetiva en acción. Es la reunión y concentración de los recursos económicos de la sociedad dentro de los límites del Estado imperialista estadounidense en preparación para la guerra contra sus rivales, en los que China es solo el objetivo inmediato.

La publicación de comentarios nacionalistas económicos rabiosos y su promoción por parte del New York Times, uno de los portavoces del Partido Demócrata, indica que esta agenda se extiende a todo el establishment político de los Estados Unidos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de mayo de 2020)