Las operaciones encubiertas de Reino Unido para derrocar al gobierno sirio quedan reveladas

por Jean Shaoul
19 mayo 2020

El web Middle East Eye, reveló que el gobierno británico financió en secreto un movimiento en línea, Sarkha, supuestamente creado y dirigido por la comunidad alauita de Siria y dirigido al gobierno del presidente Bashar al-Ásad.

Comisionado por el Reino Unido para promover los intereses estratégicos de Gran Bretaña en Siria y el Oriente Medio, su exposición es un pálido reflejo de la gran cantidad de actividades de noticias falsas llevadas a cabo por los brazos de inteligencia de las potencias estadounidenses y europeas y sus aliados regionales en Siria. Constituyen, junto con los ataques militares de Gran Bretaña, una violación flagrante de la soberanía de Siria, al mismo tiempo que violan la ley interna del Reino Unido. El grito si hubiera sido Rusia, China o Irán que realicen actividades similares en Gran Bretaña sería ensordecedora.

Mientras las iniciativas comenzaron en 2012, despegaron después de agosto de 2013 cuando el parlamento del Reino Unido rechazó decididamente los esfuerzos del primer ministro David Cameron para unirse a los Estados Unidos en una aventura militar para derrocar al régimen de Ásad.

Las revelaciones también exponen la naturaleza reaccionaria de todas esas fuerzas "revolucionarias" sin nombre, cuyo programa económico y social nunca fue explicado, tan querido por los partidarios de la pseudoizquierda de la intervención occidental en Siria.

Sarkha (The Cry) fue parte de un programa encubierto más amplio destinado a apoyar a las fuerzas islamistas como representantes para derrocar a Ásad para debilitar a Irán y prepararse para una guerra israelí respaldado por Estados Unidos contra ese país.

Pretendiendo ser un movimiento de base de la misma comunidad alauita que el presidente Ásad, Sarkha surgió en 2014 para protestar contra la alta tasa de muertes de hombres alauitas que servían en el ejército sirio en la guerra de tres años. Los instó a unirse con otras comunidades étnicas y religiosas en Siria, socavando así la base de apoyo a Ásad.

Según documentos oficiales vistos por Middle East Eye, Sarkha fue creado por una compañía estadounidense bajo contrato con Military Strategic Effects del Reino Unido, una unidad dentro del Ministerio de Defensa, que luego se entregó a la agencia intergubernamental, Fondo de Conflicto, Estabilidad y Seguridad (CSSF). Según el sitio web de la agencia, el CSSF es un motor importante en la Doctrina de la Fusion del gobierno y "apoya y ofrece actividades para abordar la inestabilidad y prevenir conflictos que amenacen los intereses del Reino Unido".

En febrero, Ian Cobain y Alice Ross, escribiendo en Middle East Eye, revelaron cómo los contratistas británicos, con oficinas en Estambul y Ammán, reclutaron una red de periodistas ciudadanos sirios para promover una agenda anti-Ásad y generar apoyo para la oposición armada, mientras que supuestamente rechazaban "las redes extremistas violentas" como ISIS.

La mayoría de los periodistas no sabían que su oficina de medios estaba dirigida por una compañía británica. De hecho, los propios documentos del gobierno reconocieron que las vidas de los periodistas estarían en peligro si se supiera la fuente de la financiación. También sugiere por qué tantos periodistas han sido atacados, encarcelados o asesinados como espías por el régimen sirio y por las milicias de la oposición.

Una de las personas involucradas en el proyecto dijo que si se supiera que su trabajo estaba vinculado de alguna manera con el gobierno británico, habría socavado su efectividad.

Su producción no solo se distribuyó en Siria, a través de lo que se suponía que eran las oficinas de prensa de los grupos de oposición sirios, sino que sus videoclips de combatientes de grupos de oposición "moderados" también se distribuyeron a los principales medios internacionales de televisión y medios de comunicación árabes.

Estas oficinas de periodistas ciudadanos también sirvieron para "mantener una red efectiva de corresponsales/colaboradores dentro de Siria para informar sobre la actividad de la MAO [oposición armada moderada]", permitiendo al gobierno británico controlar las conversaciones entre los medios de comunicación del Reino Unido y los que se presentan como representantes de la oposición siria. Es decir, el programa buscó influir no solo en los informes dentro de Siria sino también en Gran Bretaña.

A pesar de sus mejores esfuerzos para representar al Ejército Sirio Libre (FSA) como héroes, estos periodistas ciudadanos no podían disfrazar la corrupción y la mala gestión de las fuerzas de oposición que tuvieron el respaldo occidental en los primeros años de las guerras.

El gobierno de Cameron consideró este y otros proyectos relacionados, que cuestan alrededor de 540.000 dólares mensuales, como un medio para mantener una presencia británica en Siria hasta que pueda participar en un asalto militar en el país, con su declaración de misión diciendo que debería tener "la capacidad de expandirse de nuevo a lo estratégico cuando surja la oportunidad, para ayudar a construir una efectiva interfaz político-militar de oposición”.

El gobierno británico respaldó otro proyecto que involucró la financiación y entrenamiento de las fuerzas policiales (la Policía de Siria Libre) y los "equipos de defensa civil" (milicias) en áreas controladas por los rebeldes. El plan, denominado Acceso a la Justicia y Plan de Seguridad Comunitaria (Ajacs), fue administrado por los consultores británicos Adam Smith International (ASI).

Esta "ayuda" terminó en manos de las fuerzas yihadistas en Siria. Los policías fueron elegidos por extremistas vinculados a al-Qaeda y cooperaron con los tribunales del Frente al-Nusra, la rama de al-Qaeda en Siria, que imponía penas extremas, incluidas ejecuciones sumarias. En un caso, los agentes de policía incluso cerraron la carretera cerca de Sarmin en diciembre de 2014 para que se pudiera llevar a cabo la ejecución de dos mujeres por lapidación.

Según el propio informe de la ASI, la policía entregó dinero en efectivo, hasta un 20% de sus fondos en un momento dado, a un grupo extremista, Nour al-Din al-Zinki, vinculado a abusos de los derechos humanos y atrocidades, incluida la decapitación de un joven prisionero en 2016.

La financiación del proyecto, aparentemente destinado a capacitar a una fuerza policial civil en las provincias Aleppo, Idlib y Daraa controladas por los rebeldes, solo se detuvo después de una investigación de la BBC Panorama, "Yihadis que pagan ustedes (Británicos)", expuso cómo los oficiales de la fuerza trabajaban con los tribunales cumpliendo condenas brutales. A principios de 2019, la Policía de Siria Libre se disolvió, después de la toma de la provincia de Idlib por parte de islamistas respaldados por Turquía.

El gobierno británico, junto con los Estados Unidos, también creo los Cascos Blancos, aparentemente un grupo de defensa civil dedicado a rescatar a civiles atrapados en los combates en Siria. Creado en 2013, la figura principal involucrado en la configuración del grupo fue el exoficial del ejército británico y el agente del MI6 James Le Mesurier. Luego pasó a trabajar como mercenario para las monarquías petroleras del Golfo junto con una compañía vinculada al infame ex contratista militar estadounidense, Blackwater, y después de entrenar a los sirios en Turquía, los envió de regreso a Siria para funcionar como un apoyo logístico y brazo de propaganda de los "rebeldes" respaldados por las potencias occidentales.

Operando principalmente en zonas controladas por el Frente al-Nusra, los Cascos Blancos filmaron rescates escenificados en áreas golpeadas por bombas lanzadas por el gobierno sirio y aviones de combate rusos, transmitiendo los videos a los medios corporativos occidentales, que los transmitieron sin preguntas. Los Cascos Blancos han sido acusados de fabricar tanto ataques como rescates, el más infame de ellos en el caso de un supuesto ataque con gas en la ciudad de Duma en abril de 2018.

Al mismo tiempo que el Parlamento rechazaba explícitamente cualquier acción militar contra Siria, el gobierno prestaba secretamente pilotos británicos a las fuerzas aéreas de EE.UU., Francia y Canadá y la Real Fuerza Aérea (RAF) participaba en ataques aéreos en Siria como parte de la coalición anti-ISIS liderada por EE.UU. en Iraq. Esto sólo se hizo público después de haber comenzado, y mucho antes de que el parlamento votara a favor de los ataques aéreos en Siria en el otoño de 2015.

En diciembre de 2016, el gobierno informó que las operaciones de la RAF en Siria superaban con creces la intensidad de las operaciones del Reino Unido en Irak y Afganistán. Para septiembre de 2017, más de 1.000 miembros del personal del Reino Unido, así como las fuerzas de operaciones especiales, participaban en operaciones en Siria, y la RAF había realizado alrededor de 900 ataques aéreos, con un costo de 265 millones de libras esterlinas.

La autora también recomienda:

British “aid” diverted to jihadi forces in Syria
[8 diciembre 2017]

Patel resignation exposes UK’s covert support for Israel and Islamist proxies
[17 noviembre 2017]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de mayo de 2020)