Trump amenaza con cortar todos los lazos con China

por Peter Symonds
18 mayo 2020

En la última escalada de la confrontación de Estados Unidos con China, el presidente Donald Trump amenazó con cortar todas las relaciones con Beijing por las afirmaciones de que no tomó medidas para evitar que el virus COVID-19 se convirtiera en una pandemia mundial. Estas falsas acusaciones ahora se han integrado en las medidas de guerra comercial de Washington, que precedieron al brote del virus y están destinadas a socavar a China económica y militarmente.

En declaraciones a Fox Business News, el presidente de los Estados Unidos dijo que China “nunca debería haber permitido que esto [la pandemia del COVID-19] ocurriera”, añadiendo: “Por lo tanto, hago un gran trato comercial y ahora digo que esto no me parece lo mismo. La tinta estaba apenas seca y la plaga vino aquí”. Habiendo aclamado previamente su relación personal con el presidente chino Xi Jinping, Trump declaró que “ahora mismo no quiero hablar con él”.

Cuando se le preguntó qué sanciones pensaba imponer a China, Trump respondió: “Hay muchas cosas que podríamos hacer... Podríamos cortar toda la relación”. Agregó: “Ahora, si lo hicieras, ¿qué pasaría? Te ahorrarías 500 mil millones de dólares”. Esta fue una referencia a las importaciones anuales estimadas de EE.UU. desde China, descritas por Trump como “dinero perdido”.

La administración Trump ha intensificado rápidamente sus ataques contra China por la pandemia. No solo ha acusado repetidamente a Beijing de falta de transparencia, sino que también ha promovido la gran mentira de que el virus proviene de un laboratorio de virología de Wuhan.

Enfrentándose a la reelección en noviembre, Trump está tratando de hacer de China el chivo expiatorio y desviar la atención de la negligencia criminal de su propia administración, lo que ha resultado en que Estados Unidos tenga el mayor número de casos COVID-19 en el mundo y el mayor número de muertes. A nivel mundial, el número de casos superó los 4,4 millones y las muertes superan los 302.000, con 1,47 millones de casos en los EE. UU. y 85.884 muertes.

Sin embargo, las denuncias de Trump sobre Beijing por la pandemia también forman parte de la agenda de la guerra comercial y la acumulación militar contra China. En los últimos días, Estados Unidos ha impuesto o amenazado una serie de nuevas sanciones económicas contra China y las empresas chinas, que incluyen:

· Los EE.UU. anunció ayer nuevos controles de exportación destinados a bloquear el acceso a la tecnología de semiconductores para el gigante chino de alta tecnología Huawei. Mientras que a la empresa china anteriormente se le prohibió el acceso a los semiconductores de origen estadounidense, las nuevas reglas tienen como objetivo cortar los suministros de terceros países, como Taiwán y Corea del Sur. Las empresas de esos países que utilicen tecnología estadounidense deberán obtener una licencia estadounidense antes de exportar a China.

· El secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, acusó a Huawei de tratar de “socavar” los controles de exportación anteriores, alegando que no era “un ciudadano corporativo responsable” por hacerlo, es decir, por tratar de encontrar nuevas fuentes de semiconductores esenciales en respuesta a las medidas unilaterales de guerra comercial de los Estados Unidos.

Ross declaró que las normas eran necesarias para “evitar que las tecnologías estadounidenses permitan actividades malignas contrarias a la seguridad nacional y a los intereses de la política exterior de los Estados Unidos”. Los EE.UU. afirman que el equipo Huawei facilita el espionaje chino. En realidad, la principal preocupación es que el equipo chino inhiba las extensas operaciones de espionaje electrónico realizadas por agencias de inteligencia americanas como la NSA.

· China ha amenazado con tomar represalias contra las empresas tecnológicas estadounidenses. El Ministerio de Relaciones Exteriores chino pidió a los EE.UU. que detengan inmediatamente “su irrazonable represión contra Huawei”, diciendo que no sólo perjudicaría a las corporaciones chinas, sino también a las empresas estadounidenses, y “causaría daños a la cadena industrial mundial, la cadena de suministro y la cadena de valor”. Según el diario estatal Global Times, Beijing ha amenazado con penalizar a las empresas estadounidenses poniéndolas en una “lista de entidades no fiables”.

· Esta semana Trump ordenó que la junta que supervisa un fondo de pensiones para 5,9 millones de empleados federales, presentes y retirados, detenga los planes para permitir la inversión en las acciones de las empresas chinas. La junta, que debía transferir algo de dinero a inversiones basadas en un índice mundial que incluye acciones chinas, retrasó el movimiento el miércoles. La Casa Blanca también busca reemplazar a tres de los cinco directores de la junta de pensiones.

· El jueves, Trump amenazó con imponer nuevos impuestos a las empresas estadounidenses que producen bienes fuera de los EE.UU. Dijo a la Fox Business Network que los impuestos eran un “incentivo” para que las compañías regresaran la manufactura a los Estados Unidos. “Si quisiéramos poner nuestra propia frontera, como otros países lo hacen con nosotros, Apple construiría el 100 por ciento de su producto en los Estados Unidos”, dijo. “Así es como funcionaría”.

A medida que intensifica su guerra de propaganda contra Beijing por la pandemia de COVID-19, la administración Trump está discutiendo una serie de sanciones que podría imponer a China. Estas incluyen: prohibiciones de exportaciones sensibles, aranceles adicionales a los productos chinos, restricciones a las empresas chinas que cotizan en los mercados de acciones de EE.UU., e incluso la cancelación de la deuda de EE.UU. en manos de China.

El régimen chino no tiene una respuesta progresiva a las amenazas y medidas punitivas de los Estados Unidos. Sus respuestas vacilan entre hacer concesiones a Washington con la esperanza de llegar a un acuerdo y amenazar con sanciones propias. En respuesta a la última amenaza de Trump de cortar los lazos con China, el ferviente halcón Global Times arremetió contra el presidente de EE.UU. calificándolo de “loco”, denunciando “la proverbial ansiedad que ha sufrido EE.UU. desde que China comenzó su ascenso mundial”.

La intensificación de la confrontación de los Estados Unidos con China ha producido alarma en los círculos dirigentes a nivel internacional, con advertencias de una nueva guerra fría y un colapso del sistema comercial y financiero internacional. Un extenso artículo de esta semana en Foreign Policy señaló que en los años 30 las crecientes tensiones entre los Estados Unidos y Japón llevaron rápidamente al estallido de una guerra total en el Pacífico a costa de millones de vidas.

El artículo señalaba que el embajador de los Estados Unidos en Tokio, Joseph Grew, advirtió a Washington en 1935 sobre la necesidad de no imponer restricciones económicas a Japón. “Pero Washington estaba en manos de nacionalistas económicos que luchaban contra una crisis económica histórica [y hacía oídos sordos a sus súplicas]”, observaba el artículo. “En pocos años, los Estados Unidos aumentaron la presión económica sobre Japón, culminando en un embargo comercial y petrolero. Seis años después de que Grew escribiera su despacho, los dos países estaban en guerra total”.

En medio de la peor crisis económica mundial desde la década de 1930, el imperialismo estadounidense está empeñado en un intento desesperado de mantener su hegemonía mundial por todos los medios, incluida la confrontación militar, y considera a China como el principal obstáculo para sus intereses. Al igual que en 1941, la rápida intensificación de los ataques diplomáticos y económicos de los Estados Unidos contra China está dando paso a un conflicto militar entre potencias con armas nucleares con consecuencias incalculables para la humanidad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de mayo de 2020)