Instigada por Trump, la violencia policial en EE.UU. deja a manifestantes muertos y heridos

por Jacob Crosse
8 junio 2020

Operando con el apoyo y la incitación del presidente Trump, que ha amenazado con desplegar a los militares para reprimir las protestas, y con la ayuda de miles de soldados de la Guardia Nacional, las fuerzas policiales en todo Estados Unidos siguen emprendiendo ataques desenfrenados.

Más de 11,000 personas han sido arrestadas en menos de dos semanas de protestas que siguieron al asesinato policial de George Floyd. La mayoría ha sido atacada por la policía y arrestada por “no dispersarse” o por violar el toque de queda, bajo alcaldes tanto demócratas como republicanos.

Miles de manifestantes pacíficos han sido atacados con gases lacrimógenos, rociados con gas pimienta, disparados con balas de goma y sacos de perdigones, golpeados con porras y empujados al suelo, lo que ha provocado lesiones graves y, en algunos casos, la muerte. Si bien los medios de comunicación lo ignoran en gran medida, video tras video de ataques policiales se ha vuelto viral en las redes sociales, alimentando la indignación popular.

Un manifestante es arrestado en la Quinta Avenida por oficiales de policía de Nueva York, 4 junio de 2020 (AP Photo/John Minchillo]

Sarah Grossman, una recién graduada del estado de Ohio, murió el fin de semana pasado después de ser expuesta a gases lacrimógenos CS disparados por la policía de Columbus, Ohio, durante una protesta el 30 de mayo. El forense del condado de Montgomery confirmó que está llevando a cabo una autopsia en Grossman, quien se cree que sufrió un ataque de asma después de ser rociada con el químico.

No se han presentado arrestos ni cargos por la muerte de Grossman.

En Búfalo, Nueva York, un hombre de 75 años se encuentra en estado grave pero estable en el Centro Médico del Condado de Erie después de ser agredido por agentes del Departamento de Policía de Búfalo en una protesta el jueves. Al escribir estas líneas, ninguno de los oficiales ha sido acusado por el asalto, grabado en video, que lo dejó inconsciente. El video se ha visto más de 72 millones de veces en Twitter y se comparte ampliamente en otras plataformas de redes sociales.

En el asalto profundamente inquietante, un oficial del Departamento de Policía de Búfalo, identificado como Aaron Torgalski, empujó violentamente a Martin Gugino, un activista por la paz de la cercana Amherst, al suelo. La cabeza de Gugino golpeó el pavimento e inmediatamente comenzó a sangrar por la oreja. Torgalski y sus compañeros oficiales ignoraron el cuerpo aparentemente sin vida de Gugino mientras golpeaban a los espectadores y los reporteros preocupados.

Una petición que exigía el despido del oficial del Departamento de Policía de Búfalo, Torgalski, excedió su objetivo de 300,000 firmas en menos de un día, expresando la indignación generalizada entre trabajadores y jóvenes de todas las razas contra la violencia estatal.

El asalto vicioso se produjo después de otro día de protestas pacíficas la plaza Niágara del centro de Búfalo. Las protestas se vieron obligadas a terminar a las 8 p.m. debido al toque de queda impuesto por el alcalde demócrata Byron Brown que durará hasta el domingo. La policía de Búfalo, vestida de pies a cabeza con armadura antidisturbios, formó una línea con los soldados de la Guardia Nacional en la retaguardia y comenzó a expulsar violentamente a la docena de manifestantes pacíficos que permanecían en la plaza pública.

Gugino, caminando solo por la acera, se acercó a los oficiales con un casco antidisturbios que había quedado atrás, intentando devolverlo a la policía. Los oficiales en el video, grabados por WBFO, se pueden escuchar gritando, “¡EMPUJALE ATRÁS!” seguido poco después por desagradable golpe en el suelo.

Los pocos manifestantes restantes y el corresponsal de WBFO, Mike Desmond, que estaba grabando el ataque, pidieron ayuda con preocupación. Cuando un manifestante se adelantó para intentar prestar ayuda, un oficial lo empujó hacia atrás, gritando: “¿Por qué coños caminas hacia mí?”.

El Departamento de Policía de Búfalo inicialmente intentó encubrir el crimen. Michael DeGeorge, portavoz de Brown y el Departamento de Policía de Búfalo, afirmó en un comunicado de correo electrónico inicial enviado a los periodistas a las 8:50 p.m. que Gugino “tropezó y cayó” durante una “escaramuza en la que participaron manifestantes”.

Desmond, quien grabó todo el encuentro, publicó un video en Twitter que muestra el curso real de los acontecimientos aproximadamente 20 minutos después. Menos de dos horas después, el Departamento de Policía de Búfalo se vio obligado a suspender a dos agentes sin sueldo y comenzar una investigación de Asuntos Internos. No hay duda de que si la evidencia del video no hubiera sido revelada, ningún oficial habría sido suspendido, y mucho menos investigado.

Los 57 miembros del Equipo de Respuesta a Emergencias del Departamento de Policía de Búfalo renunciaron a la unidad como una “muestra de apoyo” para los oficiales que fueron suspendidos, ejemplificando la división de clases que existe entre la clase trabajadora y la policía.

En Fort Lauderdale, Florida, LaToya Ratlieff todavía se está recuperando casi una semana después de ser golpeada en la cabeza con una llamada munición “menos letal” de goma disparada a los manifestantes por agentes de policía. Ratlieff, quien participó en una protesta pacífica con aproximadamente 1,500 trabajadores y jóvenes el domingo pasado, intentaba abandonar la protesta después de ser alcanzada por gases lacrimógenos CS. La bala de goma causó una laceración en su cráneo y la dejó caer boca abajo en la calle, fracturándose la cuenca del ojo.

La policía antidisturbios de Fort Lauderdale había establecido deliberadamente sus líneas fuera del estacionamiento donde la mayoría de los manifestantes, incluido Ratlieff, habían estacionado sus autos, garantizando una confrontación. Ratlieff estaba aproximadamente a 10 yardas de la línea de oficiales cuando le dispararon en la frente. Cuando se apunta al cuello o la cabeza, las rondas de “espuma” se consideran una munición letal, según el manual del fabricante.

Los manifestantes preocupados rápidamente corrieron en su ayuda, desafiando balas de goma y gases lacrimógenos para recoger su cuerpo sangrante y transportarle al hospital. Ratlieff dio una entrevista en video al Miami Herald en la que comparó el trato que le dieron sus hermanos y hermanas de clase trabajadora con el trato que sufrió a manos de la policía de Fort Lauderdale.

“Estos extraños me están ayudando, se quedaron en el hospital para asegurarse de que estaba bien ... Entonces, los civiles y las personas que tienen que arriesgarse, porque también podrían recibir disparos con balas de goma, vinieron y me salvaron mientras estos los oficiales se quedaron allí en esa línea y me vieron sangrar en el suelo. No se movieron. No vi a nadie venir a ayudarme ... ni un solo oficial”.

Todavía sosteniendo la carcasa redonda gastada, aproximadamente del tamaño de una lata de 8 onzas, Ratlieff, conteniendo las lágrimas, terminó la entrevista preguntando: “¿Por qué me dispararon?”.

En un comunicado publicado días después, el departamento de policía de Fort Lauderdale dijo que no tenía “información específica sobre el incidente” y, por lo tanto, “ningún oficial había sido relevado de su deber por ello”. El departamento de policía se ha negado a publicar informes de incidentes del día y no hay una investigación pendiente.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de junio de 2020)