Español

A 30 años de la unidad alemana

Para la gran mayoría de la población alemana no hay nada que celebrar en este día de la unidad alemana. La fiesta nacional alemana oficial nunca ha encontrado una resonancia notable en la población, porque la reunificación fue un acontecimiento reaccionario basado en el fraude. El Muro separó dos grandes mentiras. En el Este, los burócratas estalinistas afirmaban haber construido el socialismo, y en el Oeste, los gobernantes capitalistas que estaban en plantilla, una continuidad con los nazis, se celebraban a sí mismos como liberales y democráticos.

Guardias fronterizos de Alemania Oriental vistos a través de un hueco en el muro de Berlín después de que los manifestantes derribaran un segmento del muro en la puerta de Brandenburgo, Berlín [Fuente: AP Photo/Lionel Cironneau, Archivo]

El resultado de la unificación sólo podía ser una enorme regresión social. Cualquier confianza, por vaga que fuera, desapareció en cuanto la realidad capitalista se impuso en Alemania Oriental. Los derechos sociales de los trabajadores fueron aplastados, se aplicaron despidos masivos y se produjo un enorme declive cultural en todo el país. En el clima reaccionario de la reunificación, se potenciaron las fuerzas más derechistas.

Cuando los líderes políticos alemanes conmemoran hoy la disolución de la República Democrática Alemana (RDA) hace 30 años, las anteriores promesas de libertad, democracia y prosperidad, son ahora sólo frases pálidas. La realidad las refuta a diario. Por el contrario, la desigualdad social, el fascismo y la guerra aumentan en Alemania y en todo el mundo y amenazan la supervivencia de la humanidad.

Hace treinta años, los portavoces de la burguesía habían celebrado triunfalmente el fin de la RDA, de los regímenes estalinistas en Europa del Este y la disolución de la Unión Soviética como el "fin de la historia". El socialismo había fracasado, se alegraron. El capitalismo equivalía a la democracia y al más alto nivel cultural que podía alcanzar la sociedad humana.

Sólo el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) luchó en su momento por la perspectiva contraria. No era el socialismo el que había fracasado, explicábamos, sino el estalinismo, el gobierno de una casta burocrática contrarrevolucionaria que perseguía y asesinaba a los marxistas, oprimía a la clase obrera y saboteaba sus luchas internacionales. No se había resuelto ni una sola de las contradicciones que habían hecho del siglo XX el más violento de la historia.

Al contrario, la restauración del capitalismo en Europa del Este, en la Unión Soviética y en China no era más que el preludio de una nueva ofensiva contra la clase obrera y de nuevas guerras imperialistas para la redivisión del mundo. Las luchas de clase revolucionarias eran inevitables. Por lo tanto, la construcción de un partido socialista que uniera a la clase obrera internacional en la lucha contra el capitalismo era aún más urgente.

Treinta años después, no hay duda de que el CICI y su sección alemana, el Bund Sozialistischer Arbeiter (BSA, ahora Sozialistische Gleichheitspartei, SGP- Partido Socialista por la Igualdad), tenían razón.

30 años de guerra

Apenas tres meses después de la reunificación alemana, en 1990, una coalición liderada por Estados Unidos, que incluía a las principales potencias europeas, invadió Iraq. Desde entonces, Washington, apoyado por la OTAN, ha hecho la guerra sin interrupción. Millones de personas han muerto, decenas de millones se han visto obligadas a huir y sociedades enteras en Afganistán, Iraq, Libia, Siria y Yemen han sido destruidas. Mientras tanto, Estados Unidos prepara una guerra contra las potencias nucleares China y Rusia, que amenaza con destruir a toda la humanidad.

En Alemania, 30 años después de la reunificación, los fascistas vuelven a estar en el Parlamento y apenas pasa una semana sin que se conozcan nuevas redes de extrema derecha dentro de los organismos de seguridad. La Alternativa para Alemania (AfD) es cortejada sistemáticamente por el Estado y los partidos del establishment porque la necesitan para aplicar sus políticas de derecha. Muchos miembros destacados de la AfD proceden de la policía, la Bundeswehr (Fuerzas Armadas) y el Servicio Secreto.

Después de que la AfD entrara en el Parlamento hace tres años, el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, en el Día de la Unidad Alemana, hizo un llamamiento al "patriotismo alemán", exigió que se desmantelaran "los muros de la irreconciliabilidad" e invitó a los líderes de la AfD, Alice Weidel y Alexander Gauland, a mantener conversaciones en el castillo de Bellevue, su residencia oficial. Finalmente, la continuación de la Gran Coalición entre democristianos y socialdemócratas convirtió a la AfD —que sólo había obtenido el 12,6% de los votos— en líder de la oposición en el Parlamento. Los diputados de todos los partidos eligieron a representantes de la AfD para dirigir importantes comisiones parlamentarias.

La gran coalición está poniendo en práctica el programa de derecha radical de la AfD. Esto se aplica tanto al rearme militar como a la inhumana política de refugiados, que sigue el lema de "disuadir y deportar", obligando a los refugiados a ir a instalaciones similares a las de los campos de concentración y permitiendo que miles se ahoguen en el Mediterráneo.

Como había advertido el BSA, la clase dirigente alemana ha vuelto a la política de gran potencia y al militarismo tras la reunificación. Pretende (en palabras del asesor gubernamental Herfried Münkler) ser el "hegemón" y el "disciplinador" de Europa, ha duplicado su presupuesto de defensa y ha declarado que el mundo entero es su esfera de interés. Wolfgang Schäuble, que negoció el acuerdo de unificación, ha dictado brutales programas de austeridad a Grecia y otros países europeos.

Esto va de la mano con la trivialización de los crímenes del imperialismo alemán y de los nazis. Cuando el historiador Jörg Baberowski defendió al apologista del nazismo Ernst Nolte en 2014 en Der Spiegel y declaró: "Hitler no era un psicópata, no era vicioso", y el SGP lo criticó por ello, fue defendido con vehemencia por los políticos, los medios de comunicación y la dirección de la Universidad Humboldt.

La Bundeswehr está ahora desplegada en doce países, desde Afganistán en Asia hasta Malí en África. El gobierno federal quiere ampliar masivamente estas misiones de guerra internacionales y continuar así con sus viejas pretensiones de poder mundial. En las nuevas "Directrices para el Indo-Pacífico", el Ministerio de Asuntos Exteriores ha declarado recientemente que el Pacífico es una zona de influencia alemana. Alemania, como nación comercial globalmente activa, escribió, tampoco debería "conformarse con un papel de espectador" en términos militares.

Contrarrevolución social

El balance social de la reunificación es devastador. En lugar de los prometidos "paisajes florecientes", los trabajadores de Alemania Oriental han experimentado un declive social sin precedentes en la historia. Las empresas estatales se vendieron a precio de saldo, se desmantelaron y Alemania Oriental se transformó en un paraíso de bajos salarios para las empresas de Alemania Occidental. El Treuhandanstalt liquidó un total de 14.000 empresas estatales, vendiendo algunas y cerrando la mayoría. En tres años, el 71% de los trabajadores había cambiado o perdido su empleo. Junto con la propiedad estatal, se hicieron añicos los logros sociales basados en ella: el derecho al trabajo, a la asistencia médica, a la educación y a la atención infantil.

Y tal como había predicho el BSA, las devastadoras condiciones del Este se utilizaron como palanca para triturar los derechos sociales en el Oeste. La Agenda 2010 del gobierno de Schröder-Fischer hizo que alrededor del 40% de los trabajadores se enfrenten a condiciones laborales precarias y a menudo ni siquiera ganen lo suficiente para cubrir sus necesidades básicas.

Mientras los directivos reciben sueldos millonarios y una pequeña minoría se beneficia de la subida de los mercados de valores y de la propiedad, la pobreza ha aumentado drásticamente en toda Alemania. En uno de los países más ricos del mundo, más de 2,5 millones de niños viven en la pobreza. En algunas ciudades de la cuenca del Ruhr, uno de cada cuatro niños está afectado.

Con la pandemia de coronavirus, la contrarrevolución social adquiere una nueva dimensión. La clase dominante trata la vida de los trabajadores con el mismo desprecio y crueldad que la de los refugiados. Para que los beneficios vuelvan a fluir, se está obligando a los trabajadores a volver a las fábricas, oficinas y empresas completamente inseguras. Se están reabriendo escuelas y guarderías sin ninguna restricción. Para justificar esta política mortal, los políticos y los periodistas emplean la misma ideología biológica e inhumana que los nazis.

Después de que se hayan arrojado cientos de miles de millones de euros a la garganta de las corporaciones y los mercados financieros, ahora se quiere echar a la calle a cientos de miles de trabajadores. Las grandes empresas aprovechan la crisis para llevar a cabo planes de reestructuración y despidos masivos largamente acariciados. El ya horrendo sector de los salarios bajos se amplía aún más y las condiciones de trabajo son cada vez peores.

Sin embargo, treinta años después de la reunificación alemana, no sólo se ha roto el velo de la propaganda burguesa y el capitalismo se muestra en toda su inhumana brutalidad. También crecen las condiciones para derribarlo.

El año pasado se produjeron protestas y huelgas masivas en muchos países, preparando el camino para futuras revueltas sociales: desde México, Puerto Rico, Ecuador, Colombia, Chile, Francia, España, Argelia y el Reino Unido hasta Líbano, Iraq, Irán, Sudán, Kenia, Sudáfrica, India y Hong Kong, la gente salió a la calle. En Estados Unidos se produjo la primera huelga nacional de trabajadores de la industria automotriz en más de cuarenta años. El rasgo más destacado de estas luchas es su carácter internacional. En su mayoría son llevadas a cabo por la generación más joven y se desarrollan al margen de los partidos y sindicatos procapitalistas.

La pandemia de coronavirus está acelerando e intensificando estos conflictos sociales. También en Alemania hierve bajo la superficie. Los trabajadores de los servicios públicos, de la educación, de la sanidad y de los transportes, de la industria automovilística, del metal y del acero buscan la manera de escapar del dominio de los sindicatos, que reprimen cualquier lucha. La generación más joven sale a la calle para proteger el medio ambiente, contra el neofascismo y en oposición a la guerra.

Para unir estas luchas en un movimiento de masas contra el capitalismo, la cuestión crucial es una perspectiva socialista internacional, basada en las lecciones del siglo XX. Los trabajadores deben entender por qué el capitalismo pudo introducirse hace 30 años sin encontrar mayor resistencia y qué fuerzas políticas estaban en juego.

La división de Alemania

La división de Alemania se basó en los reaccionarios acuerdos de Yalta y Potsdam, en los que la burocracia estalinista de la Unión Soviética acordó con las potencias occidentales suprimir los levantamientos revolucionarios que se estaban desarrollando en toda Europa y dividir el continente en zonas de influencia.

La burocracia del Kremlin y los dirigentes de las potencias imperialistas temían igualmente que después de la Segunda Guerra Mundial, como había ocurrido al final de la Primera, estallaran levantamientos revolucionarios contra el capitalismo. Muchos trabajadores estaban armados en Italia, Francia, Yugoslavia y Grecia. Habían luchado en la resistencia contra el fascismo. También en Alemania se produjeron por doquier ocupaciones de fábricas y expropiaciones espontáneas.

La burocracia del Kremlin se comprometió a utilizar su influencia sobre los partidos comunistas de Europa Occidental y Grecia para desmovilizar a las masas armadas y garantizar un desarrollo capitalista. A cambio, se le aseguraron Estados baluartes en Europa del Este para dar protección contra otra invasión imperialista.

Con este fin, todo movimiento revolucionario fue brutalmente reprimido en Alemania del Este, como en todos los países de Europa del Este. El grupo de Ulbricht, que había llegado a Alemania oriental desde Moscú, consideró que su principal tarea era sofocar toda iniciativa independiente de la clase obrera y disolver todos los comités socialistas y antifascistas independientes y sustituirlos por los suyos.

Sobre esta base, se había planeado inicialmente dejar intactas las estructuras de propiedad capitalista. Sólo bajo la presión de la clase obrera y la política cada vez más agresiva de Washington contra la Unión Soviética, los burócratas empezaron, en 1948, a extender las relaciones de propiedad socialistas de la Revolución de Octubre de 1917 a los estados baluartes. Sin embargo, el Estado burgués se mantuvo en su lugar, e incluso los viejos funcionarios nazis siguieron en sus puestos en los rangos inferiores y medios.

El carácter antiobrero del Estado de la RDA se puso de manifiesto cuando, el 17 de junio de 1953, cientos de miles de trabajadores salieron a la calle contra nuevos aumentos de la carga de trabajo y fueron aplastados por los tanques soviéticos. Al menos 200 trabajadores murieron a tiros. La construcción del Muro de Berlín, ocho años más tarde, fue impulsada por el temor de que tales levantamientos pudieran repetirse y extenderse a todo Berlín. El Muro fue un instrumento para dividir a la clase obrera y mantenerla bajo control.

A pesar de esta deformación burocrática, la transferencia de las relaciones de propiedad socialistas, surgidas de la Revolución de Octubre en Rusia, representó un progreso social. La economía planificada creó la base para un desarrollo industrial sustancial y una mayor prosperidad. La Cuarta Internacional, por tanto, definió a los países de Europa del Este como "Estados obreros deformados". Haciendo hincapié en lo de "deformados", la CICI afirmaba que el papel contrarrevolucionario del estalinismo pesaba históricamente mucho más que el limitado progreso social de los estados baluartes.

Sólo gracias a que la burocracia del Kremlin hizo todo lo posible por suprimir la revolución tanto en el Oeste como en el Este, la burguesía alemana pudo estabilizar su poder en la parte occidental del país. Las viejas élites fascistas en los negocios, la política y el aparato estatal permanecieron en el poder. No iba a haber ninguna revolución para expulsar a Hans Globke (Jefe de Estado Mayor de la Cancillería alemana en Alemania Occidental desde el 28 de octubre de 1953 hasta el 15 de octubre de 1963); a la dinastía industrial Krupp, cuyos talleres se habían beneficiado del trabajo esclavo en Auschwitz; y al antiguo general nazi Reinhard Gehlen, que pasó a fundar el servicio secreto de Alemania Occidental. Las mismas empresas que habían torturado a millones de trabajadores forzados hasta la muerte, que fabricaban pantallas de lámparas con piel humana y almohadas con pelo humano, volvían a explotar a la clase obrera de Alemania Occidental. A rebufo de los Estados Unidos, reconstruyeron rápidamente su poder económico.

Ninguna de las contradicciones que habían conducido a las dos guerras mundiales y, en última instancia, a los mayores crímenes de la historia de la humanidad, habían sido resueltas por el orden de posguerra. Las élites alemanas volvieron a presionar para conseguir una mayor independencia y dominio en Europa. La reunificación alemana y la apropiación de los territorios del Este fue, desde el principio, el objetivo revanchista de la burguesía alemana.

A partir de 1970, la nueva Ostpolitik del líder socialdemócrata Willy Brandt abrió a la industria de Alemania Occidental mercados y trabajadores para su explotación en el Este. En los años ochenta, las élites ya discutían de nuevo cómo debía alinearse Alemania, como potencia media, en el plano internacional, lo que a finales de los años ochenta la "disputa de los historiadores" ya iba acompañada de la justificación de los crímenes nazis.

Reunificación

Con la reunificación se cumplieron los deseos imperiales de la clase dirigente alemana. Se anexionó a sí misma los territorios de la RDA, que le habían sido negados desde la derrota de la guerra. La burguesía alemana no necesitaba ni uno solo de los 4.600 carros de combate que poseía la Bundeswehr a mediados de los años 80; la burocracia estalinista se lo puso en bandeja de plata.

A pesar de los éxitos económicos basados en la economía planificada de los años 50 y 60, la doctrina estalinista del "socialismo en un solo país" había aislado a la RDA del mercado mundial y de los rápidos avances tecnológicos, al igual que los demás Estados del bloque oriental. Con la globalización de la producción, la economía de la RDA, orientada a la exportación, acabó por entrar en una crisis cada vez más profunda.

En estas circunstancias, la burocracia estalinista de la Unión Soviética decidió restaurar el capitalismo y saquear la propiedad estatal. En 1989, el secretario general del Partido Socialista Unificado (SED) en Berlín Oriental, Erich Honecker, dudó en seguir los pasos del líder soviético Gorbachov. Pero la mayoría de los dirigentes del SED hacía tiempo que habían decidido tomar el camino del capitalismo. Incluso antes de que cayera el Muro de Berlín, el Comité Central del SED derrocó a Honecker y lo sustituyó primero por Egon Krenz y luego por Hans Modrow, que más tarde confesó en sus memorias: "En mi opinión, el camino hacia la unidad era inevitable y había que tomarlo con determinación".

La gran mayoría de los que habían salido a la calle en noviembre de 1989 contra la dictadura del SED no querían la restauración del capitalismo. Pero quedó claro que décadas de represión del marxismo y de todo movimiento independiente de la clase obrera habían dejado profundas huellas. Las manifestaciones pudieron ser dominadas por la facción derechista de la burocracia y las fuerzas pequeñoburguesas de la "Mesa Redonda" y dirigidas hacia la reunificación.

Los acontecimientos de noviembre no fueron una revolución, sino el comienzo de una contrarrevolución social que destruyó todos los logros sociales y dio paso a un declive cultural sin precedentes tanto en el Este como en el Oeste. Preparó el camino para el resurgimiento del militarismo alemán y el ascenso de la extrema derecha.

La burocracia estalinista desempeñó un papel fundamental en la aplicación de este programa. Como partido en el poder, y más tarde como el rebautizado Partido del Socialismo Democrático (PDS), hizo todo lo posible por reprimir las huelgas y las protestas contra el cierre de fábricas y los recortes salariales. Para ello contó con el apoyo de los pablistas del Secretariado Unificado, que habían roto con el trotskismo en los años 50 y se habían transformado en fervientes defensores del estalinismo.

En noviembre de 1989, el líder del Secretariado Unificado, Ernest Mandel, viajó personalmente a Berlín Oriental para denunciar a los trotskistas del BSA en las páginas del órgano central de la organización juvenil estalinista FDJ. En la manifestación de masas del 4 de noviembre, el BSA había llamado al derrocamiento de la burocracia del SED y al establecimiento de consejos obreros. Mandel condenó este hecho como una intervención inadmisible desde el exterior y apoyó al SED. En enero de 1990, los partidarios de Mandel en la "Izquierda Unida" incluso se unieron al último gobierno de Hans Modrow dirigido por el SED.

Los pablistas, al igual que los estalinistas, utilizaron la vieja mentira de la burocracia de que la dictadura estalinista era el "socialismo realmente existente". Pero ya no derivaban de ello la idolatría de la burocracia del Kremlin, sino el supuesto fracaso del socialismo. Tras la unificación alemana, los pablistas entraron en el PDS, que hoy, como Die Linke, apoya los ataques sociales, las medidas del estado policial y las intervenciones imperialistas de la burguesía alemana.

La perspectiva del CICI

El BSA, como sección alemana del CICI, era la única tendencia política que, en 1990, defendía una perspectiva progresista contra la reunificación capitalista. Pudo hacerlo porque se basó en la perspectiva internacional de la Cuarta Internacional, que había sido brutalmente reprimida tanto por los estalinistas como por los nazis.

Después de que innumerables trotskistas fueran asesinados en los campos de trabajo nazis y en las cámaras de gas por luchar por el derrocamiento revolucionario del régimen de Hitler, los que sobrevivieron en el Este fueron encarcelados por el régimen del SED. El trotskista Oskar Hippe fue condenado a 50 años en un campo de trabajo por un tribunal militar soviético en 1949 y pasó ocho años encarcelado en la RDA en las peores condiciones.

La burocracia estalinista, que se había formado como un cáncer en el primer estado obrero, sólo podía mantener su poder aniquilando físicamente a los líderes de la Revolución de Octubre y a toda una generación de marxistas revolucionarios y suprimiendo y falsificando el marxismo. Mucho más que al imperialismo, temía a León Trotsky y a la Oposición de Izquierda, que declaraban que las conquistas de la Revolución de Octubre sólo podían defenderse contra la burocracia en una revolución política.

Trotsky ya había previsto en 1938 que, de lo contrario, los estalinistas restaurarían el capitalismo. "O la burocracia, convirtiéndose cada vez más en el órgano de la burguesía mundial en el estado obrero, derrocará las nuevas formas de propiedad y sumirá al país de nuevo en el capitalismo; o la clase obrera aplastará a la burocracia y abrirá el camino al socialismo", escribió en el programa fundacional de la Cuarta Internacional

Esta posición fue defendida por el Comité Internacional desde los años 50, frente a las posiciones revisionistas del pablismo, que afirmaban que el surgimiento de los estados obreros deformados representaba la prueba del papel progresista del estalinismo.

Sobre la base de esta comprensión histórica del estalinismo, el BSA se opuso igualmente a la burguesía de Alemania Occidental, a la burocracia estalinista y a las fuerzas pequeñoburguesas de la Mesa Redonda y sus apéndices pseudoizquierdistas, que trabajaban juntos por la restauración capitalista. Cuando cientos de miles de personas se manifestaron en Berlín Oriental antes de la caída del Muro de Berlín el 4 de noviembre de 1989, los miembros del partido pasaron de contrabando masas de folletos a través de la frontera fuertemente vigilada.

En ellos se afirmaba que "la revolución política, el derrocamiento de la burocracia contrarrevolucionaria por la clase obrera en la Unión Soviética y otros países dominados por ella" era "parte integrante del programa de la revolución socialista mundial". Sólo a través de la revolución política pueden defenderse las conquistas de octubre, especialmente la economía planificada por el Estado, y purgarse de todas las degeneraciones burocráticas, la clase obrera soviética y de Europa del Este puede unirse a sus hermanos de clase en el Occidente capitalista para la culminación de la revolución socialista mundial y la construcción del socialismo".

El BSA basó su intervención en la evaluación del movimiento mundial trotskista. La CICI ya había advertido en los años 80, cuando el entusiasmo por Gorbachov estaba en su apogeo, que éste estaba preparando la restauración capitalista. La globalización de la producción había aumentado la presión sobre las economías aisladas del bloque del Este y había eliminado la base del programa estalinista de "construir el socialismo en un solo país". Gorbachov respondió tratando de integrar la Unión Soviética en la economía mundial sobre una base capitalista y defendiendo los privilegios de la burocracia, como había predicho Trotsky, transformándola en propiedad privada capitalista.

El CICI había comprendido que la crisis de los regímenes estalinistas era una expresión de la crisis de todo el sistema imperialista mundial. La globalización de la producción había incrementado la contradicción entre la economía mundial y el Estado nación en el que se basa el capitalismo y exacerbado los conflictos entre las potencias imperialistas.

"Lejos de entrar en un nuevo y triunfante período de ascenso capitalista, el imperialismo se encuentra al borde de una nueva época sangrienta de guerras y revoluciones", declaró David North, presidente del consejo editorial internacional del World Socialist Web Site, el 6 de enero de 1990, "El nuevo equilibrio que será necesario para el capitalismo sólo se elaborará tras un período de profundas luchas y estallidos de todo tipo, de guerras y revoluciones. En otras palabras, se han puesto en marcha contradicciones que no pueden resolverse pacíficamente. Así que esta es la cuestión a la que se enfrenta la clase obrera, que debe resolver esta crisis sobre una base progresiva o será resuelta por el capitalismo sobre una base extremadamente reaccionaria".

North también explicó que el colapso de los regímenes estalinistas era una expresión de la bancarrota de todas las burocracias de orientación nacional. "Así como el colapso de los regímenes de Europa del Este significa el colapso del programa nacional de las burocracias estalinistas, las derrotas experimentadas por la clase obrera en los países capitalistas durante la última década demuestran la bancarrota del programa nacional de las burocracias socialdemócratas y reformistas. Al igual que no hay lugar para un estado "socialista" aislado a nivel nacional, no hay lugar para los sindicatos basados en políticas nacional-reformistas".

Ambos análisis se han confirmado plenamente en los últimos 30 años. Después de 30 años de guerras incesantes, las potencias imperialistas siguen armándose y preparándose cada vez más abiertamente para una Tercera Guerra Mundial. Este fortalecimiento del militarismo y la polarización social sin precedentes en la historia son la razón del retorno del fascismo en todos los países imperialistas.

Las antiguas organizaciones obreras de orientación nacional se han transformado en organizaciones puramente burguesas que desempeñan un papel clave en la destrucción de los últimos derechos sociales de los trabajadores y en la preparación de las guerras imperialistas.

Al mismo tiempo, crece la resistencia a estas políticas. La perspectiva del socialismo internacional, defendida únicamente por el Comité Internacional, es la cuestión clave en estas condiciones. Como en la primera mitad del siglo pasado, la humanidad se enfrenta a la alternativa: socialismo o barbarie. La construcción del SGP y de las secciones del CICI en otros países es la condición más importante para derrocar al capitalismo y evitar una recaída en la guerra y el fascismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de octubre de 2020)

Loading