¡No a la campaña contra China! ¡Por la solidaridad internacional contra la pandemia y el capitalismo!

por Joseph Kishore y candidato del Partido Socialista por la Igualdad para presidente
23 mayo 2020

El Partido Socialista por la Igualdad (PSI) y mi campaña electoral rechazan los ataques chovinistas contra China con el objetivo de trasladar la responsabilidad de la muerte en masa debido a la pandemia de coronavirus de la clase dominante estadounidense.

La administración de Trump está encabezando la campaña contra China, promoviendo la mentira de que China, ya sea a propósito o por negligencia, "sembró" el virus en Europa y Estados Unidos. Durante los comentarios de ayer en una planta de Ford en Michigan, Trump sugirió que China permitió deliberadamente que el virus se extendiera a nivel mundial para socavar la economía estadounidense.

Sin embargo, Trump no está solo. Los demócratas buscan flanquear a Trump en la campaña xenófoba contra China. El nominado demócrata y exvicepresidente Joe Biden ha publicado una serie de anuncios de campaña que acusan a Trump no solo de "confiar en los líderes de China" sino también de "entregarse atado por los chinos".

En Michigan, el senador demócrata Gary Peters ha publicado una serie de anuncios centrados en atacar a China. "Siempre he sido duro con el gobierno chino", declaro Peters, el demócrata de mayor rango en el Comité de Seguridad Nacional del Senado. "Respaldo la prohibición de viajar a China, exigiendo la verdad sobre la propagación del COVID-19, y estoy luchando para recuperar la producción de medicamentos y suministros médicos que salvan vidas en China, por lo que nunca seremos rehenes".

Un memorando interno del Comité Nacional del Partido Demócrata de abril establece la estrategia del Partido Demócrata, afirmando: “No hay duda de que China debe rendir cuentas. Pero Trump ha demostrado que no es capaz de hacer eso. Pasó semanas y semanas ofreciendo halagos absurdos a China y elogios injustificados por su transparencia a medida que se desarrollaba la crisis”.

La campaña contra China es una mentira absoluta motivada por tres objetivos interrelacionados. Primero, su objetivo es desviar la responsabilidad del catastrófico impacto de la pandemia por parte de la administración de Trump y la clase dominante estadounidense.

Es un hecho público que el gobierno chino lanzó la secuencia genética del virus el 13 de enero, una semana después de identificar el virus que causa COVID-19. A mediados a fines de enero, estaba claro para todo el mundo el peligro que representaba el virus. El 28 de enero, el World Socialist Web Site publicó una declaración de advertencia: "El brote ha expuesto la enorme vulnerabilidad de la sociedad contemporánea a nuevas cepas de enfermedades infecciosas, peligrosas para los cuales ningún gobierno capitalista se ha preparado adecuadamente".

Sin embargo, no se tomaron medidas en respuesta. Hasta el 28 de febrero, Trump aún afirmaba que el coronavirus "va a desaparecer" como "un milagro". Para el 4 de marzo, solo se habían administrado 1,000 pruebas de coronavirus en los EE. UU. Esto fue dos meses después de las primeras advertencias de China sobre la amenaza.

La administración de Trump no tomó ninguna medida para proteger a la población de la pandemia porque no quería asustar a Wall Street. Decenas de miles de personas han muerto como consecuencia.

En segundo lugar, la clase dominante estadounidense quiere un chivo expiatorio político a mano cuando hay un aumento inevitable de muertes como resultado de la campaña de regreso al trabajo.

A fines de marzo, los demócratas y los republicanos aprobaron por unanimidad la Ley CARES, que sancionó el rescate multimillonario de Wall Street. Inmediatamente, la línea de la administración de Trump y los medios pasaron del peligro de la pandemia a advertencias de que "la cura no puede ser peor que la enfermedad". Los trabajadores tuvieron que volver al trabajo para pagar las sumas masivas entregadas a los ricos.

Con la imprudencia y la criminalidad desenfrenada, la administración de Trump, junto con los gobernadores republicanos y demócratas en todo el país, están reabriendo las instalaciones de fabricación y las empresas. Al afirmar que China es responsable del coronavirus, los representantes de la élite gobernante buscan crear una narrativa de que China tiene la culpa de las decenas de miles, si no cientos de miles de muertes que seguirán.

En tercer lugar, la clase dominante busca utilizar la pandemia para intensificar su conflicto geoestratégico con China. La oligarquía financiera ve el surgimiento de China como una gran amenaza para sus intereses económicos. El imperialismo estadounidense ha movilizado sus recursos militares para contener a China y afirmar el dominio de Estados Unidos sobre la región de Asia-Pacífico y más allá.

Bajo la administración de Obama, esta política se llevó a cabo en el marco del "pivote hacia Asia". Trump ha intensificado el conflicto con China, implementando medidas de guerra comercial y amenazando con acciones militares. Los estrategas militares de Estados Unidos han declarado el fin de la "guerra contra el terror", que ha sido reemplazada por "un gran conflicto de poder", incluyendo los preparativos para la guerra contra China y Rusia.

Durante los últimos tres años y medio, el Partido Demócrata ha tratado de canalizar una oposición masiva a la administración de Trump detrás de la reaccionaria campaña anti-Rusia encabezada por las agencias de inteligencia y el ejército. Ahora, está saltando a bordo de la narrativa anti-China.

El Partido Socialista por la Igualdad rechaza la campaña contra China. Insistimos en que la oligarquía financiera estadounidense es responsable del costo masivo de la pandemia de coronavirus. La lucha contra la pandemia está inseparablemente vinculada a una lucha de trabajadores contra la clase dominante y su dictadura sobre la vida económica y política. Es, por lo tanto, una lucha contra el capitalismo y por el socialismo, la reestructuración de la sociedad sobre la base de las necesidades sociales, y no del beneficio privado.

El PSI lucha por la unidad internacional de la clase obrera. La pandemia es un problema mundial y solo se puede combatir mediante la colaboración internacional de los trabajadores y todos aquellos comprometidos a la defensa de la vida humana.

En la lucha contra la pandemia, los trabajadores deben rechazar todos los esfuerzos para dividirlos sobre líneas raciales, étnicas y nacionales. En particular, deben oponerse a la campaña de la clase dominante estadounidense que culpa a China por la crisis y lo desvía de la atención de su propio papel criminal.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de mayo de 2020)