Cómo el servicio secreto y la ultraderechista AfD controlan la política alemana

por Peter Schwarz
25 agosto 2018

El 17 de agosto, el Partido Socialista por la Igualdad (SGP) publicó una declaración en protesta por haber sido puesto bajo vigilancia por el servicio secreto alemán (la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, o BfV).

El “Informe sobre la Protección de la Constitución de 2017”, publicado a fines de julio, clasifica cualquier crítica socialista del capitalismo y sus consecuencias sociales como “extremismo de izquierdas” y “anticonstitucional”. El SGP está en la lista como “partido extremista de izquierdas”, sometido a la monitorización del Estado, a pesar de que el BfV no acusa al SGP de violar la ley o de estar implicado en actividades violentas. De hecho, el informe confirma explícitamente que el SGP persigue sus objetivos por medios legales —mediante la “participación en elecciones” y “charlas”.

Al mismo tiempo, el informe del servicio secreto no dice nada sobre la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) y sus conexiones fascistas. El enaltecedor del nazismo Björn Höcke, el ideólogo de la nueva derecha Götz Kubitschek, el racista movimiento Pegida y las publicaciones ultraderechistas Junge Freiheit y Compact no aparecen en el informe, que apenas si se refiere a AfD como víctima de supuestos “extremistas de izquierdas”.

Mientras tanto, muchos nuevos detalles han aparecido que confirman que la BfV y su presidente, Hans-Georg Maaßen, colabora de cerca con la AfD. Según el Ministerio del Interior alemán, Maaßen mantuvo cerca de 200 conversaciones con políticos de todos los partidos con representación parlamentaria de Alemania, incluyendo la AfD, desde que asumiera el cargo hace seis años. Casi todas las conversaciones fueron confidenciales y tuvieron lugar a iniciativa de Maaßen.

En julio, Franziska Schreiber, exmiembro de AfD, informó en su libro Dentro de AfD, que Maaßen había mantenido conversaciones con Frauke Petry, cuando esta era dirigente de la AfD. Maaßen se reunió con Petry dos veces en 2015, antes de que la AfD hubiera entrado en el Bundestag. Según Schreiber, Maaßen la aconsejó acerca de cómo impedir que AfD sea monitorizada por la BfV —algo que Maaßen niega.

Desde entonces Schreiber ha confirmado bajo juramento que Petry le había dicho repetidamente “que la AfD tiene suerte de contar con alguien como Hans-Georg Maaßen como jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, alguien que se inclina favorablemente hacia el partido y que en consecuencia no quiere que este sea monitorizado”.

El sucesor de Petry como líder de AfD, Alexander Gauland, también ha confirmado que se encontró con Maaßen. Supuestamente el encuentro tenía que abordar una “sospecha” de que había un “agente ruso” en la bancada parlamentaria de AfD. Gauland diría más tarde que Maaßen le había asegurado que “no había nada de eso”.

Incluso el Süddeutsche Zeitung admite ahora que hay “sospechas de que Maaßen podría estar cerca de la ultraderechista AfD”. En la primavera de 2018, se “reveló que varias oficinas estatales para la protección de la constitución querían vigilar a la AfD a causa de sus vínculos con elementos abiertamente anticonstitucionales”. Pero, como ya hiciera antes, Maaßen se pronunció en contra de vigilar a la AfD.

El jefe actual de la AfD, Gauland, solo tiene elogios para Maaßen. El Süddeutsche Zeitung cita a Gauland: “Considero al Sr. Maaßen un importante funcionario estatal objetivo”.

La semana pasada, el diario taz informó de otra reunión con un destacado dirigente de AfD. Maaßen visitó al diputado por la AfD Stephan Brandner en junio de este año con quien mantuvo una conversación de una hora en la oficina parlamentaria de este último. Brandner es el director de la Comisión de Asuntos Legales del Bundestag. Le debe el cargo al vicepresidente del Bundestag Thomas Oppermann (SPD), quien lo había postulado para el cargo en unas elecciones secretas.

Brandner le dijo a taz que habló con Maaßen sobre el trabajo de la Comisión de Asuntos Legales y el actual informe de la BfV. No dio pormenores de la reunión porque ambos habían acordado confidencialidad. La BfV también evitó hacer comentarios sobre la reunión. “La BfV nunca comenta sobre conversaciones confidenciales en el ámbito parlamentario”, dijo una portavoz.

Las reuniones entre Maaßen y destacados miembros de la AfD dejan claro que la decisión de señalar al SGP es parte de una conspiración en el aparato estatal basada directamente en fuerzas ultraderechistas. La BfV cae bajo la jurisdicción del ministro del interior Horst Seehofer (CSU), quien además escribió el prefacio de su informe de 2017.

En su prefacio, Seehofer argumenta a favor de la construcción de un Estado policial y de inteligencia, que delegue “potestades efectivas a las autoridades nacionales y regionales para la protección de la constitución”. Alemania “no podría permitir que diferentes esferas de seguridad [creen] puntos ciegos”.

La gran coalición gobernante en Alemania (la Unión Democratacristiana, la Unión Social Cristiana, y el Partido Socialdemócrata) ha adoptado en su totalidad las políticas de la AfD, especialmente respecto a los refugiados. La AfD obtuvo apenas el 12,6 por ciento de los votos en las últimas elecciones parlamentarias y es despreciada por amplias capas de la población. A pesar de ello, domina ampliamente la vida política alemana, que asume cada vez más el carácter de conspiración de todos los partidos con representación en el Bundestag.

Maaßen no solo celebró conversaciones confidenciales con la AfD, también delibera con todos los partidos de la supuesta oposición. Como se informó en el último número de Die Zeit, Maaßen “se reúne regularmente con destacados miembros del partido La Izquierda y de los Verdes tales como Gregor Gysi, Sahra Wagenknecht y Katrin Göring-Eckardt. A veces estas conversaciones tienen lugar en privado en restaurantes, donde a menudo paga la BfV, u ocasionalmente Maaßen invita a parlamentarios a su sede en Colonia”.

Como institución, la BfV defiende la continuidad ultraderechista de las élites alemanas. En el momento de su fundación en los años 1950, la agencia empleaba a muchos exmiembros de la Gestapo. En los años recientes, sus raíces en la tradición del Nacional Socialismo están saliendo a la vista cada vez más abiertamente.

Maaßen asumió el liderazgo de la BfV en el verano de 2012 cuando la agencia estaba en una crisis profunda. Tres cuartos de año antes, la célula terrorista neofascista Nacional Socialista Clandestino había sido denunciada, y salió a la luz que la BfV tenía muchos agentes activos infiltrados en el grupo. La BfV entonces procedió a triturar archivos en masa, y el predecesor de Maaßen, Heinz Fromm, tuvo que dimitir.

Ahora Maaßen ha convertido la BfV en una herramienta política que se alinea estrechamente con la ultraderechista AfD, mientras espía al SGP.

Las consecuencias se conocen. Die Zeit escribe: “la decisión de llevar a cabo la vigilancia de un partido” es “necesariamente una decisión política —con consecuencias políticas”. Continúa: “No solo porque la BfV puede que vigile después a miembros, sus cargos electos y asociaciones estatales, pincharles las conversaciones telefónicas en casos especiales, grabar conversaciones y observar sospechosos. Pero por sobre todas las cosas porque la vigilancia estigmatiza a un partido”.

En su declaración, el SGP advertía de que la medida de la BfV se dirige contra “cualquiera que esté luchando contra la desigualdad social, el militarismo y la opresión y defienda una perspectiva socialista”. La clase gobernante está respondiendo a la radicalización creciente de la clase trabajadora y de la juventud “volviendo a las políticas autoritarias de los años 1930, reprimiendo a los socialistas y adoptando las políticas de la extrema derecha. La crisis está quitándole la fachada ‘democrática’ al capitalismo alemán para dejar al descubierto la pintura marrón original”.

Ya va siendo hora de enfrentarse a esta conspiración de la ultraderecha en el aparato estatal y derrotar la ofensiva de la BfV y la gran coalición. El SGP hace un llamamiento a todos los que quieren resistir el militarismo, la guerra y las medidas hacia un Estado policial. Repartid nuestra declaración contra la BfV, contactadnos y uníos activamente a la lucha por una alternativa socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de agosto de 2018)