El asesinato policial de Giovanni López desencadena protestas y crisis política en México

por Evan Winters
11 junio 2020

Las protestas estallaron a fines de la semana pasada en Guadalajara y Ciudad de México por el brutal asesinato policial del albañil de 30 años Giovanni López a principios de mayo de este año, después que apareciera un video de su arresto en las redes sociales. Todas las facciones del establishment burgués mexicano están luchando para salvarse, mientras escenas de brutal represión policial en el estado de Jalisco liderada por el partido Movimiento Ciudadano (MC), ahora circulan en las redes sociales.

Las manifestaciones han profundizado la crisis política que enfrenta el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido gobernante nacional dirigido por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Las protestas demuestran una creciente oposición internacional a la violencia policial provocada por el asesinato policial de George Floyd y también reflejan una gran ira social por la respuesta criminal negligente del gobierno mexicano a la pandemia de COVID-19 y las consecuencias económicas masivas resultantes.

El video del arresto del 4 de mayo en la ciudad natal de López, Ixtlahuacán, a unos 30 kilómetros de Guadalajara, publicado la semana pasada, muestra a un grupo de aproximadamente diez policías arrestando a un no violento López, mientras los espectadores explican que está siendo arrestado por no usar una máscara facial. López murió en el hospital al día siguiente de una lesión cerebral traumática. Los familiares confirmaron signos de tortura en su cuerpo.

La policía ataca a un trabajador en un mitin contra la violencia policial en Jalisco, México (Fuente: Twitter/Tortupolar)

El hermano de López afirma que la familia inicialmente no publicó el video porque fueron abordados por un intermediario del alcalde de Ixtlahuacán, Eduardo Cervantes Aguilar (Partido de la Revolución Institucional, PRI), quien les ofreció 200,000 pesos (alrededor de

9,000 dólares estadounidenses) por su silencio y los amenazó de muerte si publicaban el video. Cervantes Aguilar se negó a presentarse a una audiencia estatal el viernes y se desconoce su paradero.

Enrique Alfaro, gobernador del estado de Jalisco, ha tratado de calmar la ira popular mediante una combinación de reformas simbólicas, mentiras y represión. Alfaro ordenó el arresto de tres policías que arrestaron a Giovanni López, alegando que hay más arrestos por venir. La policía del estado de Jalisco asumió las responsabilidades policiales en Ixtlahuacán, donde 34 de los 69 policías municipales no han aprobado las llamadas pruebas de confianza relacionadas con las conexiones con el crimen organizado.

La policía y los militares mexicanos usan la violencia sin sentido contra la población y los manifestantes, como lo demostró el papel de la policía de Iguala, Guerrero en la desaparición de 2014 y el presunto asesinato de 43 estudiantes de enseñanza de una universidad en la ciudad de Ayotzinapa. Una dudosa investigación realizada por el fiscal general de México que era casi seguramente un encubrimiento de la participación del gobierno encontró que los estudiantes, que protestaban por los graves recortes a la educación, fueron asesinados por una pandilla local después de ser conducidos a los autobuses por la policía de Iguala, antes de ser incinerados y arrojados a un río.

Sin embargo, los intentos de presentar el asesinato de López como simplemente el trabajo de una fuerza policial local particularmente corrupta, están expuestos por la brutal represión impuesta por Alfaro contra una manifestación el viernes en la cual los manifestantes fueron golpeados y detenidos arbitrariamente por la policía, incluso policías vestidos de civil armados con palos, bates y pipas, que transportaron a los manifestantes en camionetas sin placa. Según su madre y los videos publicados en las redes sociales, el licenciado en derecho Jesús Isaí Luna Martínez fue golpeado y detenido por la policía sin provocación. Su madre lo vio en el hospital, pero no ha podido verlo desde entonces. Hay informes de que hasta 29 manifestantes han “desaparecido” de manera similar y aún no han sido localizados.

La policía de Ixtlahuacán estaba dando cumpliendo a la obligatoria política de cobertura de cara de Alfaro, cuando arrestaron a López. Alfaro mismo anunció la política de cobertura facial con la amenaza que aquellos que no la cumplieran se enfrentarían al uso de la fuerza. El MC de Alfaro ha tratado de explotar la respuesta criminalmente negligente a la pandemia COVID-19 del gobierno nacional de Morena y López Obrador, canalizando el temor justificado a infección detrás de MC.

Al igual que en los Estados Unidos, Alfaro intentó justificar la represión policial alegando que algunos manifestantes provenían de otros estados, afirmando sin prueba alguna, que se les había pagado a agitadores profesionales asociados con Morena para subvertir el gobierno de MC.

AMLO ha tomado distancia de las protestas rechazando las afirmaciones que él las orquestó con la declaración “No soy un líder de pandillas” diciendo que Alfaro debería proporcionar evidencia para respaldar sus declaraciones. AMLO ha declarado que el gobierno federal planea no involucrarse en la investigación del asesinato de López, supuestamente para evitar “partidismos” innecesarios. AMLO es responsable de una expansión masiva del aparato represivo del gobierno mexicano, habiendo establecido la Guardia Nacional, violando su anterior compromiso de poner fin a la militarización de la sociedad mexicana.

Mientras tanto, en la Ciudad de México, gobernada por Morena, la policía reprimió brutalmente las manifestaciones que pedían justicia para Giovanni López y George Floyd. Después de una vigilia pacífica de alrededor de 300 el jueves, una pequeña protesta liderada por jóvenes comenzó el viernes en la embajada de Estados Unidos. La manifestación se encontró con aproximadamente 500 policías antidisturbios y marchó desde la embajada de Estados Unidos a la Casa de Jalisco, que representa al gobierno de Jalisco en la capital.

Las imágenes de las redes sociales muestran a la policía golpeando brutalmente a manifestantes, incluida una joven de dieciséis años, Melanie, quien fue arrojada al suelo y pateada repetidamente, incluso en la cabeza, antes de ser llevada al hospital con contusiones en la cara y el cráneo.

Como medida para salvar la cara, la alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, condenó la brutalidad y ordenó el arresto de dos policías. La administración Trump, a través de su embajador en México, colocó al gobierno de Morena en una posición incómoda al elogiar sin reservas a la policía por su “coraje y profesionalismo hacia los delincuentes”.

Incluso a medida que estas protestas se expanden, un nuevo asesinato policial ha surgido en las redes sociales. En una escena que recuerda el estrangulamiento policial de George Floyd, también han aparecido imágenes de Oliver López, de 28 años de edad (sin relación aparente), siendo asesinado el 27 de marzo en una estación de servicio en Tijuana por un equipo de cinco policías, uno de los cuales sostenía sus piernas, otro con una bota en el cuello. Se puede escuchar a los espectadores que graban el video exclamando “¡Lo mató, lo mató!” mientras el cuerpo de López deja de moverse. Este video y la historia, han circulado ampliamente en las redes sociales, con una petición de justicia para que López obtenga más de 50,000 firmas después de que el director de cine Guillermo del Toro lo compartiera en su cuenta de Twitter.

Los ignominiosos asesinatos policiales de estos dos trabajadores demuestran que la violencia policial en México, Estados Unidos y en todo el mundo es fundamentalmente de clase. Giovanni López era albañil y tenía la piel clara. Aunque la ocupación e imagen de Oliver López no parecen haber sido publicadas, vivía con su madre adoptiva y estaba esperando el nacimiento de su segundo hijo.

Los trabajadores de todo el mundo enfrentan la misma brutalidad policial, la misma hostilidad de todo el establishment político y los mismos agravios económicas y de salud pública subyacentes que los trabajadores se ven obligados a regresar a sus inseguros lugares de trabajo en medio de una pandemia bajo amenaza de hambre. A medida que el gobierno de Morena permite que el virus corra desenfrenado, el país superó por primera vez las 1,000 muertes diarias oficiales de COVID-19 el 4 de junio, el día de las primeras protestas de Giovanni López, excediendo el número de muertos en los Estados Unidos, que tiene aproximadamente el doble de la población de México. Se proyecta que la economía mexicana se contraiga en un 9 por ciento en 2020, e incluso AMLO espera una pérdida de empleo indudablemente conservadora de 1 millón.

Sin embargo, la narrativa racialista del Partido Demócrata se opone fundamentalmente a unificar estas luchas a nivel de clase. Los trabajadores y los jóvenes de todo el mundo deben rechazar esta narrativa racialista con desprecio y construir los vínculos más fuertes posibles en todas las razas, etnias, géneros y nacionalidades. Todos los partidos capitalistas dependen cada vez más de la policía y los militares como agentes de la propiedad privada y la explotación contra la clase trabajadora. Los trabajadores deben separarse de todos estos partidos capitalistas y exigir la abolición de la policía como parte integral de la lucha por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de junio de 2020)