La restauración capitalista en Rusia: un balance histórico

Parte 1: ¿Qué pasó con la huelga de mineros?

por Clara Weiss
2 mayo 2018

Primera parte | Segunda parte | Tercera parte | Cuarta parte

Este es el primer artículo de una serie de cuatro partes.

El incendio del 25 de marzo en Kemerovo, que cobró la vida de al menos 64 personas, 41 de ellas niños, ha conmocionado y encolerizado a personas en Rusia y en todo el mundo. No fue un accidente, sino un crimen social, cometido por la oligarquía que gobernó a Rusia desde la destrucción de la URSS en 1991.

La tragedia, de muchas maneras, ha puesto de relieve las relaciones sociales que configuran la sociedad rusa en medio de una campaña de guerra en curso por parte de las potencias imperialistas contra Rusia que amenaza a la humanidad con la aniquilación nuclear. La creciente inestabilidad internacional y económica, que ya ha provocado un recrudecimiento de las luchas de la clase trabajadora en los EE UU, el norte de África, Irán y Europa, también traerá a la clase trabajadora rusa a la escena.

Sin embargo, la clase obrera no puede avanzar sin una asimilación consciente de las lecciones de traiciones del estalinismo y el carácter criminal de la restauración capitalista, que han creado las condiciones tanto para la Tragedia de Kemerovo como para el cerco imperialista de Rusia. Esta serie de artículos revisará las lecciones de la huelga de los mineros de fines de la década de 1980, que se centró en la región de Kuzbass, los resultados de la restauración capitalista y la alternativa presentada por el movimiento trotskista, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI).

Parte 1: ¿Qué pasó con la huelga de los mineros?

El Kuzbass, donde ocurrió el incendio, ha sido históricamente una de las regiones de la clase obrera más importantes política y económicamente en Rusia. Fue aquí donde, hace casi 30 años, en 1989, se lanzó una huelga masiva de mineros del carbón con la participación de todo el sindicato.

La huelga llegó en el clímax de la política de "perestroika" anunciada cuatro años antes por Mikhail Gorbachev, secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Aclamado tanto por los gobiernos occidentales como por las fuerzas de "izquierda" pequeño-burguesas, significó una abierta acogida de las políticas de restauración capitalistas por parte de la burocracia soviética.

El CICI fue la única fuerza política en ese momento que advirtió a la clase trabajadora de hacia dónde se dirigía la burocracia soviética. En una de las muchas declaraciones que el CICI publicó en ese momento, David North, el actual presidente del consejo editorial internacional de WSWS, declaró:

"La política de Gorbachov consiste esencialmente en dos componentes interrelacionados. Dentro de la URSS, la burocracia ha tratado de expandir su base social alentando el crecimiento de un nuevo estrato burgués dentro de las ciudades y el campo basado en la restauración de la propiedad privada. A nivel internacional, Gorbachov se ha movido para integrar la economía soviética en el mercado mundial capitalista. La burocracia busca socavar las tendencias socialistas dentro de la economía soviética, mientras debilita políticamente la posición del proletariado. Tomado en su conjunto, el programa de Gorbachov está dirigido a la liquidación política, económica y social de todo lo que queda de las conquistas de la Revolución de Octubre”. [1]

Este pronóstico se basó en el análisis del estalinismo y la URSS realizado por León Trotsky, que dirigió la Revolución de Octubre junto con Lenin en 1917 y, después de la muerte de Lenin, se convirtió en el principal opositor de la burocracia estalinista en las décadas de 1920 y 1930, y fundador de la Cuarta Internacional en 1938.

Desde 1924 en adelante, bajo condiciones de un prolongado aislamiento internacional de la Revolución Rusa, la facción estalinista del Partido Comunista avanzó el programa nacionalista de "socialismo en un solo país", que atacó los mismos fundamentos programáticos de la Revolución de Octubre: la del socialismo internacional y revolución permanente. La reacción nacionalista a la revolución por parte de la burocracia estalinista culminó en la década de 1930 en el asesinato genocida de la dirección de la Revolución de Octubre, la Oposición de Izquierda Trotskista y decenas de miles de comunistas e intelectuales marxistas.

Explicando el carácter transitorio y contradictorio de la URSS, el Programa de Transición de la Cuarta Internacional, escrito por Trotsky, declaró:

"La burocratización de un Estado obrero, atrasado y aislado, y la transformación de la burocracia en casta privilegiada omnipotente, es la refutación más convincente -no solamente teórica sino práctica- de la teoría del socialismo en un solo país.La Unión Soviética emergió de la Revolución de Octubre como un estado obrero. La propiedad estatal de los medios de producción, condición necesaria del desarrollo socialista, abrió la posibilidad de un crecimiento rápido de las fuerzas productivas. y en forma creciente, en instrumento de sabotaje de la economía. Pero el aparato del Estado obrero experimentó una degeneración completa al mismo tiempo: se transformó de arma para la clase obrera en un arma de violencia burocrática contra la clase obrera y cada vez más un arma para el sabotaje de la economía del país. La burocratización de un estado obrero, atrasado y aislado, y la transformación de la burocracia en una casta privilegiada omnipotente constituyen la refutación más convincente —no solo teóricamente, sino prácticamente— de la teoría del socialismo en un país. Tal es el diagnóstico social. La URSS encarna terribles contradicciones. Pero sigue siendo un Estado obrero degenerado. Tal es el diagnóstico social. El pronóstico político tiene un carácter alternativo: o la burocracia, convirtiéndose cada vez más en el órgano de la burguesía mundial en el Estado obrero, derrocará las nuevas formas de propiedad y hundirá al país de nuevo en el capitalismo; o la clase obrera aplastará a la burocracia y abrirá el camino hacia el socialismo". [2]

Estas contradicciones se intensificaron masivamente por la globalización de la producción, particularmente a partir de 1980, que puso en crisis todas las burocracias nacionales, ya sean las burocracias estalinistas en la URSS y Europa del Este, o los sindicatos en Europa Occidental y los Estados Unidos. De una forma u otra, la Unión Soviética y los países gobernados por estalinistas en Europa del Este debían integrarse en la economía mundial: ya sea mediante la destrucción de la URSS y la restauración del capitalismo por parte de la burocracia, que se transformaría en una nueva clase gobernante, o la clase trabajadora derrocando a la burocracia en una revolución política y extendiendo la Revolución de Octubre de 1917 a los países de Europa Occidental y los Estados Unidos.

Mikhail Gorbachev en 1987

La burocracia soviética, enfrentada a la creciente presión tanto de la clase trabajadora como del imperialismo, preparó una importante conspiración para reintroducir el capitalismo y resolver esta crisis para su propio beneficio. Este impulso hacia la restauración se aceleró dramáticamente a través de la erupción de las principales luchas de la clase obrera en Polonia a principios de los años 80 bajo el liderazgo del sindicato Solidaridad.

Comenzando en 1982 bajo el liderazgo de Yuri Andropov, el verdugo en jefe de la Revolución Húngara de 1956, el Politburó (PB) tomó medidas concretas para preparar la restauración total del capitalismo. Institutos económicos, "especialistas" y sociólogos fueron solicitados por el PB para preparar informes sobre posibles formas de restaurar el capitalismo. Los "experimentos económicos" se realizaron con mayor frecuencia.

Yuri Andropov con Wojciech Jaruzelski, secretario general del Partido Obrero Unificado de Polonia, en diciembre de 1981, después de la proclamación de la ley marcial en Polonia

En una sesión secreta en abril de 1984, todos los miembros del PB, que entonces estaba encabezado por Konstantin Chernenko, acordaron el "Concepto", que describía los aspectos básicos del programa de "perestroika" e incluía políticas, como el levantamiento gradual del monopolio estatal del comercio exterior y el permiso de las cooperativas y la actividad económica individual, que no se introdujeron hasta 1986-1988. El texto de este "Concepto" se distribuyó solo a los miembros y candidatos del PB, los secretarios del Comité Central y los primeros secretarios del Partido, y los presidentes de los Consejos de Ministros de las Repúblicas de la unión, así como otros tres a cinco personas. En otras palabras, la restauración capitalista, luego vestida en términos vagos como "perestroika" (reconstrucción en ruso) y "glasnost" (transparencia o apertura), fue una conspiración criminal de la burocracia estalinista. [3]

Sin embargo, mientras la burocracia estaba presionando rápidamente para avanzar en su solución a la crisis, la clase trabajadora comenzó a rebelarse contra ella. El estallido de la huelga de los mineros en 1989 fue una confirmación del análisis del movimiento trotskista del conflicto irreconciliable entre los intereses de la clase trabajadora y los de la burocracia.

No fue una coincidencia que este movimiento de huelga masivo fue lanzado por y centrado en los mineros del carbón. La industria minera del carbón había sido crítica para la industrialización soviética. La cuenca de Kuznetsk (abreviado: Kuzbass) en el suroeste de Siberia había sido una fuente de energía central para la economía soviética desde mediados de la década de 1920. Bajo el primer plan quinquenal de Stalin en la década de 1930, la región estaba muy industrializada, con ciudades y pueblos mineros construidos a un ritmo vertiginoso y con un gran costo humano.

Prácticamente todas las principales ciudades y centros mineros de la región se construyeron como parte de la industrialización soviética: la capital local Kemerovo surgió de la colonia industrial autónoma de Kuzbass, que se formó en 1921 con el objetivo de desarrollar la industria local del carbón, recurriendo, en particular, a la ayuda de trabajadores estadounidenses altamente calificados que, para este propósito y por invitación de Lenin, emigraron a la URSS. Novokuznetsk y muchas otras pequeñas ciudades o asambleas de aldeas se convirtieron en ciudades industriales en toda regla en la década de 1930.

La producción en tiempo de guerra y la evacuación de fábricas enteras y de importantes sectores de trabajadores de la Rusia europea a Siberia durante el ataque bélico nazi contra la Unión Soviética aceleraron aún más la industrialización de la región. El Kuzbass se mantuvo, después del Donbass en lo que hoy es Ucrania, la región carbonífera más importante de la URSS. También fue la única región minera donde se producía carbón de alta calidad que podía venderse en el mercado mundial, de lo que dependía cada vez más la economía soviética.

Sello de Colonia Industrial Autónoma Kuzbass

Los mineros siguieron siendo una de las secciones más críticas de la clase trabajadora a lo largo de las décadas de la posguerra y formaron la columna vertebral de la economía soviética. Sin embargo, a pesar de ser relativamente muy bien pagados, los mineros sufrieron terribles condiciones de trabajo y de vida. Además de la escasez generalizada de alimentos y jabón, estuvieron expuestos a una higiene catastrófica y condiciones inseguras en sus centros de trabajo. Según los datos oficiales, 365.000 mineros estaban esperando viviendas en 1989 y 67.000 niños de familias de mineros no tenían guarderías. La esperanza de vida promedio fue muy inferior a la media nacional debido a las condiciones de trabajo peligrosas y la gran contaminación ambiental.

Durante la "perestroika", las bonificaciones para los trabajadores se redujeron y las entregas de alimentos y disminuyeron los suministros esenciales. Los accidentes en el lugar de trabajo, muchos de ellos mortales, fueron un hecho constante y las minas se conocían como "el segundo frente".

En enero de 1989, el Kremlin ordenó que las minas cambiasen a "autofinanciamiento" (khozrashchet). Como resultado, el precio recibido por una mina por una tonelada de carbón extraído fue aproximadamente la mitad de los costos de extracción. La mayoría de las minas se encontraban funcionando rápidamente con pérdidas, y muchas fueron amenazadas con cierres. Los mineros del carbón respondieron con varias huelgas salvajes en el invierno y la primavera de 1989.

En julio, las huelgas dispersas alcanzaron una nueva dimensión, extendiéndose desde el pueblo único Mezhdurechensk (10 de julio) a todo Kuzbass, el Donbass en Ucrania (entonces la región minera de carbón más importante de la Unión Soviética) y Karaganda en Kazajstán. El desencadenante inmediato del retiro en Mezhdurechensk fue la falta de jabón disponible para los mineros. Fue la mayor lucha de la clase obrera que la Unión Soviética había visto en décadas, y sacudió a la burocracia soviética hasta el núcleo.

Una resolución del comité regional (obkom) en abril de 1989 advirtió contra "aquellos que quisieran convertir la democratización en indisciplina, anarquía y licencia general". En particular, esto se demuestra por el rechazo de los trabajadores al trabajo, que tiene lugar en las empresas de Kemerovo, Novokuznetsk, Mezhdurechensk, Osinniki, Kiselevsk".

Se prohibió a los miembros del partido participar en huelgas bajo la amenaza de expulsión inmediata. [4] Unas semanas más tarde, el secretario del comité regional del partido, Aleksandr Mel'nikov, advirtió al Comité Central de la gravedad de la situación. La crisis política también fue subrayada por la derrota aplastante que sufrieron la mayoría de los candidatos del partido en la votación para los diputados del pueblo de la URSS en marzo de 1989.

La huelga de Kuzbass fue el primer golpe soviético en décadas que tuvo lugar sobre el terreno: un paso particularmente valiente y militante, dado que una de las últimas grandes manifestaciones contra el régimen estalinista en Novocherkassk en 1962 había sido sofocada por los militares en un horrible baño de sangre que los trabajadores soviéticos lo recordaban demasiado bien. (El despliegue de los militares contra los mineros en huelga fue, de hecho, también discutido brevemente en Moscú en 1989, pero Gorbachov lo rechazó rápidamente como una opción viable para resolver la crisis).

Sin embargo, a pesar de la militancia y el coraje de los mineros, la huelga no solo terminó en una derrota, sino que se subordinó a la burocracia y su impulso acelerado hacia la restauración capitalista. ¿Cómo pudo pasar esto?

Reflejando tanto los agravios económicos de los trabajadores como el odio generalizado a la burocracia, las demandas de los huelguistas incluyeron el establecimiento de vacaciones generales y aumentos salariales y de pensiones, así como la "abolición de los privilegios de la administración y el aparato del partido en todos los niveles de nuestro Estado”. Las demandas también incluyeron " independencia económica" para las minas individuales. Sin embargo, esta demanda inicialmente no había sido presentada por los trabajadores. Fue impulsado por la ciudad y los comités regionales —es decir, la burocracia local— que, en correspondencia con la ideología predominante de la "perestroika", les dijo a los trabajadores que la "independencia" de las minas y más concesiones a la economía de mercado proporcionarían solución a sus agravios sociales y económicos. Simon Clarke, que escribió un relato detallado de la huelga, explicó:

"Tan pronto como las huelgas se movieron fuera de las minas individuales, las autoridades locales rápidamente unieron sus intereses al movimiento de huelga, ayudando cautelosamente, si no apoyando, a los mineros y sumando sus propias demandas a las de los mineros para su presentación en Moscú. El resultado fue que las diversas quejas de los mineros fueron rápidamente dejadas de lado, para ser incluidas bajo la única demanda central de que las minas debieran cambiarse a una independencia financiera total, sobre la base de un aumento en el precio del carbón, aunque esto no había figurado en las demandas originales de los trabajadores”. [5]

Los comités trabajaron en estrecha colaboración con la administración local y rápidamente asumieron muchas de las funciones de los soviets locales, incluida la distribución de productos. Para los líderes de la huelga, los comités (no solo en Kuzbass) se convirtieron en "el trampolín hacia una lucrativa carrera política o comercial". [6] La huelga fue cancelada después de unas semanas. El Kremlin acordó otorgar a las minas independencia y hacer concesiones limitadas a las demandas económicas de los mineros, la mayoría de las cuales nunca se cumplieron.

El argumento de que los mineros protestaron "por la restauración capitalista" es una calumnia despiadada. Encubre lo que era una conspiración criminal de secciones de la burocracia estalinista, los pablistas y los sindicatos, que trabajaban codo a codo con el imperialismo estadounidense, actuando a través de la AFL-CIO, para obtener el control de la huelga, desorientando a los trabajadores y canalizar su movimiento detrás del apoyo a la facción Yeltsin del Kremlin, que estaba presionando para una búsqueda más agresiva de la restauración.

Esto no puede entenderse sin tener en cuenta el impacto duradero y profundo de décadas de estalinismo, que había desorientado a los trabajadores y destruido el liderazgo de la Revolución de Octubre y la Oposición de Izquierda soviética. Además, la clase obrera soviética permaneció aislada del programa del trotskismo, a través del impacto combinado del estalinismo y las tendencias revisionistas dentro de la Cuarta Internacional, especialmente el pablismo. Como resultado, la confusión política entre los trabajadores soviéticos fue tan profunda que la burocracia y las capas de la pequeña burguesía pudieron impulsar su agenda a expensas de la clase trabajadora.

La central sindical estadounidense, AFL-CIO, interviene

El imperialismo yanqui acogió con beneplácito los esfuerzos restauradores de la burocracia estalinista y se apresuró a intervenir en el proceso en evolución para garantizar los intereses de la burguesía estadounidense. La principal "organización de fachada" para el Departamento de Estado y la CIA era la central sindical AFL-CIO. A partir de 1988, la AFL-CIO proporcionó una cantidad sustancial de fondos para el NPG (Unión de Mineros Independiente), así como otros sindicatos llamados "independientes" que apoyaron a la facción de Yeltsin en la lucha por el poder en Moscú contra la facción alrededor de Gorbachov.

El NPG se formó a raíz de la huelga de los mineros derrotados de 1989. Desde el principio, EE UU, a través de la AFL-CIO, así como capas de la burocracia, buscaron subordinar su liderazgo a sus intereses.

Incluso antes de la formación del NPG, varios sindicalistas de los consejos obreros activos en la huelga de mineros habían sido invitados a los Estados Unidos, donde se reunieron con representantes del Departamento de Estado y la AFL-CIO. El primer congreso del sindicato fue financiado por el Ministerio de Carbón soviético. Richard Wilson, el director de programas para el “Free Trade Union Institute”, estuvo presente en la AFL-CIO.

Una visita de Richard Wilson y el secretario-tesorero de United Mine Workers, John Banovic, a la Unión Soviética en 1990 ayudó a preparar no solo la conferencia de fundación del NPG sino también la creación del proyecto Socios en Reforma Económica (PIER, siglas en inglés). El PIER reunió a la asociación estadounidense de la industria del carbón, la UMWA, la Administración de Seguridad Minera del gobierno de Estados Unidos, el Ministerio ruso de carbón y el sindicato independiente de mineros del carbón, y el NPG en un esfuerzo conjunto para reestructurar la industria soviética del carbón. El FTUI describió los objetivos del PIER como "proporcionar asistencia técnica y promover la inversión estadounidense para revitalizar estas regiones carboníferas y proporcionar un modelo para otros sectores de la economía soviética en términos de adaptación a un sistema económico de mercado". [7]

El apoyo al programa de reforma radical de Yeltsin, más tarde conocido como la "terapia de choque", se situó en el centro de la agenda del NPG. El NPG en sí funcionaba como una combinación de entidad comercial y fuerza policial entre los mineros. Lanzó su apoyo a Yeltsin, así como al Banco Mundial y al Proyecto del Carbon, financiado por los Estados Unidos, y su "programa de reestructuración" para la industria del carbón, que dio como resultado el cierre masivo de minas y despidos. Anatoly Malykhin, uno de los líderes del NPG, que comenzó a exigir la renuncia de Gorbachov en 1990 en nombre de los mineros que inicialmente solo habían presentado demandas económicas, se convirtió en el representante del presidente Yeltsin en el oblast de Kemerova, mientras que su aliado del NPG, Mikhail Kisliuk, fue nombrado gobernador del oblast hasta que fue sucedido en 1997 por Aman Tuleeev.

continuará

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de mayo de 2018)