Candidato socialista promete seguir con su campaña política

John Christopher Burton responde al dictamen del Tribunal Federal de Apelaciones que aplaza las elecciones para la destitución en California

17 September 2003

Utilice esta versión para imprimir | Envíe esta conexión por el email | Email el autor

Abajo publicamos el comunicado de prensa de John Christopher Burton fechado el 15 de septiembre. Es su respuesta al dictamen del Tribunal Federal de Apelaciones del Noveno Distrito que aplaza la fecha de las elecciones especiales para la destitución del gobernador del 7 de octubre, 2003, al 2 de marzo, 2004. Burton, abogado partidario de los derechos civiles en Pasadena. Se ha postulado como candidato independiente para estas elecciones. Apoya la política del partido Socialista por la Igualdad, que lo ha respaldado.

Hoy recibo con júbilo el dictamen del Tribunal Federal de Apelaciones del Noveno Distrito. Las nóminas con los nombres de los candidatos—tarjetas perforadas que iban a usarse en seis condados del estado cuya población es, en su gran mayoría, obrera—amenazaban con privar los derechos civiles de 40,000 votantes en las venideras elecciones para la destitución. Este breve aplazamiento de las elecciones hasta marzo protege el derecho democrático fundamental de todo votante para que su voto cuente.

El dictamen no altera para nada la naturaleza de la campaña para la destitución. Todavía me opongo a este esfuerzo de las fuerzas de la extrema derecha por ignorar los procesos democráticos tradicionales y anular los resultados de las elecciones que tuvieron lugar el noviembre pasado. Por lo tanto, vuelvo a repetirle a los residentes de California que voten “NO!” en contra de la destitución del gobernador Gray Davis.

Sí; me opongo a la destitución, pero no le brindo ningún apoyo político ni a Davis, ni a Cruz Bustamante, ni a ningún candidato relacionado con los dos partidos de los grandes negocios. Se aplacen o no se aplacen estas elecciones, los temas fundamentales políticos que empujan la crisis de California todavía son los mismos. El pantano de Irak y el desperdicio de los recursos vitales para imponerle a ese país una ocupación colonial sólo van a empeorar. El impacto de la guerra y el programa social retrógrada del gobierno de Bush, con el apoyo de los Demócratas, terminarán en una mayor pérdida de empleos y mayores reducciones de los niveles de vida y los servicios sociales básicos, tales como la educación escolar y la atención médica. Y el hecho que Bush ha invocado poderes constitucionales extraordinarios deja bien claro que la agresión contra los derechos democráticos se va a intensificar.

Aunque considero que desde el punto de vista jurídico la decisión del tribunal es correcta, las circunstancias que la rodean ponen en relieve la situación de la democracia en Estados Unidos, que es cada vez más frágil. La polarización social ha avanzado hasta tal punto que la misma base de la democracia se basa—el proceso electoral—se está desmoronando. Tal como lo mostraron el enjuiciamiento de Clinton, el robo de las elecciones presidenciales por Bush y la misma campaña para la destitución, un sector bastante significante de la clase gobernante no va a aceptar resultados electorales con que no estén de acuerdo. En esta situación, la clase obrera no puede depender de los tribunales para defender los derechos democráticos.

No importa cuando las elecciones tomen lugar. Yo continuaré mi campaña para presentarle al público la alternativa socialista independiente, la cual valora las necesidades de la humanidad, no las ganancias empresariales y la acumulación de la riqueza privada. Continuaré abogando para que se retiren, sin ninguna condición, todas las tropas estadounidenses de Afganistán, Irak y del Oriente Medio. Le insto al pueblo trabajador, a los estudiantes y a los profesionales que estudien el programa que he presentado para estas elecciones. Pueden leerlo en la www.socialquality.com. Voten por mí y consideren, con la seriedad que la situación merece, ingresar al Partido Socialista por la Igualdad.