Trump intensifica la campaña contra China

por Peter Symonds
1 junio 2020

El presidente de Estados Unidos, Trump, aumentó dramáticamente su imprudente campaña contra China ayer en todos los ámbitos, dejando en claro que una confrontación peligrosa entre los dos países es casi inevitable.

En su conferencia de prensa de ayer, Trump no solo declaró que su administración revisaría por completo el estado especial de Hong Kong bajo la ley estadounidense con implicaciones de largo alcance para Hong Kong y China. También lanzó una diatriba de acusaciones y mentiras, desde falsas afirmaciones de que el "encubrimiento" de que Beijing fue responsable de la pandemia global de COVID-19, hasta su demagogia de la guerra comercial que China había "estafado" a menudo en décadas.

Las declaraciones de Trump siguieron a la aprobación de la legislación de seguridad nacional que cubre Hong Kong por el Congreso Nacional del Pueblo en China el jueves que provocó nuevas protestas en Hong Kong. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, preparó el escenario para el anuncio de Trump al declarar formalmente a principios de esta semana que Hong Kong ya no tenía "un alto grado de autonomía", allanando el camino para las medidas punitivas.

La legislación china es indudablemente antidemocrática y se utilizará para intimidar y arrestar a críticos y opositores políticos en Hong Kong bajo disposiciones radicales de subversión, terrorismo e influencia extranjera. La intervención de Estados Unidos, sin embargo, no tiene nada que ver con la defensa de los derechos democráticos del pueblo de Hong Kong, sino que es parte de la intensificación de la campaña de Estados Unidos para socavar a China, que Washington considera una amenaza para el dominio global de Estados Unidos.

Trump aclamó a Hong Kong como una "sociedad libre" y "un bastión de la libertad", pero la antigua colonia británica fue devuelta a China en 1997. Los derechos democráticos en Hong Kong siempre han sido limitados. China asumió las formas coloniales de gobierno de los británicos: el gobernador colonial británico no elegido se convirtió en el jefe ejecutivo designado por un comité pro-Beijing y las elecciones limitadas para el consejo legislativo se mantuvieron en su lugar.

Washington tiene una larga historia de levantar selectivamente la bandera de los "derechos humanos" como pretexto para llevar a cabo guerras de agresión en el Medio Oriente y operaciones de cambio de régimen para instalar títeres proestadounidenses. La gran hipocresía de los comentarios de Trump sobre la libertad de Hong Kong se ve subrayada por la movilización masiva de la policía para reprimir las manifestaciones en Minneapolis y otras ciudades estadounidenses por el asesinato policial de George Floyd. Trump efectivamente le dio a la policía una licencia para disparar contra los manifestantes cuando tuiteó "Cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo".

Una ley de 1992 estableció que Estados Unidos continuaría tratando a Hong Kong después de que regresara al dominio chino de la misma manera que cuando era una colonia británica. Si bien ayer no dio detalles, Trump anunció que tomaría medidas que "afectarán la gama completa de acuerdos que tenemos con Hong Kong" e incluiría "medidas para revocar el trato preferencial de Hong Kong como un territorio aduanero y de viaje separado del resto de China."

El estado especial de Hong Kong bajo la ley de los EE. UU., así como su mantenimiento de la ley comercial británica en el marco de "un país, dos sistemas", le permitió mantener su estatus como un importante centro financiero y base de operaciones para que las corporaciones globales realicen negocios en China. La decisión de Trump amenaza con socavar la economía de Hong Kong, golpeando fuertemente a la clase trabajadora.

Trump indicó que su administración despojaría sistemáticamente a Hong Kong de su estatus especial en relación con los lazos comerciales y económicos con los Estados Unidos y con respecto a la extradición y los arreglos de viaje. Esto también amenaza el estado especial de Hong Kong para acceder al llamado equipo de doble uso que podría tener aplicaciones militares.

Los anuncios de Trump van mucho más allá del problema inmediato de Hong Kong. Nuevamente acusó a China, sin una pizca de evidencia, de ser responsable de la pandemia mundial de coronavirus y su enorme número de muertos. Reiteró sus demandas de "respuestas" de China sobre lo que nuevamente llamó provocativamente el "virus Wuhan", en otro intento por desviar la atención de la negligencia criminal de su administración que ha provocado más de 100,000 muertes en los Estados Unidos.

Trump aprovechó la oportunidad para criticar nuevamente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), declarando absurdamente que China tenía un "control total" sobre ella. Tras haber suspendido previamente la participación de Estados Unidos declaró que Estados Unidos se retiraría de la OMS por completo, con efectividad inmediata, por no acceder a sus demandas de intimidación por "reforma". Sus acciones son una amenaza para cualquier organización internacional que no se ajuste a los intereses estadounidenses.

Trump arremetió contra China, declarando que había "estafado a Estados Unidos como nadie lo había hecho antes" y "destripado" a la industria estadounidense, una clara advertencia de que tomará más medidas punitivas de guerra comercial destinadas a socavar la economía y las corporaciones chinas. En las últimas semanas, la Casa Blanca ha anunciado nuevas sanciones destinadas a paralizar al gigante chino de telecomunicaciones Huawei al cortar su acceso a chips vitales de semiconductores de alta gama.

El presidente de Estados Unidos también denunció el presunto espionaje industrial de China y anunció nuevas medidas para bloquear la entrada de estudiantes chinos que supuestamente representan riesgos de seguridad en Estados Unidos. El New York Times informó a principios de semana que los funcionarios estadounidenses habían decidido proceder con el bloqueo o la cancelación de las visas, una medida que podría afectar a miles de estudiantes.

Si bien Trump no se detuvo en el tema, su acusación de que Beijing "reclama ilegalmente territorio en el Océano Pacífico" y amenaza la libertad de navegación extiende su agresiva campaña contra China de las esferas diplomáticas y económicas al ejército. En los últimos meses, la Marina de los Estados Unidos ha intensificado sus operaciones provocativas de "libertad de navegación" en el Mar del Sur de China y el Estrecho de Taiwán, acciones que tienen el potencial de provocar enfrentamientos en estas áreas estratégicas sensibles para China.

Cuando se le preguntó sobre la inminente conferencia de prensa de Trump, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, declaró que Estados Unidos debería dejar de interferir en los asuntos internos de China y en Hong Kong. Advirtió: "China tomará todas las medidas necesarias para contraatacar si la parte estadounidense se empeña en dañar los intereses de China".

Sin embargo, las declaraciones de Trump no se limitaron a Hong Kong. Su amplia diatriba contra China en todos los frentes solo puede conducir a una rápida escalada de tensiones entre las dos potencias con armas nucleares, ya que Beijing busca defender sus intereses económicos y estratégicos. Como en la década de 1930, el vilipendio de Beijing por parte de Washington y sus medidas de guerra comercial tienen una lógica propia: el impulso hacia un conflicto militar catastrófico que amenaza el futuro de la humanidad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de junio de 2020)