Español

Tercera parte

Cliff Slaughter: una biografía política (1928-1963)

Primera parte | Segunda parte

Esta biografía política de Cliff Slaughter cubre el período entre 1928 y 1963. Una segunda sección de la biografía, desde 1963 hasta su muerte, se publicará más adelante este año.

Cliff Slaughter

La lucha de clases, la teoría marxista y la nueva izquierda

El mismo número de Labour Review, que apareció solo unos meses después de la “Conferencia de Whitsuntide”, también contenía un extenso ensayo teórico de Slaughter. Titulado “La 'nueva izquierda' y la clase trabajadora”, este artículo es de una importancia excepcional. Elaboró las concepciones filosóficas que subyacen a la insistencia de la Socialist Labour League en las intervenciones en las luchas diarias de la clase trabajadora.

Para Slaughter, la característica central de los ideólogos y teóricos de la emergente y cada vez más popular “Nueva Izquierda” era su esfuerzo por desviar el marxismo de su concentración en la lucha de clases como fuerza motriz de la historia.

Slaughter señaló que Labour Review y The Newsletter eran criticados por defender una forma dogmática y anticuada de marxismo, abogando por una “militancia inconsciente” derivada “de un modelo demasiado simplificado de la sociedad capitalista dividida en empleadores y trabajadores, en el que la lucha de estos últimos contra los primeros debe intensificarse ante todo, 'inconsciente' de todo lo demás”. Llamó la atención sobre el “comentario interesante” de Ralph (Rafael) Samuel, un exmiembro del Partido Comunista, amigo de E.P. Thompson, y un destacado representante de la emergente Nueva Izquierda en Reino Unido, “recordándole a Gerry Healy que 'la lucha industrial no es lo decisivo, lo decisivo es la lucha por el poder político'”. Slaughter continuó:

Sin duda volveremos a la importancia de la lucha por el poder; mientras tanto, detengámonos en la interrelación de los lados industrial y político de la lucha de clases. Ésta es una cuestión teórica, una cuestión histórica, y en la que los intelectuales deberían trabajar constantemente para armar a la clase trabajadora. … Quiten la lucha industrial y ¿qué actividad “política” les queda? ¿El Parlamento? Miramos al otro lado del canal hacia Francia y nos da escalofríos.

Es sólo un poco difícil ver lo que queda del “marxismo” que algunos en Universities and Left Review y New Reasoner reconocen. ¿Consideran todavía válidos algunas de las conclusiones o los descubrimientos teóricos de Marx? ¿De ser así, cuáles? ¿O afirman que solo el método de Marx (la dialéctica) sigue siendo válido y que la realidad social de hoy exige descubrimientos completamente nuevos, utilizando ese método? Uno sospecha que, de hecho, la dialéctica sería más bien olfateada soberbiamente por la mayoría de estos críticos como una resaca de Hegel de la cual el viejo Marx no pudo deshacerse del todo. Entonces, ¿qué queda?

Por nuestra parte, nos “desacreditaremos” a nosotros mismos aún más al decir que el método dialéctico de Marx expuso el antagonismo básico de la sociedad capitalista, la lucha de los trabajadores contra los empleadores y su Estado, reflejando la contradicción entre la producción social y la apropiación privada. Afirmar esto, por supuesto, no sustituye a una investigación detallada e intensiva sobre los cambios dentro del capitalismo. Pero estos son cambios dentro del capitalismo, y si no se estudian teniendo siempre en cuenta ese hecho, que los cambios han tenido lugar dentro del marco constante del poder del capital sobre el trabajo, entonces ese estudio será inútil. Por inútil entendemos no sólo “prácticamente” inútil para la clase trabajadora, sino también científicamente inútil. ...

Del carácter histórico específico del desarrollo capitalista fluye la lucha de clases moderna. Sí, ha crecido la diferenciación dentro de la clase trabajadora; sí, han crecido las nuevas “clases medias”; sí, la propiedad capitalista se distribuye de formas más complejas. Pero si estos desarrollos se ven como cosas en sí, sus investigadores tardarán mucho más en apreciar su significado histórico real, el cual es igual a su significado para la lucha de clases, que si reconocieran desde el principio la esencia del método de Marx y el descubrimiento central que hizo sobre la sociedad de clases. [53]

Slaughter procedió a identificar un punto crítico que separaba la nueva izquierda del marxismo:

Se apartan del marxismo en torno al concepto de clase, a pesar de sus referencias vacías al marxismo. No hay ni una pizca de marxismo en ningún enfoque de clase que no tenga el conflicto de clases en el centro. La clase trabajadora básicamente no se define en términos de estatus, ingresos ni características sociales formales, sino en términos de su necesario antagonismo con la clase capitalista, derivado y desarrollado constantemente por la posición especial del proletariado en la producción capitalista. Se puede definir a la clase trabajadora según cualquier número de características formales; históricamente, se define a sí misma por medio del desarrollo de su organización y su lucha contra la burguesía. En las ciencias sociales, los marxistas tienen la tarea de ayudarle a la clase trabajadora a desarrollar una conciencia más clara de su posición y de las acciones que requiere esa posición. En su punto más alto, esto significa participar en la tarea más grande de este período histórico: el establecimiento de la independencia política de la clase trabajadora. Esa es la función importante de la teoría y de los instrumentos políticos y organizativos basados en la teoría; debe ser la prueba de todas las contribuciones teóricas de los intelectuales de izquierda [subrayado nuestro]. [54]

De este pasaje se desprende que Slaughter había hecho un estudio cuidadoso de los primeros escritos de Marx y Engels, en los que desarrollaron la concepción materialista de la historia en oposición a los “críticos críticos” pequeñoburgueses. Para Slaughter fue particularmente un pasaje de La Sagrada Familia, escrito por Marx en 1844:

No se trata de lo que este o aquel proletario, o incluso todo el proletariado, considere en este momento como su objetivo. Se trata de qué es el proletariado y qué, de acuerdo con este ser, se verá obligado históricamente a hacer. Su objetivo y acción histórica está visible e irrevocablemente prefigurada en su propia situación de vida, así como en toda la organización de la sociedad burguesa de hoy [subrayado original]. [55]

Un boceto contemporáneo del joven Karl Marx

Pasando de las divisiones teóricas a su expresión en el programa y la práctica, Slaughter atacó el reformismo mezquino que los intelectuales de la nueva izquierda intentaron presentar como una alternativa razonable a una práctica genuinamente revolucionaria basada en la lucha de clases. “El deseo de encontrar algo concreto, establecido dentro de la sociedad actual como una piedra angular sólida para los avances futuros es en esencia un punto de vista pequeñoburgués”, escribió Slaughter, “un rechazo a hacer frente a la necesidad de una ruptura radical con el mundo de la propiedad privada, un confinamiento a los horizontes de lo que [el sociólogo estadounidense Norman] Birnbaum llama el 'tecnólogo administrativo' que vive manipulando las cosas como son y que se aproxima en su vida social a la burguesía más que al proletariado. La intensa preocupación de Universities y Left Review con el 'socialismo en el aquí y ahora' es la peor manifestación de estas ideas”. [56]

La respuesta pablista a la fundación de la Socialist Labour League

La decisión de fundar la Socialist Labour League fue, como era de esperar, denunciada por los pablistas. En una “Carta abierta a las organizaciones del Comité Internacional”, el Secretariado Internacional pablista afirmó:

Por ataques desmesurados contra los dirigentes del P[artido] L[aborista] y los sindicatos, y por su actividad en el “tercer período” a nivel de base, desconociendo la más elemental disciplina necesaria hacia el partido en el que supuestamente llevaría a cabo el trabajo esencial, [la Socialist Labour League] ahora está destruyendo todas las posiciones ganadas dentro del P[artido] L[aborista] y los sindicatos, en una lucha, mal elegida tanto en términos de la correlación de fuerzas y en términos de tiempo, con la burocracia reformista. [57]

Detrás de este ataque, había tres principios fundamentales del pablismo: 1) que la Cuarta Internacional solo puede existir como un grupo de presión sobre las organizaciones existentes controladas por los estalinistas, los socialdemócratas y los partidos burgueses de “izquierda”; 2) que es simplemente imposible que un partido revolucionario independiente, basado en un programa marxista, gane la dirección de la clase trabajadora; y 3) que no debería hacerse ningún intento de construir tal partido.

El Secretariado Internacional, justificando su postración oportunista, declaró que “ninguna dirección alternativa se construirá esencialmente a través de dirigir huelgas militantes en el frente económico”. [58] Agregó, en buena medida, que “ningún partido revolucionario de masas se construirá principalmente mediante el reclutamiento individual (es decir, ganando, a través de la propaganda o el ejemplo de acciones militantes, miembros individuales del partido de masas, o grupos de 4, 5, 10, 12 miembros a la vez)”. [59]

El Secretariado Internacional reprendió a la SLL por haberse desterrado de la socialdemocracia:

La forma en la que se fundó la SLL hizo que su existencia dentro del Partido Laborista fuera prácticamente imposible para cualquiera que no se haga ilusiones sobre la naturaleza de la burocracia de derecha. Pero admitamos que los ingenuos fundadores de la SLL fueron tomados por sorpresa por la prohibición de Transport House [sede del PL]. Sin embargo, esta prohibición es un hecho. Ahora bien, si la SLL hubiera querido permanecer dentro del Partido Laborista, después de esta prohibición, habría tenido que disolverse bajo protesta. Nada de eso ocurrió. Decidió desafiar abiertamente a la burocracia. En las circunstancias actuales, tal desafío conduce inevitablemente a la expulsión [subrayado original]. [60]

Para los pablistas, “desafiar a la burocracia” constituía la mayor de todas las locuras políticas. La única conclusión que se podía sacar de su argumento era que el llamado de Trotsky a la fundación de la Cuarta Internacional, desafiando a la burocracia más poderosa de la historia mundial, fue un error político catastrófico. Así, todos los esfuerzos de la Internacional pablista se dirigieron a rectificar ese error reduciendo el movimiento trotskista a nada más que un grupo de presión sobre las organizaciones existentes de las burocracias dominantes.

En una declaración editorial escrita por Slaughter, titulada “En defensa del trotskismo”, Labour Review defendió la perspectiva revolucionaria en la que se basaba la SLL:

La Socialist Labour League no nació por accidente, sino a partir de las luchas del año pasado, que demostraron que la clase trabajadora británica necesitaba una organización de este tipo. Ha nacido para intervenir en la experiencia de la clase trabajadora, para organizar, educar y preparar a la vanguardia que está extrayendo lecciones fundamentales de la ofensiva patronal, de la resistencia de las bases y de las traiciones de la derecha. Ha nacido en un momento en que la creciente militancia en la industria aún no se está introduciendo en el Partido Laborista. Ha nacido para enarbolar las políticas de lucha de clases dentro del Partido Laborista y los sindicatos, continuando y llevando adelante, en las condiciones actuales, las mejores tradiciones del trabajo trotskista dentro de las organizaciones de masas de la clase trabajadora.

Pablo y su banda de secretarios internacionales no han hecho el menor intento de analizar o evaluar la situación actual en Reino Unido, las relaciones objetivas de clase, la lucha industrial, la lucha política, los problemas y tareas de los marxistas que surgen de ahí. Este no es su método. Por un lado, tal análisis y evaluación sólo podrían ser fructíferos si se basaran en la experiencia de la actividad práctica del movimiento marxista en Reino Unido. Pero los secretarios internacionales no necesitan basarse en la experiencia de vida de nadie. Tienen su esquema listo para usar. Y eso significa subordinar la intervención propia en la lucha de clases hasta que la presión de las masas obligue a la burocracia o a secciones de ella a liderar una revolución.

La idea antimarxista de que la “presión de masas” podría cambiar la naturaleza esencial de la burocracia; la idea antimarxista de que la “presión de masas” podría obligar a la burocracia a seguir la revolución mundial; la suposición de que, de nuevo bajo la “presión de masas”, los partidos comunistas podrían llevar a la clase trabajadora a la conquista del poder. Los marxistas que defendían los principios de la Cuarta Internacional combatieron precisamente estas teorías pablistas (que son de hecho la “cruda revisión de la concepción marxista de la burocracia”, como Labour Review los calificó hace casi dos años). No podía hacerse ninguna concesión porque lo que estaba en juego era la propia Internacional como fuerza revolucionaria. Porque si bien Pablo y sus seguidores podían repetir, al lado de sus ideas revisionistas, frases formales sobre la necesidad de la Cuarta Internacional, sus ideas revisionistas en la práctica socavaban constantemente sus propios cimientos. Una adherencia formal a la Internacional junto a la destrucción de su contenido, su programa: eso resume el pablismo. Los que proponen ideas pablistas en el orgulloso nombre de la Cuarta Internacional son impostores.

Los trotskistas de varios países que se opusieron a esta revisión del marxismo crearon un Comité Internacional para defender el programa y los principios de la Cuarta Internacional contra estas personas que se presentan como marxistas.

La tarea suprema de los marxistas hoy, como lo ve el Comité Internacional, es establecer la independencia política de la clase trabajadora mediante la construcción de poderosos partidos revolucionarios en cada país, partidos que proporcionarán las bases sólidas de la Cuarta Internacional. Si se quiere lograr esta tarea, no se puede transigir con las teorías de Pablo. Entre el pablismo y las ideas marxistas que guían la actividad práctica de la Socialist Labour League hay un abismo infranqueable. Los cuadros marxistas del futuro no pueden surgir sin una lucha constante contra el pablismo. [61]

Michel Pablo (derecha) con Ernest Mandel

Divisiones dentro del Comité Internacional

La fundación de la Socialist Labour League no solo intensificó el conflicto con la burocracia sindical y del Partido Laborista en Reino Unido. Sacó a la luz las divisiones políticas sobre cuestiones fundamentales de programa, perspectiva y orientación de clase dentro del Comité Internacional de la Cuarta Internacional. De hecho, no es posible comprender y apreciar plenamente el trabajo de los trotskistas británicos, aparte de la influencia decisiva de las lecciones que habían extraído de la escisión de 1953 y sus secuelas en su evaluación de la situación mundial y sus implicaciones para el trabajo del Comité Internacional. Esta influencia, como hemos explicado, había encontrado una expresión poderosa en la respuesta de El Club al discurso secreto de Kruschev, la Revolución húngara y la crisis del Partido Comunista Británico. Healy reconoció que los eventos de 1956 no solo le presentaron al movimiento trotskista en Reino Unido la oportunidad de reclutar elementos descontentos que abandonaban el Partido Comunista. Algo mucho más importante para la formulación de la estrategia política fue la confirmación histórica de la oposición de Trotsky al programa del “socialismo en un solo país”, su análisis de los orígenes del estalinismo y la degeneración burocrática de la Unión Soviética, el carácter contrarrevolucionario de la burocracia soviética, y sus partidos políticos afiliados, y, por tanto, de la decisión de fundar la Cuarta Internacional.

En el análisis final, el significado esencial de la crisis de 1956 fue que presagiaba un cambio profundo en la relación mundial de fuerzas entre la Cuarta Internacional y la burocracia estalinista degenerada. Por grandes que fueran los obstáculos políticos y las dificultades prácticas a las que se enfrentaban las fuerzas todavía pequeñas de la Cuarta Internacional —y seguramente eran muy grandes—, la crisis del estalinismo significó el debilitamiento del control de las viejas burocracias sobre la clase trabajadora. Como había declarado el Labour Review en enero de 1957, la “Gran Edad del Hielo” había llegado a su fin. Ahora estaban surgiendo condiciones objetivas que favorecieron la resolución de la crisis histórica de liderazgo de la clase trabajadora. El desafío al que se enfrentaban los trotskistas, dentro de Reino Unido e internacionalmente, era responder, tanto en su trabajo teórico como en su actividad práctica, a las demandas planteadas por la nueva situación.

En este contexto histórico y político, la lucha contra el pablismo adquirió una renovada urgencia. Después de 1956, los esfuerzos de los pablistas se dirigieron, utilizando una analogía militar, a reforzar las fuerzas asediadas de las burocracias debilitadas contra el peligro de una ofensiva de las fuerzas revitalizadas del trotskismo. Los pablistas respondieron a la crisis de 1956 buscando, bajo el disfraz de la reunificación (es decir, poner fin a la división de 1953), dividir el Comité Internacional. Las perspectivas para lograr este objetivo: la “reunificación” de la Cuarta Internacional sobre la base de la subordinación a las burocracias estalinistas y socialdemócratas, la adaptación a una multitud de fuerzas radicales burguesas-nacionalistas y pequeñoburguesas, el abandono de la lucha por la independencia política de la clase trabajadora y el repudio de la teoría de la revolución permanente fueron reforzados por el viraje hacia la derecha del Socialist Workers Party (SWP; Partido de los Trabajadores Socialistas) en los Estados Unidos después de la división de 1953.

La respuesta del SWP al discurso secreto de Kruschev y la Revolución húngara fue muy diferente a la de El Club. Mientras Cannon pronunció un excelente discurso y Murry Weiss, otro miembro destacado, escribió un ensayo bien elaborado sobre el tema del estalinismo, en los Estados Unidos no se emprendió nada ni remotamente comparable al trabajo político y teórico sostenido por El Club. A pesar de que el conflicto de facciones y la desintegración organizativa del Partido Comunista de Estados Unidos fueron mucho más severos que en Reino Unido, el SWP no reclutó prácticamente a nadie del movimiento estalinista. Esto no fue simplemente el resultado de una iniciativa organizativa insuficiente. Más bien, el SWP no respondió a los acontecimientos de 1956 avanzando una ofensiva contra el estalinismo, sino promoviendo un “reagrupamiento” de tendencias de “izquierda” en los Estados Unidos que deliberadamente eludieron cualquier aclaración de los problemas históricos detrás de la lucha librada por el movimiento trotskista contra el estalinismo.

La iniciativa de reagrupación del SWP, anunciada en diciembre de 1956, fue en sí misma una manifestación del viraje del partido tras la ruptura de su tradicional “orientación proletaria” hacia una adaptación a la política de protesta de la clase media estadounidense. El clima político represivo anticomunista, instigado por la burocracia reaccionaria de la AFL-CIO y el fuerte declive de la militancia de base, ciertamente contribuyó a un estado de desánimo y resignación dentro de la envejecida dirección del SWP. Cannon, preocupado por la idea de que el SWP se estaba convirtiendo en una “secta” sin futuro, se volvió susceptible a un cambio de orientación política, lejos de la clase trabajadora y hacia la pequeña burguesía.

La ruptura con una existencia “sectaria” significaba en la práctica el repudio de la orientación proletaria y el programa trotskista.

En marzo de 1957, Cannon escribió, sin consultar previamente a los trotskistas británicos, una carta a Leslie Goonewardene, uno de los líderes más oportunistas del Partido Lanka Sama Samaja en Ceilán (más tarde rebautizado como Sri Lanka). Manifestó apoyo para la apertura de discusiones con el Secretariado Internacional, con la intención de lograr la reunificación de las dos facciones.

James P. Cannon

Esta carta marcó el comienzo de una prolongada lucha interna dentro del Comité Internacional. Los trotskistas británicos rechazaron la afirmación del SWP de que un acercamiento con los pablistas era justificado porque las diferencias que habían llevado a una escisión en 1953 se debían en gran parte a cuestiones de organización, que las cuestiones políticas se habían resuelto de alguna manera con el paso del tiempo y que no había necesidad de insistir en discutir 1953.

Si bien la insistencia británica en aclarar las diferencias subyacentes a la escisión de 1953 complicó las maniobras del SWP, la organización estadounidense saco provecho de la victoria de Fidel Castro en Cuba en enero de 1959 para impulsar el proceso de reunificación. Alegó que el apoyo a la Revolución cubana —que según el SWP y los pablistas había creado un nuevo Estado obrero— sentó las bases para llevar a cabo la reunificación.

La histórica defensa de la Cuarta Internacional por la Socialist Labour League (1961-1963)

El 2 de enero de 1961, el Comité Nacional de la Socialist Labour League dirigió una carta al Comité Nacional del SWP. Expresó preocupación por el hecho de que el SWP, en sus esfuerzos por reunificar la Cuarta Internacional, se estuviera alejando de los principios fundamentales de la Cuarta Internacional expresados de manera concisa en la “La carta abierta” de 1953. Además, la afirmación de que las diferencias detrás de la escisión de 1953 habían sido reemplazada por un acuerdo sobre eventos más recientes se basaba en una evaluación incorrecta de la naturaleza y evolución del revisionismo pablista. Lejos de cerrarse desde 1953, el abismo entre pablismo y trotskismo no solo se había ensanchado; era, teórica y políticamente, infranqueable. El Comité Nacional de la SLL declaró:

El mayor peligro al que se enfrenta el movimiento revolucionario es el liquidacionismo, que surge de una capitulación ante la fuerza del imperialismo o de los aparatos burocráticos del movimiento laboral, o ambos. El pablismo representa, incluso más claramente ahora que en 1953, esta tendencia liquidacionista en el movimiento marxista internacional. En el pablismo, la clase obrera avanzada ya no es la vanguardia de la historia, el centro de toda la teoría y estrategia marxista en la época del imperialismo, sino el juguete de los “factores históricos mundiales”, examinados y evaluados de manera abstracta. [62]

Las revisiones llevadas a cabo por el pablismo de las concepciones esenciales del trotskismo y del marxismo mismo, tenían que ser rechazadas de manera decisiva. La SLL advirtió:

Cualquier retroceso de la estrategia de independencia política de la clase obrera y la construcción de partidos revolucionarios cobrará el significado de un desatino histórico mundial por parte del movimiento trotskista. [63]

La SLL no aceptó la premisa de que revertir la división de 1953 significaría una reunificación de los trotskistas. Esta era, insistió, una equivocación peligrosa:

Se debe a la magnitud de las oportunidades para el trotskismo, y por lo tanto a la necesidad de claridad política y teórica, que necesitamos urgentemente un trazar líneas contra el revisionismo en todas sus formas. Es hora de cerrar el período en el que el revisionismo pablista fue considerado una tendencia dentro del trotskismo. Si no se hace esto, no podemos prepararnos para las luchas revolucionarias que ahora comienzan. Queremos que el SWP siga adelante con nosotros con esta línea [subrayado original]. [64]

La carta marcó el inicio de una lucha política de la cual dependía la supervivencia misma del movimiento trotskista, como en 1953 y, más tarde, entre 1982 y 1986. En esta intensa lucha, que duró dos años, de 1961 a 1963, Cliff Slaughter desempeñó un papel fundamental, como autor de las declaraciones e informes más importantes producidos por la SLL. Sin embargo, cabe destacar que la contribución de Slaughter, por sustancial que fuera, no fue un logro realizado de forma aislada. De ninguna manera resta valor a la alta estimación del trabajo de Slaughter señalar, como un hecho histórico, que sus contribuciones se realizaron dentro de la más estrecha colaboración con otros miembros destacados de la SLL, que incluyeron a Mike Banda, Tom Kemp, Cyril Smith, Jack Gale y el aún muy joven Geoff Pilling. Healy proporcionó un liderazgo decisivo e incisivo. Aportó en la lucha contra el SWP un intelecto poderoso, una vasta experiencia política y una determinación implacable de ganar a los trabajadores avanzados al trotskismo y prepararlos para conducir la revolución socialista que se avecinaba. Lo que caracterizó particularmente el trabajo teórico realizado por la Socialist Labour League, bajo la dirección de Healy, fue su conexión directa con el desarrollo de la estrategia revolucionaria y la movilización de la clase trabajadora. Esta orientación esencial hacia la clase trabajadora como fuerza revolucionaria impartió a los documentos del CICI de 1961 su precisión política y espíritu de lucha.

Cannon entendió que la carta de SLL del 2 de enero era el equivalente a un tiro de advertencia al SWP. El 12 de mayo de 1961 le escribió a Farrell Dobbs, su sucesor como secretario nacional del SWP: “La brecha entre nosotros y Gerry obviamente se está ampliando”. [65] Pero aunque afirmó que “la SLL está en una borrachera oehlerista [es decir, sectaria]”, [66] el problema real era que el SWP tenía una sobredosis de oportunismo. En su “Resolución sobre la situación mundial” de 1961, el SWP recurrió a sofismos pesimistas y contraproducentes para justificar su adaptación a movimientos radicales pequeñoburgueses, como aquel liderado por Castro. Simplemente no había tiempo suficiente, afirmó, para construir un partido revolucionario. Por lo tanto, Castro debe ser aceptado como un sustituto aceptable:

Las masas, particularmente en las regiones coloniales, sienten la desesperanza de su situación de la manera más aguda. Son completamente incapaces de esperar hasta que se construya un partido socialista revolucionario antes de entrar en acción. Dado que tales partidos no existen, excepto como pequeños núcleos, las masas, siguiendo una conocida ley de la política, elevan al poder a cualquier dirección de alcance nacional que se encuentre a la izquierda del partido gobernante. A falta de la dirección socialista, una falta debido a las décadas de traición de los partidos socialdemócratas y comunistas, las formaciones nacionalistas burguesas y pequeñoburguesas de todos los matices ocupan posiciones de izquierda y son mucho más fuertes de lo que serían si estuvieran flanqueadas por partidos proletarios de mentalidad revolucionaria. ...

Cuba ha demostrado el error fatal que sería tachar de antemano una formación pequeñoburguesa de mentalidad revolucionaria simplemente porque comienza con una perspectiva pequeñoburguesa [subrayado nuestro]. [67]

Castro pronunciándose ante la Conferencia Tricontinental de 1966, donde denunció el trotskismo

Este pasaje ejemplificó las fatuas declamaciones que caracterizaron los documentos del SWP. Particularmente es digna de mención aquí la forma en que el desarrollo del partido revolucionario y “las masas” se tratan como procesos no relacionados. Las masas, se afirma, “son completamente incapaces de esperar” la construcción del partido revolucionario. Pero ¿por qué no se manifiesta esta impaciencia en el crecimiento real del partido revolucionario? La impaciencia de las “masas” debe indicar la existencia de condiciones objetivas que hacen posible la construcción de un partido marxista. El problema real no era la “impaciencia” de las “masas”, sino la impaciencia de las organizaciones pablistas, que eludían el problema de luchar por la conducción entre las masas adaptándose oportunistamente a las fuerzas políticas no proletarias.

Cliff Slaughter respondió extensamente a la resolución del SWP en el informe político que dio en una reunión del Comité Internacional, celebrada del 28 al 29 de julio de 1961. Al señalar las implicaciones del revisionismo del SWP, el informe es una presentación concisa del elementos esenciales, tanto políticos como metodológicos, de la crítica desarrollada por Slaughter a las posiciones del SWP:

La debilidad fundamental de la resolución del SWP es su sustitución del “objetivismo”, es decir, una falsa objetividad, por el método marxista. Este enfoque conduce a conclusiones similares a las de los pablistas. A partir de su análisis del imperialismo como la etapa final del capitalismo, Lenin concluyó que el papel revolucionario consciente de la clase trabajadora y su partido era de suma importancia. Los protagonistas del “objetivismo” concluyen, sin embargo, que la fuerza de los “factores objetivos” es tan grande que, independientemente de la realización de la dirección marxista del proletariado en su lucha, se logrará la revolución proletaria, derrocando el capitalismo del poder. Es difícil dar otro significado que este a las formulaciones de la resolución del SWP sobre la “impaciencia” de las masas que no pueden retrasar la revolución hasta la construcción de una dirección marxista. ... Si la dirección pequeñoburguesa en Cuba ha sido forzada por la lógica objetiva de los acontecimientos a llevar al proletariado al poder (el SWP dice que Cuba es un “Estado obrero”, lo que sólo puede significar la dictadura del proletariado) entonces debemos exigir un análisis de la situación mundial actual que muestre cómo fue posible este tipo de evento, según el cual se debe desechar la teoría leninista de la relación entre la clase, el partido y el poder.

Lo mismo ocurre con la formulación en la resolución del SWP sobre la construcción del partido revolucionario en el curso de la propia revolución. Una vez más, las implicaciones de la fórmula deben pensarse hasta el final. Para nosotros, tales fórmulas solo tienen significado como parte de la perspectiva histórica general de las relaciones de clase. El SWP debe mostrar de qué manera los “factores objetivos” de la situación mundial hacen innecesario en algunos casos preparar y construir una dirección revolucionaria. La construcción de tales partidos a través de períodos de la más oscura reacción, así como en los períodos preparatorios y prerrevolucionarios, es la gran obra histórica de Lenin y sus seguidores. ...

Una vez que se modifica de esta manera la teoría marxista básica del liderazgo y la conciencia, se abre la puerta a un método completamente erróneo de evaluar las tendencias políticas no marxistas. Los líderes se describen de acuerdo con una escala general de “progresista” o “que se mueve hacia la izquierda” (bajo la presión de fuerzas “objetivas” irreversibles y poderosas, por supuesto) en lugar de en su papel de clase específico entre el imperialismo y la revolución proletaria mundial. ...

El Comité Nacional de la SLL considera que esta tendencia hacia el objetivismo es particularmente peligrosa en este momento. … El papel de los nacionalistas burgueses, la burocracia estalinista, la socialdemocracia en las antiguas potencias europeas y la nueva burocracia centrada en la ONU, han permitido que la maquinaria económica imperialista siga funcionando a pesar de la necesidad de grandes concesiones políticas. Es una necesidad básica para todos los marxistas mantener una clara oposición de clase a todas estas fuerzas que favorecen la estabilización del imperialismo, y al reflejo de estas fuerzas en los oportunistas de los movimientos laborales y de liberación nacional. Las capitulaciones al oportunismo en esta fase del desarrollo imperialista son el principal peligro para el partido revolucionario. Sólo una lucha constante contra los oportunistas, y contra todos aquellos que no logran sacar las conclusiones políticas de su papel de clase reaccionario, puede proteger al partido revolucionario de la degeneración. No desarrollarse teóricamente y no comprender la contribución de todas estas tendencias a las necesidades del imperialismo, puede ser el comienzo precisamente de tales concesiones y tales peligros. La opinión del Comité Nacional de la SLL es que el SWP está en peligro de seguir tal curso. ...

Estas diferencias teóricas tienen graves consecuencias políticas. Si la “nueva realidad” de la resolución del SWP incluye el reconocimiento de las direcciones pequeñoburguesas como revolucionarias en la lucha del proletariado contra el imperialismo, entonces reconozcan las conclusiones prácticas para los revolucionarios marxistas. Seguramente se da a entender que la pequeña burguesía es una clase viable con un gran destino histórico, y que el papel de la vanguardia proletaria consciente en esta etapa es bastante diferente de lo que habíamos pensado. Una vez más decimos, las modificaciones deben realizarse a cabalidad, tal como lo Trotsky exigió a quienes se apresuraron a caracterizar a la burocracia soviética como una clase, un órgano histórico necesario en el desarrollo de la sociedad, más que como una excrecencia “accidental” en el proceso de la revolución mundial, que elaboraran su programa para esa época única de la historia. [68]

En 1962, cuando el conflicto dentro del Comité Internacional entraba en su segundo año, la SLL llevó la discusión a un nuevo nivel al someter la metodología teórica del pablismo y el SWP a un análisis crítico –quizás “devastador” sería una palabra más apropiada–. En un editorial en Labour Review escrito por Slaughter y Banda, titulado “Una caricatura del marxismo”, las cartas de Pablo a Castro y Ben Bella (el líder del FLN nacionalista burgués en Argelia), exponen el craso impresionismo y el abandono de la teoría revisionista de los elementos más básicos del análisis materialista histórico:

Las cartas de Pablo a Castro y el FLN entran en la categoría de sacrificio del partido revolucionario, de la teoría revolucionaria y, por ende, de la independencia política de la clase obrera, a las direcciones pequeñoburguesas del movimiento nacional. Estas cartas son, en el mejor de los casos, un llamado a Castro y a los líderes del FLN a que “hagan una elección” entre el socialismo y volver a caer en las garras del imperialismo. El materialismo histórico ha sido olvidado; aquí no hay rastro de la necesidad de que cada clase definida forje sus propias teoría y organización políticas. Un cambio de opinión por parte de los que están en el poder puede cambiar el curso de la historia. [69]

Slaughter y Banda llamaron la atención sobre un pasaje donde Pablo afirmaba que el futuro no solo de Argelia, sino también de todos los nuevos Estados independientes de África dependía del “uso que estas élites políticamente limitadas darán al poder estatal”. [70] Así, se abre la esperanza de que Ben Bella y otros seguirán el consejo del gran Pablo y otorgarán el socialismo como un regalo a las masas, sin una lucha revolucionaria independiente ni la creación de órganos de poder de la clase trabajadora.

Se dieron más ejemplos de la humillación de Pablo ante Castro:

Pablo sustituye un análisis de las necesidades de la clase trabajadora para conquistar el poder bajo la dirección de un partido marxista por la adulación de Castro, a quien escribe: “Estoy convencido de que estamos en presencia de una dirección socialista revolucionaria de alta calidad intelectual y práctica… perteneces de hecho a la línea de los grandes revolucionarios que han sabido descubrir, asimilar, interpretar y desarrollar el marxismo de manera creativa y profundamente revolucionaria, como Rosa Luxemburgo, Lenin, León Trotsky, y en determinados campos, los revolucionarios yugoslavos y chinos”. Todo sentido de la proporción y ni hablar del análisis marxista se desecha. ...

No podemos detenernos en los pasajes cómicos de la carta de Pablo. Algunos de ellos son casi increíbles. Por ejemplo, predice grandes reformas sociales, entre ellas “mejorar incluso la calidad del material humano mediante una eugenesia inteligente cada vez más aceptada voluntariamente”. (¡¿Y antes de ser aceptada voluntariamente?!) [71]

El editorial concluyó con una acusación condenatoria de la metodología fallida de Pablo:

En lugar del análisis concreto, la comparación abstracta. En lugar de la estrategia, el burdo optimismo (“Los logros hasta ahora de la Revolución cubana, la calidad y el espíritu crítico de sus dirigentes permiten un optimismo más que razonable en el plano de la lucha contra la burocracia y la burocratización”). Eh lugar de una perspectiva de trabajo para los revolucionarios en la clase obrera, la abdicación de la responsabilidad a aquellos líderes que reciben el apoyo espontáneo de las masas en la primera etapa de la revuelta nacional, por ejemplo, a Castro: “Aquí también yace su responsabilidad suprema ante la historia”. “Está en manos de la dirección de esta revolución la inmensa tarea histórica de hacer el uso más sabio de estas oportunidades, en beneficio de las masas cubanas y del mundo”.

A pesar de todo lo que se habla de la lucha contra la burocracia, tenemos aquí la mentalidad burocrática por excelencia. En lugar de la lucha diaria de la clase trabajadora por construir su propio liderazgo, que le permitiría a las masas determinar conscientemente el curso de la historia, hemos llamado a Castro y a otros a “hacer el uso más sabio” de las oportunidades “en beneficio” de las masas.

Las cartas de Pablo no son las cartas de un trotskista en ningún sentido. No son más que un intento cómicamente infructuoso de encubrir una capitulación teórica y práctica a la dirección existente de los movimientos nacionales. Este sometimiento tiene su contrapartida en la actitud de los pablistas hacia los burócratas socialdemócratas y estalinistas en otras partes del mundo. [72]

Al revisar estos pasajes casi 60 años después de que fueron escritos, y con la ventaja de saber qué les depara el futuro, al lector contemporáneo podría parecerle nada menos que asombroso que el SWP pudiera haber defendido las galimatías de Pablo como un análisis trotskista válido, o que el SWP pudo haber insistido en que se habían resuelto las diferencias políticas que llevaron a la escisión en 1953. Pero el giro del SWP hacia el pablismo no estuvo determinado por la calidad de los argumentos de los líderes revisionistas, sino por las presiones objetivas ejercidas sobre el SWP por el imperialismo estadounidense y su adaptación a la orientación política de la clase media radical.

Notas:

[53] “La nueva izquierda y la clase trabajadora”, Labour Review, julio-agosto de 1959, vol. 4, núm. 2, pág. 50.

[54] Ibíd.

[55] Obras completas de Marx-Engels (Nueva York: International Publishers, 1975), volumen 4, p. 37.

[56] Ibíd., Págs. 51–52.

[57] Citado del International Bulletin of the International Secretariat, abril de 1959, en Labour Review, julio-agosto de 1959, vol. 4, núm. 2, pág. 33.

[58] Documento disponible aquí.

[59] Ibíd.

[60] Ibíd.

[61] Labour Review, julio-agosto de 1959, vol. 4, núm. 2, pág. 38.

[62] Trotskyism Versus Revisionism: A Documentary History, Volumen tres (Londres: New Park Publications, 1974), p. 48

[63] Ibíd., Pág. 49.

[64] Ibíd.

[65] Ibíd., Pág. 71.

[66] Ibíd., 73.

[67] Ibíd., Págs. 97–98.

[68] Ibíd., Págs. 161–69.

[69] Labour Review, volumen 7, número 1, primavera de 1962, pág. 5.

[70] Ibíd.

[71] Ibíd., Págs. 6-7.

[72] Ibíd.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 6 de agosto de 2021)

Loading