Español

Nuevas revelaciones sobre el papel de los legisladores republicanos en el asalto fascista al Capitolio de EE.UU.

Un día después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, advirtiera del "enemigo interior", surgieron más revelaciones sobre las conexiones directas entre los miembros republicanos de la Cámara de Representantes y los líderes de las milicias fascistas que organizaron el ataque del 6 de enero en el Capitolio con el objetivo de revertir la victoria electoral del presidente Joe Biden.

En su conferencia de prensa semanal del jueves, Pelosi advirtió de las amenazas a los números demócratas de la Cámara por parte de los republicanos de extrema derecha, centrándose en la representante de Georgia Marjorie Taylor Greene. Pelosi denunció a los líderes republicanos de la Cámara por su nombramiento en la Comisión de Educación y Trabajo.

Captura de pantalla del anuncio de la campaña de Marjorie Taylor Green [Fuente: Marjorie Taylor Greene vía Facebook].

Greene es una adherente de la conspiración fascista QAnon, que se centra en la creencia de que Donald Trump marcará el comienzo de una limpieza apocalíptica de políticos demócratas adoradores de Satanás y sacrificadores de niños en un evento llamado "la Tormenta".

Greene ha abogado por la ejecución de políticos demócratas, incluyendo a Barack Obama, Hillary Clinton y Pelosi. También ha caracterizado los tiroteos masivos en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, y la escuela primaria Sandy Hook en Connecticut, así como la masacre de Las Vegas en 2017, como eventos de "falsa bandera". Sus desplantes antisemitas incluyen calificar de nazi al superviviente del Holocausto George Soros.

La conspiración de Trump para anular los resultados de las elecciones, que culminó con el violento asalto al Congreso el 6 de enero, fue facilitada por el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, y el liderazgo republicano en la Cámara de Representantes, que se negaron a reconocer la victoria de Biden durante semanas. Una mayoría sustancial de miembros republicanos de la Cámara de Representantes y siete senadores republicanos votaron en contra de la certificación de la votación del Colegio Electoral en las horas siguientes al desalojo de los insurrectos fascistas del Capitolio.

Un extenso artículo del New York Times publicado el viernes detalla los vínculos entre los miembros republicanos de extrema derecha de la Cámara de Representantes Greene, Lauren Boebert (Colorado), Matt Gaetz (Florida), Andy Biggs y Paul Gosar (Arizona) y varios grupos de milicias de extrema derecha, como los Oath Keepers, los III Percenters y los Proud Boys.

El Times escribe que Greene "también ha mostrado su afición por algunos de los grupos de milicias cuyos miembros fueron grabados en vídeo atacando el Capitolio, incluidos los Oath Keepers y los III Percenters". Señala que Greene habló en un mitin pro-Trump en 2018, apodado la Madre de todos los mítines, donde elogió a los grupos de milicias como protectores contra "un gobierno tiránico."

El mismo día en que se publicó el artículo del Times, la representante demócrata de St. Louis, Cori Bush, anunció que había trasladado su oficina del Congreso lejos de la de Greene "por la seguridad de mi equipo." Hizo la mudanza después de que "Marjorie Taylor Greene se acercara por detrás de mí, despotricando en voz alta por su teléfono mientras no llevaba mascarilla".

Bush ha pedido la expulsión de los miembros republicanos de la Cámara de Representantes que fueron cómplices directos de la intentona golpista, algo que ninguno de los líderes demócratas, incluido Biden, ha apoyado.

Respondiendo en Twitter, Greene atacó a Bush como "el líder de la turba terrorista de Black Lives Matter de St. Louis que entró en un barrio cerrado para amenazar la vida de los McCloskey". Mark y Patricia McCloskey son conocidos por apuntar con sus armas a los manifestantes contra la violencia policial que pasaron por delante de su mansión en St. Louis el pasado mes de junio.

La pareja se convirtió en héroes republicanos y fue invitada por Trump a hablar en la convención republicana, donde fueron presentados como representantes de los suburbios estadounidenses amenazados por las minorías de bajos ingresos.

La respuesta de la Casa Blanca de Biden a las amenazas contra Bush y otros miembros demócratas de la Cámara de Representantes ha sido guardar silencio, restar importancia a la intentona golpista y oponerse a cualquier medida contra los republicanos que colaboraron con las milicias fascistas.

Además de Greene, el artículo del Times cita a otros cuatro miembros republicanos de la Cámara de Representantes con vínculos con las milicias de extrema derecha y los organizadores del golpe:

Matt Gaetz (Florida)

Gaetz ha apoyado al grupo de vigilantes fascistas Proud Boys, utilizándolos como seguridad para un mitin "proestadounidense" celebrado en Milton, Florida, el 23 de octubre de 2020. El jueves viajó a Wyoming para intervenir en un mitin en el que se pedía la destitución de la tercera republicana de la Cámara de Representantes, Liz Cheney, por votar a favor de la destitución de Trump.

Andy Biggs (Arizona)

Biggs, uno de los principales organizadores del "movimiento Stop the Steal" (detengan el robo), fue uno de los oradores principales en un evento de 2019 apoyado por el Patriot Movement AZ, AZ Patriots y la American Guard. Las tres milicias han sido identificadas como grupos de odio por el Southern Poverty Law Center.

Paul Gosar (Arizona)

El Times informa que Jim Arroyo, un líder del capítulo de los Oath Keepers en Arizona, dijo que Gosar asistió a al menos dos reuniones de Oath Keepers con un año de diferencia y visitó otro capítulo "unos años antes." Arroyo cuenta al Times que cuando le preguntó a Gosar si Estados Unidos se dirigía a una guerra civil, éste le respondió: "Estamos en ella. Sólo que aún no hemos empezado a dispararnos unos a otros".

Lauren Boebert (Colorado)

Boebert ha sido fotografiada frecuentemente con miembros de los III Percenters de extrema derecha, incluyendo un vídeo en el que aparece aceptando una pistola Glock 22 de Cory Anderson, líder de "Colorado Boots on the Ground: Bikers for Trump", y un declarado III Percenter.

Captura de pantalla de la publicación en Facebook de Lauren Boebert posando con los Three Percenters [Fuente: Lauren Boebert vía Facebook].

Boebert también fue fotografiada el año pasado frente al Capitolio de Denver con Robert Gieswein, otro miembro de los III Percenters. Gieswein se enfrenta a cargos por su papel en el ataque al Capitolio. Fue fotografiado asaltando el Capitolio el 6 de enero con Dominic Pessola, un exmarine y miembro de los Proud Boys.

La respuesta del Partido Republicano al golpe y su complicidad en el mismo ha sido redoblar la defensa de los fascistas en sus filas y reafirmar su apoyo al expresidente Trump.

El martes, la bancada republicana en el Senado votó 45-5 para anular el juicio político a Trump. Al día siguiente, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, viajó al complejo de Mar-a-Lago de Trump para disculparse por unas declaraciones ligeramente críticas que hizo en relación con el golpe. McCarthy buscó la bendición de Trump para continuar como líder de la Cámara de Representantes, tras lo cual publicó un comunicado en el que denunciaba el juicio de destitución y alababa el compromiso de Trump de ayudar a elegir a los republicanos en 2022.

La descarada defensa por parte del Partido Republicano de los fascistas declarados sólo es posible debido a la negativa sin carácter de Biden y del Partido Demócrata a exigir alguna rendición de cuentas o represalia contra el Partido Republicano y su liderazgo por su complicidad en el intento de golpe de Trump.

A pesar de haber ganado el control de la Casa Blanca y de ambas cámaras del Congreso, el gobierno de Biden y el Partido Demócrata, a través de sus interminables llamamientos a la "unidad" y la defensa explícita del Partido Republicano como institución, han cedido la iniciativa a los republicanos. La dirección demócrata está minimizando el golpe y encubriendo las conspiraciones en curso de las fuerzas fascistas apoyadas por los funcionarios republicanos.

En un revelador intercambio el viernes con un periodista, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, se negó a respaldar las advertencias de Pelosi o a comentar las amenazas de Greene. Sólo un miembro del cuerpo de prensa de la Casa Blanca llegó a plantear la cuestión en la rueda de prensa diaria de Psaki. Primero preguntó si la Casa Blanca estaba de acuerdo con la valoración de Pelosi de que el Congreso se enfrentaba a "un enemigo interno" Psaki esquivó la pregunta.

Más tarde en la rueda de prensa, la periodista volvió a plantear la cuestión, diciendo: "Quiero preguntar de nuevo sobre Marjorie Taylor Greene. Sé que usted dijo antes que no le gustaría comentar sobre ella, pero es una historia importante. ¿Debería una partidaria de QAnon, alguien con un historial de comentarios racistas y antisemitas, acosando a las familias de los supervivientes de los tiroteos en las escuelas, estar sirviendo en un comité de la Cámara?"

Psaki respondió: "La razón por la que transmití eso es porque no queremos elevar más las teorías conspirativas en la sala de reuniones. Así que voy a hablar... voy a dejarlo así". Cuando la reportera intentó continuar, Psaki la cortó y añadió: "Dejaremos las decisiones sobre los comités a los líderes del Congreso y ciertamente hemos visto a la presidenta Pelosi hablar de ello."

El intercambio dejó claro que la Casa Blanca de Biden ni siquiera defenderá a los miembros de su propio partido contra las amenazas violentas de los miembros republicanos de la Cámara. Esto sólo envalentonará aún más al Partido Republicano, que se ha convertido en una incubadora para el desarrollo de un movimiento fascista y su integración en el establishment político.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de enero de 2021)

Loading