Candidato socialista en las elecciones para la destitución en California se dirige a estudiantes acerca de la guerra contra Irak

24 September 2003

Utilice esta versión para imprimir | Envíe esta conexión por el email | Email el autor

El 18 de septiembre, John Christopher Burton, abogado partidario de los derechos civiles y candidato respaldado por el Partido Socialista por la Igualdad (PSI) en las elecciones para la destitución del gobernador en California, dirigió la palabra a un mitin de estudiantes de la Universidad de Santa Mónica. Más de 300 personas concurrieron al evento. Burton les advirtió que los problemas del estado no podían resolverse sin una lucha contra la guerra y la ocupación de Irak.

El mitin en que Burton pronunció su discurso tuvo lugar bajo la consigna, “A Mecer el Voto”, bajo los auspicios del Inter-Club Council of Santa Monica College, cuyo propósito era animar a los estudiantes a registrarse como votantes para que puedan participar en las elecciones para la destitución.

Burton le instó a los estudiantes a que participaran activamente en la política. “La participación en la política”, dijo Burton, “requiere sobretodo una comprensión política total, no sólo cierta familiaridad con los temas del día. Más bien, requiere una apreciación mucho más profunda y extensa de las tendencias básicas que, a fin de cuentas, determinan la trayectoria de la sociedad”.

Burton instó a que votaran “NO!” contra la destitución del gobernador de California, Gray Davis y advirtió que esta campaña para sacarlo del poder resultó del esfuerzo por “millonarios derechistas, que rechazaron los resultados de las últimas elecciones para reemplazar a Davis con un gobernador que estará aún más dispuesto a desmantelar completamente los programas sociales administrados por el estado”.

El público interrumpió a Burton con aplauso varias veces, sobretodo cuando les instó que transformaran a las elecciones para la destitución en un referéndum contra el gobierno de Bush y contra la política pro guerra y anti social de los Republicanos y los Demócratas. Sus palabras resonaron cuando dijo que los estudiantes tenían que rechazar a todos los candidatos que sostienen que la crisis de California puede resolverse sin oponerse a la guerra y exigió la retirada inmediata e incondicional de todas las tropas estadounidenses de Irak.

Invitó a los estudiantes a que se integraran al Partido Socialista por la Igualdad y a que participaran en la campaña para lograr que la clase trabajadora se independice de los dos partidos capitalistas.

Luego de su discurso, varios estudiantes se acercaron a Burton para pedirle mayor información acerca de su programa socialista y expresaron deseos de unirse a su campaña.

Arianna Huffington, candidata independiente, se dirigió a los estudiantes luego de Burton. Su mensaje fue radicalmente diferente al tono y contenido del mensaje de Burton; es decir, no pudo detallar con claridad ni los temas principales de la campaña, ni una política inequívoca contra la guerra.

Con mucha labia, Huffington criticó ferozmente a los políticos, tales como Davis y Cruz Bustamante—adversario político que representa al Partido Demócrata—por postrarse ante los “intereses especiales”. Prometió luchar contra Bush si sale electa, e hizo un llamado, sin especificar ningún detalle, a una alternativa a los Demócratas y Republicanos. Al hacerle hincapié a los “intereses especiales”, Huffington sugirió que la crisis de California puede resolverse extirpando la corrupción y reduciendo los programas sociales aún más. Pero el PSI y Burton analizaron que las raíces de la crisis se encuentran en el hecho que, durante toda una década, la riqueza producida por las familias trabajadoras se trasladó a manos de la oligarquía financiera, quien Bush y los Demócratas representan.

Huffington ha sido la única de los llamados candidatos principales en sacar al aire el tema de la guerra durante su campaña. Ninguno de los otros—ni Davis, ni Bustamante, ni Tom McClintock, ni el candidato del Partido Verde, Peter Camejo—asistieron al mitin de la Universidad de Santa Mónica. Aún así, Huffington, durante su discurso a los estudiantes, no hizo la menor conexión entre la guerra en Irak y la crisis presupuestaria de California.

Luego de su discurso, le contestó a una pregunta del reportero de la World Socialist Web Site en cuanto a la guerra. Dijo que se opone al retiro inmediato de las tropas estadounidenses y que favorece a la ocupación del país por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Es decir, Huffington está de acuerdo con la política que la ONU respalde la ocupación estadounidense; postura muy similar a la de muchos Demócratas que votaron para autorizar a Bush a invadir a Irak.

La Universidad de Santa Mónica es en realidad una universidad “comunitaria”; es decir, de dos años de duración que prepara a los estudiantes a ingresar a universidades mayores. A pesar de haber perdido a más de 5,100 estudiantes debido a los aumentos en el precio de la matriculación, a los estudiantes durante este otoño les ha sido difícil inscribirse en las clases. Turrell, estudiante en economía de los negocios, habló con la WSWS y expresó que las aulas están tan llenas que no hay suficientes asientos para los estudiantes. Y agregó que la situación será peor el semestre entrante: “A uno de mis profesores de economía le han advertido que va a enseñar dos clases en vez de tres el próximo semestre”.

Turrel también dijo que las reducciones al presupuesto de la educación escolar van codo a codo con las presiones que cada vez más mortifican al pueblo trabajador en todos los aspectos de la vida. “La semana pasada apareció un artículo en el Los Angeles Times que decía que para poder alquilar un apartamento de dos recámaras en Los Ángeles, la persona tiene que ganar $21 la hora. Sólo es justo que el dinero destinado a la construcción de aviones y cohetes teledirigidos [se use para otras necesidades]”.

Los estudiantes y trabajadores de la Universidad de Santa Mónica formaron líneas de piquetes el 15 de septiembre para manifestar en contra de la decisión tomada por la Junta Directora para despedir a 18 empleados administrativos. El sindicato que los representa, la California School Employees Association [Asociación de Empleados Escolares de California; CSEA] ofreció aceptar la reducción de los salarios y de las horas en un 10% a cambio de la promesa de no despedir a nadie. Pero la Junta rechazó la oferta. También ha habido propuestas para que los profesores que trabajan en jornada completa acepten la reducción de sus salarios y así evitar los despidos. Las reducciones de los salarios de los profesores ya han ocurrido en otras universidades similares. La facultad que trabaja en jornada parcial, que constituye la mayoría de los docentes, ha sufrido la reducción radical de sus horas. Y la mayoría de los puestos temporarios en todas las facultades han sido eliminados.

Los estudiantes siguieron su calurosa bienvenida a John Burton con otra invitación para que la próxima semana participe en un un foro donde se debatirá la cuestión de las elecciones para la destitución.