Casi 1.200 trabajadores contraen COVID-19 en una remota mina de oro de Siberia

por Andrea Peters
27 mayo 2020

Casi 1.200 trabajadores de una mina de oro en las profundidades de la selva siberiana han caído con COVID-19. El virus fue detectado por primera vez en la planta de minería y procesamiento de Olimpiada el 8 de mayo y se ha propagado sin control desde entonces. Alrededor del 20 por ciento de la fuerza laboral de la instalación está ahora infectada. Los casos y las muertes por el Coronavirus continúan aumentando en toda Rusia, con el país teniendo ahora más de 350.000 infecciones conocidas y 3.633 muertes oficiales.

Yegor Korchagin, el médico jefe del hospital regional de Krasnoyarsk—que a 350 millas al sur es la ciudad principal más cercana a la operación minera—atribuyó el brote a las condiciones de hacinamiento. Cuando aparecieron los primeros casos, los mineros enfermos recibieron atención de los médicos del lugar. Poco después, llegaron más personal médico, muchos de los cuales también se enfermaron, pero el trabajo continuó en la mina.

Korchagin dijo que unos 700 de los infectados eran asintomáticos, mientras que otros estaban moderadamente o gravemente enfermos. Dado el número total de infecciones en la mina, esto significaría que cientos de trabajadores necesitan atención médica.

La mina se convirtió rápidamente en uno de los principales focos de propagación del coronavirus en Rusia. El 14 de mayo, la Radio Free Europe/Liberty, financiada por EE.UU., informó que la Guardia Nacional había sido desplegada en la planta. Un minero le dijo a la salida: “Si la infección ya se ha propagado, todos nos infectaremos. Todo el mundo entiende esto y la gente ya está perdiendo el valor. Trajeron a la Guardia Nacional para que no iniciáramos un motín, nos rodearon como en las prisiones con patrullas por todas partes”. En ese momento, se informó de que a los mineros, incluidos los que recibían tratamiento médico, se les prohibía abandonar el lugar bajo la amenaza de considerables multas e incluso de prisión.

Con la ayuda de los militares, se estableció finalmente un hospital de campaña en la planta de Olimpiada, que es propiedad del mayor productor de oro de Rusia, Polyus. Sin embargo, los familiares de los mineros llevan semanas suplicando a la empresa que extraiga a sus familiares enfermos, ya que no pueden llegar por sí mismos a un hospital importante porque la lejanía de la mina exige la evacuación por helicóptero u otro transporte pesado.

El 22 de mayo, el canal de noticias Babr24 emitió la historia contada por la esposa de un minero:

“El 15 de mayo el marido empezó a tener problemas para respirar. En la clínica del lugar, no pudieron hacer nada para ayudar. Sólo después de muchas llamadas de los parientes tomaron una radiografía, que mostró una neumonía bilateral. A través de un conocido, consiguieron que lo trasladaran al Hospital del Norte de Yeniseysk. Polyus no proporcionó el transporte. Una ambulancia se llevó al paciente.

“En el hospital, tuvieron que ponerlo en un coma inducido. Necesitaba ser transferido a Krasnoyarsk, sin embargo en el hospital regional dijeron que Polyus estaba obligado a sacar al paciente. Sólo después de acudir al canal de televisión 'Yenisey' enviaron [Polyus] un helicóptero médico”.

La única declaración emitida por Polyus, que se jacta de ser la tercera mayor reserva de oro del mundo, sobre la situación del coronavirus en su mina fue el 10 de mayo. Insistió en que los mineros recibían “la mejor atención médica” y aseguró a los inversores “operaciones ininterrumpidas”. La compañía se describe a sí misma en su sitio web como “uno de los 10 principales productores de oro con uno de los perfiles de menor costo”. Es propiedad mayoritaria de Said Kerimov, el hijo de 24 años del oligarca ruso multimillonario Sulyeman Kerimov. Junto con otros accionistas rusos, en su junta directiva figuran empresarios canadienses y británicos con amplios vínculos con la élite financiera de los Estados Unidos.

En otras partes de Rusia, COVID-19 también sigue extendiéndose, a pesar de la insistencia del presidente Vladimir Putin durante el pasado fin de semana en que la situación en el país está bajo control. En Moscú, el centro del brote, un sistema de ambulancias sobrecargado no puede responder a las llamadas de los residentes. Se acaba de informar que hay ahora 980 casos de COVID-19 entre los trabajadores de las prisiones federales y 238 casos entre los reclusos.

Los trabajadores de la salud de todo el país siguen protestando por la falta de equipo de protección personal (EPP), el incumplimiento del gobierno en el pago de las bonificaciones prometidas y los falsos informes oficiales de mortalidad entre los médicos.

Daguestán, una región del norte del Cáucaso ruso, está siendo particularmente afectada por el coronavirus. Durante semanas ha habido reivindicaciones encontradas sobre el número de infecciones y muertes por COVID-19 en la zona, con los medios de comunicación y los residentes locales insistiendo en que las cifras son significativamente más altas que las comunicadas por los representantes del gobierno en Moscú.

Hasta el 25 de mayo, ha habido oficialmente 4.205 casos en Daguestán. Sin embargo, a principios de mes, el ministro de salud regional dijo que cuando se cuentan juntos el COVID-19 y la neumonía adquirida en la comunidad, ya se habían producido 13.697 casos y 657 muertes. El muftí de Daguestán, el principal líder religioso de la región mayoritariamente musulmana, declaró recientemente que 50 médicos han muerto por coronavirus y que hay muchas muertes no registradas porque la gente muere en sus casas sin haber recibido nunca tratamiento.

Incluso de acuerdo con las estimaciones oficiales, Daguestán es el lugar donde se produce la mayor parte de la mortalidad de COVID-19 en el norte del Cáucaso. En la capital, Makhachkala, se están distribuyendo máscaras y guantes a la entrada de los mercados y se están instalando estaciones de desinfección en los alrededores de la ciudad. La vecina región de Kalmyk ha sellado su frontera con la república montañosa. Se ha informado de que Ramzan Kadyrov, el líder de Chechenia, que se encuentra al oeste de Daguestán, ha sido hospitalizado con el virus.

En un signo de creciente ansiedad en la capital del país por la situación de COVID-19 en Daguestán, el 23 de mayo se envió a los militares a la región como parte de los esfuerzos por construir dos hospitales de campaña “de observación”, lugares en los que se puede mantener aisladas a las personas que se sospeche que han estado o están expuestas a COVID-19. Cada uno de ellos tiene 35 carpas capaces de albergar a 20 personas. La construcción de estas instalaciones sigue a la construcción de una instalación destinada a tratar a las víctimas de coronavirus, dotada de personal médico de los alrededores de Moscú.

El oligarca multimillonario Sulyeman Kerimov —padre del propietario de la mina de oro Polyus, originario de Daguestán, y representante de la región a nivel federal —supuestamente donó 1.500 millones de rublos (21 millones de dólares) para la lucha contra el coronavirus en Daguestán. Sin embargo, no está claro dónde han ido a parar estos fondos, si es que alguna vez han existido.

El autor también recomienda:

Russia ends federal COVID-19 shutdown measures as it surges to second place in infections worldwide
[15 May 2020]

The policy of “malign neglect”: How the Russian oligarchy sacrifices the health and lives of the people
[19 May 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de mayo de 2020)