Israel mata a 17 manifestantes en la frontera en Gaza

por Jean Shaoul
2 abril 2018

Las tropas israelíes, usando fuego real, mataron al menos a 17 palestinos e hirieron a más de 1.400 durante las manifestaciones a lo largo de la frontera de Gaza con Israel y en ciudades de todo el enclave palestino. Los manifestantes estaban armados únicamente con piedras y bombas incendiarias caseras.

El ejército israelí, utilizando medidas de control de disturbios, hirió a otros 27 palestinos en enfrentamientos en la ciudad de Nablus cuando casi 900 palestinos se manifestaron en ciudades de toda Cisjordania.

Los organizadores de las protestas han convocado a seis semanas de manifestaciones, llamadas “Marcha del Gran Retorno”, a lo largo de la frontera de Gaza que ha estado sujeta a un bloqueo ilegal e inhumano de 11 años por parte de Israel y Egipto.

Las manifestaciones, que comenzarán el viernes, continuarán durante seis semanas hasta el 15 de mayo, el 70 aniversario del establecimiento del Estado de Israel y la subsiguiente guerra entre Israel y sus vecinos árabes, que los palestinos conmemoran como el Día de la Nakba (Catástrofe).

Después de la guerra de 1948-49, solo alrededor de 200.000 de los 1,2 millones de palestinos permanecieron en las partes de Palestina que se habían convertido en Israel. Mientras que muchos huyeron para evitar la guerra, la mayoría las dejó por miedo a lo que podría pasarles a manos de los terroristas sionistas. Sus hogares y tierras fueron ocupados por el nuevo Estado establecido. Uno de los incidentes más notorios fue la masacre de Deir Yassin, en la que 250 hombres, mujeres y niños fueron asesinados a sangre fría por el grupo Irgun de Menachem Begin, mientras iba de casa en casa para expulsar a los palestinos.

Según las Naciones Unidas, actualmente hay unos 5 millones de refugiados palestinos registrados. Incluyen a los expulsados, o sus descendientes, después de la primera guerra árabe-israelí de 1948-49 y la guerra de junio de 1967, así como a muchos otros expulsados más tarde de los Territorios Ocupados o Israel. La mayoría ha vivido sus vidas en condiciones miserables en campos de refugiados en la Franja de Gaza, Cisjordania, Jordania, Líbano y Siria. Muchos ahora viven en otro lugar en el Medio Oriente, mientras que otros se han mudado a occidente.

Israel se niega rotundamente a reconocer el principio del derecho al retorno de los refugiados palestinos y sus descendientes, porque eso equivaldría a aceptar la responsabilidad por lo que les sucedió. Además, dado que terminaría con la mayoría judía en Israel, ha sido repetidamente denunciado como una amenaza para la propia supervivencia del Estado sionista.

Las manifestaciones del viernes también conmemoran 42 años desde el Día de la Tierra, conmemorado cada año por palestinos de todo el mundo, cuando las fuerzas de seguridad israelíes mataron a tiros a seis ciudadanos palestinos de Israel que protestaban por la expropiación de tierras palestinas en el norte de Israel para construir comunidades judías. Otros 100 resultaron heridos y cientos fueron arrestados durante la protesta del 30 de marzo de 1976.

Una demanda clave de la Gran Marcha del Retorno es la plena implementación de la Resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de diciembre de 1948, que estipula que “los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos deberían poder hacerlo en la primera fecha practicable”.

De los 1,9 millones de palestinos que viven en la Franja de Gaza, 1,3 millones son refugiados, según un informe de la Oficina Central Palestina de Estadísticas en febrero de 2018.

Los palestinos han establecido varios campamentos en tiendas para albergar a miles de personas cerca de la frontera entre Israel y Gaza. Acamparán cerca de la valla como parte de una protesta prolongada, con manifestaciones semanales los viernes hasta el día del Nakba el 15 de mayo.

Israel hizo extensas preparaciones. Se instalaron cercas de alambre de púas y se desplegaron más de 100 francotiradores. El gobierno confirmó antes de la protesta de ayer que usaría “medios de dispersión antidisturbios” que incluyen gases lacrimógenos y bombas de sonido, además de disparar contra “los principales instigadores” de la protesta. Llamó al ejército en oposición a la policía y la Policía de Fronteras, citando las manifestaciones del Día de la Tierra dentro de Israel y temores de ataques en Jerusalén.

El teniente general del Estado Mayor, Gadi Eizenkot, dijo que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) no permitirían la “infiltración masiva” ni tolerarían ningún daño a la barrera en la frontera de Israel con Gaza durante las protestas.

Dijo: “Hemos desplegado más de 100 tiradores que fueron convocados desde todas las unidades militares, principalmente de las fuerzas especiales”, y agregó: “Si las vidas israelíes están en peligro, hay permiso para abrir fuego. No permitiremos la infiltración masiva en Israel y dañar la cerca, y ciertamente no llegar a las comunidades”.

Con este fin, toda el área fronteriza ha sido declarada zona militar cerrada. Esto es nada menos que una política de disparar a matar.

Además, Israel ha presionado a Facebook para que censure a los periodistas palestinos y cualquier noticia crítica sobre Israel. La semana pasada, la corporación de redes sociales cerró diligentemente la página de un importante medio de comunicación palestino, la Agencia de Prensa Palestina Safa, que tiene 1,3 millones de seguidores, y su cuenta de Instagram fue cerrada. Facebook defendió su medida, alegando que era una medida contra el “discurso de odio” y la “incitación”.

Según Ha'aretz, Facebook ha cerrado unas 500 páginas de activistas y periodistas palestinos desde principios de año. El documento señala que Safa es una contraparte “afiliada a Hamas” de Wafa, la agencia oficial de noticias palestina controlada por la Autoridad Palestina y la facción Fatah dirigida por Mahmoud Abbas. Como tal, sus noticias son típicas de una amplia gama de medios de comunicación palestinos.

La prohibición de Facebook tiene lugar a raíz de la transmisión en vivo de la adolescente palestina Ahed Tamimi abofeteando a un soldado israelí fuertemente armado en Cisjordania. Su arresto y condena a una pena de prisión de ocho meses, junto con el encarcelamiento de su madre por filmar el incidente, la han convertido en un punto de reunión internacional para los palestinos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel informó a sus embajadas y trató de culpar preventivamente por cualquier enfrentamiento a “Hamas y otras organizaciones palestinas que han fabricado toda esta campaña”.

Apenas unas horas antes de que comenzaran las manifestaciones, un proyectil de tanque israelí mató a un agricultor de Gaza que había estado recogiendo cosechas e hirió a otro en una aldea del sur de Gaza.

La Marcha del Gran Retorno ocurre en medio de crecientes tensiones por el colapso de la ya de por sí afectada economía de Gaza tras el bloqueo y los ataques asesinos de Israel contra Gaza en 2008-09, 2012 y 2014 que causaron la muerte de 1.417, 147 y 2.250 palestinos respectivamente y destruyeron gran parte de la infraestructura y decenas de miles de hogares.

Otros cortes de energía provocaron escasez de agua, y aguas residuales no tratadas después de que la Autoridad Palestina con sede en Cisjordania dejara de pagarle a Israel por el combustible para la central eléctrica de Gaza y la transmisión eléctrica, y terminó o redujo los pagos de salarios a miles de trabajadores del sector público. Si bien estas medidas forzaron a Hamas a mantener conversaciones de “reconciliación” con Fatah, las conversaciones se estancaron y no trajeron alivio material.

En octubre, el Programa Mundial de Alimentos anunció un recorte en su programa de cupones de alimentos en Gaza debido a un déficit presupuestario. A principios de este año, la administración Trump retuvo fondos para la ayuda alimentaria y la Agencia de Ayuda y Trabajo de las Naciones Unidas (UNRWA), que apoya a unos 1,2 millones en Gaza, cortando el último sustento que quedaba en Gaza.

Durante meses ha habido demostraciones casi semanales en protesta por el bloqueo y la crisis humanitaria. En diciembre pasado, las tensiones llegaron a un punto álgido después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, reconociera a Jerusalén como la capital de Israel. A principios de este año, los comerciantes de Gaza cerraron en protesta por el deterioro de la situación.

El Secretario General de la ONY Antonio Guterres describió a Gaza como una “emergencia humanitaria constante”. El año pasado, un informe de la ONU afirmó que las condiciones de vida para los 2 millones de habitantes de Gaza se habían deteriorado aún más “y más rápido” que la predicción hecha en 2012 de que el enclave se volvería “inhabitable” para 2020.

Las potencias imperialistas, tan ansiosas de emplear los derechos humanos para justificar la guerra en sus propios intereses geoestratégicos, han permanecido una vez más en silencio en defensa de su policía regional.

El autor recomienda:

La expulsión de los palestinos y los orígenes del Día de la Tierra
[29 de marzo de 2002]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 31 de marzo de 2018)